Entradas

El Venadito, la muestra de arte contra el maltrato animal se reinventa en su cuarta edición

El Venadito es un proyecto que pretende visibilizar la situación de los animales, prestar ayuda a las protectoras que los socorren, protegen y cuidan y por último ayudar a difundir el trabajo de los artistas.

Llega la cuarta edición de El Venadito, una convocatoria artística para artistas y creativos comprometidos con los animales y sus hábitats. El maltrato animal hacia los primates es el tema central de esta nueva convocatoria organizada por el espacio de arte siNesteSia y el Centro Cultural la Farinera del Clot con la colaboración de la Fundación Mona.

“El Venadito surge debido al sentimiento de impotencia y malestar que me provocaba la acción humana respecto a los animales”, explica Montserrat Pérez, artista y comisaria del proyecto. “La idea es crear a partir del arte una manera más eficaz de trabajar contra el maltrato animal, fomentando la empatía, la reflexión e incluso la educación”, añade la creadora de este espacio.

Mediante una convocatoria se seleccionarán de 20 a 30 obras que se expondrán en diferentes espacios de Barcelona. Esta convocatoria tendrá lugar del 21 de septiembre hasta el 15 de enero de 2022. Las bases se podrán consultar en la web de las entidades colaboradoras o se pueden solicitar a sinestesia.uno@gmail.com.

Esta cuarta edición del proyecto propone un nuevo giro al tradicional formato expositivo. El Venadito saldrá a buscar al público en lugar de esperar a que este venga. “Deslocalizaremos la exposición y situaremos las obras fuera de la sala para atraer a más público. En los lugares de paso y espera de los diferentes centros y entidades participantes”, detalla Montserrat Pérez. Desde el Centro Cultural La Farinera del Clot será el lugar donde se coordinará los distintos lugares expositivos que en esta edición se suman al proyecto.

“El movimiento animalista no puede quedarse encerrado siempre en un mismo círculo, es por ello por lo que saldremos a vuestro encuentro. Del ya conocido pequeño formato pasaremos al cartel, de un único espacio a múltiples, de un público que ya está concienciado impactaremos en el que desconoce esta realidad. Queremos acercar la exposición a públicos que no son afines al movimiento o con pocos intereses artísticos. Con esta deslocalización democratizamos el arte haciéndolo completamente accesible para todas y todos”, exponen desde la dirección del proyecto.

La muestra se realizará sin contraprestación económica por parte de la organización ni de los artistas, es decir, ni se cobra por el uso del espacio, ni el artista será retribuido económicamente por mostrar su trabajo. Las obras estarán a la venta en formato digital. El 80% irá al artista y el 20% a la Fundación MONA.

La visita al itinerario de la exposición será totalmente gratuita. Se podrá adquirir de manera voluntaria un carnet de la muestra que permitirá a la poseedora o poseedor sellarlo en los diferentes espacios de exposición. Una vez completado participará en un sorteo de unas entradas gratuitas para una visita privada a la fundación MONA. El carnet bajo el título “SOY MONA” tendrá un coste de 5€, que irán donados íntegramente a dicha entidad. Este hace referencia al género porque da relevancia a nuestro pasado evolutivo.

Como ya es habitual en todas las ediciones de El Venadito se realizarán actividades paralelas a la exposición: visitas guiadas en bicicleta, tanto para niños como para adultos, talleres de creación gráfica…

Cartel cuarta convocatoria El Venadito. Foto: Joan Brull

FAADA tomará medidas legales contra el Ayuntamiento de El Campello por no incoar expediente sancionador ante la tenencia irregular de la chimpancé Suzie

La chimpancé Suzie, que felizmente ha podido ser trasladada a la Fundación MONA, estuvo cautiva y privada de su libertad y bienestar de forma continuada debido a la desidia de las autoridades.

Suzie es una chimpancé de unos 40 años, propiedad de una familia belga dedicada al mundo del circo. Desde muy pequeña participó en espectáculos circenses junto a su compañero Jimmy y otros animales propiedad de la familia. Cuando el circo familiar cerró en 1995, todos los animales fueron trasladados a la finca que sus propietarios tenían en El Campello, Alicante.

En este municipio costero alicantino han vivido los animales encerrados en jaulas, sin poder manifestar comportamientos naturales como forrajear, comunicarse, acicalarse, construir nidos para dormir y descansar, trepar, desplazarse, seleccionar su dieta y, sobre todo, y lo más importante para un primate: socializarse.

En el año 2010 organizaciones nacionales e internacionales como FAADA y APP Primadomus intentaron que los animales fueran entregados a santuarios y centros de rescate. Visitaron a la propietaria en varias ocasiones y lograron que un voluntario fuera a hacer enriquecimiento ambiental a los primates para darles un poco más de calidad de vida y comodidad, pero no se consiguió la cesión de los animales.

Hace unos meses, a raíz de una llamada de AAP Primadomus a Fundación MONA, se supo que la propietaria había fallecido y que en la casa sólo quedaba Suzie, que ahora estaba en manos de la hija de su antigua propietaria. Su compañero Jimmy había muerto el año anterior y no se consiguió saber qué había pasado con el resto de los animales que quedaban allí: un papión, un mangabey negro, un kinkajou, un lémur rojo y varias especies de loros y papagayos.

Suzie vivía en la más absoluta soledad en la jaula que un día había compartido con su compañero Jimmy. Y la soledad representa el más cruel tipo de maltrato para un primate, animal cuya estructura social es reconocida como de las más complejas en el mundo animal.

Durante los últimos meses, la Fundación MONA intentó conseguir la cesión de Suzie y llevarla a su centro de rescate, hablando con sus propietarios y las autoridades competentes: Seprona, Ayuntamiento y Ministerio de Transición Ecológica. Por otro lado, FAADA estuvo presionando, presentando denuncias por incumplimiento de la normativa de aplicación: falta de núcleo zoológico, falta de licencia para la tenencia de animales potencialmente peligrosos y falta de bienestar.

A raíz de ello, la Conselleria llevó a cabo una inspección con un veterinario externo especialista en primates y otros animales salvajes, y una veterinaria de la OCA de Alicante. Sus conclusiones indicaron que Suzie carecía de los mínimos estándares de bienestar y debería decomisarse por incumplir la ley de protección de animales de la Comunidad Valenciana o la ordenanza de animales de El Campello.

A pesar de las graves irregularidades, el Ayuntamiento de El Campello, organismo competente para decomisar y sancionar, obvió completamente sus obligaciones y no incoó ningún expediente sancionador. Sin embargo, gracias a la presión y a la negociación, se ha logrado la cesión de Suzie a la Fundación MONA, y el animal fue trasladado a su centro el pasado viernes 17 de septiembre.

Anna Estarán, abogada de FAADA, indica: “Desde FAADA nos alegramos enormemente de que Suzie haya sido entregada a una entidad que puede ofrecerle el bienestar que necesita, pero no podemos olvidar todo lo que ha estado sufriendo durante años y que quien le privó de su libertad no tendrá ningún tipo de castigo. Por ello, ahora que Suzie está en un lugar mejor, denunciaremos al ayuntamiento por no haber evitado esta situación cuando tenía conocimiento de ello desde hacía tiempo. Debemos parar la tenencia de animales salvajes por parte de particulares coleccionistas”.