Finalizan las II Jornadas Felinas con una gran asistencia y con expectativas cumplidas

Las segundas Jornadas Felinas se celebraron el día 23 de febrero en el Teatro Caja Granada con más de 240 personas procedentes de distintos puntos del país; subrayando la importancia de contemplar los derechos del gato feral, desde la responsabilidad institucional, de protección y de los cuidados veterinarios.

En el acto de bienvenida, se hizo un flashback del año anterior constatando las nuevas actitudes de cara a las colonias felinas y como con la suficiente perseverancia se están forzando cambios normativos.

En la inauguración tuvimos el placer de contar con un vídeo alentador, gentileza de Becky Robinson (presidenta de Alley Cat Allies), y con la mesa de autoridades, compuesta por Joan Capdevila, veterinario, diputado en El Congreso y miembro de APDDA, y La Troupe (Olalla García y Maya Huerta, organizadoras del evento en Granada), donde se agradecía la asistencia y la colaboración recibida.

La Jornada estuvo coordinada por Agnès Dufau, Premio Internacional de Bienestar Felino, autora del libro Estatuto Jurídico del Gato Callejero, y coautora del Manifiesto Felino; dando paso a las diferentes ponencias, mesa redonda provincial y talleres, que abordaron diversos aspectos relacionados con el gato feral y sus especificidades:

La coordinadora de la Comisión de Derecho Animal del Ilustre Colegio de Abogados de Terrasa, Cristina Bécares, impartió la charla “Radiografía de la normativa actual y propuestas de mejora”, denunció que los ayuntamientos no deben escudarse en las normas autonómicas para no cumplir con su obligación de llevar a cabo la gestión de colonias en base a la Ley de Régimen Local.

El miembro de la Association of Shelter Medicine (ASV) y experto en medicina veterinaria de refugios, Gabriel Bustillo, habló sobre “La reubicación de colonias felinas” incidiendo en el efecto vacío que provoca la reubicación y en el riesgo de muerte al que se expone a los gatos.

Cuidar a los gatos para mejorar como personas

En su turno, la psicóloga experta en violencia y activista por los derechos de los animales,Victoria Lacalle, versó sobre “Beneficios psicológicos de las colonias felinas. Del problema a la oportunidad”, donde reveló que el hecho de gestionar y respetar colonias felinas implica el desarrollo de algo tan importante a nivel psicológico como es la Inteligencia Emocional. Además, la protección Animal para los niños y niñas es un factor que disminuye las probabilidades de que se den conductas violentas en la edad adulta. Abogó por como el cuidado de los gatos ferales tiene un impacto tremendamente sano y positivo, no solamente en los propios animales, sino en las personas que lo realizan y en la sociedad en general.

En la mesa redonda, con las representantes de las ocho provincias andaluzas, se actualizó la situación del gato feral. Se dejó de manifiesto como en todas las provincias, se está haciendo un gran esfuerzo para la gestión de las colonias felinas; ya sea de forma particular o mediante convenio con los ayuntamientos, donde en la mayoría de los casos las partidas presupuestarias destinadas a la gestión de colonias son insuficientes.

Se ratificó que la forma más efectiva de intervención es la esterilización de al menos el 80% de gastos de una misma colonia; siendo a su vez la mejor forma de optimizar los recursos económicos. También se puso en evidencia que la mayoría de las ordenanzas municipales no recogían el gato feral y una forma ética de gestión de las colonias felinas; datando algunas de ellas del año 1993. Las representantes de las provincias fueron Silvia Iglesias de Seven Lives y Escuadrón Kat, Verónica Sánchez de Un Gatito Los Barrios, Miriam Mengual del Arca de Noe Córdoba, Cristina Cordero de Maracena Colonias Felinas, Rosa Faustino de Asc. Nueva Estación, M Jesús Sevilla veterinaria de la Clínica Sevilla, Damaris Duran de Asc. AMAN y Encarnación Ranea de CES Utrera.

En los talleres, tras un paréntesis para una comida networtking sin abandonar el recinto, se nos ofreció una perspectiva más practica de actuación.

Mercedes Vara, miembro de Wally Córdoba

La guía de las grandes áreas de recreo de Barcelona para perros

El gobierno municipal de Ada Colau quiso destacar desde sus inicios por una Barcelona que apostara fuerte por la convivencia entre las personas y los animales domésticos.

Barcelona dispone de más de 100 áreas de recreo para perros, la mitad de ellas con unas dimensiones de tamaño mediano, entre 300 y 400 m2, rodeadas por vallas de madera de unos 80 cm de altura. Además, estos espacios cuentan en su interior con bancos, papeleras de material no oxidable para depositar los excrementos, así como fuentes adaptadas para los perros. Por otro lado, las áreas están enjardinadas con arbustos que decoran el lugar y proporcionan sombra para cuando se requiera.

Entre las más de 100 áreas de recreo hay que destacar el plan municipal de Ada Colau de crear una gran área de recreo para cada distrito de Barcelona. La construcción de al menos una zona de más de 700 m2, con juegos, diversión, fuentes e iluminación adecuada para los usuarios y sus animales domésticos.

En diciembre de 2016 se inauguró el primero de estos grandes espacios en Nou Barris. Tras casi dos años de obras ya podemos hablar de al menos una gran área de recreo para perros en cada uno de los diez distritos de Barcelona. A continuación explicaremos las características de cada una de estas áreas para que puedas saber qué podrás hacer con tu perro en cada uno de estos espacios.

Parque de la Barceloneta (Ciutat Vella)

El barrio de la Barceloneta, en el distrito de Ciutat Vella, estrenó el pasado mes de mayo su nueva gran área de recreo para perros. El espacio cuenta con una superficie de 700 metros cuadrados. La inversión por parte del Ayuntamiento de Barcelona ha sido de unos 280.000 euros.

El espacio se encuentra dentro del Parque de la Barceloneta. El lugar incorpora elementos de entretenimiento para los animales, bancos, papeleras de material no oxidable y un abrevadero diseñado para que los perros beban sin dificultades.

El pavimento es mayoritariamente de arena cribada para que los perros jueguen sin problemas. Además, el espacio cuenta con un sistema de riego adecuado para su limpieza y mantenimiento, así como un sistema de alumbrado nuevo y eficiente.

Parque de la Estación del Norte (Eixample)

Esta área se encuentra en el barrio del Fort Pienc, en la calle Nápoles, 70. Consiste en un espacio de unos 1.000 metros cuadrados rodeado de numerosos árboles y espacios con vegetación.

El Ayuntamiento de Barcelona tiene entre sus planes aumentar el tamaño de esta superficie hasta los 3.000 metros, siendo una de las zonas referencia de Barcelona para acudir con el perro, ya que el espacio dispondrá de todo tipo de entretenimientos y de servicios tanto para los animales como para las personas.

Plaza Doctor Letamendi (Eixample)

Esta área la encontramos en la Plaza Doctor Letamendi, 1. Es un espacio de 700 metros cuadrados rodeado de mucha vegetación, hecho que provoca que las personas y los animales dispongan de sombra los días que se requiera.

El lugar dispone de fuentes, papeleras y el espacio está rodeado por vallas metálicas que evitan la fuga de los animales.

Avenida Mistral (Eixample)

Área para perros situada en el barrio de Sant Antoni, en la Av Mistral, 68. Esta zona no ocupa los 700 metros cuadrados que deben ocupar las grandes áreas de recreos para perros, pero es una zona espaciosa para acudir con los perros.

Dispone de 400 m2 con árboles, papeleras y perímetro vallado por encima de los 80 cm de altura para evitar la pérdida de los animales. También dispone de fuente, de bancos para los usuarios, así como de una rampa para el entretenimiento canino.

Jardines Bacardí (Les Corts)

El Barrio de Les Corts cuenta con una gran área de recreo para perros situada justo delante del Camp Nou, en Travessera de les Corts. Una construcción que ha supuesto una inversión de 300.000 euros según el Ayuntamiento.

La superficie de esta área dispone de unos 700 metros cuadrados. El perímetro está vallado con rejas metálicas evitando así posible fugas por parte de los animales. Los perros circulan alegremente por esta zona, ya que dispone de un gran espacio a pesar de que a determinadas horas se pueden encontrar una decena de animales domésticos en el área.

El espacio dispone de diversas papeleras, dos accesos al recinto, fuente acomodada para los animales y diversos juegos de agilidad como barras, rampas y serie de obstáculos.

Piscines i Esports (Sarrià-Sant Gervasi)

El pasado mes de abril el distrito de Sarrià-Sant Gervasi inauguró su gran área de recreo para perros con una inversión de 320.000 euros. Un espacio de 1.200 metros cuadrados con juegos de agilidad para los animales, zona de bebedero y con una zona para el descanso de los usuarios. Este espacio se encuentra en la calle Ganduxer 29, en el barrio de Sant Gervasi-Galvany.

El Ayuntamiento de Barcelona puso en marcha esta área junto a una campaña informadora para dar a conocer el nuevo espacio, instando a los usuarios a actuar cívicamente con el espacio para consolidar y mantener la nueva vegetación del parque. Anteriormente las personas acudían con sus perros al Turó Park, pero el deterioro sufrido en este parque causado (según el Ayuntamiento) por parte de los animales de compañía provocó la construcción de esta gran área situada en los Jardines de Piscinas y Deportes de Sant Gervasi.

Coll i Alentorn y Fernan Caballero (Horta-Guinardó)

Área de recreo de 700 m2 que ha contado con una inversión de 275.000 euros por parte del Ayuntamiento de Barcelona. El espacio se encuentra entre las calles de Coll i Alentorn y Fernan Caballero.

El área dispone de bancos y papeleras de material no oxidable para que los perros puedan beber sin dificultades. Además, el perímetro está vallado y los perros pueden disfrutar de diferentes juegos de agilidad como rampas o túneles.

Via Favència (Nou Barris)

Esta área de recreo cuenta con una superficie de 700 m2, decorada con un arbolado de hoja caduca, bancos, papeleras, elementos de juegos especiales y un abrevadero para perros. Está ubicada en la parte más amplia y soleada de una zona verde de 2.695 m2 de superficie. El proyecto contó con una inversión de unos 600.000 euros.

El área está rodeada por un valla de 180 cm de altura para evitar que los perros puedan escaparse. Esta valla está construida con materiales que no ocasionan daños a los animales. El pavimento es mayoritariamente de sablón, con zonas de arena y un sistema de riego para su limpieza.

La zona de agilidad consiste en palos de acero con tratamiento termoplástico para que los animales domésticos puedan correr y pasárselo bien sin sufrir ningún daño.

Ciutat d’Assumpció (Sant Andreu)

La obra cuenta con un presupuesto de 353.674 euros. El área tiene 700 m2 y se encuentra en la esquina de la calle Ferran Junoy con la calle Ciutat d’ Assumpción hasta la esquina de la calle Potosí. Los usuarios pueden acceder por dos puertas diferentes y todo el recinto está rodeado por una valla perimetral. El lugar dispone de bancos, bebedor para perros y papeleras.

La zona de recreo cuenta con cinco juegos de agilidad para que los propietarios puedan practicar este deporte con sus perros. Son una serie de obstáculos reglamentados con un orden concreto a realizar en el menor tiempo posible. Saltos de altura, longitud, rueda, túneles, rampa, pasarelas…entre otros. Es un espacio con sombra y con vegetación de plantas aromáticas como lavanda o romero.

Parque de Sant Martí (Sant Martí)

El Ayuntamiento de Barcelona invirtió unos 830.000 euros en acondicionar un área de 2.500 metros cuadrados. El área se encuentra en la calle Menorca, al lado de la Iglesia de Sant Martí de Provençals.

Esta área dispone de dos zonas diferenciadas para los distintos tamaños de los perros. Una de unos 500 m2 destinados a perros de raza más pequeña y una zona acotada para perros de raza más grande de unos 1.600 m2. Cada uno de estos espacios dispone de accesos diferentes aunque comunicados entre ellos por la parte interior del parque.

El lugar está equipado con juegos para los animales, además de bancos para las personas y papeleras para depositar toda la basura. El espacio está abierto las 24 horas del día por lo que cuenta con iluminación artificial, así como con un sistema de riego para el cuidado de la vegetación.

Área de Canòpia (Glòries)

En el mes de abril de 2019 el Ayuntamiento de Barcelona ha convertido la gran explanada abandonada de las Glorias en un parque de más de 20.000 metros cuadrados. Un espacio inmenso que dispone de campo de baloncesto, zona con juegos infantiles… y una área de recreo para perros.

La nueva área de Canòpia dispone de un arenal en medio, con una pequeña montaña de piedra. Rodeando el arenal hay dos grandes bancos también de piedra, para las personas, y si dibujamos otro círculo más grande, hay un espacio para poder correr con el perro de tierra. La fuente es como todas las que instala últimamente el Ayuntamiento, que permite que se acumule el agua para que los perros puedan beber.

Como aspecto negativo, los usuarios que ya han disfrutado del lugar creen que es tamaño del espacio acotado para perros debería de ser más amplio. A la vez, algunos vecinos han opinado que la área carece de espacios de sombra en los que descansar sin acusar el impacto del sol.

Áreas futuras

Desde el Ayuntamiento se sigue trabajando en la confección de dos áreas de recreo para perros en dos distritos que todavía no disponen de estas superficies. Son el área de Alfonso Comín (Gracia) y el área de la calle del Priorat (Sants- Montjuïc).

La historia del área autogestionada para perros de Can Batlló

Varios barrios de Barcelona, y seguro que de muchas otras ciudades, echan en falta zonas espaciosas en las que las personas puedan salir a pasear junto a sus perros. Zonas en las que los perros puedan correr y divertirse sin molestar a aquellos transeúntes que pasean tranquilamente por la calle. Este problema ya no existe para los vecinos de la Bordeta, ya que ellos mismos se han encargado de habilitar un área autogestionada para perros.

En el presente mes de octubre se cumplen cuatro años del origen del área autogestionada para perros de Can Batlló. Por aquella época, un grupo de unas quince personas del barrio de la Bordeta tuvo la iniciativa de crear un espacio para que los perros pudieran correr y jugar en libertad, y así poner fin a las constantes quejas de los vecinos.

Para ello, los vecinos originarios de esta idea tuvieron que pedir permiso a la coordinadora del territorio de Can Batlló, a quien le rogaron la posibilidad de construir un terreno cerrado con el fin de poder disponer de un espacio exclusivo para perros. Tras una serie de reuniones, los vecinos lograron su objetivo y dispusieron de un terreno obsoleto situado en Can Batlló junto a la zona de aparcamientos libres.

Así, este grupo de vecinos de la Bordeta comenzó a reciclar palets de madera con los que habilitó un recinto de unos 800 metros, una zona con el espacio suficiente para que los perros pudieran estar en su libre albedrío sin molestar a nadie.

Alejandro Barrera es una de las personas que acude cada día con su perro a esta zona autogestionada y nos explica las principales características del territorio habilitado por los vecinos de la Bordeta. “Es un lugar con mucho espacio para que los perros puedan correr. Además, el lugar dispone de una fuente con agua, diferentes juegos para los perros, plantas de decoración, papeleras para depositar los excrementos y también tiene espacios de sombra para los días más calurosos en verano”.

Los vecinos nos explican también el trabajo que realizan para mantener el terreno de la mejor manera posible: “Nosotros mismos somos los encargados de la limpieza, mantenimiento y mejoras de la zona. Cuando creemos oportuno que algo tiene que cambiar, nos reunimos y decidimos los cambios entre todos”.

Por otro lado, los vecinos de la Bordeta valoran el espacio para perros de Can Batlló como un punto de encuentro social. “En el área podemos dejar suelto al perro sin tener miedo a que salga corriendo a la calle o pueda perderse. A la vez, es un punto de encuentro diario con un grupo personas con el que pasamos el rato”.

Por último, los vecinos que acuden al área autogestionada de Can Batlló recomiendan este tipo de espacios autogestionados para los perros de los demás barrios, ahora bien, avisan de la necesidad de una implicación por parte de todos: “Lo importante es que haya personas que se impliquen y que dejen implicarse a los demás. Entre todas las personas del área hay que perfilar unas normas para una convivencia correcta y un buen mantenimiento de la zona”.

AnimaNaturalis alerta del incremento de toros embolados en las fiestas Cataluña

AnimaNaturalis ha realizado una gran labor de investigación y ha podido tener acceso por primera vez a los datos oficiales de espectáculos con toros en Cataluña.

Esta mañana se ha celebrado una rueda de prensa frente a la Generalitat en la Plaça Sant Jaume, en la que Aïda Gascón ha valorado la temporada de festejos taurinos en Cataluña. Los datos facilitados no invitan al optimismo ya que existe un notorio incremento de espectáculos con toros embolados.

AnimaNaturalis cifra en 138 los toros embolados en Cataluña a lo largo del año 2018, al menos un 10% más que en 2017. En Cataluña se hacen unos 430 “correbous” cada año y AnimaNaturalis ya prepara una batería de denuncias.

La vía legal para poner fin a esta situación es inútil y sobre esta realidad ha hecho referencia Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis: «Tenemos una ley llena de vacíos legales que imposibilita que ayuntamientos y peñas taurinas sean sancionadas aunque incumplan la normativa. La ley se elaboró hace 8 años a toda prisa, ha llegado la hora de revisarla», ha declarado Aïda.

Más toros embolados que nunca

AnimaNaturalis ha estado presente durante todo el año en diferentes poblaciones donde se realizan “correbous” en sus fiestas. La organización lleva desde 2012 revisando todos los programas de fiestas de los 28 municipios que celebran sus fiestas con “correbous”.

«Los toros embolados en Cataluña se han disparado. Deltebre y La Cava, por ejemplo, han organizado este año por primera vez concursos de toros embolados, quintuplicando así el número de toros en una misma noche en cada pueblo», ha confesado Aïda Gascón.

Según ha podido saber AnimaNaturalis, Deltebre es el municipio que más ha incrementado el número de toros embolados a lo largo del 2018, a falta de que finalicen algunas fiestas en los días restantes del presente año. De los 6 toros que organizaron en 2014, en 2017 subieron a 9 y este año a 16.

Los Ayuntamientos pagan la mayor parte de los “correbous”

El Ayuntamiento de Deltebre gasta 60.000 € cada año en fiestas con toros ya sea en fiestas mayores, fiestas del barracón o la festividad de San Miguel. Otro ejemplo es Amposta, que ha mantenido el mismo número de actos taurinos que otros años (37) y destina un presupuesto de 75.000 €.

Sólo l’Ampolla ha reducido el presupuesto municipal, reduciendo especialmente las modalidades más polémicas y al mismo tiempo más caras: de 6 toros embolados que hicieron en 2017 y años atrás, este año sólo han hecho uno.

El resto de Ayuntamientos no publican sus presupuestos anuales en festejos populares con toros.

Falta de transparencia

Cataluña no ofrece los datos oficiales de los festejos populares que han sido celebrados con animales. Esto demuestra una falta de transparencia que contrasta con otras comunidades autónomas como Navarra o la Comunidad Valenciana, donde se publica una memoria con todos los datos de animales en fiestas populares.

AnimaNaturalis denuncia que el Govern no es transparente con el número de festejos autorizados con toros. La directora de AnimaNaturalis lleva muchos años pidiendo claridad y transparencia al Govern, que finalmente tras las presiones ha facilitado el número exacto de espectáculos taurinos de años anteriores. «Gracias a la presión mediática por fin disponemos de cifras oficiales y son peor de lo que pensábamos«, ha anunciado Gascón.

Tras la lucha de AnimaNaturalis se ha tenido acceso a las cifras oficiales del Departament d´Interior, cifras que quedan así: en 2016 se organizaron un total de 424 espectáculos con toros, de los cuales 122 fueron embolados y 47 ensogados. En 2017 se organizaron un total de 432 espectáculos con toros, de los cuales 123 fueron embolados y 45 ensogados. De momento, no hay cifras oficiales de 2018.

¿Sabías que el abuelo de tu perro era un lobo?

Los homo sapiens empezamos a domesticar a los lobos hace cerca de 15.000 años. Desde entonces, hemos domesticado muchos otros seres vivos, pero con ninguno de ellos hemos conseguido un vínculo como con los perros. Los sapiens les dábamos los restos de comida y los lobos nos avisaban cuando se acercaba peligro.

El primer animal que los humanos domesticamos fue el lobo gris. Se desconoce con exactitud cuándo comenzó esta difícil tarea pero existen pruebas irrefutables de que, al menos, hace 15.000 años. En aquella época, antes de la Revolución Agrícola, los homo sapiens -nuestros antepasados- eran nómadas y utilizaban los lobos para cazar y como sistema de alarma frente a otros depredadores o intrusos.

Tal y como explica Yuval Noah Harari en su libro Homo Sapiens, Una breve historia de la humanidad (Ediciones 62, 2014), «los perros que estaban más atentos a las necesidades y los sentimientos de sus compañeros humanos obtenían más comida y mejor trato, por lo que era más probable que sobrevivieran. Al mismo tiempo, los perros aprendieron a manipular a las personas a favor de sus propias necesidades. El vínculo de 15.000 años entre los humanos y los perros ha forjado un entendimiento y un efecto más profundos que los que pueda haber entre los humanos y cualquier otro animal. En algunos casos, los perros muertos incluso se enterraban ceremoniosamente, como si fueran humanos».

Esto es justamente lo que se encontraron los arqueólogos que abrieron una tumba de más de 12.000 años encontrada en el norte de Israel. Dentro había una mujer enterrada junto a un cachorro. Se trata del primer animal domesticado documentado por la historia.

 

¿Pero como fue el primer acercamiento entre el hombre y el lobo?

La reedición que el Natural Geographic hizo de la gran serie documental Cosmos de Carl Sagan explica con detalle por qué se produjo el primer encuentro entre el homo sapiens y el lobo. Según el documental, «debido a unas variaciones naturales, algunos lobos tenían más bajos los niveles de hormonas de estrés», que son las que provocan el miedo, es decir, las que tenían que advertir a cualquier animales que era mejor no acercarse al homo sapiens. Estos ejemplares, gracias a que tenían menos miedo, descubrieron «una excelente estrategia de supervivencia: la domesticación de los humanos». El pacto era claro: los lobos dejaban que fueran los homo sapiens los que cazaran, sin amenazarlos y, a cambio, los homo sapiens les dejaban buscar entre los restos de comida. Nuestros antepasados eran unos grandes cazadores, por lo que los lobos que empezaban a convertirse en perros siempre tenían su plato en la mesa. Los lobos más feroces, que decidieron no acercarse al homo sapiens, tenían más dificultades para sobrevivir, mientras que los más dóciles «comían con más regularidad, dejaban una mayor descendencia y sus crías heredaban su disposición».

Desde entonces, desde hace 15.000 años, la apariencia de los perros ha ido evolucionando siguiendo la misma lógica: «un aspecto adorable se convirtió en una ventaja selectiva. Cuanto más adorable eran, más posibilidades tenían de sobrevivir», explica el documental.

Por imposible que pueda parecer, todos los perros tienen un antepasado que fue un lobo gris, del mismo modo que todos los humanos tenemos una abuela que fue un chimpancé. La única respuesta que no queda muy clara es ¿quién domesticó a quién?