Entradas

“La labor del ayuntamiento en materia animalista deja mucho que desear»

Málaga es la sexta ciudad con más población de toda España, la segunda de Andalucía y la número cuarenta y seis de la Unión Europea. Un territorio que destaca por estar rodeado por tres condicionantes físicos de una belleza notable: el Mar Mediterráneo, el río Guadalmedina y los Montes de Málaga.

La ciudad malagueña destaca por disponer de dos distinciones muy valorables. Por un lado, Málaga fue declarada Conjunto Histórico por su amplia superposición de huellas del paso de distintas civilizaciones a lo largo de los siglos. Por otro lado, la Comisión Europea seleccionó a esta ciudad andaluza para su inclusión entre las buenas prácticas de desarrollo urbano entre 2007-2013.

Pero no es oro todo lo que reluce en una de las ciudades más desarrolladas y atractivas de España. Existe un descontento general en Málaga por la situación que viven las personas con animales de compañía, especialmente las personas con perro. Son muchos los habitantes malagueños que manifiestan abiertamente la carencia de espacios públicos para poder salir a pasear junto a su peludo.

Hablamos con Nacho Romera, una de las personas que más ha luchado por y para las mejoras animalistas en Málaga. Nacho ha trabajado junto a muchos colectivos y asociaciones para guiarlos y acompañarlos en la lucha por mejorar las condiciones de los parques de recreo canino.

Áreas de recreo para perros en muy mal estado

Nacho Romera nos comenta la difícil situación que viven las personas de Málaga que tienen perros como animal de compañía. “En la ciudad tenemos algunos parques a los que podemos ir junto a los peludos, el problema es que el mantenimiento y la estructura de estos espacios deja mucho que desear”. “Una de las áreas para perros más avanzadas de la ciudad es la de la barriada de Huelín, situada frente a la playa y por la cual hemos conseguido un cambio de pavimento muy favorable para el bienestar de los animales”.

El trabajo de Nacho para mejorar las condiciones de las áreas de recreo para perros es constante, por lo que nos comenta que: “Actualmente estamos trabajando en la mejora del parque de la Calle Unión, un espacio muy cercano al parque de Huelín que no dispone de las condiciones necesarias y favorables para los peludos”. “También existe una lucha constante por reconstruir el espacio canino del parque de María Luisa, que lo único que dispone ahora son de vallas provisionales y poco más. No obstante, hay que agradecer la participación de la asociación Mi Mejor Amigo en lo que al parque de María Luisa se refiere, ya que ellos han sido protagonistas en los avances pertinentes”.

Sobre la labor y responsabilidad del Ayuntamiento de Málaga sobre las carencias de espacios aptos para animales de compañía en la ciudad Nacho Romera opina que: “La labor del gobierno municipal en estos aspectos deja mucho que desear. A nuestro alcalde le gusta mucho la foto animalista, pero la realidad es que sólo pone trabas en el acondicionamiento de espacios y en las mejoras para nuestros animales”.

Nacho, pese a no pertenecer a ninguna fuerza política, valora muy positivamente la labor de Dani Pérez y su equipo del PSOE: “Siempre han estado trabajando con nosotros, con las personas que queremos a los animales. No le agradezco nada como político, pero sí como persona. Será por el hecho de haberse criado en compañía de animales que le hace ver este tema desde otra perspectiva”.

Para acabar, nuestro protagonista nos explica el proyecto en el que está trabajando en la actualidad: “Hoy por hoy las asociaciones animalistas de Málaga, respaldado por un gran número de veterinarios de la ciudad, tenemos el importante reto de conseguir la eutanasia cero, y esperamos con nuestro esfuerzo y la voluntad de los políticos conseguirlo”, concluye Nacho Romera.

 

Los parques de Barcelona en los que NO puedes entrar con tu perro

Barcelona es una de las ciudades más bellas de todo el mundo. En su haber dispone de una variedad exquisita de cosas que hacer y lugares que visitar. Entre sus tenencias, la ciudad condal cuenta con un total de 100 parques y jardines distribuidos entre sus diez distritos. El Parque de la Ciutadella, el Labertinto de Horta o los Jardines del Palacio de Pedralbes son algunos de los más populares.

La gran cantidad de parques que dispone Barcelona invita a pensar que se trata de una ciudad con espacios idílicos en los que convivir junto a tu perro, pero hay que tener en cuenta que algunos de estos parques tienen un cartel que prohíbe el acceso de los perros a estas áreas. Además, la gran mayoría del resto de parques que sí habilitan el acceso a perros, no disponen de área de recreo para ellos, por lo que deben ir siempre atados.

Desde Animalados hemos hablado con el Ayuntamiento para conocer de primera mano cuáles son los parques que vetan la entrada a los animales. Hay que destacar que algunos de ellos han denegado el acceso a estos animales domésticos recientemente, como es el caso del parque de Turó Park situado al lado de Francesc Macià. Desde el 3 de abril de 2017 no se puede ir a pasear a este parque junto a tu perro a pesar de las manifestaciones de los usuarios por evitar esta medida.

El Ayuntamiento prohíbe el acceso de los perros a los parques y jardines por tres motivos concretos:

-Parques históricos: son parques con muchos años de vida en Barcelona que tienen connotaciones históricas en su origen y en sus infraestructuras. Se considera parques de patrimonio propio del ciudadano de Barcelona. Un ejemplo claro son los Jardines del Teatre Grec, creados con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. El Jardín Botánico, el Jardín de la Tamarita, los Jardines Joan Brossa, los Jardines del Palacio de Pedralbes, el Parque de la Creueta del Coll, los Jardines de Mòssen Costa i LLobera, el Parque de Cervantes y el Parque del Laberint d’Horta son otros parques históricos sin acceso permitido para perros.

-Parques temáticos: son espacios con muchos metros que destacan por su belleza en la vegetación. Están diseñados con la voluntad de estudiar, mantener y preservar las especies vegetales. Los Jardines de Mossèn Costa i Llobera, el Jardín Botánico, los Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer, el Vivero Municipal de Plantas Tren Pins, los Jardines de Laribal y los Jardines de Rodrigo Caro forman parte de los parques temáticos de Barcelona sin permiso para acceder con los perros.

-Parques de dimensiones pequeñas: son áreas muy pequeñas, jardines de barrios, espacios mínimos que no permiten la convivencia entre personas, animales domésticos y vegetación con el fin de mantener en buen estado las instalaciones. Los Jardines de Portolà, los Jardines de Montserrat Roig, los Jardines de Paula Montal, el Jardín de Tres Tombs i los Jardines de Can Ferrer son algunos de estos espacios pequeños con cartel de no acceso a los perros.

El Ayuntamiento de Barcelona prohíbe el acceso a estos parques pero asegura que cada distrito dispone de áreas de recreo para perros, espacios públicos de convivencia entre personas y animales de compañía con una superficie suficiente para el bienestar del animal

Àngela Coll, portavoz de Espai Gos Barcelona, ha dado su opinión sobre el no acceso de los perros a los parques y sobre las áreas de recreo para perros: “El problema no es que un número determinado de parques no tengan acceso para los perros, entendemos los motivos históricos o temáticos del Ayuntamiento. El problema es que siempre hay algún motivo para vetar el acceso a estos animales domésticos. Un caso claro es el Jardín de Enric Sagnier, que ha denegado el acceso a los perros por un motivo de civismo general: botellones, gritos, incivismo… Además, las grandes áreas de recreo que se han construido en cada distrito no son eficientes por dos motivos. En primer lugar estas áreas no disponen de los metros suficientes para la satisfacción de los usuarios y sus perros. Y en segundo lugar, muchas de ellas cuentan con infraestructuras peligrosas para perros, como ha sido el caso de la zona de agility del parque de la Prosperitat”.

El problema con los parques y los perros se extiende a otras ciudades de Cataluña como es el caso de Girona y Salt. Según informa el diario Ara, los propietarios de los animales han recogido unas 1.800 firmas contra la prohibición del acceso de los perros a los parques. En Girona, en la Plaça de l’Assumpció y la Plaça Miquel de Palol, el Ayuntamiento ha colocado carteles que avisan de la prohibición de acceso y también se advierte que el incumplimiento de ello puede sancionarse hasta con 300 euros. En Salt hay hasta 13 parques y zonas enjardinadas con la entrada vetada.

Desde el Ayuntamiento de Girona y Salt se afirma que recibían constantes quejas de los vecinos por los excrementos que depositaban los perros en los parques públicos, y que esta ha sido la causa definitiva para que antes de verano se denegara el acceso a los perros.

El conflicto sobre el acceso de los perros a los parques, jardines y plazas es un problema creciente en Cataluña. La realidad actual es que cada vez hay más espacios con acceso vetado para los perros y cada vez son más las quejas vecinales sobre las características de los espacios habilitados para el recreo de los perros. Veremos si los distintos ayuntamientos de Cataluña toman cartas en el asunto.

Los vecinos del Guinardó se organizan para reclamar una gran área para perros

El proyecto que están preparando incluye un espacio para enseñar Educación Canina a los dueños

La ordenanza que aprobó el Ayuntamiento de Barcelona para sancionar a partir de la próxima primavera los dueños que lleven el perro suelto está empezando a movilizar a los ciudadanos. Desde diferentes barrios se están organizando para reclamar la creación de las nuevas zonas de recreo prometidas por el ayuntamiento para intentar compensar esta normativa tanto restrictiva.

Existe el precedente del Parque de la Estación del Norte. La movilización de los dueños de los perros de esta zona provocó que el Ayuntamiento cediera y decidiera instalar allí el área de recreo más grande para perros de toda Barcelona, ​​con 3.000 metros cuadrados. Este espacio triplica el que tenían hasta ahora. También ha habido movilizaciones en otras zonas, como el Parc de l’Escorxador y ahora ha llegado el turno del Baix Guinardó.

Los vecinos de este barrio reclaman una gran zona de recreo en los Jardines de Hiroshima, situados junto al Parc de les Aigües, por debajo de la Font Castellana Su convicción para conseguir el espacio para perros es tal que incluso están redactando un proyecto y elaborando un censo de todos los perros que van cada día. El actual pipican es demasiado pequeño y cada vez hay más gente que aprovecha estos jardines para dejar correr su perro. Pero ahora tienen miedo de que a partir de la primavera del próximo año, cuando se termine la moratoria vigente, los agentes de la Guardia Urbana empiecen a multar.

La encargada de contar todos los perros es Laura. Ya tiene fichados cerca de 130 y cree que puede llegar a los 150: «El censo lo hacemos por franjas horarias», explica, ya que algunos dueños llevan los su perro a primera hora y otros lo hacen a lo largo de la mañana. Además de dar cobertura a los perros de esta zona del Guinardó, los Jardines de Hiroshima están cerca de Gràcia, un distrito con muy pocas zonas verdes y donde los vecinos tienen más problemas para dejar que sus perros corran un poco. De hecho otra de las impulsoras, la Àngela, es de Gràcia. «Este lugar es perfecto porque está junto al Parc de les Aigües, donde los niños van a jugar y este espacio es sólo un lugar de paso. Además, está cerca de Gràcia donde no hay zonas donde llevar al pero», argumenta.

La zona de recreo más grande de Horta-Guinardó, uno de los distritios con mayor extensión de Barcelona, está la conocida como plaça de los ‘Mistos’. «Ya nos parece bien que allí haya un espacio grande, para ir el fin de semana, pero en el día a día no se puede ir. Y no llega ni el metro», lamenta Laura.

Enseña a educar al perro

Además de una gran zona de recreo, los dueños de los perros del Baix Guinardó también le quieren pedir al Ayuntamiento que destine un pequeño espacio para enseñar a los propietarios a educar bien a su perro. «Debería existir la posibilidad de aprender a un precio razonble», explica Ángela. Tener el perro bien educado es mucho mejor para los propios dueños y perros pero también para poder convivir en la ciudad con las personas que no tienen mascota. Y este es un punto que preocupa mucho a este grupo.

El colectivo, que comenzará en breve una ronda de entrevistas con las asociaciones de vecinos de la zona para explicar su proyecto, está a la espera de saber qué concejal o concejala gobernará en el distrito para empezar la presión. Tienen la convicción de que la Tara, la Fosca, el Balam y el resto de perros del barrio necesitan más espacio para correr. Y están dispuestos a mover cielo y tierra para lograr su propósito.

Sin embargo, tienen claro que como la medida afecta a toda Barcelona, ​​la mejor opción sería unir fuerzas entre todos los barrios que sufren el problema de la falta de espacio. Una unión que ya han empezado a fraguar.