Entradas

Shenzhen prohíbe permanentemente el consumo de perros y gatos

Shenzhen, una de las ciudades más grandes de China, ha prohibido el comercio y el consumo de animales silvestres. La medida incluye el consumo de la carne de perro y gato.

La ciudad sureña de Shenzhen no quiere tomar ningún riesgo. Por este motivo, el pasado jueves decretó la prohibición de comer animales silvestres (serpientes, pangolines, etc.). La medida, que incluye el consumo de perros y gatos, tiene como objetivo impedir futuras epidemias como el coronavirus. La lista de animales permitidos para la alimentación son cerdos, vacas, ovejas, burros, conejos, pollos, patos, ocas, palomas y codornices, así como otros incluidos en el Directorio Nacional de Recursos Genéticos de Ganado y Aves Domésticas, como camellos o caballos.

El consumo de animales silvestres es una de las prácticas más populares de las ciudades del sur de China, entre las que se encuentran Shenzhen. Por este motivo, el propio gobierno de Shenzhen asegura que su medida es la más estricta de todas las impuestas en China desde que las autoridades iniciaron una campaña contra el consumo de animales salvajes tras las sospechas de que el covid-19 se originara en un mercado de animales de Wuhan.

Recordemos que el primer caso de coronavirus conocido fue detectado en diciembre en la ciudad de Wuhan. Las autoridades rastrearon el origen del virus hasta dar con un mercado de alimentos en el que se vendían animales silvestres como pangolines o civetas. China ha registrado hasta el momento 3.322 muertes y 81.620 casos de covid-19 según las últimas cifras publicadas por la Organización Mundial de la Salud.

La prohibición del comercio y consumo de animales silvestres, que entrará en vigor el próximo 1 de mayo, contempla multas mínimas de 100.000 yuanes, que equivalen a unos 13.000 euros, aunque las sanciones pueden ser mayores en función del valor de los animales decomisados. La medida tomada en Shenzhen podría ser adoptada por el resto de las ciudades chinas en los próximos días.

 

 

Así trabajan en Katubihotz con las colonias felinas durante el estado de alarma

El estado de alarma causado por el coronavirus ha cambiado la rutina de trabajo de muchas asociaciones que velan por el bienestar de las colonias felinas. La Dirección General de Derechos de los Animales publicó el pasado 15 de marzo que la alimentación de los gatos callejeros podía seguir produciéndose siempre y cuando se prioricen los horarios de menos afluencia y se espacien el máximo de días posibles las visitas.

Katubihotz es una asociación ubicada en Pasaia (Gipuzkoa) creada para cuidar y controlar colonias de gatos que viven en la calle y también para procurar una casa a los felinos a través de la adopción. Esta entidad está formada por personas que respetan a los animales y que desean que los gatos sean aceptados y respetados por nuestra sociedad. Desde Animalados nos hemos puesto en contacto con la asociación para conocer cómo están trabajando con el estado de alarma instaurado en el territorio español.

Gato de una colonia felina controlada por Katubihotz

Gato de una colonia felina controlada por Katubihotz

Los voluntarios de Katubihotz explican que la rutina no ha variado mucho a pesar del confinamiento social provocado por el coronavirus: “El control de las colonias felinas lo llevamos igual que antes. Cada voluntario controla una o varias colonias desde hace tiempo, por lo que nada ha cambiado. Antes del estado de alarma ya estábamos repartidos, cada uno va a su colonia una vez al día, pero ahora siempre en solitario”. Ahora bien, desde la asociación han tomado una serie de medidas de prevención durante sus prácticas en las colonias: “Estamos extremando las precauciones. Trabajamos con guantes y mascarillas y desinfectamos lo mejor posible las zonas en las que ponemos la comida para los animales”.

Desde la entidad valoran mucho el apoyo que han recibido por parte de la Guardia Urbana para poder seguir con su labor diaria: “La Guardia Urbana de Pasaia nos ha apoyado y nos ha ayudado desde el principio. Ellos tienen una lista con los nombres y con el DNI de los voluntarios que formamos Katubihotz. También han apuntado las tareas a realizar de cada voluntario y los traslados que tenemos que hacer”.

Katubihotz, además de alimentar y cuidar a los gatos de diferentes colonias felinas, cuenta con un refugio de felinos a los que han encontrado acomodo para los días de confinamiento: “Todo el trabajo del refugio (limpieza, mediaciones, etc.) lo realiza una sola persona por las mañanas y otra por las tardes. Antes lo hacíamos más personas. Para hacer menos salidas y disminuir riesgos, nos propusimos vaciar el refugio. Gracias a la gente, que se ha volcado en ayudarnos, hemos encontrado acogida para todos los gatos, al menos hasta que pasen los días de cuarentena. Esta semana se irán los últimos cuatro que quedan, estamos muy agradecidos”.

Ahora bien, los cuatro felinos que restan por salir del refugio no pasan por sus mejores días: “Están bastante aburridos los pobres. Ellos están acostumbrados a más ajetreo, a compartir su tiempo con más personas y a tener más tiempo de juegos. Menos mal que muy pronto estarán viviendo una aventura nueva en sus casas de acogida”.

Sin embargo, los voluntarios destacan la actividad que hay a lo largo de estos días en las colonias felinas de Pasaia: “Hay más movimiento en las colonias, están apareciendo gatos nuevos en todas ellas. Al igual que por la calle, en la que vemos gatos desconocidos muy hambrientos rebuscando en contenedores o en la lonja del puerto. Son gatos que bajan de las huertas, lo que significa que allí han dejado de alimentarlos”.

Gato feral de una colonia felina de Pasaia

Gato feral de una colonia felina de Pasaia

Sobre las adopciones, los voluntarios de la asociación nos comentan que: “Actualmente están paralizadas. Nos gusta hacer entrevistas en persona y que los adoptantes conozcan al animal antes de darlo en adopción, algo que en estos momentos es imposible. A pesar de esto, tenemos una gatita anciana preadoptada a la que están deseando conocer. También tenemos preadoptados a dos hámsteres que rescatamos hace poco cuando querían tirar a la familia entera a la basura. Cuando todo esto termine podrán ir a sus hogares”.

Todos los integrantes de Katubihotz quieren agradecer el apoyo incondicional que han recibido por parte de muchas personas a lo largo de estos difíciles días: “Hemos recibido el apoyo de muchas personas. A diario nos hacen llegar su agradecimiento por la labor que realizamos. Nos preguntan por el estado de nuestros gatos, nos ofrecen ayuda y nos piden que cuidemos de ellos. Nos sentimos muy arropados y eso es de agradecer. A veces puede parecernos que somos cuatro gatos los que nos preocupamos por los animales, pero en momentos como estos nos damos cuenta de que hay mucha gente volcada en el bienestar de los gatos callejeros”.

Los voluntarios de la asociación lanzan un recordatorio para todas las personas: “Queremos insistir en que los animales no transmiten el coronavirus. Abandonar a un animal por el motivo que sea siempre está injustificado y constituye un delito. En el caso del COVID-19 pedimos a los propietarios de los animales que no se dejen llevar por la histeria colectiva y la desinformación. Abandonar o sacrificar a los animales, por si acaso contagias, es absurdo, irracional y cruel”.

Alerta por la posible intoxicación intencionada de gatos y perros en el Parque del Guinardó

En las últimas semanas un perro y siete gatos podrían haber muerto por la ingestión de sustancias tóxicas en el Parque del Guinardó.

Espai Gos Barcelona ha advertido del peligro por envenenamiento que pueden correr los perros y gatos del distrito de Horta-Guinardó. Tras recibir el aviso por las redes sociales de la supuesta muerte por intoxicación de un perro de la zona, la plataforma ciudadana contrastó los hechos con un veterinario que afirmó que la muerte del animal era compatible con una muerte por ingestión de sustancias tóxicas.

Además del fallecimiento del perro, hace unas semanas también murieron siete gatos de la zona pertenecientes a la colonia felina Font Castellana, todos ellos también con indicios de sufrir una intoxicación alimentaria. Según ha podido saber Espai Gos, además de las víctimas mortales ya mencionadas, algunos perros de la zona han ingresado a lo largo de estas últimas semanas en una clínica veterinaria con síntomas de haber podido ingerir alguna sustancia tóxica.

Hemos hablado con Àngela Coll, portavoz de la plataforma Espai Gos, quien nos ha explicado que: “a pesar de la evidencia de los hechos, haría falta una necropsia para conocer con exactitud si todos los animales fallecidos y enfermados han sido víctimas comunes de una intoxicación intencionada sufrida en el Parque del Guinardó. El problema es que este tipo de estudios tienen un coste muy elevado”.

Desde Espai Gos lamentan la falta de implicación por parte del consistorio de Barcelona ante estos hechos: “Ante un delito de salud pública como este el Ayuntamiento tendría que actuar de oficio y con mucha más contundencia. Desde el consistorio no se ha enviado a nadie para que revisen y limpien el Parque del Guinardó. La Guardia Urbana, que se ha mostrado más colaborativa, nos ha explicado que si el hombre que ha sufrido la muerte del perro denuncia los hechos, existirá una investigación más profunda”.

No es la primera vez que se encienden todas las alarmas en Barcelona por el posible ataque intencionado hacia los animales de compañía en lugares públicos. En otros barrios, como la Vila Olímpica o Gracia, ya sufrieron la presencia de alimentos tóxicos o incluso el hallazgo de salchichas con clavos para herir a los animales.

Cómo cuidar a los gatos al mismo tiempo que respetamos al medio ambiente

Con motivo del Día Internacional del Gato que se celebra el 17 de febrero, la marca de comida natural Edgard & Cooper ha compartido cinco consejos sencillos para ayudarnos a cuidar de los gatos de forma sostenible.

Evita la sobrepoblación

Se estima que en el mundo hay cerca de 600 millones de gatos entre domésticos y callejeros. Una cifra que debe servir para crear conciencia sobre la tenencia responsable. España es el séptimo país de Europa respecto al número de felinos en los hogares, se estima que casi un 20% de la población española convive con un gato como animal de compañía.

La mayoría de los refugios y perreras urbanas españolas están saturadas, por este motivo, los veterinarios recomiendan esterilizar a los gatos como solución para evitar la sobrepoblación.

Adopta, no compres

Adoptar a un animal de compañía de un refugio permite que haya más alimentos, juguetes, cuidado médico y personal para ayudar a otros animales necesidades, por tanto, la ayuda llega mucho más allá del animal adoptado. Además, esta acción evita la propagación de enfermedades de los refugios o incluso de los animales callejeros.

Optar por lo clásico

Pelotas, cuerdas o peluches, optar por este tipo de juguetes más sencillos en lugar de los nuevos dispositivos electrónicos ayuda a reducir el consumo de energía. Existen muchas opciones en el mercado de materiales naturales como madera o cuerda para evitar los plásticos. También hay tiendas de segunda mano donde se pueden comprar juguetes y accesorios para los gatos. Otra opción es la de fabricar en casa juguetes reutilizando objetos que ya no se utilicen como, por ejemplo, calcetines viejos o unos vaqueros rotos. ¿Cómo? Solo hay que cortar la parte inferior de los vaqueros, enrollarlo y hacerles un nudo. Con un gato el entretenimiento es muy fácil, cualquier objeto que ruede o haga ruido llamará su atención.

Elegir productos y marcas ecológicas

El mercado ofrece muchas opciones de alimentación y cuidados ecológicos, libres de químicos; así como comederos y bebederos de acero inoxidable. Marcas como Edgard & Cooper, completamente concienciadas con el cuidado del medio ambiente, cuenta con envases de pienso 100% biodegradables y tarrinas de latas reciclables, y gracias a esto han conseguido ahorrar hasta la fecha más de un millón de bolsas de plástico. También cuentan con una gama de productos ecológicos y con certificado MSC y ASC, que aseguran el uso de ingredientes provenientes de pesca sostenible y productos del mar cultivados de manera responsable.

Arena para gatos ecológica

La arena para gatos contiene productos químicos que son perjudiciales para el medio ambiente, y a la larga, también tóxicos para los gatos. Una alternativa es sustituir este tipo de arena por productos sostenibles como gravilla orgánica, bambú, pino o semillas de maíz. Otra opción es elaborar una arena casera que no dañe el medio ambiente. Para ello se puede utilizar papel de periódico, bicarbonato y detergente biodegradable.

El truco para evitar daños a los gatos cuando arrancas el vehículo en invierno

Evita con varios golpes antes de arrancar el coche que algún animal, especialmente gatos, sufra daños.

La Agencia Estatal de Meteorología prevé que el frío se mantendrá en gran parte de España a lo largo de toda la semana. Gloria, nombre que recibe la fuerte borrasca que ataca a las ciudades españolas a lo largo de estos últimos días, ha traído consigo vientos muy fuertes, lluvias abundantes e incluso ha causado que la cota de nieve suba a los 900 metros en el noroeste peninsular según las informaciones de la Aemet.

Ante este complicado temporal, hay que recordar que no solo las personas sufren las consecuencias del frío o de la lluvia. Los animales que viven en la calle también acusan el descenso de las temperaturas, y por tanto, buscarán los lugares y los rincones más cálidos, como son las zonas interiores de los vehículos.

Los animales callejeros, especialmente los gatos, suelen refugiarse del frío en el interior de los vehículos, aprovechando así la calidez que desprenden estos tras haber sido utilizados. Una solución tan eficaz como peligrosa para el bienestar de los felinos. Si el vehículo vuelve a ponerse en marcha con la presencia del animal en su interior, puede causarle lesiones, quemaduras o incluso la muerte por asfixia.

Para evitar que se produzca cualquier lesión sobre los animales, la Policía Nacional ha lanzado un consejo a través de su cuenta de Twitter en el que pide a los ciudadanos que den unos golpes en el capó antes de arrancar el vehículo para asegurarse la ausencia de animales en el interior del coche.

La Policía Nacional informa que normalmente los gatos suelen elegir vehículos que estén recién estacionados en los que el motor está todavía caliente. Una vez que se ha pasado el efecto de la calidez, los animales buscarán un nuevo vehículo. Por este motivo, es importante estar atentos a la presencia de un gato en el interior del coche si volvemos a coger el vehículo pocos minutos después de haberlo dejado.

La Policía también informa de que hay que tener especial atención en el caso de los gatos recién nacidos. Algunos animales dejan a sus hijos en el interior de un vehículo mientras buscan la comida. Esta situación es especialmente delicada porque las crías no apreciarán los golpes ni podrán valerse por sí mismo para huir de la situación.

Ahora ya lo sabemos, en los días más fríos tenemos que golpear el capó de nuestro coche varias veces para evitar así el daño a cualquier animal, seguro que ellos nos agradecerán este aviso.