Entradas

Descubre cinco planes ideales para perros en Madrid

Descubre cinco lugares de Madrid en los que podrás disfrutar de la compañía de tu peludo:

Área de Recreo de El Retiro

El Parque de El Retiro es uno de los lugares más especiales de Madrid. Se trata de un espacio muy extenso, concretamente 125 hectáreas, destinado al turismo de personas: monumentos, el palacio de cristal, paseos en bicicleta, paseos en barca… Pero además el parque cuenta con un área de recreo para perros.

La zona de recreo para perros del Parque de El Retiro cuenta con un amplio espacio de césped y árboles para que los canes gocen de un ambiente de naturaleza pura. Además el área está equipada con tres fuentes de agua para perros, zona de bolsas para recoger los excrementos y zona de pipicán. Por último, también encontramos una serie de juegos de agility para que los animales puedan realizar ejercicio físico: subidas y bajadas de rampa, pasos subterráneos por el túnel y circuito de velocidad.

El punto diferencial de este espacio para perros es la extensa superficie del lugar para que el perro pueda permanecer suelto sin ningún problema y disfrute de muchos metros en los que correr junto a su acompañante o junto a otros perros.

Lo perros pueden estar sueltos en todo el parque de El Retiro desde las 19:00h en invierno, y desde las 20:00h en verano hasta las 10:00 de la mañana. Los canes, en cambio, podrán estar en su libre albedrío en el área de recreo desde las 6:00 hasta las 24:00 en verano y desde las 6:00 hasta las 22:00h en invierno.

Dirección: El parque se encuentra en la Puerta de Mariano de Cavia, en la Plaza de la Independencia número 7.

Parque del Oeste

El Parque del Oeste es uno de los lugares de Madrid en los que más podrás disfrutar de la compañía de tu peludo. Se trata de un lugar repleto de elementos propios de la naturaleza distribuidos en una superficie cercana a las 100 hectáreas.

El espacio cuenta con una serie de atracciones turísticas para las personas como son el teleférico, la Escuela de Cerámica o el Templo Egipcio de Debod. En cuanto al recreo animal, el parque cuenta con un paisaje muy extenso con un trazado de jardín inglés repleto de caminos curvilíneos y con desniveles ideales para el bienestar del paseo canino.

La zona más especial para el paseo y el bienestar de los animales se encuentra en el extremo sur del parque, concretamente en la Rosaleda Ramón Ortiz. Este espacio está dotado de 15.000 metros cuadrados en el que los canes pueden disfrutar de la naturaleza en toda su pureza y de espacio para moverse en total libertad.

El horario de este parque se extiende desde las 10:00 de la mañana hasta las 21:00 de la tarde con entrada gratuita para todos los usuarios.

Dirección: Paseo de Moret, número 2 de Madrid.

Parque Juan Carlos I

Este parque cuenta con una superficie de 160 hectáreas, con espacio habilitado para diferentes tipos de actividades: pista de patinaje, río con práctica de deportes acuáticos, un lago con zona habilitada para la pesca, paseos en bicicleta, paseos a pie… y un área de recreo para el uso de los perros.

Se trata de un espacio muy familiar, ya que en el propio parque se organizan diferentes actividades para los más pequeños. De hecho, el propio lugar dispone de un tren de turismo con el que puedes moverte por las distintas zonas del parque de forma gratuita.

La zona canina del parque Juan Carlos I es una de las más extensas de la capital de España. El espacio cuenta con bebederos, bolsas para depositar los excrementos y diferentes actividades de agility destinado a los canes. Hay que tener en cuenta que el lugar dispone de pocos espacios de sombra, por lo que el sol de pleno verano puede ser peligroso para los perros e incluso para las personas.

Por último, hay que destacar que en este parque acuden muchas personas junto a sus peludos para trabajar el adiestramiento canino aprovechando las instalaciones de agilidad y el amplio espacio del lugar.

El parque dispone de diferentes horarios en función de la época concreta del año. De Junio a Septiembre abre todos los días de 7:00h a 1:00h. De octubre a mayo el espacio está abierto de 7:00h a 23:00h, menos viernes y sábados, días que cierran una hora más tarde, a las 24:00h.

Dirección: Glorieta Don Juan de Borbón y Battemberg, número 5.

Sierra de Guadarrama- Collado Villalba

La sierra de Madrid es uno de los lugares más idílicos para hacer una excursión con tu perro y pasar un día rodeado de la mejor naturaleza. En este caso, el espacio se encuentra a las afueras de la capital de España, en la localidad de Collado Villalba, concretamente en la vertiente sur de la sierra de Guadarrama.

La Sierra de Madrid es el lugar perfecto para hacer una escapada de día entero con los peludos. El municipio de Collado Villalba se encuentra situado en un valle que rodea al Río Guadarrama. Una superficie rodeada de montañas y vegetación con numerosos caminos que recorrer.

Las distintas rutas de esta localidad cuentan con un terreno ideal para el goce y disfrute de los animales. El pavimento repleto de desniveles es el escaparate perfecto para que los animales puedan disfrutar de la naturaleza y respirar el mejor clima de la Comunidad de Madrid.

Collado de Villalba se encuentra a unos 40 km de la Madrid. El desplazamiento desde Madrid capital hasta esta zona de la Sierra se puede hacer mediante ferrocarriles, autobuses o con el transporte personal.

Parque Adolfo Suárez de Majadahonda

En 2016 se inauguró este parque con una fuerte inversión de 1,2 millones de euros por parte del Ayuntamiento de Majadahonda. Es el parque más grande del municipio y cuenta con espacios acotados para los distintos colectivos y para diferentes tipos de actividades. Zona de actividades para niños, circuito de running, senderos biosaludables para realizar paseos rodeados de la mejor vegetación y… dos áreas de recreo para perros.

Las áreas caninas están equipadas con fuentes, bebederos para los perros, zonas de sombra y un moderno circuito de agilidad con rampas de subida y bajada, circuito de velocidad y barras de madera. Todo el material de agilidad está construido con madera para evitar de esta manera cualquier daño físico y malestar en el animal.

El parque se mantiene abierto cada día de 7:00 de la mañana hasta las 23:00 de la noche, un espacio perfecto para disfrutar con la familia y los peludos.

Dirección: Parque Adolfo Suárez, Calle Velero número 24.

Jornada de limpieza alegre de la Serra de Galliners

 

Montserrat Pérez es una militante de la educación medioambiental. Amante de los bosques tiene también el don de transmitirnos este amor. Hoy la entrevistamos en Animalados para que nos hable de la “Jornada de limpieza alegre de Serra de Galliners” en Sant Quirze del Vallés el 26 de noviembre.

¿De donde sale la necesidad de convocar una jornada de limpieza popular?

La naturaleza, és el patrimonio más valioso y importante que tenemos. Sin naturaleza no hay vida. Así que debemos cuidar nuestro entorno, para proteger esta vida.

¿Por qué en la Serra de Galliners?

La entidad Sant Quirze del Vallès Natura nació con los siguientes objetivos:
– Recuperar: El espai Agroforestals de “Els Aiguamolls de Can Poncic”
– Proteger y mejorar la biodiversidad de la Serra de Galliners.
La Serra de Galliners es “vital” para la conectividad de “La Vía Verde” la que conecta el Parc Natural de Sant Llorenç del Munt, Serra de l’Obac y Parc de Collserola

¿Es la primera que organizáis?

Como “Jornada de Limpieza Popular”és la tercera.

Es una gran oportunidad para dar ejemplo cívico a los niños ¿Verdad?

Si, mantener un entorno natural no es simplemente un acto de limpieza. Tocamos diferentes puntos:
– El estado de la naturaleza es responsabilidad de cada uno de nosotros
– Es el reflejo de una sociedad responsable y civica.
– La basura y los residuos contaminan visualmente y químicamente
– Los vidrios y los cristales pueden provocar   incendios
– De cara a la fauna es un gran peligro,dado que aumenta la posibilidad de accidentes y herdias. Por ejemplo: Una lata puede herir los pies de un erizo o de un zorro. Pudiendo provocar graves lesiones, infección y/o muerte.Una botella de zumo es una trampa mortal para una musaraña, entra dentro atraída por el olor y luego queda atrapada, no puede salir. Algunos animales mueren intoxicados o por colapso intestinal al ingerir plásticos (tienen sabor a comida, lo que les atrae)

Montserrat tú eres educadora medioambiental ¿No?

Si, pero mi trabajo lo enfoco como “educadora naturalista”.

¿Puedes describirnos tus objetivos y las actividades que desarrollas?

A nivel de voluntariado desarrollo actividades para la protección, mejora y respeto hacia los animales y la naturaleza. A nivel profesional, realizo actividades y talleres en las escuelas. Mis actividades tienen 6 objetivos:
– Estar enmarcadas dentro del “eje Tranversal del currículum escolar”.
– Que al profesor le sea interesante y le sirva de soporte para los temas a impartir.
– Que los alumnos se lo pasen bien mientras aprenden
– Favorecer valores como: el respeto, sensibilidad, responsabilidad…
Despertar el gusanillo para aprender, descubrir y conocer más cosas sobre los animales y las plantas.

¿Son los niños más sensibles a la naturaleza que los adultos?

Sin duda alguna. Los niños tienen un instinto natural, la “afiliación” o biofilia: la necesidad de conocer y contactar con los animales.

Hablando ahora de la zona geográfica en la que os movéis, ¿es el Vallès un área rica en fauna?

El Vallés es una comarca muy humanizada y con mucha presión. Asimismo tiene una rica biodiversidad, pero en un equilibrio precario.

¿Qué especies destacarías por su excepcionalidad?

Es dificil de decir. Todas las especies son importantes. En el momento en que algunas desaparecen o disminuyen en número y otras aumentan, el ciclo de la vida se desequilibra.
Algunos ejemplos a destacar serían:
   – En el riu Ripoll (Sabadell) se han hecho observaciones de nutrias. Posiblemente ejemplares desplazados de individuos liberados en otras zonas.
   – En serra de Galliners tenemos censadas 98 especies de aves, entre ellas el águila culebrera, Oropéndola, Pico menor, Abejaruco…

¿Cuáles son las más abundantes?

Las especies màs abundantes son las que han sabido o podido adaptarse al hombre.
Ejemplos: Urracas, Tortora turca…

¿Hay alguna amenaza ecológica inminente en el área de Sant Quirze?

La amenaza y las presiones son constantes y en diversos frentes. Para mí la amenaza más peligrosa es creernos propietarias/os de la naturaleza. Lo que nos lleva a utilizar los seres vivos a nuestro antojo, sin medir consecuencias.
La Naturaleza y el Paisaje son el mayor “Patrimonio” que tenemos, pero no son de nuestra propiedad.

Volviendo a la actividad del dia 26 ¿Dónde es la cita?

El punto de encuentro es el el Parc de Can Feliu de Sant Quirze del Vallès. Se llega fácilmente en transporte público (FFCC, Línea: S2. Parada: Sant Quirze). La actividad se inicia a partir de las 10h

¿Algún consejo especial de indumentaria o seguridad?
     – Calzado de montaña
     – Guantes (tipo jardinero o de seguridad)

¿Debo apuntarme?

Si, en sqvnatura@gmail.com para poder tener prevista la infraestrutura necesaria para todos. Si se participa en colectivo, por ejemplo como AMPA, entidad, empresa… debéis avisarnos. Realizaremos carteles especificos en los espacios limpiados por ellos. Importante hacernos llegar el logo.
Es una actividad apta para todas las edades. Si vienen niños nos lo comunicáis ya que tenemos una sorpresa preparada para ellos.

¿Para los que no puedan venir cómo pueden añadirse a la causa?

Difundiendo la actividad, participando en actividades, y sobre todo respetando mucho mucho la naturaleza, no dejando la responsabilidad de la conservación a “los otros”.

¿Habrán más citas?

Claro, podéis consultar http://www.sqvnatura.org para información de las actividades http://www.sqvnatura.org/activitats-2017/ y para visualización de videos de “acciones de voluntariado y educativas”: http://www.sqvnatura.org/videos/
Emma Infante

Sólo protegemos lo que amamos y sólo amamos lo que conocemos

 

Necesito del mar porque me enseña:

no sé si aprendo música o conciencia:

no sé si es ola sola o ser profundo

o sólo ronca voz o deslumbrante

suposición de peces y navios.

El hecho es que hasta cuando estoy dormido

de algún modo magnético circulo

en la universidad del oleaje.

No son sólo las conchas trituradas

como si algún planeta tembloroso

participara paulatina muerte,

no, del fragmento reconstruyo el día,

de una racha de sal la estalactita

y de una cucharada el dios inmenso.

Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,

incesante viento, agua y arena.

Parece poco para el hombre joven

que aquí llegó a vivir con sus incendios,

y sin embargo el pulso que subía

y bajaba a su abismo,

el frío del azul que crepitaba,

el desmoronamiento de la estrella,

el tierno desplegarse de la ola

despilfarrando nieve con la espuma,

el poder quieto, allí, determinado

como un trono de piedra en lo profundo,

substituyó el recinto en que crecían

tristeza terca, amontonando olvido,

y cambió bruscamente mi existencia:

  di mi adhesión al puro movimiento.

                                                         Pablo Neruda, El mar

 

 

Si Thoreau nos pedía volver al bosque, la familia Cousteau y todo el equipo del documental Las maravillas del mar, nos piden retornar, no tanto física, sino más bien emocionalmente, a la que fue y es la cuna de la vida.

Ficma, el Festival Internacional de Cine de Medio Ambiente, ha abierto su edición número 24 con este emotivo y bellísimo film. Dirigida por Jean-Michel Cousteau y producida por Arnold Schwarzenneger y los hermanos Mantello, Las Maravillas del Mar, nos lleva de viaje por los océanos de la mano de la dinastía Cousteau.

Fiji, Nassau, el Mar de Cortés en la baja California… son algunos de los lugares maravillosos a los que esta tripulación nos llevarán, surcando los mares en busca de belleza. O de lo que queda de ella, dado que en el mar cada vez hay más plástico que peces.

Todavía recuerdo cuando de pequeña veía los documentales de Jean-Jacques Cousteau. Cómo me maravillaban, cómo lograban transmitir esa sensación de amor por el mar, por los oceános, por sus animales. Gracias a sus obras fuimos cómplices de la vida que alberga el gran azul. De sus vidas.

“Sólo protegemos lo que amamos” decía el capitán del Calypso. “Sólo protegemos lo que amamos” repite su descendencia.

Y a medida que van fluyendo los fotogramas, nosotros, los espectadores, volvemos a enamorarnos de ese mar y a recordar que es nuestro deber protegerlo. Mirando absortos las imágenes en 3D de los “gusanos árbol de navidad”, pienso, ¿podrán mis hijos seguir viviendo en un planeta con tal riqueza? No solo lo deseo y se lo dejo a la suerte, sino que me uno a la lucha por su derecho a existir.

Gusanos árbol de navidad

Mientras admiramos el movimiento de las anémonas, la danza de los tiburones, las batallas de los cangrejos pienso en la incongruencia de nuestra especie, capaces de imaginar dioses abstractos e incapaces de venerar a la naturaleza como a uno.

Una explosión de colores y formas nos inunda. Y las lágrimas, saladas como este mar que ahora me habla, no pueden sino caer. En un mismo momento somos conscientes de la existencia de la mayoría de estos seres y de su destrucción.

100 millones de tiburones son asesinados cada año. Miles de millones de residuos son vertidos en los oceános, flotas enteras persiguen a nuestros hermanos, clavando en su piel arpones de acero.

Hace ya mucho que declaramos la guerra a nuestro origen. A los bosques, al mar, hasta a los desiertos. Pero por suerte también declaramos la guerra a esta destrucción.

Una lucha construida desde la paz, desde el corazón. Una lucha cuyas armas son el conocimiento y el reconocimiento de lo que nos rodea. Donde lo más afilado son las palabras. Donde la puntería está en los buenos argumentos.

Pero a la sinrazón, a la intolerancia, a la rabia, a la destrucción no se las debe ganar, sino transformar. Sólo así seremos un único bando, el que lucha por la naturaleza, por todos sus seres.

Las imágenes de ese mundo que nos parece lejano y sumergido llegan hoy a nuestras pantallas, a nuestros hogares para decirnos que todavía están ahí, ¿pero hasta cuando? o como Jean-Michel Cousteau se pregunta en el documental al reencontrarse con los tiburones martillo “¿será esta la última vez?”  No, que sea la primera de muchas. Miremos al mar y como nos dice Neruda:

substituyamos el recinto en que crecían

tristeza terca, amontonando olvido,

y cambiemos bruscamente nuestra existencia:

demos nuestra adhesión al puro movimiento.

 

Sílvia Esteve

#EnSuPiel la edición número 24 del FICMA llega a las pantallas este 2 de noviembre

 

Los amantes de la naturaleza tienen una cita ineludible esta primera semana de noviembre. FICMA, el festival de cine de medio ambiente más antiguo del mundo, abre sus puertas este jueves para tratar de seguir concienciando sobre la necesidad imperante de proteger nuestro planeta. En palabras de su director, Jaume Gil, el certamen “invita a la reflexión y la concienciación ambiental, transformando durante una semana a la ciudad condal en la Capital Verde de Europa”.

El lema que ha escogido el festival, #EnSuPiel transmite la voluntad, nos cuenta Gil, de que “juntos nos pongamos en las situaciones que otros (personas y animales) viven a diario. Su director nos destaca que “en esta edición se proyectarán 140 films con lo más actual y relevante del cine mundial ambiental y ecológico en más de 8 salas de Barcelona.”

El jueves 2 de noviembre inaugurará el festival el documental Las Maravillas de Mar en 3D (Wonders of the Sea 3D), de Jean-Michel Cousteau y Jean Jacques Mantello, y narrado por Arnold Schwarzenegger que se proyectará en el Institut Francés de Barcelona.

Las 47 producciones que componen la sección oficial podrán verse en los Cines Girona, Cines Zumzeig y las universidades Pompeu Fabra y Blanquerna. Durante los días 3, 10, 17 y 24 de noviembre, el FICMA también realizará proyecciones en el Museo del Gas de Sabadell.

Para los más pequeños el festival vuelve también con su Petit FICMA, dirigido por Tippi Degré, “la niña de la selva”. CosmoCaixa volverá a ser la sede de la versión infantil del festival en el que destaca la producción “El Viaje de Unai” un niño de 10 años que viaja con su familia alrededor del mundo y cuyas experiencias transmiten un “amor incondicional por la naturaleza”. Si no podéis acudir al festival, FICMA sigue con su proyecto “CADA AULA UN CINE”, llevando a las escuelas estas producciones.

Las novedades de este año son FICMARKET, un puente entre creadores y productores y la nueva Sección Oficial de documental en catalán.

Desencadenados (Unchained) de Álex Rivera, será la pieza que cierre el festival en CosmoCaixa. El film “sigue el trabajo de Carol Buckley y de su equipo para mejorar el bienestar de los elefantes cautivos en Nepal, demostrando -con la persuasión suave y con el ejemplo- que existe una “mejor manera” de tratar a los elefantes”. Buckley recibirá el Sol de Oro Especial de FICMA.

 

Sílvia Esteve

Hijos de la aurora

 

…Y despertarse. ¿Donde

mejor que entre arboledas junto a un lago?

“Renuévate a ti mismo cada día”.

Aquel hombre lo entiende,

y la mañana es siempre edad heroica.

Una Odisea vaga por el aire

con un vigor perenne de frescura

frente a una flor que nunca se marchita.

Su Genio a cada uno

le pone ante el suceso memorable:

La vida que le asalta y le realza.

“Los poetas, los héroes

son hijos de la Aurora”,

y en torno al pensamiento así ya elástico

-bajo la luz del sol-

todo el día mantiene

transparencia temprana.

Hombre: con firme expectación de aurora

Retornemos al mundo. ¿No es gran arte

modificar la cualidad del día?

 

 Culto de la aurora (Al margen de Thoreau);  Homenaje de Jorge Guillén

 

” En mi casa tenía tres sillas: una para la soledad, dos para la amistad, tres para la compañía” nos dice Thoreau en Walden. Doscientos años después del nacimiento de este gran pensador Antonio Casado da Rocha, profesor de la Universidad del País Vasco, se sienta en cada una de estas tres sillas para hacernos volver a Walden. Casado quiere detener nuestros pasos, descansar nuestra fatigada y saturada mente e invitarnos a caminar de nuevo, a recorrer los bosques de Maine y los nuestros con una nueva forma de mirar y percibir.

En 1845 Henry David Thoreau abandona su ciudad de Concord para residir durante dos años, dos meses y dos días en una cabaña construida por él a orillas del lago Walden. Como el mismo autor explica en su libro, se tratará de un experimento, no de una huida.

Volver, pero no con la frente marchita, volver a casa, al hogar, con la mente abierta y los sentidos atentos. Volver, con los pasos, la mente y el corazón. Volver para poder ir. Dicen que para avanzar se necesitan dos pasos para atrás y uno para adelante. Dos pasos, dos años, dos meses y dos días.

El filósofo que camina. Thoreau es sobre todo un filósofo del camino y del caminar. Del movimiento y del reposo. Del fluir de la vida. De los ríos, montañas, árboles y animales. Su pensamiento no es pura teoría, no es un divagar abstracto y lejano. Thoreau nos habla del hoy, de ti y de mi. De nosotros, juntos, mundo, tierra. No hay humanidad separada de naturaleza. Somos un todo.

Y lo habíamos olvidado, o mejor quizás, nos lo habían hecho olvidar.

La Revolución Industrial, los nuevos avances técnicos y científicos, sus ideologías políticas y económicas pretendían separarse en este fin del XIX de su origen. Una separación que implicaba aniquilación y utilización. Esclavitud. Superioridad.

La casita de Thoreau, aunque con sus paredes, nos habla de lo que hay afuera. Su madera, reciclada y aprovechada de viejos árboles caídos, son una transición, no una barrera.

Habita en mi, parece susurrarle el campo al filósofo. Habita en mi pero no me destruyas. Edifica un futuro donde viva mi presente. Practica la filosofía, que no es nada más que una pequeña guía para resolver los problemas de la vida, no intentes tanto explicar el mundo como preservarlo. Pero sobre todo: vive.

“El camino de la filosofía nos saca del aula, nos lleva a la calle y al campo abierto, tal vez al bosque, tal vez a lo salvaje” reflexiona Casado da Rocha.

En las páginas de Walden, entre sus anotaciones de economía de la sobriedad, Thoreau nos habla de la verdadera riqueza. La que no se paga con monedas. La libertad, el tiempo, la naturaleza. “Cultiva el tiempo”, “influye en la calidad del día”, nos apela Thoreau.

Paso a paso, respiración tras respiración. Contemplando. Detente, escucha, observa. No solo estás tu. El mundo está vivo, lleno de otros yoes. Y no son humanos. El mundo está lleno de otros hogares. Y no son humanos. ¿Quién eres tú para aniquilarlos? ¿Para destruirlos?

Thoreau es asímismo poeta, apóstol de la Belleza. La belleza del mundo. Un mundo que se despierta con cantos de pájaros, el nadar de los peces, el corretear de los ciervos. ¿Pero cuántos amaneceres quedan así? Al ritmo de destrucción de hoy en día, poquísimos.

Doscientos años más tarde, Antonio Casado da Rocha vuelve a Thoreau, vuelve a Walden, para hacernos reflexionar. Nos trae unos anteojos del pasado para ver bien nuestro presente. Y nos apunta con el dedo, en la misma dirección que el maestro ambulante: “Influye en la calidad del día” o al menos inténtalo. Tu cambio, tu pausa, tu meditación, tu reflexión pueden perpetuar la belleza. Sé hijo de la aurora y retorna al mundo.

 

Artículo de Sílvia Esteve

Una casa en Walden de Antonio Casado da Rocha, editado por Pepitas de Calabaza