Entradas

Los vecinos de Les Corts reclaman un área de recreo digna para los perros de Can Bacardí

Los usuarios del área de recreo para perros de Can Bacardí llevan desde el pasado mes de octubre exigiendo al Ayuntamiento de Les Corts la mejora de este espacio canino. Un espacio muy deteriorado y en unas condiciones lamentables que suponen un claro peligro para los animales y las personas.

Los vecinos del parque crearon la Plataforma de Gossos Bacardí para impulsar concentraciones y actos en los que ponían en conocimiento del distrito las graves deficiencias de las áreas de recreo para perros de Barcelona, y en particular, de la ubicada en el barrio de Les Corts.

El área de recreo Can Bacardí cuenta con sólo 700 m2, una superficie insuficiente en relación al número de usuarios y animales que acuden diariamente al espacio. Según asegura la Plataforma de Gossos Bacardí, el diseño, la construcción, el mantenimiento y la remodelación de la zona se ha producido sin tener en cuenta las indicaciones de un profesional de la educación canina. Por tanto, se trata de un lugar que no cubre las necesidades básicas de los perros y que además supone un peligro para los usuarios.

Entre los principales problemas de la construcción y el mantenimiento del área, la Plataforma de usuarios de Les Corts describe: agujeros de tamaño considerable en la arena, vallas con una altura insuficiente, juegos de agilidad peligrosos para los animales por su material, la rampa de la entrada tiene mucha pendiente y es resbaladiza, existe falta de espacio para la convivencia y la socialización de los peludos, la arena está en mal estado y provoca heridas en los cojinetes de las patas de los perros… entre otros problemas que afectan de manera directa al bienestar de los animales y de las personas.

El pasado 8 de mayo de 2018, el consejero de Esquerra Republicana de Catalunya expuso en el pleno del Ayuntamiento del distrito toda la problemática correspondiente al área de recreo para perros de Can Bacardí, consiguiendo así la reforma del pipicán en dos partes en el tiempo.

Tras llegar a este acuerdo existe una ley del silencio y desaparición por parte del Ayuntamiento en cuanto a las mejoras del área de recreo para perros de Les Corts.  El 9 de octubre de 2018 se pregunta sobre las reformas del espacio canino en el pleno celebrado en el Ayuntamiento y no existe una respuesta clara sobre la fecha y la reforma del espacio.

Con el paso de los meses los usuarios de Can Bacardí han visto como no se ha producido ningún movimiento con respecto a las mejoras prometidas por el consistorio, mientras los vecinos de Les Corts ven como en otros distritos de Barcelona, como en el Parque de la Guineueta, se ha actuado de oficio para reparar los errores en la construcción del área canina. El distrito puso de plazo máximo para las mejoras abril de 2019, ahora parece que se alargará al mes de agosto, pero desde la plataforma ciudadana se está luchando para que se produzcan lo antes posible.

A pesar de la falta de trasparencia y atención, la Plataforma de Gossos Bacardí no se va a rendir ante esta situación y seguirán con las reivindicaciones que hagan falta. Por ahora a través de change.org han organizado una recogida de firmas para conseguir la necesaria mejora de los espacios caninos de Barcelona, y en concreto, el de Can Bacardí.

“La labor del ayuntamiento en materia animalista deja mucho que desear»

Málaga es la sexta ciudad con más población de toda España, la segunda de Andalucía y la número cuarenta y seis de la Unión Europea. Un territorio que destaca por estar rodeado por tres condicionantes físicos de una belleza notable: el Mar Mediterráneo, el río Guadalmedina y los Montes de Málaga.

La ciudad malagueña destaca por disponer de dos distinciones muy valorables. Por un lado, Málaga fue declarada Conjunto Histórico por su amplia superposición de huellas del paso de distintas civilizaciones a lo largo de los siglos. Por otro lado, la Comisión Europea seleccionó a esta ciudad andaluza para su inclusión entre las buenas prácticas de desarrollo urbano entre 2007-2013.

Pero no es oro todo lo que reluce en una de las ciudades más desarrolladas y atractivas de España. Existe un descontento general en Málaga por la situación que viven las personas con animales de compañía, especialmente las personas con perro. Son muchos los habitantes malagueños que manifiestan abiertamente la carencia de espacios públicos para poder salir a pasear junto a su peludo.

Hablamos con Nacho Romera, una de las personas que más ha luchado por y para las mejoras animalistas en Málaga. Nacho ha trabajado junto a muchos colectivos y asociaciones para guiarlos y acompañarlos en la lucha por mejorar las condiciones de los parques de recreo canino.

Áreas de recreo para perros en muy mal estado

Nacho Romera nos comenta la difícil situación que viven las personas de Málaga que tienen perros como animal de compañía. “En la ciudad tenemos algunos parques a los que podemos ir junto a los peludos, el problema es que el mantenimiento y la estructura de estos espacios deja mucho que desear”. “Una de las áreas para perros más avanzadas de la ciudad es la de la barriada de Huelín, situada frente a la playa y por la cual hemos conseguido un cambio de pavimento muy favorable para el bienestar de los animales”.

El trabajo de Nacho para mejorar las condiciones de las áreas de recreo para perros es constante, por lo que nos comenta que: “Actualmente estamos trabajando en la mejora del parque de la Calle Unión, un espacio muy cercano al parque de Huelín que no dispone de las condiciones necesarias y favorables para los peludos”. “También existe una lucha constante por reconstruir el espacio canino del parque de María Luisa, que lo único que dispone ahora son de vallas provisionales y poco más. No obstante, hay que agradecer la participación de la asociación Mi Mejor Amigo en lo que al parque de María Luisa se refiere, ya que ellos han sido protagonistas en los avances pertinentes”.

Sobre la labor y responsabilidad del Ayuntamiento de Málaga sobre las carencias de espacios aptos para animales de compañía en la ciudad Nacho Romera opina que: “La labor del gobierno municipal en estos aspectos deja mucho que desear. A nuestro alcalde le gusta mucho la foto animalista, pero la realidad es que sólo pone trabas en el acondicionamiento de espacios y en las mejoras para nuestros animales”.

Nacho, pese a no pertenecer a ninguna fuerza política, valora muy positivamente la labor de Dani Pérez y su equipo del PSOE: “Siempre han estado trabajando con nosotros, con las personas que queremos a los animales. No le agradezco nada como político, pero sí como persona. Será por el hecho de haberse criado en compañía de animales que le hace ver este tema desde otra perspectiva”.

Para acabar, nuestro protagonista nos explica el proyecto en el que está trabajando en la actualidad: “Hoy por hoy las asociaciones animalistas de Málaga, respaldado por un gran número de veterinarios de la ciudad, tenemos el importante reto de conseguir la eutanasia cero, y esperamos con nuestro esfuerzo y la voluntad de los políticos conseguirlo”, concluye Nacho Romera.

 

«Queremos una Málaga ecologista, animalista y respetuosa con el medio ambiente”

El descontento con los espacios caninos no es un hecho exclusivo de la ciudad de Barcelona. En otras ciudades del territorio español, como es el caso de Málaga, tampoco existen espacios suficientes para el bienestar de los perros. Tal y como sucede en la ciudad condal, donde encontramos una plataforma que lucha por la convivencia entre personas y canes en los espacios públicos (Espai Gos), la ciudad malagueña ha encontrado en la Asociación Mi Mejor Amigo una herramienta muy útil en la lucha por los derechos de las personas con perro.

Hoy en Animalados hablamos con Pedro Gil Manzaneda, la persona encargada de dar vida a la Asociación Mi Mejor Amigo, para conocer de primera mano la función y el trabajo que desarrolla esta joven plataforma que ya ha conseguido sus primeros éxitos en cuanto a la mejora de los espacios caninos de Málaga.

Pedro Gil nos explica primero de todo cuándo y cómo se originó la idea de crear una asociación: “La idea nace las navidades pasadas cuando mi perro y yo decidimos denunciar al Ayuntamiento de Málaga por el abandono que sufría el parque de María Luisa, un espacio frecuentado por los animales”. “El lugar no tenía ningún tipo de limpieza, habían ratas, los perros pequeños podían escaparse entre las rejas… y para colmo, un agente secreto nos quería multar por tener a nuestro perrete suelto en un lugar llamado pipicán que lleva más de veinticuatro años abandonado”.

Las ínfimas condiciones del área de recreo para perros de este parque llevó a Pedro Gil a organizar una asociación que luchara contra esta situación: “Ante el malestar que sentía por las condiciones del pipicán del parque de María Luisa me dirigí a los vecinos con la intención de construir una asociación que defendiera los derechos de las personas con animales, a tener espacios dignos”. “Recogimos más de 2.500 firmas, firmas que entregamos a los tenientes alcaldes del gobierno de Málaga, a los medios locales… con los que conseguimos apoyo. Con los vecinos y la gente que quiso contribuir con la causa fundamos la Asociación Mi Mejor Amigo, un grupo de gente que creamos unos estatutos y unas normas sin que nos importara la condición política, sexual, ni religiosa de los componentes”.

Pedro Gil nos comenta cuáles son los objetivos de la Asociación Mi Mejor Amigo: “Nuestro primer objetivo es conseguir que el parque de María Luisa cuente con un parque canino digno a corto plazo. Nuestro principal objetivo es conseguir espacios caninos en los distintos distritos de la ciudad de Málaga. A la vez, queremos una Málaga ecologista, animalista y respetuosa con el medio ambiente”. El creador de la asociación nos confiesa que ya han conseguido algunas metas en el poco tiempo que llevan trabajando: “Ya nos escuchan en los plenos del Ayuntamiento y en las juntas de los distintos distritos de la ciudad. En cuanto al parque de María Luisa hemos conseguido una zona provisional y la promesa de un futuro espacio canino con agua, luz y condiciones de limpieza”.

Hablamos también con Pedro Gil sobre la situación general de los animales de compañía en Málaga, y nuestro entrevistado no asegura que: “El principal problema está en el abandono y la sobreabundancia de animales en las protectoras, donde solo hay entradas y muy pocas salidas. Las políticas de acogida no funcionan, es muy difícil que una persona pueda acoger a un animal de compañía con el coste que conlleva las vacunas, ADN, chip, comida… además los animales no disponen de espacios públicos en los que jugar y correr en libertad”.

Pedro Gil nos habla también sobre aquellos aspectos que debería de cambiar la ciudad de Málaga para garantizar el mejor bienestar posible de los animales: “Serían necesarias unas buenas políticas de acogida. Disponer de la información necesaria para asegurarse de que una mascota no va a perjudicar tu salud, ni va a ser peligrosa… todo se basa en la educación y en la formación sobre el comportamiento de los animales de compañía”.

Para acabar, Pedro Gil nos comparte su opinión sobre la situación general en España en cuanto al trato y al bienestar de los animales de compañía: “Existe una mayor conciencia social en España en los últimos años en el trato de los animales, pero estamos muy lejos de países como EEUU, Inglaterra, Noruega, Suecia o Holanda. Hace veinte años nadie me diría que las corridas de toros se fuera a prohibir”. “Hay dos fuentes de riqueza: la naturaleza y los seres humanos, los cuales estamos destruyendo la primera de estas dos fuentes”. Con estas palabras acaba la entrevista a Pedro Gil, la persona escogida por mayoría como presidente de la Asociación Mi Mejor Amigo, con sólo un voto en contra: el suyo propio.

 

Los vecinos de Can Dragó piden un espacio de recreo digno para sus perros

Las áreas de recreo para perros siguen siendo uno de los puntos negros de la gestión del Ayuntamiento de Barcelona. Los usuarios de los distintos distritos de la ciudad han demostrado constantemente su descontento por el mal estado de los espacios caninos y por la carencia de áreas habilitadas para poder pasear con los perros de manera libre y tranquila. En esta ocasión son los vecinos de Can Dragó quienes sufren las consecuencias de la mala gestión de un gobierno municipal que ha dejado a las personas con perros en un segundo plano a pesar de su lema “Barcelona ciudad amiga de los animales”.

Cans Can Dragó es un grupo de usuarios de la zona de recreo para perros de Can Dragó que tras muchos años siguen esperando un espacio digno nuevo para sus peludos. “Después de siete años de quejas vecinales admitidas por el Síndic de Greuges se presentaron unos planos para la realización de un nuevo espacio. Estas obras se aprobaron en mayo de 2018 por los Comuns en consenso con la Asociación de Vecinos y se iniciaron en diciembre de 2018”.

Cuando parecía que los vecinos de Can Dragó y los perros de la zona tenían al fin su espacio llegaron de nuevo los problemas. “De repente aparecieron un grupo de personas que luchan, no sólo por parar las obras de la nueva área de recreo, sino que también piden la reubicación de la antigua área, una zona que está en uso desde 1992”.

En el pleno del distrito de Nou Barris del pasado día 5 de marzo de 2019 el grupo socialista presentó la propuesta de parar las obras, propuesta que fue secundada por la mayoría de partidos políticos.

Cans Can Dragó y los vecinos de la zona son conscientes de que la paralización de las obras ha llegado en el peor momento. “Nos encontramos en un período preelectoral en el que no se hará ningún pleno para solucionar el problema, de manera que no tenemos la oportunidad de ser escuchados. Además, si las obras se reiniciaran sucedería de aquí a unos cuantos meses y necesitamos una solución provisional para la antigua área, ya que esta se encuentra en un estado de dejadez total por parte del distrito”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un espacio indigno para los animales

Mientras las obras se encuentran paralizadas, los usuarios de Can Dragó utilizan el espacio disponible de la antigua zona de recreo para perros, una superficie que se encuentra en un estado lamentable. Desde Cans Can Drago nos aseguran que “los propios vecinos llevamos tiempo reparando los desperfectos del terreno. Compramos los materiales necesarios para la puerta de entrada, las vallas están medio caídas y son muy bajas, la arena está llena de agujeros… unas instalaciones peligrosas para el bienestar del animal”.

Hasta ahora, los usuarios de Can Dragó han sobrevivido en un área de recreo antigua que se cae a trozos, solucionando ellos mismos los desperfectos sin quejarse, conscientes de que las obras de la nueva zona estaban en marcha. Con los últimos acontecimientos que han desencadenado el parón de la construcción del nuevo espacio, los vecinos tan sólo piden que “mientras se solucionan los problemas con la nueva zona canina, se arreglen los desperfectos de la zona actual habilitada para garantizar el bien de los animales”.

Los vecinos de Can Dragó siguen esperanzados a pesar de los últimos episodios

Cans Can Dragó nos comenta que “lo único que quieren los usuarios del barrio es que los perros estén en las mejores condiciones posibles, con espacio suficiente para correr, con un terreno seguro… algo que ya habían conseguido con el inicio de las obras de la nueva área”. “Los usuarios estábamos satisfechos, pero los últimos episodios han provocado una mezcla de sentimientos que van in crescendo”.

En Can Dragó están enfadados y decepcionados porqué además del parón de las obras, “nadie les ha informado del motivo de esta decisión y nadie ha decidido arreglar el espacio que están utilizando actualmente”.

A pesar del estado de incerteza de los vecinos, desde Cans Can Dragó nos explican que “estamos esperanzados por la creación de un movimiento en el que la gente que quiere a los perros se ha involucrado. Esperemos que esto sirva no solamente para nuestro espacio, sino que también para la creación de leyes que mejoren el bienestar de los perros de Barcelona”.

Mañana domingo 24 de marzo a las 12:00h se celebrará una asamblea abierta en el pipicán de Can Dragó para solicitar un espacio digno para los animales y pedir un barrio sin criminalización canina. Sin duda, los usuarios de Can Dragó y Cans Can Dragó son todo un ejemplo de la lucha por el bienestar animal en la ciudad de Barcelona.

Los cinco principales problemas de las áreas de recreo para perros de Barcelona

La semana pasada publicamos en la web de Animalados la guía sobre las grandes áreas de recreo para perros de Barcelona. Unas zonas construidas desde el Ayuntamiento para potenciar la convivencia entre las personas y los animales domésticos.

Hemos hablado con los usuarios de algunas de estas áreas y la realidad es que no existe aprobación hacía estos espacios caninos. De hecho, el nivel de insatisfacción es muy alto.

Desde Espai Gos Barcelona, Àngela Coll, portavoz de la plataforma, nos ha confesado que son muchos los motivos de insatisfacción por parte de los usuarios:Las áreas para perros de Barcelona no están hechas para la satisfacción de los animales, nuestros perros merecen espacios dignos. Muchas de ellas no tienen espacio suficiente para todos los vecinos del barrio, están equipadas con juegos de agilidad que perjudican la salud física de los perros, cuando llueve se quedan inundadas durante días… son muchos los aspectos que han provocado la insatisfacción de los usuarios y esto conlleva que las áreas no se utilicen. Además, no hay suficientes áreas habilitadas en la ciudad. Muchas personas tienen casi una hora de camino para poder acudir a estos lugares”.

El Ayuntamiento de Barcelona ha recibido varias quejas por las carencias de las grandes áreas de recreo para perros de Barcelona. Nos hemos puesto en contacto con la municipalidad y aseguran que en la última GT acordaron que van a revisar uno por uno todos estos espacios caninos de Barcelona, empezando por la Guineueta, Vía Favencia y Enric Sagnier. También afirman que tratarán de escuchar las peticiones de los usuarios para establecer espacios satisfactorios tanto para los animales como las personas.

Según los usuarios, estos son los cinco principales problemas de las grandes áreas de recreo para perros de Barcelona:

Espacio

El plan municipal del Ayuntamiento detalla que las medidas de las grandes áreas de recreo de Barcelona han de disponer de un mínimo de 700 metros cuadrados. Únicamente las áreas de la Estació del Nord, la de Sant Martí y la de Piscines i Esport superan el mínimo establecido. El resto de parques disponen exactamente de 700 metros cuadrados que no son suficientes para el bienestar de los perros y las personas. Un ejemplo claro sucede en el barrio de Les Corts. Humberto Querol, vecino que acude al parque junto a su cocker con asiduidad, nos confiesa que hay tardes en las que coincide con más de una decena de perros en el área, hecho que complica el recreo de los animales por la falta de espacio.

Juegos de agilidad

Todas las grandes áreas de recreo construidas están equipadas con juegos de agilidad para los perros. Rampas, túneles, circuitos de obstáculos… una serie de elementos que no han sido bien recibidos por los usuarios. Un ejemplo claro ha sucedido en el barrio de la Prosperidad, donde la queja vecinal ha provocado que se retiren los palos de agilidad al causar daño físico en los perros. Las personas con animales domésticos argumentan que estas construcciones no son adecuadas para el uso de perros domésticos comunes, sino que son una serie de instalaciones propias de perros preparados para esta disciplina canina.

Número de áreas

Marga Urbano, máxima responsable de Espai Gos Barcelona en el distrito de Sants, asegura que no hay suficientes áreas de recreo para perros en Barcelona. Algunas de las grandes áreas construidas están muy lejos de los usuarios. Actualmente existen dos distritos de Barcelona que todavía no disponen de un área grande de recreo, se trata de Gracia y Sants-Montjuïc, donde aún se trabaja en la edificación de estas zonas caninas.

Mantenimiento

Muchos usuarios se quejan del mal mantenimiento de las áreas de recreo para perros. Una de las preocupaciones más comunes entre los vecinos de Barcelona es la falta de soluciones durante los días de lluvia. No existe un método adecuado para la expulsión del agua y esto provoca que las instalaciones queden inundadas y muy deterioradas. Además, varios vecinos del barrio de Les Corts aseguran que hay muchas áreas de recreo que tienen grandes agujeros en el suelo que son peligrosos para el bienestar de los animales. Estos agujeros son propiciados por la excavación de los propios perros, pero es necesario buscar una solución para disponer de un espacio seguro y eficiente.

Valla perimetral

Desde Espai Gos Barcelona confiesan también que algunas de las áreas reciben quejas por las vallas perimetrales edificadas con el objetivo de evitar la fuga de los animales. En algunos casos, las vallas están construidas con un material que puede provocar daños al animal. Asimismo, existen áreas en las que la medida de las vallas no es suficientemente alta, por lo que es fácil que un perro pueda escaparse.