Entradas

Se buscan voluntarios para proteger un centenar de huevos de tortuga en Tarragona

Otra hembra también ha intentado poner huevos en Platja d’Aro pero la presencia de curiosos lo ha impedido

El Ayuntamiento de Tarragona ha hecho un llamamiento para conseguir voluntarios que quieran proteger el centenar de huevos de tortuga boba que se han encontrado en la playa del Miracle. La tortuga enterró los huevos la noche del viernes al sábado. Técnicos del Ayuntamiento de Tarragona y de la Generalitat han perimetrado la zona donde están los huevos para evitar el acceso de bañistas. Ayudados por voluntarios, harán guardia hasta que nazcan las crías. Es por este motivo que se necesitan voluntarios, para poder llenar todos los turnos y garantizar que ningún bañista interrumpa el nacimiento de las pequeñas tortugas boba. Los interesados pueden llamar al 977 296 222 o bien escribir a mediambient@tarragona.cat. 

Mientras la madre enterraba los huevos en la playa del Miracle, otra hembra salía del agua para inspeccionar la arena 197 kilómetros más arriba, en Platja de Aro (Girona). Hasta ahora no se había visto nunca una tortuga boba que intentara poner los huevos más arriba del Maresme, ya que este reptil marino es amigo de las aguas más cálidas. 

 

Intento frustrado por culpa de los curiosos

El intento de la hembra, pero, quedó frustrado por culpa de la cantidad de curiosos que se acercaron a hacerle fotografías, según ACN. En este sentido, la investigadora de la Universidad de Vic y experta en tortugas boba, Elena Abella, recordó que es muy importante no molestarla ya que suele marchar si hay mucha gente observándola. Con todo, Abella da por hecho que en los próximos días volverá al lugar a intentarlo de nuevo. La investigadora destaca que el cambio climático está provocando avistamientos en zonas cada vez más frías. Hay que tener en cuenta que estas tortugas prefieren aguas más cálidas para poner los huevos, por ello, es «excepcional» que haya intentado hacerlo en una zona «fría». Uno de los motivos, explica Abella, es el cambio climático y el hecho de que el agua del mar esté más caliente de lo que tocaría. Hasta ahora, este tipo de animal no había intentado poner más allá del Maresme, si bien hay un avistamiento en Blanes. El hecho destacable, sin embargo, es que Platja d’Aro es una zona «insólita» porque, a priori, el agua es demasiado fría para que esta especie habite.

Los hechos ocurrieron este viernes a las once y media de la noche cuando un vecino de Platja d’Aro vio la tortuga que iba hacia la arena de la Platja Gran, justo a la altura del Hotel Planamar. Enseguida avisó y varias personas se acercaron al lugar. La Policía Local intentó acordonar la zona, pero entonces el animal volvió hacia el agua. Abella explica que es «muy importante» que la gente no se acerque a la tortuga ni que se le intenten hacer fotografías con flash o alumbrarse, ya que esto puede hacer que se vaya, como ocurrió.

De todos modos, los expertos creen que la tortuga volverá al mismo lugar entre uno y tres días. La investigadora señala que «no hay ninguna duda» de que se trata de una boba, por el rastro que ha dejado en la arena y por la fotografía que un vecino pudo hacer.

En la fotografia se ve una suelta de tortugas bobas en Vila-seca (Tarragona) gracias al Centre de Recuperació d’Animals Marins (CRAM).

Liberada en la reserva integral de Cabo de Gata una tortuga boba que fue rescatada en mayo con una fuerte neumonía

La tortuga, que fue rescatada el pasado 6 de mayo con una fuerte neumonía, ha sido liberada en la reserva integral de Cabo de Gata, en Almería.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), el Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Almería y la embarcación Toftevaag, perteneciente a la asociación científica Alnitak, han participado en la liberación de un espécimen de tortuga boba (Caretta caretta) en la reserva integral de Cabo de Gata (Almería). El animal va identificado con un microchip y con un transmisor por satélite, gracias a la colaboración de Eduardo Belda de la Universidad Politécnica de Valencia.

La devolución al medio natural se ha realizado a unos 9 metros de profundidad, para evitar así que el animal pueda sumergirse a gran profundidad demasiado rápido y sufrir una embolia gaseosa en la descompresión inicial. En la zona elegida para la suelta, la temperatura del agua es de 23 grados y tiene a su disposición recursos alimenticios.

La tortuga, que ha sido bautizada como Paqui, fue rescatada el pasado 6 de mayo por el barco de las reservas marinas “Riscos de Famara”, perteneciente al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Cuando fue encontrado, el animal presentaba una fuerte neumonía, por lo que fue ingresado en el centro veterinario de la asociación para la protección y el rescate de fauna Equinac, perteneciente al MITECO. La tortuga recibió un tratamiento de sueroterapia para pasar, posteriormente, a ser alimentada con boquerones, calamares y langostinos.

La tortuga boba, una especia vulnerable

La tortuga boba o común es una especie marina altamente migratoria cuyas poblaciones se encuentran en un estado de conservación desfavorable. A nivel nacional, se encuentra incluida como “vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, lo que implica la necesidad de establecer medidas de conservación específicas. Su distribución potencial abarca la totalidad de las aguas marinas bajo soberanía o jurisdicción española, así como otras aguas marinas, comunitarias y no comunitarias, donde operan flotas pesqueras españolas.

Tal y como informa el MITECO, las tortugas son especies clave en los ecosistemas marinos, ya que actúan al mismo tiempo como consumidores, presas y competidores. Además son unos animales que transportan nutrientes y energía desde zonas marinas ricas en nutrientes donde se alimentan hasta playas de anidación pobres en nutrientes. Por todo ello, se las considera indicadoras del buen estado ambiental del medio marino.

Para proteger a esta especie de gran valor para los ecosistemas, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico trabaja en acciones para mejorar el estado de conservación de las especies de tortugas marinas que utilizan el litoral y las aguas marinas españolas.

De acuerdo con el artículo 6 de la Ley 42/2007, el MITECO tiene competencias en la gestión de la biodiversidad marina en general, y de especies marinas altamente migratorias, como es el caso de esta tortuga. Además, Equinac está autorizada por este ministerio para la asistencia a fauna marina, y ha sido contratada como asistencia técnica en atención a varamientos y rescate y recuperación de fauna marina en situación de riesgo en la provincia de Almería.

Una tortuga boba pone huevos por primera vez en una playa de Barcelona

Una tortuga boba ha puesto un nido con setenta y siete huevos en la playa de la Mar Bella, en Barcelona. La Fundación CRAM se encargará de que la puesta se culmine de manera satisfactoria.

Durante la madrugada del 16 de julio cuatro jóvenes se encontraban en la playa de la Mar Bella cuando de repente se encontraron con una tortuga boba sobre la arena: “Estaba en la playa con tres amigos, era la 1:30 de la madrugada cuando comenzamos a escuchar unos ruidos en las vallas que teníamos al lado, cuando nos acercamos vimos que era una tortuga”, nos explica Mar Balseiro, una de las personas protagonistas, en declaraciones para Animalados.

“La tortuga parecía atrapada. Vimos las huellas del animal alrededor de las vallas y parecía algo perdida. Nunca nos habíamos encontrado ante esta situación, así que finalmente decidimos entre todos devolver la tortuga dentro del agua del mar. Mientras la devolvíamos grabamos todo con el móvil y subimos las imágenes a las redes sociales”, nos detalla Mar Balseiro.

Tras subir el vídeo de la tortuga boba en las redes sociales, rápidamente el CRAM se puso en contacto con Mar Balseiro: “Les facilitamos a la fundación la ubicación exacta de donde habíamos encontrado a la tortuga. Acompañamos al CRAM al sitio concreto porque querían comprobar si el animal había puesto huevos en la zona. Finalmente encontraron un nido con la puesta de huevos de la tortuga”.

El grupo de voluntarios de la Fundación CRAM que se dirigió a la playa de la Mar Bella encontró a medio metro por debajo de la arena un total de setenta y siete huevos. Es la primera vez que esta especie de tortuga (familia Cheloniidae, un tipo de tortuga marina) pone un nido de huevos en Barcelona.

La Fundación CRAM, una entidad dedicada a la protección del medio marino y de las especies que lo habitan, se ha quedado con diecisiete de los setenta y siete huevos para asegurar la puesta, mientras que el resto de los huevos han sido habilitados unos metros más adentro del lugar concreto en que fueron encontrados para que estén más protegidos. El nido estará vigilado las 24 horas del día por un equipo del CRAM hasta que en unos dos meses nazcan las crías.

Las puestas de huevos de tortuga boba en las costas del Mediterráneo Occidental son cada vez más comunes, por lo que es necesario tener especial atención a la presencia de estos animales en la arena de las playas. En el supuesto caso que alguien se encuentre con una tortuga, tiene que evitar enfocarla con luz, no tocar al animal, no hacer fotos con flash, no hacer ruido y llamar al 112.

Imágenes cedidas por Mar Balseiro