Listado de la etiqueta: Animales de compañía

Unos 306.000 animales de compañía fueron recogidos por refugios y protectoras en 2019

Según los datos compartidos por la Fundación Affinity, alrededor de 306.000 perros y gatos fueron recogidos por refugios y protectoras en España en 2019. Unas cifras alarmantes sobre el abandono que a su vez no incluyen a todos aquellos animales de compañía desaparecidos o muertos en la carretera.

El abandono sigue siendo el principal problema en el bienestar de los animales de compañía en España. Según el estudio “Él Nunca Lo Haría” 2020 de la Fundación Affinity, más de 183.000 perros y 123.000 gatos fueron recogidos por refugios y protectoras durante el año 2019. Para la realización de este informe, la fundación ha revisado la metodología de su estudio con el objetivo de recoger mejor la realidad del abandono en el momento actual.

Según refleja el estudio, la principal causa de abandono en 2019 volvió a ser un año más el nacimiento de camadas no deseadas (21%), seguido de problemas de comportamiento del animal (13,2%), el fin de la temporada de caza (11,6%) y la pérdida del interés por el animal (10,8%). Los problemas económicos quedan relegados al sexto lugar (6,4%) y, pese a la creencia popular de que en verano es cuando se abandonan un mayor número de animales de compañía, la realidad es que las vacaciones son un motivo muy residual (0,8%).

Debido a la falta de un registro oficial, Fundación Affinity ha ampliado y mejorado su propio censo de protectoras, el único que existe hasta la fecha. Una información que le ha permitido definir el número de protectoras que trabajan hoy en España, cómo son y ajustar así el modo de estimación. Actualmente operan 1.554 protectoras españolas. Además, para esta edición del estudio “Él Nunca lo Haría” han participado cerca de 400 entidades de todo el territorio.

El uso del microchip: una asignatura pendiente en España

Otra de las cuestiones que aborda el estudio ‘Él Nunca lo Haría’ es el uso de microchip, y la realidad es que los datos no son nada positivos: solo el 28% de los perros y el 4% de los gatos que llegaron a las protectoras estaban correctamente identificados con microchip.

Hay que tener en cuenta que muchos animales llegan a las protectoras porque se han perdido, no porque hayan sido abandonados. En estos casos, el uso del microchip es clave para facilitar la identificación de sus familias y posterior devolución. En 2019, solamente volvieron con sus familias el 23,3% de los perros que fueron recogidos, mientras que en el caso de los gatos la cifra cae hasta el 3%.

“En España es obligatoria la identificación de los animales de compañía, salvo excepciones con el uso del microchip. En el caso de los perros, casi el 90% está identificado. Sin embargo, la mitad de los gatos no está identificado. La clave para reducir la llegada de animales sin identificar a las protectoras parece, pues, conseguir la aplicación efectiva de la ley, especialmente en el caso de gatos”, alerta Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity.

El abandono de animales es un problema que afecta a todo tipo de perros y gatos. No obstante, este estudio recoge que la mayoría de los perros que fueron atendidos en las protectoras españolas en 2019 eran mayoritariamente adultos (60,8%), mestizos (60,6%) y de tamaño mediano – grande (78%). Además, la mayoría de ellos estaban en buen estado de salud (66,5%).

En el caso de los gatos, los datos varían. En 2019 se recogieron gatos cachorros (48,1%) y gatos adultos (44,6%) en porcentajes muy similares. La gran mayoría eran mestizos (94,8%) y, en cuanto a su estado de salud, el 51,4% estaban sanos.

De la misma manera que no existe un único perfil de animal abandonado, tampoco hay un perfil único de persona que abandona a un perro o un gato. No obstante, sí que es importante destacar que en 2019 solamente el 10% llevaron personalmente a su animal de compañía a la protectora. La gran mayoría fueron encontrados (63,3%) o traídos por un tercero (26,9%).

Las protectoras gestionan más de 3.400 colonias felinas

Cabe destacar que no todos los gatos abandonados llegan a protectoras sino que forman colonias, que en muchas ocasiones están gestionadas a su vez por las protectoras. Según datos del estudio de Fundación Affinity, más de la mitad de las protectoras españolas (56,6%) se encargaron en 2019 de garantizar su bienestar.

El mismo informe indica que entre todas ellas cuidan de más de 3.433 colonias de gatos, formadas por un total de más de 28.681 gatos. En concreto, cada entidad gestiona una media de 22 colonias, formadas cada una por un promedio de 14 felinos.

El número de adopciones se encuentra en un estado de estancamiento

Según el estudio ‘Él Nunca Lo Haría’, el 44% de los perros y gatos que llegaron a una protectora en 2019 fueron adoptados por una nueva familia. Un porcentaje muy similar al de años anteriores, lo cual podría indicar que las adopciones se están estancando en nuestro país.

Por otro lado, los datos indican que, un año más, los animales adultos lo tienen más complicado para ser adoptados. En el caso de los perros, los cachorros pasan una media de 3,3 meses en la protectora, mientras que los adultos pasan una media de 10,8 meses esperando una segunda oportunidad. En el caso de los gatos, los más pequeños pasan una media de 2,6 meses en la protectora mientras que los adultos 10,9 meses.

En cuanto a los motivos para adoptar un animal de compañía y no comprarlo, la mayor parte de las personas que dan este paso lo hacen por estar sensibilizados con el abandono (42,7%), por ser colaboradores de la entidad (21,2%) o por recomendaciones de amigos y conocidos (14,6%).

¿Los perros ya eran animales de compañía durante el Imperio Romano?

Según ha publicado un estudio de la Universidad de Granada (UGR), los perros ya convivían con los humanos durante la época romana.

Durante el Imperio Romano, hace más de dos mil años, ya existían los perros mini como animales de compañía. El tamaño de estos peludos era similar a la de algunas razas pequeñas actuales como serían los perros pequineses o algunos tipos de Chihuahua. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por arqueólogos de la Universidad de Granada (UGR).

El estudio, que ha sido publicado en la revista Archeological and Anthropological Sciences, ha permitido analizar los restos de varias inhumaciones de perros encontradas en la necrópolis romana de Planes del Pretorio, en los extramuros de la Córdoba romana y relacionados con casi setenta enterramientos humanos.

Los científicos de este estudio se centraron básicamente en los rasgos morfológicos y en el aspecto de los perros existentes en las ciudades romanas. Pudieron extraer al menos dos morfologías diferenciadas: una de tamaño medio, similar a la de diferentes razas similares a la de los galgos, y otra de un tamaño mucho más pequeño.

El hallazgo constituye uno de los casos de perros micromorfes más antiguos reconocidos en el conjunto del Imperio Romano. Aunque los arqueólogos desconocen el aspecto que podían tener exteriormente estos ejemplares, tales como el pelaje, el color, las orejas, etc. Su estructura esquelética resulta similar a la de las razas pequeñas actuales, como los pequineses o los carlinos, o considerando individualmente su cráneo redondeado, algunos tipos de Chihuahua.

La existencia de perros de pequeñas dimensiones como animales de compañía, objetos de afecto y especial consideración por sus dueños, ya es conocida desde la Antigüedad clásica, hecho corroborado por textos, epigrafía e iconografía.

El hallazgo, entre otros ejemplares, de un animal de pequeñas dimensiones y cráneo braquicéfalo en una necrópolis romana del sur de Hispania abre nuevas interpretaciones respecto al papel de este tipo de animales en sus relaciones con los humanos y sus implicaciones simbólicas en los rituales funerarios, ya que algunos presentaban evidencias de sacrificios deliberados.

Fuente: AMIC/agenciasinc.es

El Consell de Col·legis Veterinaris de Catalunya presenta el Segundo Estudio de Animales de Compañía

El Consell de Col·legis Veterinaris de Catalunya ha presentado el Segundo Estudio de Animales de Compañía donde han compartido la importancia de promover la identificación e inscripción de los gatos en el AIAC con la campaña #Coses molt de gats.

Durante la presentación, el Consell de Col·legis Veterinaris de Catalunya ha analizado los datos que se recogen en el Archivo de Identificación de Animales de Compañía (AIAC) desde el año 2010 y hasta septiembre de 2020. El primer estudio se presentó en 2014, con motivo del 25 aniversario del Consejo y, esta vez, se enmarca en la campaña #Coses molt de gats, iniciada para promover la identificación e inscripción de los gatos en el AIAC.

El Consejo constituyó el AIAC en 1987 como un servicio que la profesión veterinaria presta a los propietarios de animales de compañía y en la sociedad en general con el objetivo de fomentar la tenencia responsable de animales y de reducir los abandonos. Fue uno de los archivos pioneros en Europa y a día de hoy es el más extenso de Cataluña, ya que suma casi un millón y medio de animales inscritos.

El AIAC es una base de datos informatizada que facilita la localización de perros, gatos, hurones y otros animales domésticos extraviados o perdidos. El 86% de los animales que se localizan perdidos e identificados con microchip son devueltos a su propietario. Un día es el tiempo medio estimado que pasa entre el aviso de pérdida del animal y la recuperación de este por parte de su propietario si ha sido identificado con microchip e inscrito en el AIAC. Este tiempo de encuentro se multiplica si el animal no está inscrito en el archivo.

Campaña #CosesMoltdeGats

La tenencia de gatos es la que más ha crecido en los últimos años en Cataluña y, aún así, del total de animales inscritos tan sólo un 13,8% son gatos: una cifra que no se corresponde con la realidad. «Nuestra experiencia nos dice que la mayoría de propietarios identifican los perros y, en cambio, los gatos no», comenta la presidenta del CCVC, Cori Escoda. Y añade: «La campaña #Coses molt de gats quiere concienciar y cambiar esta tendencia».

La campaña es iniciativa del Consejo y cuenta con la colaboración de los cuatro Colegios de Veterinarios de Cataluña. «Conseguiremos el objetivo de incrementar la identificación e inscripción de los gatos en el AIAC si trabajamos conjuntamente», observa el vicepresidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona (COVB), Ricard Parés.

Se han hecho llegar trípticos a todos los centros veterinarios de Cataluña, ya que el veterinario es clave. Se han colgado carteles en las ciudades de Barcelona, ​​Girona, Lleida y Tarragona y, además, se cuenta con el apoyo de los Transportes Metropolitanos de Barcelona y de Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña, que proyectarán el vídeo de campaña en las pantallas de sus trenes, metros, autobuses y estaciones.

Segundo Estudio de Animales de Compañía

¿Cómo ha afectado el confinamiento en la tenencia de animales?

El estudio revela que de enero a septiembre de 2020 se han inscrito más animales al AIAC que durante el mismo periodo de 2019. Lo más habitual es que las nuevas altas sean regulares durante el año, como fue en el 2019 , en la que oscilaron entre 7.500 y 10.000 animales inscritos al mes. En cambio, en 2020 ha sido un año muy peculiar: el confinamiento ha hecho bajar las nuevas altas hasta un mínimo de 3.400 el mes de abril y se ha alcanzado un máximo de 11.742 nuevas altas en el mes de julio.

El nombre más puesto en Cataluña: en femenino

Los tres nombres más puestos para perros en Cataluña es Lluna /Luna (32.558), seguido de Kira (20.962) y de Nina (12620). Para gatos, es Lluna/Luna (3224), después también Nina (2.619) y Lola (1695) en el tercer lugar. La balanza entre machos y hembras está bastante equilibrada, por lo tanto, se entiende que los nombres que se escogen no corresponden al género del animal.

Cuántos animales se llaman Covidien en Cataluña?

El estudio revela también que desde este 2020 hay 36 animales que han bautizado con el nombre de Covid en Cataluña desde este 2020. Del total, 27 son perros y 9 son gatos; 31 son machos y 5 son hembras.

Las razas más comunes

Las tres razas más comunes de perros en Cataluña son el Mestizo (204.229), el Yorkshire Terrier (37.922) y el Pastor Alemán (30.659). De hecho, se mantienen en estas posiciones desde el año 2000. Algunas razas que ganan popularidad son el Bichon Maltés (25.172) y la American Stafford (19.237). En cambio, el Bulldog Francés sigue una tendencia a la baja.

En cuanto a los gatos, las razas más populares en los últimos 10 años son el Europeo (109.638), el Común Europeo (24.340), el Persa (6.916), el Siamés (5.725) y el Mestizo (4.672). Y, de hecho, estas 5 posiciones se las intercambian estas razas desde el año 2000. Como cambio en las tendencias destaca el Sphynx (2.359), como una de las razas preferidas por los catalanes, en detrimento del Ragdoll o del Británico de Pelo Corto.

Cómo hacer que una mudanza sea cómoda para tu animal de compañía

Según indican muchos expertos en psicología, mudarse puede ser una de las experiencias más estresantes que vivimos a lo largo de nuestra vida. No sólo por el hecho de montar y desmontar una casa en su totalidad, sino por todo lo que conlleva la incertidumbre de este nuevo cambio. Los psicólogos consideran la acción de mudarse entre las tres situaciones que nos generan más estrés, dado el agotamiento físico y el cansancio emocional que nos provoca.

Pues bien, una mudanza puede ser estresante e igual de traumática para un animal que para las personas. Por este motivo, conviene planificar el traslado de la manera más cómoda posible para nuestro compañero de vida:

-Hacer una lista de las cosas del animal para que no se pierda nada. Es recomendable que una vez estéis instalados en el nuevo hogar, el animal pueda disponer de todos aquellos objetos que disponía en su casa de origen. De esta manera será más fácil que pueda familiarizarse con sus nuevas paredes.

-El estrés que provoca el cambio de residencia provoca en muchas ocasiones que nos olvidemos de nuestros animales de compañía. En la medida de lo posible hay que realizar unas pausas para jugar con ellos como lo haríais normalmente. Si no es así el animal sentirá la falta de atención.

-Mantener las rutinas de alimentación y paseo. Es muy común que algunos animales no quieran comer en las épocas de cambio. En este sentido es importante dar un trato especial al compañero dándole su comida preferida. Si es posible también hay que pasear al animal en las mismas horas que se hacía previamente.

-Cuando lleguéis al nuevo hogar hay que revisar que no haya pintura fresca, serraduras, cristales rotos, cables pelados… Este tipo de situaciones pueden ser peligrosas para la salud del animal. Por tanto, antes de liberar al animal de su medio de transporte comprobad que el lugar sea seguro.

-Cuando lleguéis al nuevo hogar es muy importante pasar rato con el animal para que este pueda ver el cambio como algo positivo.

-Es muy importante asegurarse de que la información del microchip del animal está actualizado. Este objeto de identificación permite la recuperación de muchos animales que se han perdido.

-En el caso de que el animal de compañía sufra mucho estrés ponte en contacto con tu veterinario. El será la persona que deba decidir si es necesario dar un sedante o no al animal durante el transporte.

Fuente: redacción animalados y es.wikihow.com

 

El coronavirus provoca el abandono de animales de compañía en todo el mundo

El confinamiento por coronavirus está provocando el abandono de perros y gatos en todo el mundo por el miedo a que sean portadores del virus.

Uno de los temas que más incertidumbre está causando entre la sociedad es la posibilidad de transmisión del Covid-19 entre animales y personas. El experto en modificación de conducta animal y director de la escuela de educación canina Single Track de Barcelona, Jorge Quiroga, ha hecho referencia a este tema lanzando un mensaje tranquilizador.

“Existe un tipo de coronavirus que afecta a la especie, que se conoce como coronavirus canino, pero los efectos no son como el Covid-19”, afirma Quiroga. El experto en conducta animal explica que “el coronavirus canino tiene efectos similares al parvovirus canino: fiebre, pérdida de apetito, vómitos, diarreas, etc. Se contagia por contacto oral o directo con heces de otros perros infectados”.

Por tanto, el especialista asegura que las personas pueden estar tranquilas porque “no hay evidencia científica que conceda a los animales de compañía un papel importante en la vehiculización del virus”. También advierte que, de la misma forma que las personas pueden tocar o pisar algún objeto contaminando, los perros también pueden hacerlo, “por lo que es importante seguir el consejo de las autoridades y limpiar con gel desinfectante la almohadilla y cola de nuestros perros”.

Jorge Quiroga recuerda que el perro que dio un leve positivo de Covid-19 en Hong Kong acabó siendo negativo. “Se le realizaron las pruebas del coronavirus, dado que detectaron que tenía una baja carga viral en los hisopos nasales y orales, pero los test sanguíneos dieron negativo. El positivo se dio porque el perro tenía partículas del coronavirus en la trufa y el pelo, ya que su propietaria sí que estaba infectada por la enfermedad”.

El perro de Hong Kong lamentablemente falleció, pero Quiroga alude a que las posibles causas fueron “la vejez acentuada por las enfermedades que padecía y el estrés provocado por la cuarentena, al encontrarse lejos de su entorno familiar”. La propia Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA) manifestó que “el animal no había mostrado signos clínicos de Covid-19 y que, con 17 años, tenía problemas cardíacos y renales”.

Por último, el experto en modificación de conducta animal advierte del peligro de difundir noticias falsas sobre el contagio del coronavirus y los animales de compañía, ya que a raíz de estos: “fakes sobre que los perros pueden vehiculizar el virus y de la crisis económica que ya estamos sufriendo con los ERTES, el número de abandonos crecerá”. Quiroga explica que “ya se están abandonando perros y gatos en todo el mundo por el miedo a que sean portadores del virus”. Hay que poner el foco en la importancia de combatir esos mitos para evitar el abandono de los animales.