Entradas

Revuelta en Sarrià-Sant Gervasi contra la prohibición de los perros en el Turó Park

El primer día de prohibición llega con fuerte polémica y malestar entre los vecinos

Los vecinos de Sarrià-Sant Gervasi tienen cada vez más restricciones a la hora de pasear con su perro. A la ya conocida prohibición del parque de Can Castelló, que contó con una fuerte oposición vecinal, ahora se suma la del Turó Park, a pocos metros. El Turó Park, también conocido como Parc del Turó, no permitirá a partir de ahora la entrada de ningún perro. Por lo menos, en la mayoría del parque, porque lo que sí se mantendrá abierta será una pequeña área para perros dentro del recinto. Pero, más allá de este pequeño espacio dentro del parque, los vecinos tendrán que desplazarse hasta la nueva área de recreo situada en el Chaflán de las calles de Ganduxer y Bori i Fontestà, donde los usuarios tendrán a su disposición 1.100 m2 de terreno.

La medida ha caído como un jarro de agua fría entre los dueños de perros. En el primer día de prohibición, después de que el Ayuntamiento lo hiciera oficial ayer en una nota de prensa, no ha faltado la tensión. Muchos usuarios no entienden que ahora no puedan acceder con sus perros. Es el caso de Paula: «¿por qué se nos castiga a nosotros? Somos cívicos y no hacemos daño a nadie. Además, parte del encanto y vida de este parque lo dan las personas que vienen a pasear con el perro «. Otra vecina, que ha preferido no revelar el nombre, está de acuerdo: «en 60 años nunca nos habían prohibido la entrada al parque con los perros».

Pero donde realmente se han vivido momentos de tensión ha sido en la entrada del parque. Una persona vinculada al ayuntamiento de Barcelona estaba encargada de informar de la prohibición. Muchos usuarios le han hecho ver su malestar con la medida, llegando a alzar la voz, y posteriormente, en palabras a animaladas, lamentaron la decisión. Además, han hecho caso omiso a la prohibición. Gloria, vecina del barrio, ha reconocido que no piensa cumplir la medida. «Que me llegue la multa, si me llega. Entonces, ya veré de qué va esto. Pero mientras tanto, pienso llevar a mi perro, aunque sea atado «

La persona encargada de informar sobre la prohibición ha asegurado que se trata de una medida para preservar el parque en buen estado. «Los jardineros deben trabajar y no pueden hacerlo. Por ejemplo, hoy, a pesar de la prohibición, hay usuarios que se saltan la norma, dificultando el trabajo de los operarios «.

Con la prohibición de entrar con perros en los parques del Cerro y de Can Castelló, el Ayuntamiento de Barcelona mantiene su línea de desplazar los perros de los parques públicos hacia las nuevas áreas de recreo. El gobierno municipal prometió un área de recreo en cada distrito de al menos 700 metros cuadrados. Una promesa que está cumpliendo, aunque con cierta oposición vecinal en muchos casos, dependiendo de la zona. Los vecinos de Sarrià-Sant Gervasi, en concreto, se han mostrado muy críticos con la negativa de poder pasear sus perros a parques donde siempre habían podido pasear tranquilamente.

Consulta aquí las áreas donde sí se puede acudir con el perro

El área para perros de Les Corts, «un éxito» según los usuarios

El distrito de Les Corts cuenta por fin con su zona de recreo para perros. Después de invertir 300.000 euros, según el Ayuntamiento de Barcelona, ​​el espacio ya se puede utilizar. Los usuarios se muestran mayoritariamente satisfechos, o muy satisfechos, por la nueva área. Las únicas quejas hasta el momento vienen de personas que reclaman más espacios para niños y que no tienen perro.

El gobierno municipal de Ada Colau había prometido un área para perros en cada distrito. Esta vez, la nueva infraestructura se encuentra en los jardines de Bacardí, junto al Camp Nou. Antes de la actual construcción, había un pipicán que había generado quejas porque los perros se escapaban. Además, muchos perros iban desatados, ocasionando algún conflicto entre usuarios.

Ahora el espacio, el mayor de los de nueva construcción, ha solucionado el problema. Los perros circulan alegremente y a determinadas horas se pueden encontrar más de 8 o 9. La instalación es muy nueva y no presenta ningún desperfecto. Desde Animalados hemos hablado con algunos usuarios que han valorado así su experiencia.

Opinión mayoritariamente favorable a la nueva área

«Ahora los perros no se ensucian tanto. Además, las rejas de madera que había en el antiguo pipicán no servían de nada. Ahora, con estas, metálicas, la cosa va mucho mejor «, explica la Lili Muñoz, usuaria. En la misma línea se expresa Núria: «el espacio es muy grande y los perros se pueden desplazar con mucha facilidad». La mayoría de las opiniones coinciden en que el cambio ha sido a mejor.

Los obstáculos de agility, el único punto a debate entre los usuarios

«Bueno, alguna vez algún perro se ha golpeado con uno de los obstáculos de agility, pero no es lo más habitual», dice Rut. Según la usuaria, resultan «un poco pijos» y «sin mucha utilidad». Por lo que hemos visto, la mayoría de los perros no los utilizan. Otros usuarios aseguran que les parece bien que los haya. Es el caso de Nuria: «así queman energía y después están más tranquilos»

Usuarios satisfechos. Y el resto?

Entre los vecinos de las Corts que no tienen perros el nuevo espacio se ve con buenos ojos, pero también con cierto escepticismo. Así nos lo expresa  Blai. «Bueno … yo qué quieres que te diga? Molestar no es la palabra. Ahora bien, vienes al parque con los niños y está lleno de perros. A veces echo de menos más espacio para los niños. Pero mal tampoco me parece».

El resto de vecinos reconocen que la implantación es todavía muy nueva y coinciden en que no ha generado ningún problema añadido. También destacan que ahora se ven menos perros en el parque, por lo que hay menos deposiciones en el suelo donde circulan los peatones.

Los vecinos critican el área de recreo para perros entre Nàpols y Gran Via

La Gran Via, una de las calles más transitadas de Barcelona, ​​reclamaba su propio área de recreo para perros. Así se concedió a finales de 2015 a partir de una zona de recreo, entre Gran Via y Nàpols. No ha pasado tanto tiempo desde la puesta en marcha, pero muchos vecinos se muestran escépticos, incluso críticos, con cómo se ha realizado la instalación. Este hecho se suma a la crítica de vecinos y asociaciones que reclaman mejores áreas para perros en Barcelona. 

Los charcos producidos por la lluvia aún se mantienen, dos días después de que haya llovido. Un problema que se podría dar a causa de un mal sistema de drenaje. Los charcos ya han generado molestias a muchos usuarios, que ven como los perros se ensucian con mucha facilidad. La fuente para perros también genera zonas empantanadas, por lo que algunos propietarios la consideran una zona sucia.

Otro problema son los bloques de cemento pensados ​​para que los animales jueguen y corran. Hablamos con el Gerard Moret, propietario de un perro y asistente habitual en el área de recreo. Su perro se ha dado varios golpes con los bloques de cemento ubicados en el fondo de la zona. «A veces, cuando los perros juegan entre ellos, se mueven a gran velocidad y ya me ha pasado varias veces que el perro se golpea con los bloques de cemento».

Moret admite que, en términos generales, tener una zona como ésta le es beneficioso. «Antes tenía que moverme grandes distancias, los vecinos que vivimos por la Gran Via no teníamos nada cercano». Una apreciación que comparten otros vecinos de la zona con perros.

Aunque las áreas de recreo son una reivindicación histórica por parte de los animalistas, ésta en concreto no parece estar suficientemente bien diseñada, según algunos usuarios. Así lo defiende Elena, también vecina habitual. «El problema es que los perros no utilizan las zonas específicas para juego, como aquellos grandes bloques de cemento». Aunque matiza que los bloques más pequeños sí los utilizan a veces, aunque no es el caso de su perra.

La inversión prevista para esta zona de recreo fue de 200.000 euros, según el Ayuntamiento. La intención era ofrecer espacios como este en todos los distritos de la ciudad, garantizando, al menos, 700 m². Dos años después de la puesta en marcha, ya ha sido criticada por los vecinos, pero también por algunos defensores de los animales y expertos.

Els voluntaris en centres d’animals “mereixen millores”, segons la síndica de Greuges

Diferents representats d’associacions en defensa dels animals s’havien posat en contacte amb l’ajuntament de Barcelona. La raó: les nombroses dificultats que tenien per exercir la seva tasca de voluntaris en centres d’acollida d’animals. Des del consistori, no van donar resposta i la síndica de greuges va accedir a revisar les demandes del CAACB (Centre d’acollida d’animals de companyia). La síndica ha estat clara: l’ajuntament de Barcelona hauria de revisar la situació dels voluntaris i millorar-hi les condicions.

En concret s’ha denunciat la dificultat per accedir al centre d’acollida. Sense transport públic que faciliti l’accés i sense el reemborsament del cost del transport, seguir fent de voluntari presentava greus problemàtiques per ells. Això és el que es desprèn de la petició de la síndica, Maria Assumpció, que insta a fer millores en aquests aspectes.

Des del govern municipal han al·legat que hi ha prevista una nova normativa que reguli els voluntaris. Unes explicacions que, tanmateix, no responen de manera directa les demandes fetes.

Des del Síndic, s’ha instat l’ajuntament que faciliti l’accés en transport públic al recinte. Una mesura que, fins al moment, no estava prevista, però que la intervenció de la síndica podria fer revisar.

El Centre d’acollida d’animals de companyia (CAACB) està vinculat a l’ajuntament de Barcelona. Tanmateix, el seu desenvolupament es porta a terme amb una gran aportació dels voluntaris. Des del CAACB, denuncien que les condicions dels animals no són les idònies i que calen millores. Segons les dades del centre, les xifres d’animals adoptats anuals serien properes als 2.500.

Petición de construcción de un correcan en el Parque del Escorxador

La campaña en Change.org de petición para la construcción de un correcan en el parque del Escorxador ya ha recogido más de 1.000 firmas.

Esta campaña (que se puede firmar aquí: Campaña Change.org quiere pedir al Ayuntamiento de Barcelona que construya un espacio donde los perros puedan correr libremente en el Parque de Joan Miró (también llamado Parque del Matadero). Un «correcan «a diferencia de un» pipican «es un espacio más amplio donde los perros pueden campar con libertad y practicar el ejercicio necesario para una vida saludable.

Los perros en Barcelona no gozan de mucho espacios como estos, por lo que la campaña iniciada propone seguir el ejemplo del municipio de Castelldefels donde los perros disponen de mucho más espacio.

Para firmar la petición: Aquí