Entradas

Cataluña cumple diez años de la prohibición de las corridas de toros

Se cumplen diez años de la prohibición de las corridas de toros en Cataluña. Animalados repasa con la directora de AnimaNaturalis, Aïda Gascón, los aspectos más importantes de este hito histórico que significó un antes y un después en la lucha antitaurina.

Hoy 28 de julio de 2020 es un día histórico para los defensores del bienestar animal. Se cumplen 10 años desde que el Parlament aprobó la Iniciativa Legislativa Popular para prohibir las corridas de toros en Catalunya. Una victoria por parte de una sociedad cívica y moderna que llevaba años pidiendo el fin de unos espectáculos crueles y sangrientos basados en el maltrato animal.

“Diez años de un hito histórico. Un día muy importante que significó un impulso para la lucha antitaurina en Cataluña, España y Latinoamérica. El 28 de julio de 2010 fue un punto de inflexión, un paso adelante en la lucha por la abolición de las corridas de toros en todo el territorio español. También sirvió para abrir el melón de los correbous, una lacra en Cataluña”, reflexiona en declaraciones para Animalados la directora de AnimaNaturalis, Aïda Gascón.

La Iniciativa Legislativa Popular fue propuesta y liderada por la plataforma Prou! y contó con 32 votos a favor de CIU, 21 de ERC, 12 de ICV y 3 del PSC. En cambio, 31 diputados del PSC, 14 del PP, 7 de CIU y 3 del Grupo Mixto votaron en contra. La votación contó también con 9 abstenciones. Finalmente, tras un debate muy intenso, la prohibición se hizo efectiva el 1 de enero de 2012. La última corrida de toros en Cataluña tuvo lugar en septiembre de 2011 en la Monumental durante las fiestas de la Mercè de Barcelona.

La victoria animalista del 28 de julio de 2010 sufrió un pequeño revés seis años después, cuando el Tribunal Constitucional aceptó el recurso del PP contra la Iniciativa Legislativa Popular de Prou! La sentencia de octubre de 2016 consideraba que prohibir las corridas de toros en Cataluña invadía las competencias del Estado en materia de Cultura. El Constitucional declaró nula la prohibición, pero igualmente Cataluña no volvió a celebrar más espectáculos con toros.

“En 2016 hubo cierto temor al regreso de las corridas de toros en Cataluña, pero el Parlament dejó claro que desobedecería la sentencia del Tribunal Constitucional. Ningún empresario tenía interés en organizar este tipo de espectáculos, eran conscientes de los problemas administrativos que se encontrarían por parte de los Ayuntamientos”, comenta Gascón.

Diez años después de la prohibición de las corridas de toros la lucha sigue en Cataluña. La ley del 28 de julio de 2010 no contemplaba la celebración de los correbous. Los espectáculos con vaquillas tienen carta blanca y cada año se celebran alrededor de 450 festejos de esta modalidad. La mayoría de ellos tienen lugar en municipios de Terres de l’Ebre, donde los correbous siguen formando parte de la programación de las fiestas mayores.

“Los correbous seguirán el camino de las corridas de toros en Cataluña. En septiembre de 2019 el Parlament aprobó una propuesta de Catalunya en Comú que instaba al Gobierno a prohibir este tipo de espectáculos. La inestabilidad política causada por temas importantes como el terrorismo, el ‘procés’ o la crisis sanitaria actual ha frenado este proceso de abolición. Es cuestión de tiempo que Cataluña tenga estabilidad política para poder acabar con los correbous”, explica Aïda Gascón.

Hace diez años que Cataluña dio un paso muy importante para el fin de la tauromaquia, un camino que inició Canarias en 1991 y que otras comunidades autónomas, como las Islas Baleares, también han querido recorrer. Lo que parece claro es que cada vez hay más personas que no quieren un país donde se mate o se haga sufrir a los animales. Esperemos que, tal y como dice Aïda Gascón, “todo sea una cuestión de tiempo” y todos los espectáculos con animales desaparezcan no solo en Cataluña y España, sino en todo el mundo.

El Toro Jubilo sufre una de las mayores torturas vistas en las fiestas de Medinaceli

El Toro Jubilo propio de las fiestas taurinas de Medinaceli sufrió una de las mayores torturas vistas en la población de Soria. El animal estuvo más de una hora corriendo hasta que cayó agotado. Un auténtico calvario el que tuvo que vivir uno de los más de 2.500 toros embolados que participan en las fiestas populares de muchas provincias de España.

El pasado 16 de noviembre el municipio de Medinaceli celebró su tradicional fiesta del “Toro de Júbilo”. Un festejo taurino que consiste en exponer sobre la plaza del pueblo a un enorme astado, cubierto de barro desde las patas a la testa, que enarbola sobre la cornamenta un asta metálica sobre la que dos grandes bolas de fuego arden a medianoche.

El animal es atado a un poste con una cuerda que tiene que ser cortada por un mozo medinense. A la vez, el lugar está decorado con cuatro hogueras que flanquean las carreras de los jóvenes en una noche de barro, fuego y ancestros.
Según la tradición, el espectáculo no termina hasta que las bolas de fuego que luce el animal se apaguen por completo.

Este año la duración del fuego se ha alargado más que otros años, yendo más allá de la hora, momento en el que el toro cayó rendido por el agotamiento. Una tortura desmedida en la que animal sufre quemaduras, golpes, vaciles y todo tipo de menosprecios.

Ante este festejo arcaico e inhumano, las entidades animalistas AnimaNaturalis y CAS Internacional han lanzado la campaña FiestasCrueles.org, con el objetivo de recabar apoyos, firmas y ofrecer toda la información que pueda ayudar a destapar la verdad de unas fiestas que habitualmente permanecen ocultas más allá de los propios vecinos del pueblo. Además, han habilitado una cuenta de correo para que quien posea videos, imágenes u otro tipo de información, la envíen a través de su página web.

Desde AnimaNaturalis se asegura que más de 2.500 toros son embolados con fuego cada año en un gran número de municipios españoles, concentrados en las provincias de Castellón, Alicante, Valencia, Teruel, Zaragoza y Tarragona.

Las dos entidades propulsoras de la campaña FiestasCrueles.org están trabajando también para que las comunidades autónomas prohíban las modalidades más crueles de tortura animal, tal y como hizo la Junta de Extremadura en 2010, al prohibir expresamente los toros ensogados y embolados en los festejos populares.

El Parlament aprueba una propuesta para prohibir los Correbous en Cataluña

Los correbous pueden estar viviendo sus últimos días de vida en Catalunya. El Parlament ha aprobado en la tarde del jueves una propuesta para prohibir la celebración de este tipo de espectáculos con animales. La iniciativa de Catalunya en Comú Podem ha contado con 50 votos a favor, 17 en contra y 61 abstenciones.

El Parlament ha aprobado la propuesta de los comunes con el objetivo de “avanzar en la defensa de los derechos de los animales”. El partido político propulsor de la iniciativa ha defendido que “una sociedad avanzada es aquella que protege a los animales del maltrato, les garantiza el bienestar y los reconoce como seres sensibles al dolor y el sufrimiento”.

Numerosas asociaciones y entidades como ADDA, FAADA, AnimaNaturalis, Fundació Fauna, Libera, Fundación Franz Weber, Tots Som Poble y Lex Ànima han celebrado “la decisión del Parlamento y el soporte político ofrecido para acabar con una práctica cruel para los animales”.

En un comunicado, las entidades animalistas han recordado que recientemente instaron a los políticos a reabrir el debate sobre la abolición de estos espectáculos y pidieron la eliminación de la excepción de la Ley de Protección Animal que permite que en Catalunya sean legales las fiestas con toros, vacas y vaquillas. Desde entonces, las entidades se han reunido con los grupos de ERC, En Comú Podem, JxCat i el PSC, y próximamente se reunirán con CS y la CUP.

Magda Pujol, de Lex Ànima, en declaraciones para la Agencia Catalana de Noticias ha explicado que: “Els correbous han dejado de ser un tema doméstico para pasar a ser un tema de país”. Por su parte, Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis, ha comentado que: “Hoy se ha trazado el horizonte para continuar avanzando a favor de los derechos de los animales en Catalunya”.

Por qué abolir los toros es un paso necesario para construir el país que queremos

Si los catalanes somos tan europeístas como creemos, hay que abolir las fiestas con toros que aún perduran en nuestro país.

Las fiestas de raíz tradicional en las que los protagonistas son animales tienen un carácter universal, ya que a lo largo de la historia podemos encontrar ejemplos en todo el mundo. Aun así, en la mayoría de países europeos, este tipo de celebraciones ya forman parte de la barbarie del pasado y nadie se plantearía recuperarlas como parte del patrimonio cultural inmaterial. Las fiestas con animales fueron abolidas en el siglo XIX o incluso antes, gracias a la llegada de las ideas de la Ilustración, un movimiento político, intelectual y moral fundamental para entender la evolución social y cultural de las sociedades europeas tal y como hoy las conocemos. Por supuesto, en el Reino de España, la Ilustración causó una profunda animadversión, y sus ideas fueron cruelmente perseguidas por la Santa Inquisición.

Pese a que podamos pensar que el siglo XIX nos queda muy lejos, hoy todavía son muchas las consecuencias históricas que conlleva no haber experimento el proceso de la Ilustración en nuestro país. Los ilustrados siempre se opusieron a todos los tipos de tortura, ya fuera infligida a humanos o animales, a las ejecuciones públicas, a las quemas de brujas, a la superstición, el fanatismo religioso, la intolerancia, al entretenimiento de baja calidad basado en peleas entre hombres o maltrato de animales… estas reformas y cambios de paradigma culturales resultaron claves para la evolución social y para configurar la sociedad europea tal y como hoy la concebimos.

El hecho de que las corridas de toros y los correbous (o encierros) hayan perdurado hasta nuestros días es una anomalía histórica derivada de la falta de cultura ilustrada en nuestro país. Las fiestas con toros que se celebraban hasta el siglo XIX en Inglaterra, no eran menos crueles que las que se celebran todavía hoy en el Reino de España, incluido el Principado de Cataluña.

Los bull-baiting, peleas entre perros y toros, los bear-baiting, peleas entre huesos y toros o los bull-running, correbous al estilo de Sanfermín fueron muy frecuentes hasta el siglo XIX en las ciudades industriales del norte, pero estas prácticas fueron prohibidas a partir del 1824, año en el que se fundó The Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals, una entidad creada para promover una educación humanitaria y el respeto a los animales, con una única finalidad: construir una sociedad mejor. Paralelamente en España, el rey Fernando VII, el último rey absolutista, cerró la Universidad y abrió las escuelas de tauromaquia, desde donde se promocionó la tauromaquia que hoy conocemos. En lugar de fomentar la educación de la sociedad, la realeza española fomentó la vileza y la incultura. Hoy, el resultado de estas políticas aún pervive: entre muchos otros defectos, somos el paradigma cultural del maltrato animal.

Helena Escoda és antrozoòloga, historiadora i coportaveu de la Coordinadora per l’Abolició dels Correbous de Catalunya

AnimaNaturalis alerta del incremento de toros embolados en las fiestas Cataluña

AnimaNaturalis ha realizado una gran labor de investigación y ha podido tener acceso por primera vez a los datos oficiales de espectáculos con toros en Cataluña.

Esta mañana se ha celebrado una rueda de prensa frente a la Generalitat en la Plaça Sant Jaume, en la que Aïda Gascón ha valorado la temporada de festejos taurinos en Cataluña. Los datos facilitados no invitan al optimismo ya que existe un notorio incremento de espectáculos con toros embolados.

AnimaNaturalis cifra en 138 los toros embolados en Cataluña a lo largo del año 2018, al menos un 10% más que en 2017. En Cataluña se hacen unos 430 “correbous” cada año y AnimaNaturalis ya prepara una batería de denuncias.

La vía legal para poner fin a esta situación es inútil y sobre esta realidad ha hecho referencia Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis: «Tenemos una ley llena de vacíos legales que imposibilita que ayuntamientos y peñas taurinas sean sancionadas aunque incumplan la normativa. La ley se elaboró hace 8 años a toda prisa, ha llegado la hora de revisarla», ha declarado Aïda.

Más toros embolados que nunca

AnimaNaturalis ha estado presente durante todo el año en diferentes poblaciones donde se realizan “correbous” en sus fiestas. La organización lleva desde 2012 revisando todos los programas de fiestas de los 28 municipios que celebran sus fiestas con “correbous”.

«Los toros embolados en Cataluña se han disparado. Deltebre y La Cava, por ejemplo, han organizado este año por primera vez concursos de toros embolados, quintuplicando así el número de toros en una misma noche en cada pueblo», ha confesado Aïda Gascón.

Según ha podido saber AnimaNaturalis, Deltebre es el municipio que más ha incrementado el número de toros embolados a lo largo del 2018, a falta de que finalicen algunas fiestas en los días restantes del presente año. De los 6 toros que organizaron en 2014, en 2017 subieron a 9 y este año a 16.

Los Ayuntamientos pagan la mayor parte de los “correbous”

El Ayuntamiento de Deltebre gasta 60.000 € cada año en fiestas con toros ya sea en fiestas mayores, fiestas del barracón o la festividad de San Miguel. Otro ejemplo es Amposta, que ha mantenido el mismo número de actos taurinos que otros años (37) y destina un presupuesto de 75.000 €.

Sólo l’Ampolla ha reducido el presupuesto municipal, reduciendo especialmente las modalidades más polémicas y al mismo tiempo más caras: de 6 toros embolados que hicieron en 2017 y años atrás, este año sólo han hecho uno.

El resto de Ayuntamientos no publican sus presupuestos anuales en festejos populares con toros.

Falta de transparencia

Cataluña no ofrece los datos oficiales de los festejos populares que han sido celebrados con animales. Esto demuestra una falta de transparencia que contrasta con otras comunidades autónomas como Navarra o la Comunidad Valenciana, donde se publica una memoria con todos los datos de animales en fiestas populares.

AnimaNaturalis denuncia que el Govern no es transparente con el número de festejos autorizados con toros. La directora de AnimaNaturalis lleva muchos años pidiendo claridad y transparencia al Govern, que finalmente tras las presiones ha facilitado el número exacto de espectáculos taurinos de años anteriores. «Gracias a la presión mediática por fin disponemos de cifras oficiales y son peor de lo que pensábamos«, ha anunciado Gascón.

Tras la lucha de AnimaNaturalis se ha tenido acceso a las cifras oficiales del Departament d´Interior, cifras que quedan así: en 2016 se organizaron un total de 424 espectáculos con toros, de los cuales 122 fueron embolados y 47 ensogados. En 2017 se organizaron un total de 432 espectáculos con toros, de los cuales 123 fueron embolados y 45 ensogados. De momento, no hay cifras oficiales de 2018.