Entradas

Consejos para viajar con el gato en el coche

Los gatos no son muy amigos de los viajes pero si no queda otra opción deberás seguir una serie de pautas que garanticen el máximo bienestar de estos animales

Los gatos son unos animales muy reacios a los desplazamientos. Los cambios de ubicación provocan en los felinos un estado de estrés y ansiedad causado por el abandono de aquellas zonas que se encuentran impregnadas con sus feromonas. No obstante, en diferentes situaciones como pueden ser las vacaciones, los humanos nos vemos obligados a viajar con ellos en coche, toda una aventura que debe planificarse con antelación.

En general, los gatos no están acostumbrados a viajar en coche. Este tipo de desplazamientos generan un estado de estrés y nerviosismo sobre el animal que puede provocarle vómitos, diarrea y mareos. Ante esta situación, los veterinarios recomiendan dejar al animal en su residencia habitual si el viaje no supera las dos noches fuera de casa, así evitaremos un mal trago para felino.

Si la decisión ya está tomada y el gato viajará contigo en el coche, lo primero que debes hacer es visitar a tu veterinario habitual. Nadie mejor que un experto en bienestar animal sabrá informarte sobre los mejores consejos para el bienestar del felino. Eso sí, hay una serie de pautas básicas en las que coinciden los expertos con los que ha hablado Animalados y que deberás cumplir para que el desplazamiento sea lo menos desagradable posible:

-Utiliza un transportín adecuado. El gato debe sentirse lo más cómodo posible durante el desplazamiento. Para ello, el transportín tiene que estar limpio y tiene que ser lo más rígido y espacioso posible. Para evitar problemas con la entrada del animal al interior del transportín puedes colocar algún juguete, toalla o manta que esté impregnada con las feromonas del felino.

-Ubica correctamente el transportín. Para un viaje seguro y confortable el transportín podrá ubicarse en el suelo detrás de los asientos delanteros o también podrá colocarse en los asientos de atrás, siempre bien atado con el cinturón de seguridad. Lo más importante es que el transportín quede bien sujeto en cualquiera de estas dos zonas, así evitaremos movimientos bruscos y mareos.

-Evita dar comida al animal. Para evitar vómitos y diarreas durante el trayecto es importante que el gato no haya comido durante las 4 horas previas al inicio del desplazamiento. Durante el viaje es también importante que el felino no ingiera alimentos. Tan solo podrá beber agua si el propio animal lo desea.

-Utiliza feromonas antiestrés. Los veterinarios recomiendan estos espráis para reducir la ansiedad durante el trayecto. Las feromonas antiestrés reproducen olores familiares del felino y de su territorio habitual. Para su correcto uso deberás impregnarse el transportín y la parte del coche en la que se ubique el animal con este espray unos 20 minutos antes del acomodo del gato en el vehículo.

-Acomoda el coche para su bienestar. Es importante que el gato disponga de una temperatura adecuada durante el desplazamiento, especialmente cuando el viaje se produce durante los meses más calurosos del año. En estos casos lo recomendable es poner el aire acondicionado unos minutos antes de subirse al vehículo. También es importante procurar no poner la música o la radio muy alta. Esto podría aumentar el estado de nerviosismo del gato.

-Interactúa con el felino. Durante el trayecto es muy probable que el animal maúlle como muestra de su malestar y estrés. Para intentar hacer que su desplazamiento sea más ameno intenta hablar y acariciar al animal en la medida de lo posible. De esta manera, el felino percibirá normalidad en su entorno y podrá relajar su estado de nerviosismo.

-Realiza paradas cada dos horas. Igual que sucede con las personas, los animales también necesitan descansar del movimiento del coche. Para ello, intenta realizar una parada cada dos horas. Durante las pausas procura estar cerca del animal y mantén el vehículo con una temperatura adecuada para su bienestar. Es muy importante no dejar al animal solo dentro del coche durante los meses más calurosos del año. Esta situación podría provocarle un golpe de calor y sus consecuentes problemas de salud.

Cómo proteger a los gatos de las altas temperaturas

Los gatos, igual que pasa con las personas, sufren cuando el calor aprieta. Por este motivo, es importante tomar una serie de precauciones para garantizar el bienestar de los felinos cuando las temperaturas son altas.

Tal y como sucede con los perros, los gatos pueden sufrir un golpe de calor si no se toman las medidas adecuadas, lo cual supone un riesgo muy alto para la salud del animal. Para evitar esta situación desde Animalados te damos cinco consejos básicos:

1. Renovar el agua del bebedero de manera constante. El agua fresca es la medida más importante para proteger a los gatos de las altas temperaturas. Así, es vital cambiar el agua del bebedero al menos dos veces al día para poder garantizar una correcta hidratación del animal durante los días más sofocantes.

Durante el verano también es muy buena opción aumentar el número de bebederos del gato. De esta manera el felino dispondrá de diferentes lugares en el hogar en los que hidratarse para combatir las altas temperaturas. Otro recurso válido consiste en substituir el agua de uno de los bebederos por cubitos de hielo.

2. Mantener fresco el hogar. Durante los meses más calurosos es muy común ver a los gatos luchar contra las altas temperaturas ubicándose en zonas frescas como son las baldosas del suelo, la ducha, la pica del grifo, etc. Por este motivo es fundamental conservar la casa lo más fresca posible.

Para ello, es importante mantener las persianas bajadas durante las horas en las que el sol aprieta más. Apostar por el uso del aire acondicionado o de un ventilador también es una buena medida siempre y cuando el animal no se exponga de manera directa al aire frío.

3. Cepilla al animal con regularidad. Es muy importante que los gatos tengan un buen cepillado diario durante los meses más calurosos para poder eliminar así aquellos pelos muertos que dificultan la expulsión de la calor. El cepillado también evitará que los felinos formen nudos y enredos en el pelaje de su cuerpo.

4. Garantizar un buen descanso del animal. Durante el verano los felinos acostumbran a dormir más que durante el resto del año, por lo que es muy habitual verlos reposar entre 14 y 16 horas repartidas en diferentes siestas. Esta es una manera más que tienen estos animales para combatir el calor.

Es crucial respetar las horas de descanso del gato durante los días en los que las temperaturas son más altas. A la vez, es conveniente evitar los esfuerzos y el ejercicio físico del felino cuando el sol aprieta.

5. Evitar a toda costa los lugares cerrados. Como ya hemos comentado anteriormente es muy importante que el animal se encuentre en un lugar fresco durante las altas temperaturas, por tanto, resulta fundamental para el bienestar de los gatos no dejarlos encerrados en lugares con poca ventilación.

Los lugares cerrados y mal ventilados pueden provocar un ascenso importante en la temperatura del gato y son muy peligrosos, ya que podrían causar un golpe de calor sobre el animal.

Conoce las mascarillas solidarias de la asociación Katubihotz

Katubihotz ha lanzado a la venta una serie de mascarillas solidarias para seguir con la maravillosa labor que desempeñan. Hablamos con la asociación de Pasaia (Gipuzkoa) para conocer todos los detalles sobre esta iniciativa y sobre la situación actual de las colonias felinas.

Tras unos meses atípicos a causa del coronavirus, ¿cómo está siendo la rutina de trabajo actual en la asociación Katubihotz?

Tras el estado de alarma seguimos activos realizando CES (captura, esterilización y suelta) a los gatos de colonia, adopciones y retomando eventos, el último ha sido el pasado sábado 4 de julio junto a Tiendanimal en el centro comercial Txingudi en Irún, el cual una vez más ha sido todo un éxito.

Seguimos a buen ritmo e intentando mejorar con las adopciones, ya que estamos en temporada de camadas. A día de hoy hemos realizado 97 adopciones y esperamos hacer muchas más. Hemos apreciado que nos llaman más personas para solicitar ayuda y menos para adoptar, pero es una situación normal porqué están cerca las vacaciones y se nota.

Además recibimos llamadas por gatos que parece ser que los dueños dejan salir a la calle sin collar (siempre que lleven que sea antiatrapamiento por favor), estas personas nos avisan con la buena intención de ayudar al gato sin saber que tienen un dueño, tenemos conocimiento de varios gatos habituales en varias zonas.

La crisis del coronavirus ha provocado un descenso importante de los recursos en la mayoría de las asociaciones de animales. ¿Cómo combatís esta situación desde vuestra asociación?

En Katubihotz, dado que no hemos podido realizar eventos presenciales y ahora con la “nueva normalidad» y sus normas es más lento todo, hemos intentado adaptarnos a las nuevas circunstancias. Por este motivo, hemos puesto a la venta una línea de mascarillas de tela y una tienda online solidaria en la que encontramos diferentes productos con temática felina.

¿Cómo surge la idea de diseñar y vender mascarillas? ¿Cuál es el objetivo de la iniciativa?

La idea la propone Elena Pérez Echeverria, que es la diseñadora de las mascarillas. Elena, que ya conocía nuestra labor, nos propuso la iniciativa, el diseño y la venta de estas.

El objetivo de esta iniciativa y de la tienda solidaria online es seguir avanzando con la ayuda a cuántos más gatos necesitados mejor. La asociación quiere continuar con el cuidado y el control de las colonias felinas que viven en la calle y procurar un hogar para los gatos a través de la adopción.

Mascarilla de tela de la tienda online de Katubihotz

¿Cómo se pueden adquirir las mascarillas?

Se pueden adquirir a través de nuestras redes sociales (Facebook y Instagram) o contactando por WhatsApp en el teléfono 651605444. Las mascarillas se pueden comprar desde cualquier punto de España. Además entre todas las personas que colaboren se sorteará un fabuloso bolso con temática felina.

¿Cómo son las mascarillas? ¿Tenéis diferentes diseños y tamaños?

Las mascarillas están hechas con diferentes tipos de telas bonitas y frescas con motivos de gatos principalmente, aunque también las hay de sandías, fresas, etc.

Hay tres tipos de tallas que abarcan de 0-4 años, de 4-12 años y de 12 a todo tipo de adultos, y las gomas son fáciles de ajustar. El precio de todas ellas es de 10€, además incorporan un filtro que se puede reponer y advertimos que este mismo no se ha de planchar, ya que el calor lo estropea.

Diferentes modelos de mascarillas de Katubihotz

¿Qué aceptación está teniendo la iniciativa de las mascarillas solidarias?

La verdad es que nuestros seguidores siempre están ahí apoyándonos y ya se han agotado varios modelos de mascarillas. Quisiéramos aprovechar también para agradecer tanto a los seguidores como a la Elena por toda la ayuda que nos dan y la labor que hacen.

¿Qué otros productos podemos encontrar en vuestra tienda solidaria online?

Disponemos de más objetos con temática felina que siempre está de moda. En la tienda online podemos encontrar desde bolígrafos, camisetas, bolsas de tela ideales y cómodas para ir a la playa, hamacas colgantes que les encantan a los gatetes, etc. Todo está accesible y disponible en nuestra tienda online a través del siguiente enlace: http://www.katubihotz.com/tienda-katubihotz-online/

Calcetines disponibles en la tienda online de Katubihotz

Reloj gatuno de la tienda online de Katubihotz

Muere Rubble, el gato más longevo del mundo a los 31 años

Muere el gato más viejo del mundo a los 31 años de edad en Inglaterra. Michele Heritage, una de las personas con las que convivía, ha confirmado la notica a través de las redes sociales.

Rubble ha muerto a los 31 años en la ciudad de Exeter, en Inglaterra. El gato de raza Maine Coon se unió a la vida de Michele Heritage en su 20 aniversario y desde entonces habían sido inseparables. Ahora, a sus 52 años la mujer británica lamenta la pérdida irreparable de su fiel compañero de vida.

La muerte del animal, como no podría ser de otra manera, corresponde a su avanzada edad. Según ha informado Michele Heritage en declaraciones para The Sun: “Rubble envejeció mucho en las últimas semanas, incluso dejó de comer su comida. Le dije a mi marido en Navidad que creía que sería la última vez que la pasaríamos con él”.

Heritage, en sus declaraciones para el diario británico explica cómo fue la muerte del felino: “Yo salí a trabajar y cuando llegué a casa, mi marido me dijo que Rubble se había ido como cada día por la carretera, sin embargo ya no volvió, así que creemos que se fue a morir como los gatos”.

Los compañeros de vida de Rubble atribuyen la larga vida del gato al hecho de que nunca tuvieron hijos y que, por tanto, dedicaron mucho tiempo al cuidado y al mimo del felino. “Siempre lo he tratado como a un niño. También pasó con otro gato llamado Meg que murió a los 25 años. Si te importa algo, no importa lo que sea, dura”, explica Michele.

Los expertos coinciden en que los 31 años con los que murió Rubble equivalen a casi 150 años humanos. Así, Rubble superó por mucho la esperanza de vida de los felinos que viven en un hogar, una esperanza de vida que normalmente se sitúa en poco más de los 12 años.

La publicación de The Sun especifica que Rubble no ha superado el récord de longevidad de un gato. El récord lo sigue teniendo Creme Puff, una gata que murió en Estados Unidos en 2005 a los 38 años y tres días de edad.

¿Cómo puedo saber la edad que tiene un gato?

Cuando adoptamos un gato, a veces resulta complicado saber la edad que tiene, pero saberlo es importante, ya que sus necesidades serán diferentes en función de esta. Por ello, os damos algunos trucos para saber, si no la edad exacta, al menos la etapa por la que está pasando tu gato.

Para saber de edad que tiene un gato, lo primero en que hay que fijarse es en su comportamiento. Los felinos comienzan a interactuar con su entorno al cabo de las tres semanas de vida. Aquí empiezan los juegos, la socialización con otros animales y con las personas. Este periodo termina al cabo de ocho semanas. En esta etapa se suelen dar los comportamientos más conflictivos, concretamente entre los dos y los cuatro meses, que es cuando se sienten atraídos por la curiosidad.

Entre los cuatro meses y el año tiene lugar la madurez sexual. Aquí se produce el celo (entre finales de invierno y primavera), que es cuando empiezan a marcar su territorio con orina. En esta fase es importante evitar que salgan a la calle, y es el momento de esterilizarlos para reducir el número de camadas no deseadas. Además, la esterilización provocará muchos beneficios en el comportamiento y la salud de los felinos.

Desde el año, y hasta los siete, estos animales se encuentran en la etapa adulta. Se nota porque pasan menos tiempo jugando, y se vuelven más territoriales y dominantes. Sin embargo, en esta etapa es importante establecer una rutina con juguetes y retos para conseguir su alimento, así el gato tendrá una vida activa y evitaremos problemas de sobrepeso.

El paso de edad adulta a senior se da entre los siete y los doce años. El aspecto físico del gato es el mismo que en la anterior, pero con menos ganas de jugar. A partir de los doce años, el gato cambia sus movimientos, le disminuye el apetito, duerme más y su sistema inmunológico comienza a debilitarse. A partir de esta edad los felinos comienzan a perder la visión y el olfato. Sus sentidos se deterioran poco a poco.

En los gatos mayores se dan cambios en la piel que ayudan a conocer su edad. Los de más de diez años con problemas de hipertiroidismo, pueden desarrollar un crecimiento exagerado de sus garras y se clavan en sus espacios interdigitales. Otro cambio común en los gatos de más de catorce años es que aparecen pelos blancos en su cara y cuerpo. El pelo es más seco y se descama la piel. Esto es porque dedican menos tiempo a acicalarse y a que la piel, con la edad, se deshidrata más.

Los gatos de edad más avanzada experimentan cambios notorios en la vista. Alrededor de los doce años aparece la atrofia iridal senil, en la que se ven los bordes de las pupilas irregulares. También se empieza a notar la opacidad en el cristalino con la consiguiente pérdida de visión. Esto se puede ver por el color azul grisáceo que adquiere el cristalino.

Fuente: AMIC- Wikifauna.com