Listado de la etiqueta: gatos

El Ayuntamiento de Zaragoza permite el acceso de animales de compañía a las dependencias municipales

Los animales de compañía podrán acceder a zonas de información y atención al público de los edificios municipales.

Nuevo paso en el proyecto de Zaragoza de convertirse en una ciudad Petfriendly. Desde hoy 1 de febrero el ayuntamiento de la capital aragonesa permite el acceso de perros, gatos u otros animales de compañía a las dependencias municipales.

El consistorio ha especificado que los animales de compañía podrán acceder a las zonas de información y atención al público del Edificio Seminario, de la Casa Consistorial de la Plaza del Pilar, la Policía Local, los Centros Cívicos, las Juntas Vecinales y Municipales, Centros de Servicios Sociales y Centros de Convivencia. También a los edificios dependientes de los patronatos municipales como Bibliotecas, Escuelas Infantiles o Centros Deportivos.

Eso sí, el Ayuntamiento de Zaragoza ha especificado que los animales tienen permitido el acceso a estos edificios siempre que sea para realizar trámites, no para realizar actividades que se lleven a cabo en estas dependencias.

Hasta ahora, tan solo podían acceder a los edificios municipales los perros de asistencia. Esta nueva medida supone, por tanto, un gran beneficio para todas aquellas personas de la ciudad, así como un nuevo paso en el proyecto del ayuntamiento de hacer de Zaragoza una ciudad Petfriendly.

“Es un día importante para todos aquellos ciudadanos que conviven con animales de compañía. Desde el consistorio hemos querido facilitar a los propietarios de animales que puedan realizar trámites administrativos en dependencias municipales acompañados por ellos. Hoy cumplimos con una demanda de muchos particulares y asociaciones”, ha declarado María Navarro, consejera de Presidencia, Hacienda e Interior del Ayuntamiento de Zaragoza.

Por su parte, la promotora del proyecto “Tu Perro es Bienvenido”, Silvia Porras, ha destacado que “el Ayuntamiento es la primera institución que abre sus puertas a los animales de compañía, era una necesidad que reivindicamos hace años. Buscamos normalizar la vida diaria con nuestros animales porque para nosotros es imprescindible realizar ciertos trámites junto a ellos”.

Normas básicas para una correcta convivencia

Todas aquellas personas que quieran acudir a dependencias municipales con sus animales de compañía tendrán que cumplir las siguientes normas:

-El animal debe ir sujeto con una correa adecuada a las características y tamaño de este o en un transportín o carrito que permita su control por el dueño en todo momento.

-Los animales que, por la regulación legal vigente, precisan de bozal deben utilizarlo en el interior del edificio.

-Los animales deben presentar un comportamiento y estado de higiene y sanitario adecuados.

-El dueño del animal es el responsable de cualquier desperfecto o suciedad causada por el animal en el interior del edificio.

-El tiempo de estancia debe ser el estrictamente necesario para la realización de la gestión que motiva la entrada al edificio municipal.

“Los gatos nunca son el problema, el problema es cómo se gestionan sus vidas”

Córdoba ha pasado de hacer una mala o nula gestión de la población felina a ser un ejemplo nacional. Un total de 3.000 gatos comunitarios esterilizados en dos años y una exitosa colaboración entre la administración, el colegio veterinario y la ciudadanía los avalan. Lo hablamos y analizamos con Mercedes Vara, miembro de FAPAC la Federación de Protectoras de Córdoba, que impulsó el cambio reconocido con un premio nacional entregado en Madrid y unos datos comprobados envidiables.

Esterilizar 3.000 gatos de la calle en menos de dos años. ¿Qué significa eso para que lo entiendan nuestros lectores?

Estamos en puertas de conseguir esa cifra y supone muchas cosas, pero principalmente haber evitado el sufrimiento de muchos gatos en las calles con el simple hecho de esterilizarlos. También hemos mejorado la convivencia y la sensibilidad positiva hacia estos seres tantas veces incomprendidos. Aplicando el método CER -captura, esterilización y retorno de los gatos a sus colonias de origen- se consigue disminuir de forma ética la población de los gatos que viven en las calles y mejorar la vida de todos en la ciudad.

Calculamos que tenemos esterilizados a ocho de cada diez hatos comunitarios cordobeses y trabajamos duro para alcanzar el 100%. No nos constan datos similares y mucho menos en tan poco tiempo. Creemos que es importante distinguir el CER de campañas de esterilización.

«Es importante distinguir el CER de campañas de esterilización»

¿Por qué dicen que el CER no es una campaña de esterilización?

EL CER es un método que exige realizarse de manera rigurosa. Una campaña significa invertir un fondo limitado para esterilizar gatos de una localidad. En una campaña, los gatos elegidos y su número suelen responder a criterios poco científicos y no suficientemente útiles. No se vale esterilizar puntualmente a los gatos de los que se quejan los vecinos o los que prefieren las asociaciones. El CER funciona, lo que no funciona para el control poblacional son las campañas.

Para hacer CER se abre un plano del municipio, se consensua su área limitada de inicio, se esteriliza como mínimo un 80% de la primera colonia o su totalidad y, a continuación, se sigue con las colindantes sistemáticamente. El registro y la identificación deben ser estrictos, sin excepciones.

Mercedes Vara (la segunda desde la izquierda) durante las V Jorandas Felinas Andaluzas

¿Las campañas significan menos dinero que el CER?

No necesariamente. Diría que, al contrario. Los programas deben ser ambiciosos y no pararse por falta de fondos. Es más barato esterilizar hoy que mañana, y no por la inflación, sino por la velocidad de reproducción de la especie y su dependencia del clima. Con el aumento de la temperatura media, las gatas se embarazan durante todo el año y con menor edad. Si esterilizas hoy no tendrás que gastar el doble o el triple en esterilizar a la gata y su prole el año que viene.

Si haces bien las cosas, la inversión irá disminuyendo en lugar de exigir más fondos de un modo continuado en el tiempo. Con un buen CER las exigencias económicas para la gestión de gatos decrecen con el tiempo.

Además de esterilizarlos, ¿qué más se les hace a los gatos de la calle?

Todos los gatos que pasan por el CER están censados y poseen una ficha identificativa con todos sus datos. Cuando son capturados para esterilizarlos, se les hace un reconocimiento general de salud, se desparasitan con pipeta con cobertura para parásitos internos, externos y ácaros, se les pone vacuna trivalente y de rabia, se les identifica con microchip a nombre del Ayuntamiento de Córdoba como responsable de los mimos y se les marca en la oreja como gato CER para evitar ser reintervenido.

¿Todo esto en qué se traduce para la ciudad de Córdoba?

Ahora se aplica el método CER frente a no hacer nada; como se hacía en la mayoría de los casos, o la captura y sacrificio a golpe de quejas ciudadanas. Al no haber camadas nuevas y al ser adecuadamente alimentados, los adultos preexistentes se han hecho casi invisibles.

Cuanto menos gatos se ven, quiere decir que hay menos abandono y más conciencia de lo importante que es ser responsable. Sin cachorros disponibles, los gatos caseros abandonados tienen más posibilidades de encontrar una nueva familia. No hay adoptantes suficientes y los envíos de animales a otras comunidades no es una opción óptima ni segura.

«No hay adoptantes suficientes y los envíos a otras comunidades no es una opción segura»

Entendemos que hay un esfuerzo de coordinación muy grande y también de diálogo entre el Colegio de Veterinarios, el organismo local encargado (SADECO), ustedes…

Esto no ha sido ni fácil ni rápido. Con la administración ha supuesto abrir y cuidar mucho el diálogo y proporcionar mucha información especializada que habíamos adquirido de expertos. La escucha activa y la actitud constructiva para llegar a acuerdos que beneficien a todos ha sido fundamental y también desafiante. Teníamos muy claras las líneas rojas perfiladas junto a la entidad FdCats, a partir de ahí, hacerlo bien por la ciudad y por los gatos era nuestro único objetivo.

Conseguir caminar como una única fuerza en auxilio de los gatos en Córdoba fue el primer reto. Podemos decir que se han unido varias entidades de protección, las gestoras de las colonias y un grupo maravilloso de capturadoras que ya actuaban en las colonias cuando se les solicitaba.

¿Tienen un convenio o una subvención?

Para hacer las cosas bien no se podía depender de los plazos y la naturaleza de las subvenciones. Se han establecido varios convenios de colaboración. El primero fue entre el Ayuntamiento de Córdoba a través de SADECO y la Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Córdoba, con un presupuesto asociado de 120.000 euros anuales que reciben directamente los profesionales. Este se ha ido engrosando cada año desde que comenzamos para asegurar una acción intensiva e ininterrumpida de esterilizaciones. Algunos pensarán que es un gran presupuesto, pero matar es mucho más caro que gestionar de forma ética.

Sacrificar no es gratis, ni solventa el descontrol poblacional. Por mecanismos naturales estudiados científicamente se sabe que allá donde se produce un exterminio el medio procura una reposición incrementada con nuevos individuos. El sacrificio supone un gasto inacabable y cruel. La gente cada día está más concienciada y pide que estas poblaciones se gestionen sin crueldad. Otro colectivo beneficiado es el veterinario, el Ayuntamiento firmó un convenio con el Colegio Oficial de Córdoba para poder llevar a cabo las intervenciones veterinarias.

¿Qué opinan las personas que alimentaban a los gatos de manera “clandestina”?

Uno de los principales objetivos ha sido la formación. Se ha sacado a mucha gente de la clandestinidad; personas a las que se les ha informado y formado para que conozcan todos los métodos de gestión de las colonias felinas y sepan distinguir cual es el más eficaz y ético. Se han convertido en personas autorizadas conociendo sus derechos y obligaciones, para poder seguir atendiendo las colonias, pero desde el conocimiento de las buenas prácticas de gestión en las colonias felinas.

Colonia felina de Córdoba

¿Antes los gatos eran un problema?

Los gatos nunca son el problema; el problema es cómo se gestionan sus vidas. Ahora tienen mucho mejor aspecto, los barrios se han vuelto silenciosos por la falta de peleas y conflictos vinculados a los ciclos reproductivos. Muchas de las quejas contra los gatos se han reconvertido en peticiones de CER.

¿Qué les dice ahora la gente con la que hablan?

Las personas que cuidan de los gatos de las colonias están encantadas; no hay camadas en las colonias gestionadas, no tienen que destinar presupuesto propio en las pocas esterilizaciones que cada cual llevaba a cabo en un intento de frenar la reproducción de los gatos que cuidaban y así dejar de ver gatitos necesitados, enfermos, muertos o atropellados. Tampoco tienen que atender los gatos que por situación de urgencia lo necesitan porque ahora son esterilizados y atendidos desde el CER.

¿Y el alcalde? Porque las actuaciones veterinarias son satisfechas desde el Ayuntamiento, al fin y al cabo, son los gatos de la ciudad, de todos, pero no de particulares.

El alcalde fue honesto reconociendo en las últimas Jornadas Felinas Andaluzas que la presión cívica de las asociaciones había impulsado cambios en la buena dirección. Eso ha pasado en Córdoba y me consta que también ha pasado en muchos otros municipios con ediles de todos los colores políticos. Los gatos no son de las voluntarias que los cuidan, son gatos de la comunidad. El Ayuntamiento es el responsable de los animales de la calle y al optar por el CER, en lugar del sacrificio como forma de control de estos animales, se encarga de satisfacer las actuaciones de salud y de gestión entre otras tareas, pagando a los profesionales de la veterinaria.

¿Capturar gatos y soltarlos en cualquier parte es ético?

Ni es ético ni es responsable. Los gatos se sienten muy ligados al territorio donde han nacido y a los congéneres que son su colonia. Si los mueves harán lo que puedan por retornar, muchos son atropellados en el trayecto o son atacados por desconocidos.

«Capturar y soltar gatos en cualquier parte no es ético ni responsable»

Hay mucha polémica con los gatos como amenaza a la biodiversidad ¿Qué les diría a los que quieren encerrar o matar los gatos para proteger otras especies?

Que escuchen. Que queremos lo mismo que ellos. No queremos gatos en las calles. La esterilización es la medida más efectiva para controlar la población de gatos callejeros y evitar la sobrepoblación. Si capturar y sacrificar o capturar y encerrar hubieran sido efectivos, hoy en día no tendríamos gatos en las calles. Algunos piden encerrar o matar porque no quieren reconocer que un gato de colonia es de la misma especie que uno que vive en casa y no han llegado a entender que el CER funciona.

Nos encanta la biodiversidad; pero no se debe dar crédito a voces que siembran la confusión. Con el método CER; método científico y humanitario de gestión de las poblaciones felinas ganaremos en ética, buena gestión y respeto.

¿Los gatos de la calle pueden vivir encerrados en jaulas grandes?

Es un tipo de maltrato, es cruel y caro. Esto es un sinsentido y nada efectivo. En primer lugar, porque esos recintos tienen un coste de construcción y de mantenimiento muy elevado, no tienen unas dimensiones infinitas para poder albergar a todos los gatos que la demanda de sacar gatos de la ciudad requiere; porque irán apareciendo gatos nuevos en las zonas donde se han sacado por el efecto vacío y estarán con ese método de control eternamente sin dar solución a los objetivos de disminución de la población felina en las calles. Si los confinas su salud se resiente gravemente tanto la física como la psicológica. Nadie que además de amar a los gatos tenga suficiente formación pedirá encerrar gatos comunitarios en jaulas por grandes que sean.

¿Por qué es beneficioso para los niños tener un animal de compañía en casa?

Según algunos estudios, los menores que conviven con un animal de compañía tienen un mejor desarrollo físico, emocional y social.

Los animales de compañía mejoran la salud física y psicológica de las personas. Diferentes estudios médicos han confirmado que convivir con un animal doméstico ayuda a reducir la presión arterial y los niveles de cortisol. Asimismo proporcionan un importante apoyo social, contribuyen a disminuir el sentimiento de soledad y mejoran el estado de ánimo de las personas. Pero hay más… Para niños y niñas, convivir con un animal es especialmente provechoso. Los perros son los animales que más beneficios reportan sobre los niños.

Los perros no son únicamente grandes compañeros de juego para los más jóvenes, también facilitan el desarrollo y aprendizaje de ciertas habilidades sociales y emocionales. Para las familias, el animal de compañía ofrece una oportunidad para cultivar en los menores el sentido de la responsabilidad y de la empatía, puesto que dependen de nosotros para ser felices. Pero es importante que los adultos enseñen a los más pequeños a relacionarse bien con sus animales y, sobre todo, a respetar su necesidad de cierta privacidad.

Según un estudio publicado por la revista de investigación médica Pedriatric Research, los niños de entre dos y cinco años que conviven de forma activa con un perro, es decir, que participan en sus rutinas diarias, como el paseo y la alimentación, muestran un mayor desarrollo emocional y social.

El trabajo de esta revista evidencia que los menores tienen un 30% menos de posibilidades de presentar problemas de conducta en comparación con otros menores que carecen de perros. El informe también subraya el crucial papel que desempeñan los animales de compañía a la hora de fomentar el ejercicio físico y evitar el sedentarismo en los más jóvenes.

De acuerdo con otra investigación impulsada por la organización de investigación y educación The Human Animal Bond Research Institute (HABRI), los menores de familias con perros llevan una vida más activa. Sólo pasear con el animal supone de media sumar 29 minutos diarios de ejercicio. Así, tener un perro puede ayudar a combatir la obesidad infantil, considerada como uno de los mayores problemas del siglo XXI por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Adoptar a un animal: una decisión responsable

Recordemos que incorporar a un animal de compañía en casa y en la familia es una decisión muy importante que hay que pensar muy bien. Antes de tomar la decisión final, te recomendamos que te hagas estas seis preguntas básicas. Si finalmente decides introducir a un perro o un gato en tu hogar, no compres, adopta. De esta forma estarás dando una segunda oportunidad a un animal que se encuentra en un refugio municipal o una protectora y que ha vivido una mala experiencia.

Fuente: AMIC/Consumer/eroski.com

Solo un 4% de las viviendas en alquiler en España aceptan a familias con gatos o perros

Según la Fundación Affinity en un 44% de los hogares españoles vive un animal de compañía.

La Fundación Affinity y el portal inmobiliario líder en España, Fotocasa, se han aliado para sumar esfuerzos y mostrar las dificultades que afectan a las familias con perros y gatos a la hora de alquilar un vivienda. A través de esta alianza han demostrado algunas de las barreras que todavía existen para que los animales de compañía sean aceptados plenamente en nuestra sociedad.

Según datos de Fotocasa, el alquiler en nuestro país supone el 23% del mercado inmobiliario. No obstante, para aquellas familias que tienen perros y gatos alquilar no es fácil. El portal inmobiliario ha publicado que a principios de este mismo año solamente el 4% de los pisos en alquiler permiten expresamente el acceso a familias con animales, porcentaje que ha bajado respecto al 2021, donde la cifra se encontraba en un 5%.

Sin embargo, la cifra podría ser mayor si ambas partes, el propietario de la vivienda y la familia que convive con un perro o gato, llegan a un acuerdo. En España, la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), reguladora del mercado del alquiler, otorga a los arrendadores la potestad para aceptar o no animales en su propiedad.

“Queremos sacar a la luz los problemas que tienen las personas que conviven con un animal de compañía a la hora de alquilar una vivienda donde todos los miembros de la familia, incluidos los perros y gatos, sean bienvenidos. Queremos ser un altavoz de este problema que afecta a muchas personas cada año y animarlas a que puedan expresarse y pedir un cambio de actitud a la sociedad”, declara Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity.

En muchos contratos se incluye la cláusula de ‘no se aceptan animales’ por defecto y queremos mover a la reflexión sobre este tema. Convivir con un animal de compañía no es sinónimo de problemas, simplemente hay que cumplir unas normas básicas y creemos que hoy en día tenemos suficiente información y responsabilidad como para asegurar una buena convivencia”, asegura Buil.

Casi el 50% de los hogares en España vive con un animal de compañía

Hay que tener en cuenta que convivir con un animal de compañía es una situación bastante generalizada en nuestro país. Según datos de Fundación Affinity, en casi la mitad de los hogares en España -en concreto en un 44%- vive con animales. En este sentido, las limitaciones existentes para estas familias que quieren acceder a una vivienda de alquiler comprometen una necesidad básica.

“Cada vez es más necesaria la aceptación de animales en la vivienda de alquiler. Esta admisión ayudaría al equilibrio del mercado del alquiler, donde muchas familias inquilinas son rechazadas de las candidaturas a la vivienda por el hecho de tener perros o gatos. Es responsabilidad de todos conseguir una sociedad más respetuosa con los animales y sus familias”, comenta María Matos, directora de Estudios y portavoz de Fotocasa.

¿Por qué los propietarios no quieren aceptar a familias con animales de compañía?

Sigue extendida la creencia de que los animales de compañía pueden suponer un gasto añadido para el arrendador por los desperfectos que estos pueden ocasionar en la vivienda. No obstante, lo que parece preocupar más a los que quieren arrendar sus propiedades son los inconvenientes en la convivencia, como son los posibles ruidos u olores. En muchos casos, se alude a estos supuestos para obstaculizar el acceso a la vivienda a familias con perros y gatos.

Sin embargo, si tenemos en cuenta las denuncias que reciben ayuntamientos como el de Barcelona la realidad es muy distinta. Según datos del consistorio barcelonés, la media de denuncias recibidas al mes por molestias ocasionadas por perros en domicilios privados, como ladridos o problemas derivados de una mala higiene del animal, son muy inferiores a otros motivos, como el ruido causado por grupos de ciudadanos o por la contaminación del aire.

“Creemos que esta negativa por parte de los propietarios de viviendas responde más a los prejuicios que como sociedad arrastramos que no a la realidad. Como es normal, las personas no quieren problemas y ponen los mecanismos necesarios para evitarlos. Debemos desterrar la idea de que los animales son sinónimo de ruidos y suciedad porque eso no tiene ninguna base y es una creencia que merma la igualdad de oportunidades de muchas familias a la hora de acceder a una vivienda”, concluye Isabel Buil.

“Cualquier persona puede ayudar y hacer un voluntariado en una protectora de animales”

“Es sábado por la mañana, cojo la bicicleta y me dirijo a las afueras de Xàtiva. Chechu, Star y Gordon me esperan impacientes, hoy es el día de paseo. Llevo ya dos años siendo voluntario en el refugio de animales del pueblo donde vivo. Mi trabajo es ayudar en lo que se me necesite y cuidar de estos perretes el tiempo que estén con nosotros mientras buscamos una nueva familia donde disfrutar de una segunda oportunidad. Soy José Fonollosa y esto es Diario de un Refugio”.

Así comienza Diario de un Refugio, la última obra de José Fonollosa, dibujante y profesional del cómic nacido en Vinaròs (Castellón) en el año 1975. Fonollosa ha atendido amablemente a Animalados para explicarnos con más detalles por qué son tan importantes los animales tanto en su vida personal como en muchas de sus obras.

¿Qué quieres transmitir a tus lectores con tu última obra, Diario de un Refugio? ¿Con qué se encontrarán las personas que quieran leer este cómic?

Diario de un Refugio realmente nace como consecuencia de la pandemia y del confinamiento. Cuando se abrieron las restricciones y pudimos volver a la calle, mentalmente, un paso importante para mí fue el regreso como voluntario a la protectora SPAX de Xàtiva, donde colaboro desde el año 2018. Este resurgir tan importante me abrió de nuevo la inspiración y decidí crear este cómic.

En Diario de un Refugio explico a través de viñetas las experiencias y los aprendizajes del día a día en la protectora. Con un toque de humor intento explicar cómo se trabaja en un refugio y cómo se ayuda a los animales abandonados a buscar un nuevo hogar. En definitiva, explico experiencias reales vividas y procuro explicarlas con humor y mucho amor.

Tan solo un año antes de salir a la luz Diario de un Refugio, publicaste Refugio. ¿Qué diferencias hay entre un cómic y el otro?

Refugio es un cómic que dibujé tan solo un año después de mi comienzo como voluntario en la protectora SPAX. Cuando ya consideré, en cierta manera, que estaba asentado en el refugio y ya sabía un poco cómo funcionaban las cosas y cuál era el espíritu de la protectora, decidí dibujar sobre todo ello. Además, me pareció un tema interesante, ya que no recordaba que se hubiera dibujado hasta el momento nada sobre la vida de los animales en las protectoras.

Hasta que no inicié mi experiencia en la protectora, no tenía ni idea de qué era este lugar realmente. Tan solo sabía que existían. Imaginaba que dentro de estos espacios había animales y que tenían unas necesidades, nada más.

Refugio, por un lado, pretende plasmar lo que fueron mis primeras vivencias en la protectora SPAX durante el primer año y, por otro lado, y mucho más importante, explicar todo lo que hay dentro de ellas. Ya no solo lo que se hace físicamente, es decir, adopciones, acogidas, alimentación… sino también explicar todo lo que hay detrás y la filosofía de las protectoras de animales.

Página de Refugio, uno de los cómics de José Fonollosa

A nivel personal, ¿cómo ha cambiado tu vida desde que decidiste iniciar la experiencia de voluntario en una protectora de animales? ¿Cómo surgió esta idea?

En uno de los cómics explico, de una manera sencilla, que la idea de aventurarme en el voluntariado de una protectora de animales me surgió en una crisis de los cuarenta de manual (risas). Era un algo que tenía ahí en la cabeza y que seguro que nos pasa a muchas personas que nos gustan los animales cuando vemos alguna publicación en el Facebook o alguna fotografía en redes sociales de algún animal de un refugio. Finalmente, decidí que podía hacer alguna cosa más por ellos, pregunté a la protectora SPAX de Xàtiva y comencé la experiencia como voluntario.

Los primeros días fueron raros. De hecho, el primer día, de camino hacia el refugio, me decía a mi mismo: “yo no sé si voy a valer para esto”, ya que tampoco tenía muy claro lo que me iba a encontrar. Pues de esto han pasado ya cuatro años, por lo que mal no me ha ido.

Sin duda valoro el voluntariado como una experiencia positiva, aunque también hay momentos duros. Hay momentos, días y situaciones difíciles de las que te acuerdas y dices “pues vaya”, pero hay que seguir y mirar hacia delante.

¿Crees que las personas que leen Diario de un Refugio o Refugio pueden animarse a iniciar un voluntariado en una protectora de animales? ¿Era este uno de los objetivos de estas dos obras?

Yo pienso que sí. Sobre todo, a través de los cómics, he tratado de quitarle dramatismo al hecho de intentar acercarte a ayudar. Yo creo que leyendo Refugio y Diario de un Refugio te das cuenta de que no necesitas ser especial para ayudar en una protectora de animales. Cualquiera, hasta yo, puede hacerlo (risas).

Aun así, hay que poner en valor que las personas que se echan a la espalda la organización y el funcionamiento de una protectora son personas que sacan tiempo, dinero y esfuerzo de donde no les queda. La mayoría tienen su trabajo y además se encargan de los refugios. Son asociaciones benéficas, por lo que ni mucho menos sacan nada de dinero por esta labor, más bien al contrario. Por tanto, es importante poner en valor a todas estas personas, ya que no todo el mundo es capaz de llegar hasta estos puntos de compromiso. Yo conozco compañeras que llegan a unos puntos en los que yo me hundiría, con una cantidad de casos por semana con los que yo no podría.

Según el último informe “Él Nunca lo Haría” de la Fundación Affinity, durante el 2021, las protectoras españolas recogieron aproximadamente 285.000 perros y gatos. ¿Qué opinas sobre este dato?

Me parece muy triste. La propia Fundación Affinity pone los puntos a seguir para que esto no pase. El abandono cero es imposible, pero que se rebaje muchísimo el número de abandonos creo que es importante y posible. Es importante lanzar mensajes de sensibilización y tenencia responsable. Yo creo que la propia sociedad poco a poco va dando pasitos para mejorar esta situación, aunque también es cierto que, actualmente, semana tras semana, la protectora en la que colaboro se encuentra con perros en la puerta abandonados y en situaciones complicadas.

Muchas personas que inician el voluntariado se ponen muy tristes cuando ven que han abandonado a un animal en la puerta de la protectora. Con el paso del tiempo puedes llegar a pensar que lo mejor que le ha podido pasar al animal ha sido aterrizar en el refugio, porque la otra opción puede ser mucho más terrible: malviviendo por la calle, buscándose la vida y el alimento como pueden, etc.

José Fonollosa junto a su gato Toñín

Nos han dicho que te estrenado como casa de acogida para animales… ¿Cómo ha sido la experiencia?

He funcionado como casa de acogida en casos puntuales. Cuando alguna compañera me avisa es porque no existe ninguna otra opción para ese animal. Yo tengo un gato en casa que es muy nervioso y eso complica la convivencia con el resto de los animales. Sin embargo, si que he hecho de casa de acogida con una camada de gatos o con algún que otro perro, eso sí, durante horas contadas o tan solo una noche. En la protectora saben que pueden contar conmigo para muchas cosas, pero para esto solo en casos de urgencia.

Además de Diario de un Refugio y Refugio, ¿qué otras obras tienes en las que los protagonistas sean animales? ¿Qué encontraran los lectores en estas otras obras?

Mi historia con los tebeos de animales viene ya de largo. En 2010, tras acabar un proyecto de cómic histórico de casi dos años, acabé agotado y decidí que mi siguiente obra tenía que ser algo más ligero, de humor y dinámico. En ese momento, me giré y vi a mis dos gatas por casa mirándome y haciendo sus cosas, y esta situación me inspiró para hacer “Miau”, un cómic con tiras humorísticas sobre la vida de dos gatos en casa con humano. Esta idea desencadenó finalmente en un total de tres cómics donde realmente lo que plasmaba era lo que me pasaba a mi con ellos en el día a día.

Posteriormente, una amiga se encontró a un cachorro de gato que acabó en mi casa y de ahí salió otro cómic que se llama Toñín. En esta obra represente el día a día con ese gatito desde que llegó siendo un cachorro hasta que llegó a la edad adulta. Y este Toñín es el que tengo actualmente y que se escucha todo el rato durante la entrevista (risas).

Los primeros tres cómics eran con un objetivo más humorístico, pero con el de Toñín sí que busqué también una finalidad didáctica explicando cómo es la adaptación de un gato a un hogar. No es lo mismo introducir a un gato como toca, que introducirlo dentro de una casa y dejarlo ahí dentro y que se apañe él solo. A través de un veterinario explicaba aspectos como proporcionar al animal un espacio seguro, cómo acondicionar la casa, etc.

Desde entonces, he ido alternando cómics de cualquier tipo de tema con algún cómic sobre animales, hasta finalmente llegar a las obras relacionadas con el voluntariado en la protectora SPAX de Xàtiva.

¿Consideras que tus cómics sobre animales pueden servir como herramienta didáctica para las escuelas?

Sí, de hecho, me consta que en algunos colegios utilizan algunas de mis obras con fines didácticos. Yo cuando hice estos tebeos estaba dentro de mi mundo y no estaba pensando en que fueran usados en las escuelas, pero cuando me enteré de que esto estaba siendo así, sentí como una responsabilidad que ni mucho menos esperaba.

Realmente, mis cómics no están hechos ni pensados para fines didácticos. En ellos, simplemente he ido plasmando mi experiencia con los animales. Sin embargo, me enorgullece mucho saber que algunas de las historias que he dibujado se usan para que los niños sean conscientes de muchas realidades sobre los animales.

¿Cómo es para un profesional del tebeo dar voz a un animal (diálogos, pensamientos…)?

Es un tema al que le di muchas vueltas cuando decidí aventurarme en el mundo animal con mis cómics. Historias de humor sobre animales de compañía siempre ha habido, pero tenía que decidir qué estilo quería adaptar para mis viñetas. Había visto muchos ejemplos de Garfield o de una serie no tan conocida llamada Mutts sobre un perro y un gato que son vecinos.

Finalmente, cuando me lancé a dibujar “Miau”, decidí coger el camino del medio y pensé, si los animales no hablan, mis gatos no van a hablar. De tal manera que decidí que todo fuera más gestual y que si alguien tenía que decir algo, que fueran los humanos.

¿Dónde y cómo podemos hacernos con algunas de tus obras?

Pueden pedirlas en cualquier librería o tienda de cómics. Luego, en el caso de Refugio y Diario de un Refugio, que son las más actuales, pueden comprarse a través de la web de Grafito Editorial.

Grafito tuvo una idea maravillosa al ver que yo estaba tan concienciado con el tema del voluntariado y la protectora. Decidieron que, con la compra de cualquiera de estos dos cómics, se puede adquirir también una lámina que dibujé en su momento. El importe íntegro de estas láminas va directo como donativo a la protectora SPAX de Xàtiva.

Portada de Diario de un Refugio junto a una lámina de José Fonollosa

Para acabar… ¿Tienes en mente algún cómic futuro en el que los animales vuelvan a ser los protagonistas?

Actualmente no. Bueno (risas), estoy con un cómic de piratas que la protagonista es una gata, pero en este caso lo importante y el tema central son las aventuras de los piratas. Realmente, siempre invento alguna excusa para introducir algún animalito en mis historias.