Entradas

Diez consejos para evitar que tu gato se pierda

Si algo caracteriza a los gatos es su peculiar y curioso carácter. Los felinos son unos animales ciertamente independientes que en muchos momentos del día buscan la soledad. Esta soledad se acentúa en los adultos, quienes muestran un mayor nivel de autonomía ya que no necesitan apoyarse en otros para sentir seguridad. Además, la curiosidad y el instinto cazador son la parte fundamental de su manera de ser, hecho que provoca que en muchas ocasiones sean difíciles de domesticar.

Es evidente que el ser humano, aunque se esfuerce inútilmente en ello, es incapaz de cambiar el carácter de estos animales, pero lo que sí que puede hacer es adoptar ciertas medidas protectoras para evitar que los gatos se escapen de casa o se pierdan. Desde Animalados te ofrecemos diez consejos para evitar que esto suceda:

1. Esterilizar: Aunque algunos dueños quieran evitar esta técnica por miedo o por incentivar la reproducción, este proceso debe realizarse sobre los felinos domésticos. El instinto de los gatos en épocas de celo es el de buscar a otros gatos para lidiar con sus necesidades, provocando situaciones complicadas en las que el animal intenta huir de casa. Así pues, recomendamos esterilizar a tu gatito antes de que alcance su madurez sexual y sea capaz de tener cachorros. Esto normalmente ocurre entre los cuatro y seis meses de edad.

2. Proteger las ventanas, balcones y  terrazas:  La curiosidad de los gatos provoca que en muchas ocasiones quieran observar todo aquello que está en el exterior. Por este motivo es importante tener una buena protección en todas las salidas. Existen distintos tipos de redes y mallas específicas para los distintos tamaños de gatos. Tener bien protegidas estas salidas puede evitar que el gato se escape. Asimismo, la confianza que genera tener esta protección permite tener una buena ventilación del hogar, hecho que resulta muy positivo para el bienestar del animal.

3. Implantar un chip: Este sistema electrónico de identificación permite almacenar información sobre el animal a través de la base de datos del Censo Canino que tiene cada Comunidad Autónoma. En él se guarda información como el nombre del dueño, su dirección y uno o dos teléfonos de contacto. El microchip se coloca una sola vez en la vida y permanece en el cuerpo del animal para siempre. El proceso de implantación lo tiene que llevar a cabo un veterinario. Gracias a esta medida, si una persona encuentra a un animal perdido debe dirigirse a un veterinario, quien procederá a la identificación del animal y la localización de su dueño.

4. Buscar un compañero de juego felino: Una manera de evitar la constante curiosidad externa del gato es proporcionándole un compañero de juego. Ahora bien, antes de tomar esta decisión debes reflexionar sobre la responsabilidad que conlleva tener a un nuevo animal de compañía en casa. Adoptar un perro o un gato nunca debe ser una decisión tomada a la ligera. La introducción de un nuevo gato en casa puede provocar que el animal que ya tenías en tu hogar cambie de humor y comportamiento. Cada uno debe tener su propio plato, bebedero, arena, juguetes… Estos animales son muy territoriales pero poco a poco irán entrando en contacto hasta que puedan acabar siendo amigos.

5. Hacer que el hogar sea más interesante y acogedor que el exterior: Los felinos tienen una necesidad de exploración constante. Su curiosidad provoca que siempre traten de conocer qué se encuentra presente en cada rincón del lugar concreto en el que se encuentran. Es muy probable que el gato se ausente de la vista de las personas a lo largo del día, hecho que favorece la posibilidad de que pueda perderse. Para intentar paliar un poco esta característica debes equipar al animal de todo tipo de objetos y juguetes. Rascadores, bolas de lana, caña de pescar con plumas, árboles para gatos, fuentes de agua… son algunos de los elementos que atraerán la atención del gato y evitarán que busquen el ocio y la curiosidad en el exterior.

6. En la medida de lo posible, educar: Los gatos son unos animales muy inteligentes capaces de asimilar las normas que le pongas. Una manera válida para educar a estos animales es reconociéndoles su buen hacer. Premiar al animal cada vez que tiene una conducta positiva ayuda a que el felino sepa asociar el regalo con la buena acción. Son animales independientes que necesitan intimidad para curiosear por lo que no pruebes de educarlo mediante gritos, sólo conseguirás confundirlo.

7. Tener especial precaución en la protección de la puerta de entrada: Los gatos tienen siempre localizada la zona de entrada y salida del lugar en el que se encuentran. De manera instintiva, siempre que la puerta del hogar o del lugar en el que están se abrá, la atravesarán para conocer qué se encuentra en el otro lado. Por este motivo es importante tener especial atención al momento de entrar y salir de casa.

8. Colocar un cascabel no es una opción: El sonido constante de estos collarines puede provocar dolores fuertes en el oído del animal, dejándole incluso sordo si el cascabel es muy grande. Además, este objeto provoca un gran estado de estrés sobre el felino por el hecho de cargar todo el día con un peso innecesario. Por este motivo, no es nada complicado encontrarse con animales que intentan quitárselo.

9. Proporcionar un compañero de juego canino: El compañero de juego también puede ser un perro. La mala relación entre los canes y los gatos es un tópico irreal. El proceso debe ser muy parecido al acompañante felino. Hay que dejar que cada uno tenga su territorio propio y que poco a poco vayan conociéndose hasta que acaben haciéndose amigos inseparables.

10. Proporcionar juguetes que finjan ser presas: Su instinto cazador les lleva muchas veces a querer salir al exterior y escapar. Si les ofrecemos juguetes parecidos a los ratones, por ejemplo, pueden fingir una caza que les resulte suficiente para tenerlos distraídos de los peligros exteriores.

Trabajar con gatos incrementa la productividad y reduce el estrés

El último informe presentado por Bizneo HR en el Día Internacional del Gato revela que cada vez hay más empresas que fomentan la presencia de los animales de compañía en la jornada laboral.

Según el último informe de estos expertos en software de Recursos Humanos cada vez hay más empresas que permiten a sus empleados llevarse a los animales a la oficina. Una iniciativa pet-friendly que se argumenta por la reducción de estrés que aporta acariciar al animal, así como la consecuente mejora de la productividad.

Esta práctica tiene su origen en Japón. El país nipón trabaja con los perros desde 1991 y desde hace ya casi 20 años también comparte la jornada laboral con los gatos. Trabajar con los gatos disminuye los niveles de cortisol (la hormona del estrés) de manera significativa. Interactuar con los mininos tiene beneficios a largo plazo sobre la salud, tanto física como mental.

Las ventajas de trabajar con los animales de compañía

Acariciar a los perros y gatos atenúa la ansiedad y sirve para combatir la fatiga propia de la jornada laboral. El 30% de los encuestados aseguran que estarían dispuestos a trabajar durante más horas si estuviesen acompañados de sus animales.

Otro dato que indica el informe es que compartir espacio con canes y felinos reduce el absentismo e incrementa la satisfacción del conjunto de los empleados.

Por otro lado, esta actividad acaba con el sentimiento de dejarles solos en casa, lo que favorece las relaciones laborales del empleado. Más de la mitad de los trabajadores afirmaron que mejorarían su compromiso con la organización. Por tanto, la presencia de los animales mejoraría el clima laboral de manera más directa, y como consecuencia, la productividad.

La cara B de trabajar con gatos

Cualquier empresa que quiera sumarse a la iniciativa pet-friendly deberá tener en cuenta una serie de consideraciones y normas:

•Tener la cartilla de vacunaciones al día.

•Llevar bolsas para las heces y mantener las zonas de trabajo limpias.

•Llevar a los perros atados si se mueven por el edificio.

•No dejar solos a los animales en los puestos de trabajo.

•Tampoco es recomendable hacerlo si están enfermos.

•Educar a los animales y garantizar que se lleven bien con los otros.

•Alimentarlos adecuadamente.

•Establecer protocolos de actuación.

•Proporcionarles un entorno apropiado.

“Queda mucho trabajo por hacer en cuanto a los derechos de los gatos, especialmente en los medios rurales”

María de los Ángeles Doval es una de las caras visibles de Micos do Barrio, una entidad de protección felina radicada en Santiago de Compostela que además de desarrollar el CER sensibiliza y forma dentro y fuera de Galicia.

¿Qué es una «bisbiseadora»?

Son las personas que gestionan las colonias. Les llamamos cariñosamente bisbiseadoras porque bisbisean a los gatos cuando llegan, así hacen una asociación positiva con ellas.

Como curiosidad, los gatos saben diferenciar los bisbiseos de cada una y si no los reconocen, no se acercan.

¿Han existido siempre y es una versión 2.0? ¿Cuáles son las diferencias?

Son gente 10 multitareas, ejercen labores de educación, sensibilización, de limpieza, de poda y desbroce, desparasitación, monitorización, elaboración y diseño de casetas y un largo etc.

El perfil actual de las personas que gestionan colonias en nuestra asociación es de gente con un nivel cultural medio alto, edades comprendidas entre 27 y 72 años, en su mayoría mujeres pero también hay hombres y además de alimentar, se preocupan por integrar las colonias en el barrio y no tener conflictos con el vecindario.

¿Cuidáis de los gatos de Santiago de Compostela pero también de las comunidades locales no?

Trabajamos en Santiago de Compostela, empezamos en el barrio de Fontiñas y poco a poco nos expandimos a otros. Muy puntualmente hacemos algo fuera de Santiago.

¿Sirve para todos que haya una red de entidades que desarrollen la gestión de colonias felinas?

Que haya una red de entidades puede ser enriquecedor, especialmente cuando tienen otro bagaje y más experiencia que nosotras. Cada cual tiene su nicho de trabajo y eso bien canalizado permite abordar diferentes campos.

¿Cómo es la colaboración con el Ayuntamiento?

Actualmente tienen una implicación limitada pero se van consiguiendo cosas por otras vías y eso es positivo.

¿Qué se debería esperar de un gobierno municipal?

Una actitud receptiva en mejorar la convivencia vecinal, revalorizar la ciudad y atender las necesidades que le demandan para mejorar la situación de todos y fomentar el bienestar animal.

Proponéis actividades como taller de casetas para gatos. ¿Os llueven las solitudes no?

Suelen tener buena acogida, es algo fácil, entretenido y que los usuarios disfrutan mucho.

Otro taller estrella es el de juguetes para gatos con materiales reciclados. Es una forma de enseñar a Reducir, Reutilizar y Reciclar residuos, a enriquecer el ambiente de los gatos a bajo coste y una forma de hacer seguimiento de las adopciones muy amable, además de una oportunidad de invitar a la ciudadanía a participar.

Tenéis una dimensión educativa muy importante. ¿Es fácil o es necesario?

La educación es la base, pero debe abordarse en todos los agentes sociales implicados, adaptándonos a ellos.

Al ser una asociación pequeñita, con recursos muy limitados, y carente de financiación pública, exige un pequeño sobreesfuerzo. Lo vemos como una oportunidad para potenciar la creatividad.

Ángeles eres la cara visible pero tu siempre, siempre hablas de equipo. ¿Por qué?

Porque aquí hay un gran equipo de trabajo, para que la rueda se mueva, mucha gente la empujó y todas esas personitas merecen su reconocimiento.

Tu intervención en el Foro Parlamentario Felino recibió una larguísima ovación ¿A qué crees que se debe?

Debo reconocer que me cogió de sorpresa. Quizás sea porque intentamos trabajar en positivo.

De allí ha salido tu invitación como tallerista a las segundas Jornadas Andaluzas. ¿Qué tal?

Bien, estas cosas asustan un poco pero ha sido una oportunidad de compartir experiencias y de que nosotras también aprendiéramos muchas cosas nuevas.

Y además junto a Noemí Bazarra a quien siempre has reconocido como parte del éxito de «Micos de Barrio»…

Sí, es una pieza importante y su experiencia en mediación resulta un punto muy enriquecedor para todos. Al igual que Noemí, existen otras piezas clave. Sin el trabajo de todas estas personas Micos no luciría. Es bueno que cada uno aporte lo que quiere y puede y el resto aprenda.

¿Qué opináis de la situación de los derechos de los gatos en Andalucía?

Creo que queda mucho trabajo por hacer.

¿Y en Galicia?

Igual! En algunas zonas, se han conseguido algunas mejoras pero hay muchos puntos olvidados, en especial, en el rural. Por otra parte, es importante tener presente que lo mejorable, debe mejorarse y debemos seguir avanzando, o al menos intentarlo.

Ofrecéis un modelo que más allá de la gestión felina. ¿En qué consiste?

Intentamos trabajar optimizando recursos. Por una parte trabajamos en calle mediante el CER y por otra, abordamos la parte educativa y de sensibilización.

También es espectacular lo imaginativas que sois para recabar recursos para esterilización y alimentación de los micos… Da la sensación de que vosotras deshacéis los obstáculos con trabajo y creatividad.

La vida es actitud y necesitamos una actitud positiva. Ya tenemos muchas adversidades y debemos trabajar buscando soluciones.

¿Qué consejo darías a quien quiera iniciarse en eso de cuidar de los gatos de su comunidad?

Que no vayan por libre, que intenten hacer red, que se asesoren, a poder ser de diferentes fuentes y que tengan una actitud receptiva, que vayan poco a poco, sobre todo buscando la forma de aprender y tomando cada error como parte del aprendizaje. Todos queremos lo mismo, mejorar la calidad de vida de los gatos de la calle y no morir en el intento.

“A los animales sólo hemos sabido tratarlos en función de su utilidad”

Helena Escoda es escritora, historiadora, postgraduada en Antrozoología y en Derecho Animal. Acaba de publicar “La historia de los gatos”, un riguroso y fascinante repaso de la complicada relación que hemos querido tener con los gatos. Es una defensora a ultranza del fin de la discriminación en función de la especie, es decir, trabaja contra el especismo.

¿La historia ha sido justa con los gatos?

No, para nada, ni con los gatos ni con el resto de los animales.

En una sociedad especista, la historiografía también es especista y por ello la historia se ha olvidado completamente de los animales y de todo aquello que ellos han hecho por nosotros y de todas las injusticias que han padecido por nuestra culpa. La historiografía y el pensamiento occidental no han tenido en cuenta la consideración moral que merecen, ni la ética, los animales no han estado incluidos más allá de su función utilitarista.

¿Es tu trabajo una oportunidad para desmontar mitos sobre los gatos?

¡Por supuesto! Todos los animales han sufrido el especismo y su explotación por parte del ser humano cuando ellos han aportado múltiples beneficios al progreso de la civilización. El pasado ya no puede cambiarse pero deberíamos reconocer y agradecer todo lo que los animales han hecho por nosotros. Los bueyes han trabajado la tierra como el que más, mulas, caballos y asnos nos han transportado y han cargado con nuestras mercancías, palomas transportando mensajes han salvado miles de vidas, etc. y no es cierto que los gatos sean egoístas y no hayan hecho nada, han sido nuestros aliados para proteger nuestros graneros.

¿Por qué España es el único país europeo donde sigue habiendo más perros que gatos en los hogares?

Desconozco estos datos y sus causas, sin embargo lo más importante es que los gatos que vivan en hogares españoles estén bien atendidos, reciban nuestro cariño y nunca sean abandonados, igual que los perros, los cuales también se merecen toda nuestra dedicación y afecto.

¿Ha habido una época dorada y un lugar dorados para los gatos?

En realidad nunca… Historiográficamente, se considera el período del Imperio Nuevo del Antiguo Egipto como la época dorada de los gatos, pues en ningún otro momento de la Historia se los ha representado con tanto hieratismo. Sin embargo, no todo lo que brilla es oro y la devoción que los egipcios sentían por los gatos también incluía su sacrificio, como era habitual en la cultura del egipcia, pues la vida en este mundo, el cual ya sabemos que no es precisamente el mejor, no valía para nada… después de la muerte nos esperaba la vida real y eterna.

¿Y una época y lugar oscuros?

Historiográficamente, se considera la edad negra para los gatos el período que transcurre entre los últimos siglos de la Baja Edad Media a finales de la Edad Moderna.

¿Tu amor por los gatos es previo a tu amor por la historia?

Sí, en casa siempre hemos tenido gatos y a mis padres agradezco que tuviéramos gatos en casa, siempre nos han alegrado la casa i la vida.

¿Cuándo empezaste a cultivar las dos pasiones?

Mi pasión por los gatos existe desde que tengo memoria y mi pasión por la historia llegó durante la adolescencia, estudiando bachillerato.

¿Se conserva ese tono divertido y anecdótico que se hace tan especiales tus conferencias en vivo?

Intento escribir de la manera más amena posible para despertar el interés del lector y que este tome conciencia en relación a la causa, pues esta es la finalidad del libro. No obstante he procurado que la información sea rigurosa.

Además de escribir sobre gatos has escrito sobre Toros. ¿Qué aporta tu libro a la lucha contra la tauromaquia?

El libro sobre tauromaquia, cuyo título es absolutamente neutral, es una recopilación de datos históricos cuya conclusión lleva a una profunda reflexión: la tauromaquia ha causado múltiples daños a nuestra sociedad y no solamente a los animales, es un mal cultural y sus costes son nefastos. Como historiadora animalista, lo mejor que puedo hacer es investigar el pasado, las relaciones históricas entre animales humanos y no humanos son una fuente de información muy interesante para comprender mejor el especismo y trabajar para erradicarlo.

Tienes en tu catálogo de conferencias una que vincula el animalismo con el feminismo. ¿Son movimientos interdependientes?

Las luchas antiespecistas (el especismo es la discriminación de otro ser en tanto que pertenece a otra especie) y feministas son interseccionales y se encuentran profundamente relacionadas. La primera vez que se escribió el concepto “derechos de los animales” fue para burlarse del concepto “derechos para las mujeres”.

¿De qué te está sirviendo el postgrado de Derecho Animal?

Para comprender mejor las injusticias derivadas del especismo y poder crear una argumentación que desmitifique todo aquello que hemos heredado de la cultura especista.

¿Cómo te sirves de tus conocimientos en Antrozoología para escribir?

Me ayuda a comprender y a desnaturalizar la cultura especista y a cuestionar el supuesto orden natural de las cosas.

¿Qué hitos animalistas destacarías de estos últimos cinco años?

Durante los últimos años se ha avanzado más de los que podía esperar… las redes sociales nos han ayudado a compartir mucha información y poder llegar a muchas personas, especialmente a los jóvenes. Cataluña, otras comunidades y muchas ciudades han abolido el circo con animales, muchos municipios han dejado atrás los correbous, algunas ciudades han prohibido la participación de animales en la cabalgata de reyes, el veganismo ha ganado mucho terreno y cada día somos más las personas que entendemos que se trata de algo mucho más profundo que una simple dieta… y por supuesto, la reacción ciudadana en relación al asesinato de Sota, lo cual demuestra que nuestra sociedad está dispuesta a movilizarse por los animales.

¿Cuáles te gustaría poder testimoniar?

A corto plazo, estoy seguro que veremos la abolición de los correbous en Cataluña, a medio plazo, veremos la abolición de las corridas de toros y las tradiciones crueles en toda la Península Ibérica y a largo plazo, espero poder ver todos los mataderos cerrados y un mundo vegano.

Has estudiado y practicado tantos aspectos del respeto a los animales. ¿Puedes definir el animalismo?

Yo creo que es un movimiento social y moral, sin embargo, el animalismo es todavía muy heterogéneo y no todas las personas que se definen como animalistas comparten idénticos objetivos a largo plazo, aunque a corto y medio plazo, si cooperamos, podemos conseguir victorias significativas para los animales. Creo que el objetivo es erradicar el especismo de una forma interseccional y abolir toda forma de opresión.

«La pérdida de un animal querido puede ser tan dura como la de un ser humano»

Uli Handrich es el alma de Mimiga unas joyería que realza como ninguna otra la relación que podemos tener con los animales compañeros de vida. Sus propuestas son estéticas pero también parten de una concepción intercultural de la ética.

¿De dónde sale MiMiga?

MiMiga nace de la inquietud de una catlover y la propuesta de ofrecer joyas asequibles personalizadas de compañeros animales – como señal del vínculo, para «acompañar» así a sus humanos en un viaje, una boda, o como recuerdo tangible de una relación especial. Incorporando mi filosofía personal de actividad sostenible y apoyo a protección animal.

Y el nombre de mi gata soñada, Miga, mi Miga, a la que tuve que esperar media vida para perderla de forma trágica con sólo 6 años.

¿Quién fue primero la creadora de joyas o la Animalista?

La Tierfreund  (amiga de los animales) desde niña, la Tierschützer  (protectora de lo animales) activa desde que resido en España. Procuro evitar el término «animalista», poco claro y frecuentemente usado con connotaciones negativas, al que por cierto la RAE sólo se refiere a nivel de escultura y pintura, yendo lo oficial  (cómo en casi todo lo relacionado con protección animal) muy por detrás de la realidad social.

¿Tus joyas-talismán ayudan a superar la pérdida de compañeros animales?

Lo que sigue a la pérdida de un compañero animal querido no suele ser fácil: Elaborar el duelo. Inevitable (porque se desencadena involuntariamente), difícilmente practicable (por el tabú social) e inesquivable.

Los ritos, conservar un recuerdo y poder hablar con personas afines suelen ayudar.  La pérdida de un querido animal puede ser tan dura como la de un ser humano, rompernos todos los esquemas y desencadena una crisis vital. Al perder a mis 3 gatas en el espacio de meses, me puse a investigar acerca de lo que supone un duelo, sus implicaciones físicas y emocionales, las consecuencias de no realizarlo (correctamente), la (no) aceptación por parte de la sociedad y mucho más…  Fruto de ello es un bloque de posts en nuestro blog para ayudar a otros en ese duro pero necesario camino.

El proceso de creación de una joya proporciona al cliente también un espacio dónde enfrentarse a ésta pérdida, hablar de su dolor y su compañero animal. Y el resultado – una joya con su pelo (y con ello su ADN)  – le recuerda más a su vida que una joya memoria convencional con cenizas.

¿Fue ese el origen de tu propuesta?

No. Las joyas de MiMiga son primordialmente un símbolo del amor y compromiso. Y cómo tal recomiendo siempre encargarlas mejor en vida para celebrar ese vínculo especial.

¿De tus joyas cuál es tu pieza favorita?

Cada joya es única, con un componente impagable: Las historias de detrás y las emociones que despiertan en su portador/a. Pero sí, hay unas cuantas ultra-personalizadas, entre ellas la de una cotorra, ahora mismo en trabajo, que «contará» toda su movida vida, una de novia con pelo de su gato recién fallecido y un colgante en memoria de una gata muy especial para una persona muy especial – realizado sin pelo.

Tu dimensión de amiga de los animales también la desarrollas a través de un blog ¿Cuándo empezaste con él?

Hace unos 6 años, de forma esporádica, creciendo en los últimos años.

¿Qué temas te interesan?

Los que proporcionan herramientas para mejorar la calidad de vida de los gatos en hogares, refugios y la calle. Etología, estudios científicos, temas de protección animal, el CER, tenencia responsable… Creo en la necesidad de la (in)formación para poder convivir felizmente con un compañero animal, ayudar a animales necesitados y prevenir el abandono.

Tu formación y el conocimiento de varios idiomas te permiten contrastar información de mucha calidad. ¿Verdad?

Suelo documentarme en español, inglés y alemán; preferiblemente en distintas fuentes fiables y científicas.

Uno de tus post habla del vínculo violencia y maltrato animal ¿Confirmarías la correlación?

Sin duda. Investigaciones de los últimos 35 años muestran la conexión entre éste y conductas violentas, antisociales y criminales. El hecho de equiparar el FBI en 2016 la violencia hacia animales con homicidio y declararla crimen contra la sociedad, muestra su tremenda importancia. Siendo casi siempre solo la “punta del iceberg”, e indicador de posible violencia interpersonal (hacia menores, de género, contra mayores, agresión sexual) e incluso terrorismo.

Especialmente grave cuando sea perpetuada por menores – NO es un “juego de niños”, sino SIEMPRE una señal de alarma, que evidencia un riesgo para ellos mismos y/u otros – y en otros países tomado muy en serio por pedagogos, fiscales y tribunales.

Presenciar crueldad con animales a una edad vulnerable influye en el desarrollo cerebral provocando insensibilidad, pérdida de empatía (inhibidora de agresión), normalización de hostilidad e incluso puede, cómo ACE (Experiencia Adversa en la Infancia) producir cambios fisiológicos y enfermedades en la vida adulta y afectar a los genes.

Esto se aplica tanto a violencia sufrida / presenciada en el hogar, cómo a la violencia legalizada en fiestas, toros, caza…   El maltrato animal afecta a todos, no es una cuestión animalista sino de seguridad ciudadana.

Eres alemana pero vives en Andalucía… ¿Cómo vives el contraste entre un lugar y otro respecto a los animales?

Fatal. Me resulta incomprensible que en un país europeo en pleno siglo XXI se siguen torturando anualmente más de 60.000 animales en festejos y fiestas patronales, la situación de la caza, y que no se tomen medidas reales ante el gravísimo problema de abandono y maltrato animal. Y el odio a los gatos.

¿Qué medidas importarías desde Alemania a Andalucía?

Hay algo que desgraciadamente no se puede importar: El respeto por la vida animal y la empatía de los países norte-europeos con los animales necesitados. Mientras España arrastra siglos de su (ab)uso, asociado a cultura, deporte y diversión.

Creo que antes de «importar» medidas de otros países habrá que ver cómo hacerlas «funcionar» en España. Actuamos distintos porque pensamos distintos, debido a estructuras cognitivas y guiones de memoria formados durante el desarrollo temprano, que determinan nuestra la forma de percibir el mundo. Quizás sea hora de diseñar medidas específicas, copiando del marketing técnicas de inteligencia emocional y neuro-ciencia.

¿Hay algo de aquí que podrían incorporar en Alemania?

Sin dudar, la maravillosa labor de tantos y tantas «gater@s» y los cada día más frecuentes proyectos municipales de CES/CER. Hay un potencial humano tremendo, que protegido, formado y apoyado oficialmente sería capaz de convertir a España en país modelo de gestión de los gatos en la calle.

¿Ves una evolución con los años?

Sí y no. Por un lado hay mucha gente luchando por cambiar las cosas, el CER se está implantando en muchos sitios, se están organizando jornadas formativas y modificando algunas leyes. Pero por el otro las noticias de maltrato no cesan, el maltrato institucional de las perreras siguen ahí, los refugios se colapsan, sigue habiendo cachorros tirado en bolsas en contenedores…

¿Cuál crees que es la medida más urgente que debería adoptar el nuevo ejecutivo andaluz en materia animalista?

Para mí la medida más urgente sería sentar ejemplo y acabar de una vez con el maltrato oficial en festejos, perreras etc.  Sin un claro mensaje que el maltrato animal no es admisible, cualquier otra medida está destinada a fracasar.