La perrera de Cubelles resiste pero el cierre parece inminente

Los dirigentes de la Asociación protectora de animales y plantas del Garraf no dejarán que el Ayuntamiento cierre el refugio hasta que el consistorio no se presente con una sentencia judicial que así lo dictamine.

Continúa el enfrentamiento entre el Ayuntamiento de Cubelles y la Protectora de Animales y Plantas del Garraf. El pasado viernes 6 de noviembre, el consistorio inició el proceso de ejecución de una sentencia judicial de 2015 que ordena el cese de la actividad de la protectora tras acreditar que el refugio no dispone de una licencia necesaria para poder ejercer esta tarea.

El Ayuntamiento de Cubelles, agentes rurales, Policía Local y el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil se presentaron en la mañana del 6 de noviembre en las instalaciones de la Protectora del Garraf para proceder al cierre del espacio, pero los propietarios del refugio no permitieron la entrada a los responsables municipales.

Animalados ha hablado con Alex Armengol, vicepresidente de la protectora, quien nos ha expuesto los motivos por los que no permitieron el cierre a la comitiva municipal: «Como representante del terreno, no he permitido la entrada ni el cierre del refugio porque no llevaban ninguna orden judicial, sólo llevaban un decreto de alcaldía. Cuando vengan con la orden judicial que dicen que tienen, dejaremos que hagan lo que tengan que hacer. Mientras tanto nosotros queremos continuar con una actividad que comenzamos en 1988 y que sólo está dirigida a garantizar el bienestar de los perros».

Un conflicto que se remonta doce años atrás

El origen del enfrentamiento entre el Ayuntamiento y la asociación se remonta al año 2008, cuando la Junta de Gobierno Local, como consecuencia de la denuncia presentada por un ex alcalde y familiar directo de la actual concejal de Medio ambiente, aprobó la finalización de la actividad de la protectora por no disponer de permiso municipal. Los responsables de la protectora recurrieron la decisión por la vía del contencioso y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña resolvió la disputa legal en favor del consistorio en 2015. Eso sí, después de muchos meses de negociaciones, no ha sido hasta en la primavera de 2019 cuando el Ayuntamiento ha advertido a la protectora que procederían al cierre del espacio.

Sin embargo, Alex Armengol explica que: «La sentencia de 2015 del Tribunal Superior de Justicia no tiene ningún sentido, ya que nos piden una licencia que no es obligatoria tenerla para poder llevar a cabo nuestra actividad, y así nos lo hizo saber el Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalidad de Cataluña». El vicepresidente de la protectora ha compartido con Animalados el documento que acredita esta información.

Aunque la protectora asegura que cuenta con todos los permisos requeridos, ante esta situación de incertidumbre, la entidad se encargó de dar en adopción a casi todos los animales de la perrera a lo largo de la semana pasada. El refugio recibió el aviso del cierre del espacio el pasado martes 3 de noviembre y en tres días y gracias a una espectacular campaña a través de las redes sociales, se han acogido una veintena de perros. Actualmente sólo quedan dos peludos en las instalaciones.

Si la reubicación fugaz de los animales no se hubiera producido, el Ayuntamiento tenía previsto acomodar a los perros en el refugio Help Guau, un procedimiento que tuvo un coste de unos 50.000 euros anuales y que la protectora ya está asumiendo. Esta es la responsabilidad subsidiaria procedente de la Diputación de Barcelona:

Por otra parte, Alex Armengol comenta que sospecha que el gobierno municipal quiere cerrar el regufio por presuntos intereses urbanísticos. «El actual concejal de Medio Ambiente de Cubelles, Josep Maria Hugué, es familiar de las propietarias de los terrenos que tenemos aquí al lado. Él es quien ha llevado toda la negociación con nosotros».

El consistorio no niega que los terrenos del entorno sean propiedad de un familiar del concejal de Medio Ambiente pero Raül Madarra, concejal de Hacienda, Contratación y Comunicación, asegura que: «Actualmente no hay ningún plan urbanístico en esa zona, además, en el supuesto caso de que hubiera alguna planificación en el futuro, en todo caso los primeros beneficiarios serían los mismos propietarios del terreno».

Desde el Ayuntamiento de Cubelles aseguran que, a pesar del intento fallido del pasado viernes 6 de noviembre, procederán de nuevo al cierre de la protectora mediante la correspondiente orden judicial: «Entendemos que a un segundo procedimiento no deberían poder negarse los propietarios de la perrera. Ya no es algo que dependa directamente del Ayuntamiento sino que es un proceso judicial que se determina desde los juzgados».

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.