Entradas

De vacaciones… con el perro!

Con nuestros animales de compañía podemos jugar horas y horas pero, sin embargo, no son ningún juguete. Son seres vivos que necesitan nuestro tiempo y cuidados toda su vida. Hay que sacarlos a pasear, hacer ejercicio, llevarlos al veterinario periódicamente, tratarlos con estima y también tenerlos en cuenta a la hora de planificar nuestras vacaciones. Por suerte, existe un amplio abanico de posibilidades para las vacaciones con nuestros animales de compañía y, cada vez, hay más medios de transporte que los aceptan.

Desde que empezó el año, se han abandonado más de 600 perros y 200 gatos en Barcelona, ​​y es durante el verano cuando la cifra de abandono crece. Cuando llega la hora de irse de vacaciones, los animales se convierten en una carga para algunas familias, que deciden abandonarlos de forma cruel. Cada año, hay personas que condenan a sus animales a la tristeza del abandono, al hambre, a la sed y, evidentemente, al riesgo a morir. Las incansables campañas contra el abandono no han cambiado una realidad aterradora que sitúa a nuestro país como uno de los que registra más abandonos en Europa.

Además de ser un acto de crueldad, el abandono es también un delito según la normativa catalana. Se puede considerar una infracción muy grave en materia de tenencia de animales y los propietarios pueden ser sancionados con una multa de entre 401 y 20.000 euros. El abandono es un error gravísimo cometido por personas sin escrúpulos. Pero el error más grande que cometen las personas que abandonan, es no haber previsto inicialmente qué obligaciones conlleva tener un animal de compañía, es decir, tener una vida en sus manos.

 

Antes de decidir tener un perro

Los perros pueden llegar a vivir más de 18 años. Y a lo largo de este tiempo, nuestra vida puede cambiar mucho. Antes de decidir tener un perro, hay que preguntarse si nos podremos hacer cargo durante todos estos años: si nuestra situación será la misma; qué pasará durante las vacaciones… Muchas parejas deciden tener un perro y cuando, al cabo del tiempo, tienen un niño consideran que el animal es un estorbo. Tener un animal es un compromiso para toda la vida.

En el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona hay perros y gatos que buscan un nuevo hogar. Los hay pequeños, grandes, potencialmente besucones… y todos ellos esperan ser adoptados.

Sin embargo, es muy importante no precipitarse y pensar de manera responsable qué tipo de animal se escogerá, pero también tomar conciencia de las implicaciones de ocuparse de un animal, atender a  sus necesidades y responsabilizarse de ellos. Acoger un animal debe ser una decisión bien meditada.

Ama a tu animal

Gatos y perros, exóticos, primates… son hoy ciudadanos de pleno derecho en nuestra sociedad. Pero como seres dependientes que son, a nosotros nos corresponde garantizar su bienestar.

Ama a tu animal, nunca lo abandones!
Y si quieres convivir con uno, Adóptalo! En el Centro de Animales de Compañía de Barcelona hay muchos perros y gatos que buscan un nuevo hogar.

Más información: Consulta la web de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Barcelona

*Datos de abandono extraídos del CAAC de Barcelona

Madrid doma el maltrato animal

El Ayuntamiento de Madrid aprobaba el 31 de enero la prohibición que los circos exhiban  animales en la ciudad. La propuesta fue presentada por el Gobierno de Manuela Carmena conjuntamente con el PSOE y permitirá elaborar  una nueva ordenanza municipal que contemple el veto en este tipo de espectáculos tanto en terrenos de titularidad pública como privada. Ciudadanos también secundó una moción, que sólo contó con la oposición del PP, que defiende que los animales tienen derecho «a nos ser víctimas de maltrato y a no ser sometidos a esfuerzos o actos crueles que les ocasionen sufrimiento, ansiedad o estrés». En el texto, Ahora Madrid y su socio de investidura sostienen que «en los circos los animales suelen vivir en condiciones de cautividad, alojados en jaulas y contenedores donde apenas se pueden mover y transportados a largas distancias en remolques de camiones que no satisfacen sus necesidades físicas más básicas» y que «son sometidos a procesos de aprendizaje en los que se les obliga, a veces con violencia, a realizar comportamientos que son completamente antinaturales para su especie».

Ese mismo día representantes del gremio, que engloba dos mil personas en toda España, se concentraban ante el Palacio de Cibeles para mostrar su rechazo a la medida. Vicente Barrio, presidente de la asociación Circos Reunidos, exponía de manera muy clara los cambios que ha experimentado la capital española en materia animalista: «Este problema viene de mayo de 2015, desde la llegada de Podemos y todas sus franquicias». Y es que el Gobierno de Manuela Carmena está demostrando con hechos su firme voluntad de convertir Madrid en una ciudad amiga de los animales. Un compromiso que se traducirá en un nuevo texto legal que sustituirá a la ordenanza de 2001, “muy antigua y alejada de los criterios sobre tenencia y adopción de animales de las ciudades modernas” como remarca la concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés. La ordenanza se está elaborando con asociaciones, protectoras, técnicos y expertos para “garantizar el bienestar y la protección de los animales y fomentar su adopción”.

Por el camino, Ahora Madrid no se ha andado por rodeos y solo desembarcar en el ayuntamiento anunció que eliminaba las subvenciones y ayudas públicas a los espectáculos taurinos. No ha prohibido las corridas de toros, tema tabú, pero si ha suprimido la subvención de más de 60.000 euros a la Escuela de de Tauromaquia Marcial Lalanda, básica para su supervivencia. La concejala de Cultura y Deportes, Celia Mayer, justificó la decisión porque el presupuesto era «desproporcionado» en relación con el número de alumnos (38), pero básicamente porque su actividad choca contra “los principios de defensa y respeto a los animales” de Ahora Madrid, una plataforma ciudadana con formaciones claramente contrarias al maltrato animal. Tampoco le tembló el pulso al ejecutivo madrileño a la hora de sacar los animales de la cabalgata de los Reyes Magos y ni las famosas ocas de Miguelín que abrían el desfile desde hacía casi veinte años han sido indultadas. 

Paralelamente, el Ayuntamiento abrió en noviembre un centro de adopción de animales de compañía en El Retiro. Esta instalación, gestionada en colaboración con asociaciones protectoras de animales, está ubicada en la famosa Casita del Pescador del parque. Un punto de información para la adopción de animales que se encuentran en el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento de Madrid (CPA), donde hay unos 350 animales abandonados entre perros y gatos. Asimismo, en la Casita del Pescador se pueden realizar gestiones para recuperar animales perdidos; se dan pautas de tenencia responsable para garantizar su bienestar y protección; hay acceso al Registro de Identificación de Animales de Compañía (RIAC) para que los propietarios puedan comprobar y actualizar los datos del microchip que permiten su localización; se promocionan actividades escolares y visitas que organiza el CPA y se promueven los servicios de voluntariado. La ley de protección de animales de compañía impulsada por la presidenta regional, Cristina Cifuentes (PP), que acaba de entrar en vigor, establece la prohibición de sacrificar animales abandonados e impone multas de hasta 30.000 euros por esta práctica. En el marco de las competencias municipales, el consistorio creará una Oficina de Protección Animal que reordene y haga el seguimiento de las propuestas y garantice los principios y actuaciones contra el maltrato de animales, «así como el respecto, defensa y protección de los mismos».

Madrid también ha incluido protocolos de control ético de colonias felinas a través del método CES (Captura-Esterilización-Suelta). El pasado mes de abril facilitaba un carnet de colaborador de colonias felinas para aquellos vecinos dispuestos a ocuparse de que los animales callejeros estuviesen en perfectas condiciones de salud. El programa ya cuenta con un centenar y medio de voluntarios, aunque son más las que esperan el beneplácito de Madrid Salud para poder cuidar de manera oficial de los gatos. En consonancia con la Ley de Sacrificio 0 del Gobierno regional, se pretende reducir o eliminar los problemas que la presencia de gatos callejeros originan en los barrios, estabilizar el tamaño de las colonias y reducir el número que acaba en centros de acogida.

La apuesta del gobierno municipal también pasa por integrar los animales de compañía en el contexto social urbano y en los diferentes espacios públicos. Prueba de ello es que el Ayuntamiento instalará a lo largo de este año treinta bebederos de perros en zonas verdes de la ciudad en un plan para acabar con la “ley seca” que comportará también la puesta en marcha de 180 fuentes de agua potable nuevas. La Comunidad de Madrid también ha movido ficha y desde el mes de julio permite que los perros que estén identificados con microchip puedan viajar en metro excepto en las horas puntas. Puede acceder un solo perro por viajero; todos los perros deben llevar bozal y estar sujetos con una correa de una longitud que no supere los 50 centímetros y tienen que ir en el último coche de cada tren. José Capacés, coordinador de la Comisión Ética de AVEPA (Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales) subraya el éxito de la iniciativa: “Muchos clientes vienen a la consulta en metro, lo usa bastante gente, ha sido un acierto”.

El prestigioso veterinario destaca que la llegada de Carmena al consistorio de la capital ha supuesto un gran avance en lo que se refiere a los derechos de los animales: “Aún queda camino por recorrer, pero ha habido un cambio, el respeto hacia los animales ha aumentado”. La creación del centro de adopción en El Retiro o la prohibición que desfilen animales en la cabalgata son “pasos importantes que demuestran el nuevo talante del gobierno local en materia animalista”. Capacés añade también que los profesionales del Centro de Protección Animal gozan ahora de más autonomía: “Antes estaban atados de pies y manos, con el PP tenían menos margen de maniobra, el sacrificio era muy frecuente y en los dos últimos años se ha favorecido la adopción”.

Si el gobierno regional ha aprobado la Ley de Sacrificio Zero o que los perros puedan ir en metro, en otros aspectos su postura difiere mucho de los postulados del ejecutivo municipal. Los toros son el ejemplo más claro como sostiene Capacés: “La Comunidad de Madrid sigue subvencionando la Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda”. La animalista Belén Arenas, colaboradora de diferentes protectoras, lamenta que en este caso “las medidas que aprueba el Ayuntamiento sirven de bien poco”. Pese a ello, Arenas anota que “la situación ha mejorado porque se han duplicado los efectivos de la «Patrulla Verde«, la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Municipal de Madrid pasando de cincuenta a cien agentes”. 

Artículo escrito por Xavi Tedó

Una petición excepcional para un perro excepcional

A veces la vida te da duro. A veces demasiado duro. En esos momentos es cuando conocer a ciertos perros con su falta de dramatismo y su vivir el momento te aleccionan y te fuerzan a salir de la autocompasión. Vosotros los fieles seguidores de Animalados queréis lo mejor para vuestros compañeros y seguro que tenéis una historia bonita que contarnos sobre cómo ese personaje de cuatro patas se incorporó a vuestra familia. Pero hoy hablaremos de Llamp.

Excepcionalmente, y porqué ningún perro es igual que otro, vamos a haceros partícipes de la historia de un perro especial que sabe de la vida, que se ha colado en la nuestra, y que podemos ayudar a dignificar entre todos.

Hace ya dos años una persona que tenía dos perros ciegos se enfrentó a un diagnóstico difícil de digerir. La familia tuvo que tomar la decisión de renunciar a los canes por que habían cambiado radicalmente las prioridades. No hay una red suficientemente extensa y madura de casas de acogida que cubran la necesidad de suplir un hogar por otro en este tipo de casos. Soñamos con que eso cambie.

Así pues, en medio de la urgencia y el dolor, los perros fueron confiados a una perrera local. Lo más complicado de todo es que ambos padecían de ceguera y eso para quien no sepa de perros ciegos representaba una limitación. De manera muy distinta a los humanos los perros y gatos ciegos son perfectamente autónomos y desarrollan naturalmente habilidades que les permiten evitar «mágicamente» los obstáculos. Sin bastón ni tecnología añadida deambulan prudentes y decididos guiados por el olfato, el tacto y las sensaciones. En muchos perros ancianos la vista está tan mermada como el oído pero su pericia los hace sorprendentemente hábiles.

Hay asociaciones como el Club de Kat o Bichos Raros que son expertas en acoger y promover adopciones de animales «presuntamente» discapacitados. En próximas ocasiones hablaremos con ellas y de ellas para que todos podáis admirar su sensibilidad y eficacia.

Los hermanos ciegos a los que la enfermedad de su ama les arrebató el techo y los afectos no cayeron en manos de ninguna de estas asociaciones. La hembra -según me cuentan- fue acogida por una conocida en un gesto de apoyo hacía la propietaria original. Sin embargo el macho, tranquilo, cada vez menos hermoso, se resignó a sobrevivir en un lugar donde haciendo todo lo posible no alcanzan a hacer lo suficiente.

Una casualidad hizo que a una animalista a la que admiro se le escapase la única combinación que me puede hacer tomar una decisión loca: perro ciego.

Aquel día hacía sol pero la ola siberiana o polar se cernía amenazante sobre aquel cielo al que le quedaban pocas horas de luz: “Tráemelo”, espeté mientras tomaba conciencia de la complicación que me caía encima y de la traición que hacía a mis animales compañeros, a quienes había prometido no más acogidas.

Confié en la ayuda de una compañera de fatigas que ya ha caído en el embrujo de tener un perro ciego. 48 horas más tarde de saber que existía, antes de que llegaran las lluvias, Llamp estaba en mis brazos aterrado y entregado. A partes iguales.

En Espai Animal lo bañaron y arreglaron el pelo. En la entrada había tres ciegos y sus golden lazarillo. Entré con paso firme sabiéndome el lazarillo de un perro invidente. Me hubiera gustado contarles que estábamos juntos. No a pesar de que era ciego si no porqué era ciego. No sé si lo hubieran comprendido, ni ellos ni nadie.

 Al día siguiente, después de dormir y suspirar aliviados, Llamp conoció a Núria, Marc, Numa y Atlas. Su generosa familia de acogida. Lo más cercano a un hogar en años. Para encajar y ofrecer lo mejor apareció la fisioterapeuta Rat Roca que observó muchas anomalías. Patricia Ventura educadora canina se acercó para promover buenas prácticas y evitar conflictos.

Las veterinarias de Bitxos en l’Hospitalet lo han visitado ya tres veces. Que si otitis, que si sequedad en los ojos, que si operar para esterilizar y llevarse un tumorcito. El palo gordo vino al hacer las radiografías. Hay que intervenir las dos cabezas de fémur para acabar con el dolor que le tiene descompensado y limitado. Las intervenciones de especialistas son harina de otro costal. Además está tardando la prometida rebaja del IVA veterinario. No puede ser que una asistencia sanitaria no cosmética cotice tanto como un artículo de lujo. He lanzado por primera vez una petición de dinero vía una app. Me genera hasta vergüenza. Pero veo a Llamp con tantas ganas de vivir, con tantas ganas de sumergirse en la vida plena que me da envidia.  Me desacomplejo frente a una petición (repito excepcional) de aportaciones para la operación de Llamp. Así entre todos podemos poner un punto y final feliz a la historia y hacer un corte de mangas a la vida cuando nos da duro.
Emma infante te ha invitado al bote: Intervención doble de cadera para perro ciego. Participa y compártelo con tus amigos!!!
http://pagad.me/MxFgR

Voluntarios Itinerantes: en ruta por la dignidad de los animales

Que pese más la motivación en la defensa de los derechos de los animales que se encuentran en refugios que la vinculación a la protectora donde uno colabora. Bajo la premisa que no es tan relevante donde la gente ayude, sino que lo haga, nace Voluntarios Itinerantes, que se constituyó este mes de septiembre después de un año de trabajo conjunto en la protectora de Òdena (Anoia), una de las que cuenta con más colaboradores en Catalunya. Un tiempo en el que se dieron cuenta que uno de los principales problemas de los refugios es que mucha gente que se apunta para colaborar lo acaba dejando porque no pueden asumir el compromiso que se les exige perdiéndose por el camino un capital humano inmenso. Jaime Mateu, presidente de la asociación, explica que “la obligación de tener que ir cada semana a un refugio hace que mucha gente lo deje por falta de tiempo sin olvidarnos que hay personas que sólo disponen de unas semanas para colaborar al año o que están de paso por una ciudad y tienen ganas de ayudar”. Unos voluntarios que pueden desempeñar diferentes roles no siempre relacionados con el cuidado de los perros, puesto que algunos de ellos son publicistas que diseñan campañas o abogados que les asesoran en cuestiones legales. El objetivo de la asociación es como relata Mateu “ayudar a mejorar la vida de los animales que viven en protectoras, así como su socialización, y llevar a cabo las reformas necesarias de las instalaciones”.  

Pese a que a medio plazo quieren crecer y ayudar a un mayor número de protectoras en Catalunya, ahora mismo la entidad destina toda su energía en la de Òdena, que inesperadamente cierra sus puertas a finales de año. Olescan, la asociación que lo dirige, justifica la decisión de clausurarla por la restructuración que quiere llevar a cabo en la red de refugios que gestiona. La colaboración de Voluntarios Itinerantes con este recinto se inicia a finales de septiembre del año pasado construyendo habitáculos con palés  y consiguiendo camas y mantas para que los perros estuvieran resguardados del frío. En una segunda fase, los voluntarios construyeron más vallados en el recinto para aprovechar mejor el espacio, y en la tercera crearon un almacén y acondicionaron un espacio como consultorio veterinario para mejorar la organización logística de la protectora. Ahora tienen ante sí el reto más importante: que los perros que aún están allí encuentren una familia que los quiera o como mal menor una casa de acogida temporal. A mediados de septiembre había 120 perros y gracias a la campaña que promovieron el número se redujo a finales de octubre a 97. Una cifra que aprovecharon para lanzar vía Twitter el hashtag #los97deÒdena, que ahora mismo son 70. “Las primeras semanas fueron una auténtica locura, el teléfono no dejaba de sonar y el refugio parecía Las Ramblas con decenas de personas que venían para adoptar un perro, pero en los últimos diez días no hemos tenido ninguna visita, parece como si la gente se hubiera olvidado que aún quedan perros que necesitan una familia” lamenta Mateu. 

Si encontrar más familias que estén dispuestas a adoptarlos está resultando una tarea complicada, la tipología de los canes que viven en el refugio tampoco ayuda. “Muchos de estos perros sufren el Síndrome de Noé por el hecho de haber convivido con gente que acumula numerosos animales en sus casas sin recibir ningún tipo de atención o cuidado, son animales que no muerden ni atacan, pero que no interaccionan con los humanos porque nunca los han sacado a pasear ni les han hecho caso y al vivir en sitios tan reducidos tienen fobia de los espacios abiertos y miedo a las personas y se esconden”. Ni Mateu ni el resto de voluntarios de la asociación piensan rendirse y lucharán hasta el último día (31 de diciembre) para que no quede ningún perro en Òdena. Cuando lo consigan irán a otro refugio para mejorar las condiciones de las instalaciones y el bienestar de los animales mientras buscan nuevos voluntarios para que sea autosuficiente. Porque como remarca Mateo “la mayoría de las protectoras no tienen los recursos suficientes y siempre necesitan gente”. Una ruta itinerante que tiene como objetivo final “interconectar estos refugios para que colaboren entre ellos”.  

Fotografia de Claudia Álvarez.

Crece el número de adopciones de perros y gatos en Barcelona

Los barceloneses adoptan cada vez más perros y, sobre todo, más gatos. Durante los primeros seis meses de 2016, se han adoptado 363 perros respecto a los 350 del mismo periodo del año 2015. El incremento más alto, sin embargo, ha sido en cuanto a los gatos. La cifra ha pasado de los 183 de los primeros seis meses de 2015 a los 224 de este primer semestre.

El incremento es una buena noticia porque significa que cada vez hay más animales abandonados que encuentran una nueva familia. Además, la adopción permite descongestionar el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CAACB), que está pendiente de ser trasladado a unas nuevas instalaciones desde hace años para sustituir a las actuales, que se encuentran en un estado muy precario. Aún así, a pesar de las diferentes campañas que se han realizado, todavía no se ha conseguido cambiar lo más importante de todo: reducir el número de abandonos. Durante los primeros seis meses del año 2016, el CAAC ha recogido 906 animales (entre 572 perros y 334 gatos). El año 2015, el número de abandonos fue de 2.175 animales (1.491 perros y 684 gatos). Una cifra importante de estos animales vuelven después con sus dueños que los vienen a reclamar porque los habían perdido o que se pueden localizar gracias al chip de los animales.

Desde el CAAC promueven las adopciones de los perros durante todo el año. Tienen una carpa que se va instalando por distintos barrios de la ciudad para animar a los barceloneses a adoptar un perro y aprovechan los actos masivos, como las fiestas mayores, para intentar convencer a los barceloneses que den un paso adelante y adopten una animal. Es una estrategia necesaria pero no nos cansaremos de repetir que la solución pasa por reducir el abandono, como ya sucede en muchos otros países.

El nuevo espacio

El Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CAACB) está ahora en la carretera de la Arrabassada, Km 3,8. El Ayuntamiento está trabajando para la construcción del nuevo CAACB que, en el futuro, tendrá su nueva ubicación en unos terrenos propiedad del Ayuntamiento de Barcelona en el término municipal de Montcada i Reixac. Se trata de la finca conocida con el nombre de Torre Doña Juana, con una superficie de más de 90.000 m2, en el término municipal de Montcada i Reixac, junto al cementerio de Collserola.

El Pleno del Ayuntamiento de Montcada i Reixac aprobó el 21 de julio de 2016 la modificación puntual del Plan General Metropolitano (MPPGM) que hará posible su implantación. Esta aprobación permite la construcción de este equipamiento de 90.000 metros cuadrados, definiendo los parámetros urbanísticos para que el centro tenga el mínimo impacto paisajístico y ambiental; recalificar el resto de suelos como forestales, con el fin de integrarlos en el Parque de Collserola; modificar el trazado viario para mejorar la seguridad vial y la accesibilidad a las futuras instalaciones, tanto en transporte público como privado.