Entradas

«Quien quiera gestionar una colonia felina debe acercarse con respeto al gato»

Hoy en Animalados conocemos mejor a la entidad leonesa Argos. Este grupo de personas lleva tiempo trabajando en el corazón de Castilla con distintos aspectos de la protección animal. Desde el rescate de animales abandonados, a los que se busca un nuevo hogar, al despegamiento del programa de gestión de colonias de gatos. Un trabajo de profundo calado que está destinado a crecer.

¿Cuánto tiempo hace que tenéis el método CER (capturar /esterilizar / retornar) aprobado oficialmente en León?

El CER está aprobado de manera oficial desde el mes de abril del año pasado. El Ayuntamiento involucró para la decisión a más entidades como son el colegio de veterinarios, la asociación que aglutina de todas las clínicas veterinarias de León. La intención de esta nueva medida era la de desparasitar, vacunar y chipar a los gatos. Hasta la fecha este proceso está parado. Nosotras seguimos castrando y al menos no nos sancionan. Desde el pasado verano estamos gestionando colonias en el alfoz: Villaquilambre. Anteayer se hizo oficial.

¿Sanciones? ¿Por qué?

Sí. La Policía Local sancionó a nuestra secretaria por dar de comer a una colonia de gatos que lleva haciéndolo 30 años. Dijeron que lo estaba haciendo en lugar público, siendo totalmente falso. La recurrimos y la perdimos porque la policía tiene presunción de veracidad. Al menos desde el año pasado no tenemos ninguna sanción más.

¿Qué balance hacéis de este periodo?

Para nosotras el balance es positivo porque hemos seguido castrando y cuidando de colonias.

¿El secreto está en mucho tiempo de trabajo buscando el apoyo municipal?

En absoluto, al menos en León. Hace tres años presentamos nuestro CER y nos lo rechazaron. Villaquilambre fue todo lo contrario. Ellos se pusieron en contacto con nuestra Asociación.

¿Y en la realización de un buen proyecto dando todo detallado a las autoridades?

Las dos veces se les presentó un proyecto. El segundo, obra de una Doctora Veterinaria. Al final han hecho un remix del nuestro con incorporaciones nuevas.

¿Cómo era  vuestro trabajo antes del CER?

Nosotras ya llevamos cuatro años cuidando de colonias, eso sí, siempre con ojos en la nuca.

Vosotras habéis sabido conectar desde hace años con entidades de otras comunidades y ciudades. ¿La colaboración es imprescindible?

Por supuesto. El primer proyecto CER que presentamos nos lo facilitó La Plataforma Ciudadana Pro Animales, de Oviedo. Sobre él trabajamos.

¿Podéis asesorar a personas y entidades que quieran seguir vuestros pasos?

Claro. De hecho es lo que estamos haciendo en la actualidad.

¿Qué tres consejos compartiríais desde ya?

Quien quiera gestionar y cuidar de una colonia debe, por encima de todo, acercarse con respeto al gato, como individuo, a la colonia como una comunidad y al resto de cuidadores, como seres que ayudan a vivir a los gatos.

Es muy importante también tener mucha paciencia porque todo lleva su tiempo. La preparación… la captura …

Por último, también es necesario no enfrentarse a los vecinos. Siempre llevamos las de perder. Los gatos solo nos tienen a nosotras, asociaciones y cuidadores.

¿Qué otros retos tiene pendientes Castilla-León con respecto a los animales?

La reforma de la Ley 5/97 de Protección de animales de compañía. Está obsoleta y mal elaborada.

¿Qué objetivos tiene vuestra asociación?

Principalmente el cuidado de colonias de gatos ferales. En ello trabajamos.

¿Quién os ayuda?

Los socios, las casas de acogida para aquellos gatos que son adoptables y por supuesto los voluntarios, en su mayoría cuidadores de colonias. No queremos subvenciones que hipotequen nuestra asociación.

¿Cómo puede ayudaros quién quiera hacerlo?

En primer lugar siendo casa de acogida. Otra manera es ayudándonos con el trabajo que realizamos en las colonias.

“La adopción es la única alternativa de esperanza de un animal abandonado, y debemos ser su voz”

Silvia Serra es una persona muy conocida dentro del universo catalán de las protectoras. Es la cara visible de la Fundación Daina que desde hace años gestiona la Sociedad Protectora de Animales de Mataró y desde agosto también el Centro de Acogida de Animales del Barcelonés, referente para tres municipios metropolitanos al norte de Barcelona.

¿Cuál es el balance de este medio año de gestión del CAAC de Badalona retomada por la Fundación Daina?

El balance ha sido mejor de lo que esperábamos, teniendo en cuenta el poco margen de tiempo para prepararnos, para entrar a gestionar un centro con las características de este. Realmente fué todo un reto del cual nos sentimos altamente satisfechos. Debo decir que todo el equipo se ha volcado para conseguir salir adelante… y  agradecer a Consell Comarcal del Barcelonés, ayuntamientos y entidades colaboradoras de los municipios su implicación, por escuchar nuestras aportaciones, actuar y colaborar con la finalidad de ayudar a este centro y a sus animales, y poder continuar con el servicio siempre desde una visión proteccionista.

Ha habido un buen número de adopciones. ¿Cuántas concretamente?

Hemos dado en 5 meses, 116 perros en adopción, 24 gatos y un hurón.

¿Cuál es el secreto?

Mucha difusión, basada en buenas imágenes y utilizando bien las redes sociales que deben estar siempre actualizadas. Luego una buena atención a las consultas que llegan por las redes o correo electrónico, combinado con un horario de atención al público lo más amplio posible. Esto quiere decir que más allá de los cuidadores, educadores, veterinarias, auxiliares veterinarias y voluntarios que ayudan a paseos de perros y a dar cariño a gatos y perros, hay una parte que es la que no se ve y la que más poco valorada está en nuestro sector que es la de las personas que están en oficinas, anónimas que llevan toda la maquinaria que debe hacer posible que una familia se acerque a un centro para adoptar…La adopción es la única alternativa de esperanza de un animal abandonado, y debemos ser su voz .

Aún así hay muchos perros disponibles estáis hasta los topes. ¿Por qué? ¿Hay perros inadoptables?

No hay animales inadoptables, pero si hay animales maltratados y otros inadaptados a los centros de acogida y que no superan el drama del abandono y alejamiento de sus vínculos o su territorio como en el caso de los gatos.
Comportamientos de ellos que no sean los que el 99% de la población humana desea para dar oportunidad a un perro o gato abandonado,  que es una adaptación fácil y que no de problemas, provocan que ellos tengan muchas menos posibilidades de adopción que los demás.

Curiosamente los centros de acogida, están en principio, dedicados a acoger y dar segundas oportunidades a los animales maltratados y abandonados…y en realidad, en especial, los animales maltratados, son los que menos atención reciben, y los más marginados. La mayoría de animales que recogemos no están abandonados como podemos imaginarnos…simplemente no van identificados. Si el microchip en perros y gatos estuviera presente solo en el 90% de ellos, los centros estarían vacíos.

Hoy más que trabajar para y por los abandonados y maltratados, trabajamos para paliar día a día a marchas forzadas, la falta de control por parte de nuestra administración y gobierno y de los humanos irresponsables que van en aumento. Aquellos que no identifican, permiten que sus animales procreen, intercambian animales, los comercializan sin ningún tipo de registro, ni identificación y a los que abandonan en la puerta de una comisaria a su animal sin identificar sin vergüenza alguna o en la puerta de un refugio o centro comercial en pleno día.

Si no existiera esta dejadez de nuestras leyes y esta permisividad a un brutal ataque a la decencia y a la sociedad, posiblemente no estaríamos en la situación que estamos en los refugios que prestamos servicios municipales. HASTA LOS TOPES! Y con animales sufriendo las consecuencias de este colapso. Y los ayuntamientos no tendrían el problema que tienen actualmente.

¿El trabajo de rehabilitación emocional es fundamental con algunos de los perros?

Es fundamental e indispensable,  es un trabajo que requiere personal preparado y que tenga experiencia en perros de refugio. Debemos comprender que, más allá de dar de comer, agua, atención veterinaria, medicamentos si están enfermos, existe la necesidad de aportar salida a las frustraciones y miedos que genera el maltrato y el abandono. Y su posterior reclusión en un centro de acogida. Si no tratamos estos aspectos, la esperanza de la adopción será casi imposible,  y si no hay adopción, de nada sirve todo el tiempo, dinero y esfuerzo invertido, y el centro generará el contrario de su objetivo. Maltrato.

¿En qué consiste?

Es importante tener especialistas en comportamiento, en nuestro caso felino y canino, que trabajen en la misma línea.  Se entiende que la parte de dirección debe apostar y creer también en este trabajo…todos debemos ir a la una.
También es importante pensar en el bienestar y la adopción de los animales. Nunca hay que pensar en intereses propios, individuales o en investigación. Es muy fácil caer en estos temas, ya que hablamos de un sector que esta naciendo ahora mismo. Y donde muchos pueden estar gestando su propio objetivo o interés. Es importante que se trabaje sólo para el bien del animal. Un vez se consigue el grupo de personas formando un equipo, sólo es cuestión que cada uno aporte su parte. Educador y veterinario, identificar el motivo del sufrimiento del animal (las conductas no amigables con humanos y a muchas veces con otros animales muestran sufrimiento), y ponerse manos a la obra.
Valorar una serie de trabajo y pautas que se deben seguir como si una medicación fuera e ir valorando el progreso. Siempre un veterinario debe supervisar este proceso. Ahora mismo tenemos un 20% de gatos y perros con necesidad especial de atención de rehabilitación emocional.

¿Si una familia quiere adoptar orientáis en la adaptación?

Siempre.  Tenemos nuestro equipo veterinario y de educadores que dan soporte a  nuestras adopciones.

¿Existe la posibilidad de acoger un animal de manera que la familia aporte techo y el cariño sin cargar con los gastos?

Si, en los casos más graves de enfermedad, sea emocional o física. Nos hacemos cargo de los gastos de profesionales o medicaciones necesarias, en este caso son las ‘acogidas terapéuticas’. Encontrar personas que deseen ayudar con todo corazón, pero valentía, pues no es en muchos casos nada fácil, no nos pasa cada día. Hay pocas con estas aptitudes.

¿Es lo mismo un centro de acogida municipal, un centro privado que provee un servicio, que una protectora con refugio?

Hay gestión directa municipal de un centro municipal. Hay gestión de empresa privada con ánimo de lucro a centro municipal o privado. Hay gestión sin ánimo de lucro a centro municipal o privado, en este caso estamos nosotros
Y por otra parte están los llamados ‘santuarios’ que no prestan servicio público como se entiende, Con la obligación de recoger, acoger y gestionar todos los animales que el municipio al que prestas servicio te pida los 365 días al año, las 24 horas del día. No tienen nada que ver con nuestro trabajo.

¿Qué ofrece la Fundación Daina?

Fundación Daina, ofrece básicamente gestión proteccionista a servicios de recogida de animales de compañía abandonados o maltratados.  Damos servicio a unos 25 ayuntamientos. La Fundación se centra en encontrar los recursos para este proteccionismo que el dinero público no aporta.  Con mecenas, padrinos y colaboraciones de empresas. A la vez intenta a través de campañas especificas ayudar a perros y gatos con problemas emocionales y de salud a encontrar su familia .Desde la Escola solidaria Daina, concienciamos e informamos de temas que afectan  a todos  tipo de animales.

¿Qué pueden ofrecer los lectores de Animalados a la Fundación Daina?

Su soporte, tanto a nivel de difusión de nuestro trabajo o de animales. También colaborar como mecenas o padrino. Sumarse a nuestras conferencias, seminarios y formaciones para crecer todos un poco más. Debemos mantenernos fuertes para poder seguir intentando encontrar el equilibrio entre un servicio público eficiente y el bienestar en los centros. Y siempre con la buena adopción como objetivo.

Campaña a favor de la adopción de perros en Barcelona

En 2017 se abandonaron casi 2.000 animales, de los que se acogieron 1.400. Los centros de acogida, como el CAACB, cuentan con pocos recursos y falta de profesionales

Del 11 de abril hasta el 18 los Barceloneses verán estatuas de perros por toda Barcelona. Al acercarse, verán que las estatuas representan perros de verdad que han sido abandonados y que se encuentran provisionalmente al CAACB, el centro de acogida de animales de Barcelona. Se trata de una campaña a favor de la adopción de perros en Barcelona. El objetivo del consistorio es hacer visible el alto número de abandonos en Barcelona y, al mismo tiempo, facilitar la adopción. Para ello, junto a cada placa se incluirá información para que los usuarios puedan adoptar.

Cada placa y estatua, además, dispondrán de un código QR, un código informático que proporciona información una vez leído con un móvil. Este código vinculará la estatua con toda la información del perro real, que se podrá adoptar. En total, Barcelona dispondrá de veinte estatuas con sus respectivos códigos por toda Barcelona, ​​dos en cada distrito. Frederic Ximeno, comisionado de Ecología del ayuntamiento de Barcelona, ​​llamada a «la responsabilidad a la hora de adoptar», ya que, en palabras suyas, «es una decisión para toda la vida».

El Centro de acogida de animales de Compañía de Barcelona (CAACB) ha acogido 760 perros y 660 gatos durante el 2017.El CAACB, encargado de acoger animales abandonados en Barcelona, ​​cuenta con limitaciones importantes a la hora de llevar a cabo su tarea. Una parte importante de los encargados de acoger animales son voluntarios a los que, en muchos casos, no se les paga ni el transporte, tal y como denunció la Síndica de Greuges. 

Pero el objetivo del gobierno municipal de Ada Colau es sobreponerse a las limitaciones prácticas y centrarse ahora en una campaña en contra del abandono y a favor de la adopción. Las cifras son hoy por hoy alarmantes, y por ello se ha decidido optar por concienciar más.

La dura labor del voluntario

 

Yo era mucho más feliz antes de ser voluntaria en un refugio para perros y gatos.

Sabía que existían “los malos” que abandonaban perros pero creía que no eran tantos ni sabía de la enorme maldad de otros para maltratarlos. En más de doce años de voluntariado he conocido los casos de los perros que llegan a nuestro refugio y al adentrarme en el inabarcable mundo de las difusiones he sabido también de los de otros refugios, que siendo honesta, viven realidades muchas veces más terribles que los que llegan al mío; supongo que al ser en la misma ciudad en ocasiones, la diferencia es que ellos llegaron antes que nosotros.

Recuerdo los comienzos como voluntaria de campo, así llamamos a los voluntarios que cada día de la semana y en su turno, van a atender en el refugio físico a los perros: limpiamos sus parcelas, reponemos agua, les damos de comer, curamos sus heridas y jugamos con ellos.

Mi turno era el viernes por la tarde. El mejor momento de la semana era cuando abría la puerta del refugio y ya podía escucharles ansiosos por salir a correr por el jardín. Mis compañeras de turno y yo pasábamos toda la tarde con ellos y cuántas veces con linternas porque se nos hacía de noche allí. El peor momento era el de cerrar la puerta y arrancar el coche dejando allí a los que a veces han sido incluso más de setenta perros.

Las ganas de vaciar el refugio me hicieron involucrarme en las difusiones y adopciones, creyendo inocentemente que llegaría el momento en que no entrarían más porque el abandono terminaría… ¡Alma cándida!

La emoción cada vez que uno salía adoptado es lo que hacía que el tiempo que invertía en difundir sus casos fuera cada vez mayor, y ese trámite conocido como “entrevista pre-adopción” o “preseguimiento” ha sido el culpable de que hoy conozca a muchos otros “animalistas” como yo.

Foto de DogsBCN dogsbcn@gmail.com

¡Cuántos refugios, cuántos perrunos, cuántos locos de los perros… y cuánto desequilibrado también!

De la misma manera que he conocido gente estupenda, implicada y resolutiva, he conocido a voluntarios incalificables que han pisado adopciones de mi refugio para que fuera adoptado uno del suyo… mi alegría por saber que un perro es adoptado no me deja distinguir si forma parte del mío o de otro.

También me sorprenden asociaciones que exclusivamente recogen y difunden perros de una determinada raza, sabiendo incluso de casos donde ha aparecido un perro de la raza que ellos acogen y difunden junto a un mestizo, y han recogido al del pedigree para obviar al otro.

Siempre he creído que muchos de nosotros pasamos a formar parte de un refugio como tirita sobre una herida que queremos curar o por frustración personal. También imagino que cuando es el caso terminan por abandonar esto una vez cicatrizada la herida.

Ser voluntario es satisfactorio en muy contadas ocasiones, el sentimiento más frecuente es la impotencia y la sensación de soledad e incomprensión. ¡Qué tristeza ver que esto no acaba nunca pero que felicidad al ver a uno adoptado y feliz!

Sí, era mucho más feliz antes de ser consciente de la realidad del abandono y maltrato animal pero me resulta imposible dejar de intentarlo.

 

Jessica S,lasi

El Refugio-Escuela Sofía 

Foto de DogsBcn dogsbcn@gmail.com