Entradas

Un Policía Local de Sentmenat dispara tres tiros a dos perros causando la muerte de uno de los animales

El pasado miércoles 30 de junio un Policía Local de Sentmenat (Barcelona) disparó tres tiros a dos perros, Rey, un pastor alemán de 2 años y 9 meses, y Bella, una San Bernardo de 1 año y 2 meses.

Según informa en una nota de prensa Cristina Bécares, abogada defensora de la familia responsable de los animales, por motivos que se desconocen, el cachorro de San Bernardo salió solo de la vivienda donde reside en la urbanización de Can Canyameres (Sentmenat) y una vecina alertó a la Policía, personándose en el lugar una dotación de dos agentes.

Uno de los agentes, mientras el otro se encontraba en las inmediaciones del vehículo policial, acompañó al cachorro al domicilio de donde había salido, y parece ser que al acercarse a la puerta, en la cual hay un cartel indicativo de la existencia de perros, el pastor alemán llamado Rey salió y marcó al policía en la rodilla.

En la nota se detalla que, mientras ambos perros le ladraban a una distancia aproximada de metro y medio, el Policía Local procedió a sacar su arma reglamentaria y efectuó tres disparos, uno a Rey y dos a Bella. Seguidamente la Policía Local llamó a una dotación del SEM, la cual se personó en el lugar de los hechos y curó al agente herido. Según los vídeos que circulan en redes sociales, la cura consistió en la colocación de un apósito en la parte superior de la rodilla. A fecha de hoy no consta aún el parte de lesiones del servicio de urgencias.

Ambos perros entraron en la vivienda y estuvieron agonizando hasta que el propietario de los animales accedió a su domicilio y junto a otros vecinos pudo socorrerlos. Entonces decidieron llevarlos a un centro veterinario de urgencias, siendo acompañados por una patrulla de Mossos d’Esquadra.

El pastor alemán murió como consecuencia del disparo

Rey no pudo sobrevivir al impacto y acabó falleciendo en la clínica veterinaria como consecuencia del disparo, el cual le atravesó las patas delanteras produciendo fractura de cabeza de húmero, perforación de ambos pulmones y afectación cardíaca.

Por su parte, Bella se encuentra en estado grave tras sufrir un disparo en la cara y otro en una de las patas delanteras. El disparo en la cara provocó la pérdida de un ojo, de un oído y graves fracturas en la mandíbula y arco cigomático desconociendo el alcance de las mismas.

Por parte de la Policía Local de Sentmenat se han abierto diligencias policiales que han sido remitidas al Juzgado de Guardia de Sabadell, pero no a fin de depurar responsabilidades por los disparos efectuados, sino que se ha instruido un atestado contra el propietario de los perros por un presunto delito de lesiones hacia el policía.

La familia responsable de Bella y Rey, por su parte, presentará una querella en los Juzgados y se espera poder aclarar y depurar responsabilidades en un caso tan grave. La familia, desde el dolor por estos hechos, solicita el máximo respeto para todas y cada una de las partes implicadas.

El Ayuntamiento de Sentmenat revisará el protocolo de actuación por los perros fugados

El Ayuntamiento de Sentmenat ha compartido un comunicado para esclarecer los hechos sucedidos en la urbanización de Can Canyameres tras los numerosos comentarios que se han producido en las redes sociales criticando duramente la intervención de la Policía Local de este municipio ubicado en la comarca del Vallés Occidental.

Según el Ayuntamiento, la Policía Local acudió al lugar de los hechos tras recibir la llamada de un vecino alertando de la presencia de un perro peligroso/agresivo que se encontraba solo en la calle. La patrulla acompañó al can a su residencia de origen, momento en el que supuestamente un segundo perro de grandes dimensiones atacó y mordió a un agente provocándole heridas. Posteriormente, el primer perro también se giró y los dos animales acorralaron al agente contra el vehículo estacionado en la calle. Es en ese momento cuando el agente temió por su integridad y en defensa propia hizo uso de su arma reglamentaria.

El consistorio también informa que el agente fue trasladado al hospital y fue atendido de las heridas producidas por mordida de perro, las cuales han provocado que actualmente se encuentre en situación de baja laboral.

Como consecuencia de los hechos sucedidos durante el 30 de mayo, el Ayuntamiento de Sentmenat ha informado que la concejalía de Bienestar Animal y la concejalía de Seguridad Ciudadana se comprometen a revisar y adecuar el protocolo de actuación por los perros fugados, perdidos o abandonados para facilitar las recogidas y evitar riesgos innecesarios.

Las victorias animalistas de 2020 y las asignaturas pendientes para el 2021

La gestión ética para el control de especies invasoras, la instalación de cámaras de vigilancia en los mataderos y la creación de la primera Dirección de Protección Animal del Estado Español son algunas de las victorias animalistas logradas a lo largo del 2020.

Finalizamos un año 2020 oscuro, marcado por una indeseada pandemia que ha causado un daño irreparable en las personas y los animales. Sin embargo, el coronavirus no ha privado a la sociedad de seguir dando pasos firmes hacia un mundo más animalista, aunque también es cierto que queda mucho camino por recorrer. Desde Animalados hemos hablado con tres expertas en materia animal para resumir las victorias animalistas de 2020 y detectar las principales asignaturas pendientes para el 2021.

Carla Cornella, directora de la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), destaca como victoria animalista que: “El Tribunal de Justicia de la UE confirma el derecho de los Estados miembros a poder prohibir el sacrificio de los animales sin aturdimiento previo, hecho que obliga sin excepción el sacrificio con aturdimiento en los ritos religiosos musulmanes y judíos. España deberá imponer medidas al respecto”.

FAADA también valora como un gran objetivo cumplido que: “En España algunas comunidades autónomas, con Cataluña a la cabeza, han aprobado un plan de gestión ética para el control de especies invasoras como los cerdos vietnamitas, evitando así su sacrificio. En el sector de la venta de animales en España, señalamos que el Gobierno da los primeros pasos para regular el comercio y la tenencia de animales exóticos que permitirá la comercialización solamente de algunas especies y prohibirá la gran mayoría”.

Finalmente, Carla Cornella cita como triunfo importante que: “La nueva Ley de Educación española incorpora la empatía hacia los animales en el currículum de enseñanza obligatoria. Por primera vez, entre los fines del sistema educativo se incluye la formación en valores que favorezcan el respeto hacia los seres vivos y los derechos de los animales como estrategia de prevención de conductas violentas en el aula”.

Cristina Bécares, abogada especializada en Derecho Animal y asesora de entidades y asociaciones en defensa de los Derechos de los Animales, considera que: “Lo más positivo del año 2020 son todos los cambios legislativos que se han iniciado durante este último año, como el proyecto que obligará a instalar cámaras de vigilancia en los mataderos, el que regulará los núcleos zoológicos o la futura ley de protección de los animales a nivel estatal, entre otros. Poco a poco vemos que se van produciendo pequeños cambios que contribuirán a mejorar el bienestar y la protección de los animales”.

En una misma línea se encuentra Marta Legido, veterinaria clínica y vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona, quien remarca que: “La mejor noticia animalista del 2020 es la creación de la primera Dirección de Protección Animal del Estado Español”. Este nuevo alto cargo se dedicará a proteger a los animales y a supervisar cualquier medida política desde el punto de vista de los derechos de los animales.

Una lista de tareas pendientes para el 2021

Carla Cornella considera que: “El mayor reto que necesitamos abordar con extrema urgencia es cambiar radicalmente la manera que tenemos de relacionarnos con los animales, tanto para garantizar sus derechos y su bienestar como para prevenir el flujo constante de futuras enfermedades virales que pasan de los animales a los seres humanos causando gran devastación como el COVID-19”.

Desde FAADA también apuntan que: “La destrucción de ecosistemas y la pérdida de biodiversidad, promovida en gran medida por la ganadería intensiva, el uso y consumo de animales de granja de forma intensiva y la explotación de la vida silvestre unidos a los efectos del cambio climático, generan la aparición de pandemias zoonóticas, por ello es preciso cambiar de raíz las políticas actuales y acompañar a las empresas a reconvertir dichas actividades que dañan a los animales, el medio ambiente y en consecuencia la salud de las personas”.

Por último, la directora de la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales destaca que: “Es imprescindible que en 2021 se promuevan políticas públicas efectivas que permitan reducir considerablemente la dieta basada en productos de origen animal con el fin de fomentar una alimentación más consciente y sostenible”.

Cristina Bécares reflexiona que: “Una de las tareas pendientes es la necesidad de revisar la Ley de los llamados perros potencialmente peligrosos, una ley que se redactó hace muchos años y en un contexto determinado. Además, mantengo mi reivindicación anual, pienso que es necesaria la formación y educación en materia de respeto a los animales desde todas las escuelas, considero que es muy importante formar a los niños de hoy en valores y respeto a todos los animales, humanos y no humanos”.

La vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona Marta Legido, por su parte, opina que: “La principal tarea pendiente para el 2021 es hacer todos los esfuerzos posibles para orientarnos hacia el abandono cero de los animales de compañía. Soy una persona muy realista y hace más de treinta años que sufro por la gran cantidad de animales abandonados que hay en los Centros de Acogida, una cantidad que no disminuye. De todas formas, me parece importante destacar que parece ser que la crisis sanitaria del COVID-19 ha provocado que la sociedad valore más a los animales de compañía y consecuentemente se han abandonado menos animales”.

¿Por qué sale prácticamente gratis maltratar animales?

El pasado mes de agosto vivimos el desgarrador caso de maltrato animal sufrido por un perro en el municipio lanzaroteño de Teguise. El can, llamado Timple, murió tras ser amordazado y asfixiado por dos personas que, a pesar de la gravedad de los hechos, fueron condenadas a tan solo cuatro meses de cárcel y dieciséis meses de prohibición para la tenencia de animales.

La historia de Timple consiguió una gran repercusión mediática y conmovió de manera especial a los propios vecinos de Teguise. Decenas de habitantes del municipio canario, acompañados por asociaciones protectoras de Lanzarote, acogieron una emotiva despedida para el perro bajo el lema “Que su muerte no haya sido en vano y se consiga cambiar la Ley de Protección de los Animales”.

Lamentablemente, el espeluznante caso de Timple no corresponde a un suceso aislado de maltrato animal dentro de la sociedad española. La realidad es que existen numerosas historias en las que se ha producido un delito por maltrato, los culpables son condenados y el castigo ha sido excesivamente nimio. Desde Animalados hemos hablado con dos expertas en derecho animal para profundizar sobre este tema.

«Cada vez son más visibles los casos de maltrato animal»

Cristina Bécares ejerce como abogada especializada en Derecho Animal, Derecho de Familia y Derecho Penal. Ha participado en numerosos casos de maltrato animal, algunos de ellos muy relevantes como el asesinato de Benito, un perro de Bilbao que murió estrangulado y pisoteado a los cinco meses de ser adoptado. Cristina tiene muy claro que “la historia de Timple ha sido terrible y la condena impuesta a los responsables ha sido mínima”, eso sí, considera que “este caso ha servido para dar visibilidad a la realidad que se vive en los juzgados”.

Para la abogada catalana, unos de los principales problemas es que “en muchos casos de maltrato, la voz del animal queda únicamente defendida por parte del Ministerio Fiscal”, algo que sucede debido a que “en este tipo de episodios con animales, normalmente no hay una acusación particular o popular y, consecuentemente, el único que pedirá pruebas y acusará será el propio Ministerio Fiscal”.

Sobre la condena impuesta a Timple, Bécares afirma que “corresponde con lo que prevé la legislación actual”, ahora bien, “no hace ni mucho menos justicia a los hechos cometidos por los condenados”. Para la experta en derecho animal, «el castigo podría haber sido superior en el caso que hubiera intervenido alguna acusación más allá del Ministerio Fiscal, pudiendo pedir la práctica de más pruebas y acusando por penas superiores”.

Cristina comenta que “la historia de Timple no es un caso aislado”, al contrario, “cada vez son más visibles los casos de maltrato animal y tienen más presencia en los juzgados que años atrás. Durante el año 2019 se incoaron 1090 procedimientos judiciales por delitos de maltrato animal en todo el Estado, algunos están a la espera de sentencia y otros, como ha pasado con Timple, se resolvieron con juicio rápido”.

La licenciada en derecho explica que «desde la Asociación DAP (Defensa Animal Profesional), una asociación formada por abogados y profesionales creada en 2017, se están personando en procedimientos judiciales relacionados con delitos de maltrato animal”. El objetivo principal de esta acción es “poder pedir medios de prueba para conseguir acusar pidiendo las máximas penas de prisión, evitando así el archivo de los casos o situaciones como las de Teguise”.

Bécares considera que el único problema no es que las sentencias por maltrato animal sean flojas, sino que “el marco legal que tenemos actualmente, prevé penas de prisión entre 3 meses y un día en un prisión en el tipo básico, y en el peor de los casos de entre 6 y 18 meses en casos de resultado de muerte, como pasó con Timple. Este hecho, junto a la falta de acusaciones más allá de la Fiscalía, provoca que en muchas ocasiones encontremos sentencias mínimas o absoluciones”.

Finalmente, Cristina Bécares nos dice que “hace falta modificar nuevamente el Código Penal para que haya un endurecimiento real de las penas por maltrato animal”. A la vez, considera que actualmente “existen propuestas interesantes como la presentada desde INTERCIDS, para promover la modificación de la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita, de manera que siempre que haya un caso de maltrato animal en la vía penal, se active la designación de un abogado del turno de oficio para defender los intereses del animal-víctima”.

“Los delitos por maltrato animal están penados a la baja»

Anna Estarán es Abogada Especialista en Derecho Animal y Coordinadora del Área Legal de la Fundación FAADA. Para ella el caso de Timple “no es único, pero ha tenido más repercusión mediática”, un hecho que considera “necesario para visibilizar estos casos de gran crueldad que por desgracia nos estamos encontrando diariamente”. Sobre la condena Anna comenta que “fue una conformidad con la fiscalía porque no había acusaciones personadas y, por tanto, se negoció una pena baja. Bajo mi punto de vista, el castigo fue muy flojo teniendo en cuenta la crueldad de los hechos”.

Estarán dice que “por desgracia los casos de maltrato animal son habituales y cada día nos llegan casos de animales en los balcones, maltrato por omisión que consisten en no dar agua, comida o atención veterinaria, agresiones físicas… Recientemente nos hemos personado en un procedimiento como acusación popular, en el que el propietario de un perro, junto a otra persona, lo torturó hasta matarlo y lo grabaron en un video”.

Desde el punto de vista de la Coordinadora del Área Legal de FADDA, “los delitos por maltrato animal están penados a la baja. Para empezar, el Código Penal recoge el maltrato “injustificado” a un animal, la cual cosa ya demuestra un error de base, ya que no hay maltrato justificado. No se le da la debida importancia a este tipo de delitos, esto es a causa de la consideración que se tiene de los animales en la sociedad, donde se les ha utilizado como simples objetos. Sin ir más lejos, los animales de granja son sistemáticamente torturados y usados para alimentar”.

Sobre la posibilidad de un endurecimiento de las penas por maltrato, Anna afirma que “actualmente la sociedad es más empática con los animales y reclama derechos para ellos. Esto provocará que los estamentos políticos busquen dar respuesta a la necesidad de la población y se acabe reformando el Código Penal”.

Para acabar, Anna considera que la creación de la Dirección General de Derechos de los Animales “es un gran paso, pero a nivel práctico ve complicado que pueda llevar a cabo todo lo necesario para una mejor situación de los animales. Es una dirección que depende del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, pero poco tiene que ver con animales y no dispone de personal funcionario”.

A pesar de ello, Anna Estarán confía en la palabra del director Sergio García, quien se comprometió públicamente a cambiar el estado jurídico de los animales. La abogada cree que “es urgente la aprobación de una Ley Marco de Protección Animal, una Ley de Tenencia de Perros, como en Italia, eliminar la ley de los perros considerados potencialmente peligrosos y una modificación del Código Penal que incluya, entre otros, los animales que viven en libertad, el aumento de penas de cárcel y perfilar cuestiones de la redacción actual que no se tuvieron en cuenta a nivel práctico”.

“La implicación de los ciudadanos es fundamental en la lucha contra el maltrato animal”

Cristina Bécares es abogada, con un Máster en Derecho Animal con despachos en Barcelona y Tarrasa, sede de la comisión local de Derechos de los Animales del Colegio de Abogados que ayudó a fundar. Ha participado con éxito en numerosos casos por toda España, el último se ha saldado con pena de prisión para el asesino de Benito en Bilbao.

¿Qué valoración hace de la sentencia del caso Benito, el perro asesinado después de haber sido adoptado en Bilbao?

Positiva a grandes rasgos. Aun así, la frialdad y tranquilidad en la exposición de los hechos por parte del – actualmente – condenado, y el hecho que él mismo reconociera haber golpeado al perro en reiteradas ocasiones antes del estrangulamiento, motivó que desde APA SOS Bilbao – acusación particular – solicitásemos condena por delito continuado de maltrato animal y una pena de prisión de 22 meses.

La Juez ha considerado que se trata de un solo delito de maltrato animal con resultado de muerte, y la condena impuesta ha sido de 11 meses de prisión y 28 meses de inhabilitación especial para la tenencia de animales, así como para ejercer profesiones, oficios o comercio relacionados con animales.

Respecto a la responsabilidad civil, desde APA SOS Bilbao solicitábamos una indemnización por los daños morales ocasionados de 4.000 euros, la Sentencia ha acordado fijarla en 200 euros más intereses. Desde el despacho ANIMALEX – primer despacho especializado en Derecho Animal en el territorio nacional – consideramos que aún queda mucho trabajo por hacer en materia de daños morales en el ámbito del derecho animal.

¿Qué conclusiones extraería del caso para prevenir que se repita?

En mi opinión, es importante la formación y educación en materia de tenencia animal. Educar desde pequeños a empatizar y tener respeto por el resto de animales, y concienciar a la ciudadanía de la necesidad de seguir denunciando casos de maltrato y abandono de animales.

Cada vez somos más los abogados animalistas. ¿Qué determina que un delito de maltrato animal se castigue con cárcel, con una multa o se celebra como un evento «cultural»?

En nuestro Código Penal, el maltrato animal se castiga como delito o delito leve, dependiendo de la gravedad de los hechos. Las penas por delitos leves de maltrato no suponen pena de prisión, sino que están castigadas con multas que van desde el mes hasta los seis meses. En cambio, aquellos hechos que puedan ser considerados como delito de maltrato, sí prevén una pena de prisión mínima de tres meses y un día. Por otra parte, el Código Penal castiga el maltrato injustificado, es decir, deja fuera de protección cualquier tipo de “maltrato justificado”, donde se incluyen los festejos públicos, fiestas u otros eventos “culturales”, como serían las corridas de toros o los correbous, entre otros.

¿Qué nota pondrías en general a la judicatura española en materia de derechos de los animales?

No me aventuro a dar una nota genérica a toda la judicatura, creo que poco a poco hay resoluciones que visibilizar la sensibilización hacia los animales y la necesidad de protección, mientras que de otras aún podemos extraer frases y argumentos que, en mi opinión, muestran que aún queda mucha faena por hacer y recorrido por recorrer.

¿Y al legislativo?

En los últimos años hemos vivido y estamos viviendo diferentes modificaciones legislativas, tanto en el ámbito penal como en el ámbito administrativo.

Con la última modificación del Código Penal se dotó de protección a todos los animales, a excepción de los que viven en estado salvaje y se incluyó el delito de explotación sexual, entre otras modificaciones. Considero que dichos cambios contribuyen a pequeños avances en materia de protección animal, pero que con el tiempo estamos viendo que aún necesitan un mayor compromiso del poder legislativo, por ejemplo, el caso en el que una persona maltrataba a un jabalí en una acequia, en Lleida, no podía prosperar en la vía penal porque se trataba de un animal salvaje. O, fijar qué consideramos, a efectos penales, por explotación sexual hacia animales para poder condenar.

A nivel administrativo, estamos viendo como poco a poco los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas van actualizando las ordenanzas municipales para adaptarlas a las nuevas necesidades sociales. A nivel local, por ejemplo, muchos Ayuntamientos empiezan a establecer obligaciones a los propietarios de animales de compañía para garantizar unos estándares mínimos de bienestar animal, se incluye la regulación de las colonias de gatos, del tratamiento que debe darse a los gatos ferales, etc.

Por lo tanto, a nivel legislativo poco a poco vamos progresando, y gracias al compromiso de asociaciones, particulares y algunos políticos, vamos haciendo camino.

¿Y al ejecutivo?

Es una pregunta complicada ahora mismo. Hay partidos que han sorprendido a muchas personas por sus políticas en pro de los animales en los últimos tiempos, y partidos que desconozco la problemática real que nos plantearán a corto o medio plazo.

A nivel local, por ejemplo, desde la Comisión de Derecho Animal del Ilustre Colegio de Abogados de Terrassa, hemos enviado un listado con propuestas a todas las formaciones políticas que se presentarán a las elecciones en Terrassa.

La idea es que todos los partidos las puedan incluir en sus programas, que adquieran compromisos tendentes a mejorar el bienestar animal. Ahora toca esperar a ver qué partidos las incluyen y, en caso de incluirlas, quienes contribuirán a llevarlas a cabo, no relegándolas sólo a propuestas en fase de campaña electoral.

¿Haría bien una ley de mínimos a nivel nacional?

Una Ley de mínimos a nivel estatal en materia de protección animal sí, una Ley a nivel estatal en materia de protección animal, no. Actualmente, existen tantas normativas de protección animal como comunidades y ciudades autónomas. Esta variedad normativa comporta inseguridad jurídica al ciudadano, toda vez que situaciones que pueden estar prohibidas en una Comunidad Autónoma, pueden estar permitidas en otras. Del mismo modo, hay Comunidades Autónomas que prevén medidas accesorias en caso de imponer sanciones, mientras que otras no prevén ninguna medida, de forma que, por ejemplo, una persona puede maltratar a un animal y no tener una medida accesoria de prohibición de tenencia o adquisición de animales.

Establecer una Ley estatal de mínimos, garantizaría que todas las comunidades autónomas tienen unos estándares básicos garantizados, de manera que todo animal gozaría de la misma protección independientemente de la comunidad donde residiera o estuviera.

¿Qué debería incluir?

Empezaría el listado y tardaría horas en terminar, pero como nos planteamos una ley de mínimos, empezaría por garantizar estándares mínimos de bienestar animal para todos aquellos animales que son o puedes ser considerados animales domésticos y de compañía. Considero necesaria la definición del gato feral a nivel estatal, la regulación de las colonias de gatos, la protección a todos los perros, independientemente del uso que en ocasiones se les pueda dar. La inclusión, dentro de la esfera de protección, de animales exóticos o que podían ser considerados salvajes, cuando éstos están bajo la protección del ser humano o en contacto con éste.

Establecer medidas accesorias de prohibición de tenencia, de adquisición u otras inhabilitaciones.

¿Los ciudadanos y las protectoras denunciamos el maltrato animal?

Por suerte, cada vez son más visibles los casos de maltrato animal, ello es gracias a la colaboración de ciudadanos y protectoras. Ahora bien, aún son muchos los casos que no se denuncian por miedo a represalias, por falta de recursos o por normalización de la situación.

¿Cuándo denunciamos lo hacemos bien?

Habría que mirar caso por caso, pero por norma general sí, ya que lo importante es denunciar para que se lleve a cabo la investigación oportuna, ya sea en la vía penal o administrativa.

¿Qué elementos no deben faltar en una denuncia para iniciar un camino de éxito?

Es importante facilitar toda la información de la que dispongamos, lugar de los hechos, fecha y hora aproximada, datos que sepamos de la o las personas implicadas, del tipo y número de animales, y pruebas, por mínimas que sean.

¿La justicia es gratuita en caso de denunciar un caso de maltrato animal?

En vía administrativa, el ciudadano o la asociación, puede optar únicamente por presentar la denuncia ante la administración competente, sin ningún coste.

En vía penal, un particular puede denunciar casos de maltrato animal ante las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado o en el juzgado de guardia sin ningún coste. Recordemos que si se está produciendo un caso de maltrato animal podemos llamar a la policía y solicitar que se personen en ese lugar en concreto.

Si posteriormente nos queremos personar en el procedimiento judicial, podremos hacerlo como acusación particular si somos los directamente perjudicados o como acusación popular en otros supuestos.

Como acusación, en ambos casos, habrá que sufragar los gastos de abogado y procurador. Ellos son los profesionales que se encargarán de llevar la defensa de los intereses de esa persona o asociación y consecuentemente dirigir acusación (solicitar práctica de pruebas, seguir el procedimiento, acusar y seguir la fase de juicio oral y posterior ejecución de sentencia), independientemente de la postura adoptada por el Ministerio Fiscal, con quien pueden o no coincidir en cuanto a petición de pruebas y de condena.

¿Son los abogados la profesión del ámbito jurídico que tiene las pilas más puestas?

Depende de cada profesional y no de cada ámbito. Cada vez somos más los abogados animalistas que nos dejamos la piel en defender y garantizar la protección de los animales. Del mismo modo que también destacan muchos y muchas Fiscales y Jueces que en sus plazas están realizando acciones que contribuyen a avanzar en los progresos que se están haciendo a nivel judicial.

¿Qué caso de los que has llevado te ha producido mayor satisfacción?

Recuerdo un juicio que llevé a cabo desde el despacho ANIMALEX, en el que solicitábamos que se condenara a un cazador como autor de un delito de maltrato animal y de una falta de abandono de animales, los hechos ocurrieron poco antes de la modificación del Código Penal, por lo que el abandono de animales era considerado falta y no delito leve, como ocurre ahora.

La perra había sido adquirida por el condenado para la caza, resultando gravemente herida y abandonada, precisamente al término de la temporada.

Fue un juicio que, en sala, duró algo más de dos horas y media. La Sentencia consideró que quedaban probados los hechos que la asociación había denunciado y le condenó como autor de un delito de maltrato animal, a la pena de siete meses de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio relacionado con los animales por tiempo de un año y nueve meses; y como autor de una falta de abandono animal, con pena de 40 días de multa a razón de seis euros de cuota diaria, a lo cual se le añadieron tanto los gastos ocasionados a la asociación en cuanto a veterinarios y las costas procesales, es decir, los costes de los abogados y procuradores que intervinimos en el procedimiento.

 ¿Cuál te ha frustrado más?

Me frustran aquellos expedientes en los que no has llegado a tiempo para evitar el incremento de sufrimiento del animal, o aquellos en los que ves que con la ley actual no puedes hacer mucho más.

Has sido ponente en las Jornadas Felinas Andaluzas ¿Qué tal la experiencia?

Muy positiva, no sé qué pensarán las personas que estaban allí, pero para mi muy positiva. Fue una intervención muy cortita, me quedé con ganas de mucho más.

Lo importante es que creo que quedó claro que los Ayuntamientos pueden hacer más de lo que muchos hacen, ya que la normativa actual les permite regular sobre aspectos que algunos no ven claro.

Pienso que es importante que se sigan llevando a cabo Jornadas como ésta y que las asociaciones animalistas estén activas en el día a día de la agenda política.