Entradas

Las primeras jornadas felinas andaluzas: crónica de unas jornadas históricas

El pasado 23 y 24 de Febrero en Córdoba se celebraron las I Jornadas Felinas Andaluzas como anticipo al movimiento creciente y a la fuerza imparable de un amplio colectivo cada vez más sensibilizado con el maltrato a los felinos que habitan nuestras calles y preocupado por su bienestar. Particulares, asociaciones, protectoras, veterinarios, policías, abogados, políticos y un largo sinfín de personas de varias provincias españolas acudieron a un evento único que demuestra que la consideración hacia nuestros felinos está cambiando, que no se les puede ni debe considerar una plaga ni un objeto que se pueda menospreciar de cualquier manera, que no se les debe despreciar ni maltratar de ninguna forma, sino que merecen un respeto y un trato digno.

Las Jornadas abrieron con una excelente presentación a cargo de Mercedes Vara y Lola Alcaide, amenizada por una jovencísima y emocionada Gema García de la Asociación Gatitud, y de María que leyó un poema de Ruth Toledano dedicado a la figura tan poco reconocida de la cuidadora de colonias, “Yo besaría sus manos”. Se ofreció un vídeo homenaje dedicado a la figura tan poco reconocida del cuidador o cuidadora de colonias, siempre cargados, siempre a escondidas, siempre vigilantes y preocupados por los gatos de nadie, a los que conocen perfectamente y sufren por ellos como si fueran suyos. Seguidamente se visualizaron varios vídeos que reflejaron la realidad de cada provincia andaluza, algunos realmente muy crudos, y un mensaje de gratitud de Rosa Montero, el cual dio paso a una mesa redonda compuesta por una autoridad representativa de cada provincia andaluza :

  • Ana María Martínez por Almería, de la plataforma felina Seven Lives.
  • Rebeca Gascón por Cádiz, de colonia Torrox Felina, a la que mando un cálido abrazo especial y con la que espero compartir más charlas gatunas.
  • Angela María Luque por Córdoba, de la protectora Dejan Huella de Montilla.
  • Esperanza Moya por Granada, de la asociación protectora Por Patas.
  • Javier Montero por Huelva, de Zarpas y Huellas.
  • Dina Ríos por Jaén, del Colectivo Linares Felina
  • Marcos Canzian por Málaga, de la Protectora Aman.
  • Isabel Rodríguez por Sevilla, de la Plataforma Sevilla Felina y Arca de Noé Gatos Sevilla, a la que mando también un abrazo especial.

Dicha mesa redonda fue exquisitamente conducida por Agnès Dufau, presidenta de Plataforma Gatera Barcelona, que fue hilando un abanico de preguntas  que pusieron a la luz la realidad de cada provincia, los problemas, la soledad y la dificultad a la hora de implicar a las administraciones, la impotencia ante la impunidad de gravísimos casos de maltrato animal, la falta de programas, acuerdos, partidas y subvenciones, las dificultades con las que se encuentra cada colectivo para poder defender y conseguir implantar el CES o CER (Capturar, Esterilizar, Soltar o Retornar), la única política que está demostrada que funciona para el logro de una gestión ética de colonias felinas. Realmente fue un placer poder escuchar un diálogo tan sincero y a la vez tan sereno.

Abrió la segunda jornada el vice decano de la Facultad de Veterinaria de Córdoba, para dar paso a la primera de las ponencias del día, a cargo de Enrique Alonso, Doctor en Derecho y Consejero de Estado entre otros muchísimos títulos, que abordó con precisión magistral las obligaciones locales dentro del marco legal de la normativa europea. Siguió Agnès Dufau, Presidenta de Plataforma Gatera, licenciada en Ciencias políticas y Máster en Derecho Animal, acérrima defensora de la política pública del CES o CER o TNR como único método viable para un control ético de las colonias. Habló de la imposibilidad de la eutanasia cero sin un buen programa de CES, del efecto vacío, de la complejidad de las reubicaciones y se presentó el ya conocido Manifiesto Felino, brillante hoja de ruta del bienestar felino.

Tras la pausa continuó Ana Martínez Rosales, licenciada en Derecho, coordinadora de Pacma Almería y miembro fundacional de Seven Lives, que expuso brillantemente y con contundencia y claridad la realidad de las perreras y zoosanitarios, y denunció las graves deficiencias de la ley andaluza de protección animal. Siguió mi propia ponencia con la que tuve el privilegio de compartir la realidad de los gatos abandonados y su sufrimiento, la pasividad de las administraciones ante la obligatoriedad de la implantación del microchip, la impunidad ante el abandono y el maltrato, el colapso en los refugios y protectoras, una realidad presente en todas nuestras comunidades. La última ponencia fue a cargo de Valentina Aybar, licenciada en Veterinaria y actual Presidenta de Gemfe, que asesoró magistralmente cómo llevar a cabo un  manejo amable de los felinos, rompiendo tópicos con las enfermedades que sufren, apoyando  la política del CES y el uso de los test sólo cuando es necesario un diagnóstico, implicando el trabajo de los veterinarios en beneficio de la población felina más necesitada.  Concluyó las jornadas Emma Infante, cofundadora de Futur Animal, secretaria de Plataforma Gatera y Máster en Derecho Animal, luchadora incansable, ofreciendo una valiosa valoración final de la participaciones después de encargarse de moderar los tiempos y presentar a los conferenciantes, con gran maestría y envidiable naturalidad.

Sin duda, estas jornadas representan un antes y un después en la política de protección del gato callejero en Andalucía extensible al resto de comunidades. Lo más relevante es que por primera vez ha habido un ánimo común de unión, una necesidad conjunta de aunar fuerzas, denunciar los incumplimientos de ley, y reclamar asesoramiento legal para saber qué derechos tiene el ciudadano y qué derechos tienen nuestros gatos para poder defenderlos con propiedad y con conocimiento dentro del marco legal de protección animal. Agradecimientos infinitos a las personas que han demostrado gran fuerza y valentía para levantar la voz en beneficio de los más  desprotegidos, a Fapac (Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Córdoba) por la organización, a Mercedes Vara y Los gatos de Wally,  a Lola Alcaide , a Gema García. Agradecimientos muy especiales a Mercedes Vara por su amabilidad y cortesía, por hacerlo todo tan fácil, y por su fuerza y grandeza para organizar un evento de semejante valía. Agradecimientos a cada persona que regaló su tiempo con ilusión para acudir a la llamada de una cita histórica en la que todos salimos ganando pero en la que sobre todo salen ganando ellos, nuestros gatos, nuestros amados felinos, preciados tesoros, seres desconocidos y maravillosos a los que hay que cuidar y proteger como lo que realmente son : una obra maestra de la naturaleza

Muere Jesús Mosterín, filósofo defensor de los animales

 

«Nuestra evolución se produjo allí, sobre la hierba y bajo los árboles, rodeados siempre de animales. Ese es el medio al que estamos especialmente bien adaptados y en el que mejor nos sentimos. A lo que todavía no nos hemos adaptado del todo es a vivir entre coches y máquinas y ruidos (…) El lugar ideal, el paraíso, siempre nos lo hemos imaginado bajo la forma de un parque o jardín con animales. En eso han coincidido también los mitos de las diversas religiones (…) la palabra paraíso proviene del latín paradeisos (…) pairi-daeza, que en el persa antiguo o avéstico significaba parque vallado con árboles y animales en libertad.»

 

Este 4 de octubre, Día Mundial de los Animales, nos ha dejado uno de sus grandes defensores, el filósofo Jesús Mosterín. ¿Tienen los filósofos cielo? Quién lo sabe. Lo que si esperamos es que este ciudadano del universo, que se sabía parte de este mundo y no su dueño haya vuelto a la naturaleza.

Presidente honorífico del Proyecto Gran Simio, luchador a ultranza por la erradicación de la tauromaquia, Mosterín nos deja, para los que seguimos inadaptados a la ciudad de ruido y asfalto, sus libros, sus palabras.

El triunfo de la compasión es una de sus obras, pero para aquellos que no conozcáis al autor y los que queráis introduciros en la historia del pensamiento animalista es una pieza fantástica. Mosterín recorre la historia de la filosofía, para buscar las raíces de este pensamiento, indagar sobre la postura de las diferentes religiones y creencias, y a la vez, aclararnos ciertos términos como «el mal», «el mal moral», «la ética»…

Entre las páginas de El triunfo de la compasión encontraremos las pioneras ideas de Bentham, los principios budistas, la posición de la iglesia cristiana, las teorías de Darwin… Ciencia, religión, filosofía… Mosterín busca entrar en todos estos saberes y descubrir qué los conecta.

Cómo también ahondar en nuestra conexión (y desconexión) con lo natural. Entender la comunión que se produce con la naturaleza, y entender y abogar por la compasión, y más allá de ella, la admiración hacia esta misma.

«Y no sólo valoramos lo que compadecemos, sino también lo que admiramos. De ahí que me parezca conveniente distinguir una perspectiva ecológica de la conciencia moral, que vaya más allá de la mera compasión, aunque desde luego, sin anularla ni disminuirla en modo alguno».

No llegué a conocer al autor, este deseo se quedó en el aire, con el típico «ya habrá tiempo». Y no lo hubo. Por suerte nos quedan sus palabras plasmadas en las hojas, hijas lejanas del mismo bosque al que Jesús admiraba y defendía.

 

Sílvia Esteve

Citas de El triunfo de la compasión, páginas 15 a 17 y 88, edición de Alianza Editorial