Entradas

Daniel Amo hace más de 120 Km descalzo por la salud de los animales abandonados

El ultramaratoniano Daniel Amo ha conseguido su reto de correr descalzo 120 Km para hacer visible la necesidad del bienestar de los animales abandonados. El objetivo consistía en conseguir 2.000 personas comprometidas que aporten 1 € al mes. Ahora mismo el grupo de Teaming de la protectora cuenta con 1.316 personas que colaboran con la causa, de las que 257 se han sumado a partir de este reto.

El pasado 24 de octubre Daniel Amo consiguió el reto de correr un total de 132 Km, en tres etapas, la tercera de las cuales se logró saliendo del CCAAC del Barcelonès en Badalona y llegando al Centro de Acogida de Animales Cal Pilé, en Mataró. Este reto ha permitido hacer visibles las condiciones de enfermedad en la que llegan los animales a las protectoras y la necesidad de contar con un equipo veterinario que les dé toda la atención sanitaria posible.

Al finalizar la carrera, Daniel Amo valoró así el reto: «Creo que ha sido un éxito rotundo: 257 personas se han comprometido con nosotros. Aportar cada mes 1 € es, más que una donación, un compromiso».

Sílvia Serra, presidenta de la Fundación Daina lo ha visto así: «Valoramos mucho este supergesto de Dani. No podía haber elegido mejor causa. Ahora mismo, tenemos un grupo de teamers de 1.316 personas comprometidas con el bienestar animal. De ellas 257 han conocido la situación y han decidido ayudarnos, a pesar de todo lo que está pasando».

En la Fundación Daina, la fundación de la protectora de animales de Mataró, se apuesta en su gestión por el sacrificio cero, de forma coherente, velando por la salud y bienestar de los animales que acogen. Con este objetivo, desde el año 2017, funciona el Espai Veterinari que necesita el apoyo constante y solidario de todos y más en estos momentos de crisis.

Con más de 2.300 animales recogidos en el año 2019, el equipo veterinario hizo un total de 21.611 intervenciones veterinarias: esterilizaciones, cirugías, hospitalizaciones, pruebas (biopsias, test, analíticas, radiografías…) y otros como revisiones, vacunaciones , desparasitaciones, etc., lo que supone una media de 60 intervenciones diarias.

Las personas solidarias todavía pueden sumarse entrando al grupo en este enlace https://www.teaming.net/societatprotectoraanimalsdemataro o en la web http://www.protectoramataro.org

¿Cómo afecta el coronavirus a las clínicas veterinarias?

El decreto que regula el estado de alarma que vive España estos días ordena el cierre de la mayoría de los comercios minoristas, ahora bien, algunos negocios mantienen activos sus servicios. Este es el caso de muchas clínicas veterinarias que siguen velando por el bienestar de los animales a pesar de las circunstancias.

Desde Animalados nos hemos puesto en contacto con dos centros veterinarios diferentes para conocer cómo están siendo estos días de trabajo. ¿Han cambiado sus rutinas habituales? ¿El número de pacientes se ha reducido a causa del confinamiento social? ¿Qué es lo que más preocupa actualmente a las personas que conviven con animales de compañía?

Clínica Veterinaria Miquel Janer

La Clínica Veterinaria Miquel Janer de Barcelona está formada por un equipo de trabajo que entiende el valor de la relación entre las personas y los animales. A todos los miembros de este centro les apasiona el cuidado veterinario para poder garantizar así el bienestar de sus pacientes, por esta razón, ayudan a los animales a tener una vida feliz, sana y cómoda.

Hablamos con Inés Janer, empleada del centro veterinario, para conocer cómo está trabajando la clínica durante estos días de confinamiento social. “En nuestro caso concreto, estamos atendiendo únicamente a pacientes con cita previa. Hemos comunicado a los clientes que para cualquier cuestión contacten con nosotros a través de una llamada. Estamos haciendo cirugías de urgencia y algunas intervenciones que estaban programadas desde hace tiempo. Hemos tenido que cancelar algunas citas para más adelante, aunque también muchas de estas citas las han cancelado los propios clientes”.

Inés Janer nos detalla algunas de las medidas de prevención que han tomado para hacer frente al coronavirus: “Desde que se hizo oficial el estado de alarma solamente dejamos que esté una persona en la sala de espera. Intentamos también que siempre exista una distancia de seguridad entre las personas. No dejamos que la persona que acompaña al animal suba a la zona de consulta y trabajo. Además, todos los empleados trabajamos con guantes y desinfectamos las diferentes zonas de la clínica para garantizar el mínimo riesgo posible”.

Son muchas las personas que temen los efectos del coronavirus sobre los animales. Esta es una realidad que, según nos cuenta Inés Janer, también se vive en la Clínica Veterinaria Miquel Janer: “Nos están preguntando mucho por Instagram y por teléfono si existe la posibilidad de que los animales nos contagien o nosotros los contagiemos a ellos. Desde la clínica les explicamos con calma que el coronavirus hace mucho tiempo que existe entre los animales, pero no tiene nada que ver con el que sufren actualmente las personas. No hay evidencias de que el Covid-19 se transmita entre personas y animales”.

Clínica Veterinaria La Zarzuela

La Clínica Veterinaria La Zarzuela de Madrid es uno de los tres centros que forman el Grupo ERVET. A este equipo de profesionales les une el amor por los animales y la pasión por la Medicina Veterinaria. El objetivo principal de este centro es proteger a todos los niveles el vínculo que existe entre el animal y su familia.

Emma García es la directora de la Clínica Veterinaria La Zarzuela. Hablamos con ella para conocer los cambios que ha vivido su centro veterinario tras la proclamación del estado de alarma en España: “Hemos tomado diferentes medidas. Nosotros siempre trabajamos con cita previa, pero desde que se hizo oficial el estado de alarma insistimos aún más con la cita previa. Hemos cancelado algunas cirugías o ecografías que no eran urgentes, pero en general estamos realizando todos nuestros servicios».

Emma nos comenta que han realizado algún cambio en cuanto a la organización habitual del centro: “Hemos quitado sillas y mesas de la sala de espera para que exista más espacio entre la gente que acude a la clínica. En la recepción hemos acomodado un gel de alcohol para que las personas puedan limpiarse bien las manos. Todas las normas de lavado de manos y distancia de seguridad las hemos compartido en un cartel informativo que se encuentra en la puerta del centro y también en nuestras redes, básicamente es una infografía para saber como tienen que actuar dentro de la clínica”.

La cantidad de personas que entra en la clínica y la ubicación de los empleados son otras cuestiones que han tenido en cuenta en la Clínica Veterinaria La Zarzuela. Emma García nos explica que: “Otra de las medidas que hemos tomado es que solo puede haber una persona que acompañe al animal. Es decir, un acompañante por paciente. Además, el propio personal de la clínica también ha tomado medidas en cuanto a la distancia de seguridad. Cada empleado se encuentra distribuido en un lugar diferente de la clínica realizando su función concreta”.

Emma García considera que los pacientes, en general, no temen a un posible contagio de coronavirus por el hecho de convivir con un animal: “Existe mayor preocupación por el posible contagio del coronavirus por el hecho de coincidir con otras personas en la clínica que por estar en contacto con los animales. En general, los pacientes saben que no hay evidencias de que los animales puedan contagiar a las personas o viceversa”.

Diez consejos para ir a la playa con tu perro

Este es el Decálogo del buen Beach dog. Si queréis ir a la playa con vuestro perro, seguid estos consejos:

  1. Llevar cantimplora para que beba mucha agua. Los perros no sudan, se refrescan jadeando, pero lo que eliminan al hacerlo es vapor de agua, por eso también se deshidratan aunque no suden. Si no le gusta mucho el agua, podéis llevar caldo suave de pollo fresquito en la  
  2. Ofrecer alimentos ricos en agua como frutas o gelatinas saborizadas sin azúcar.
  3. Evitar el bozal, y si lo tienen que llevar, que sea uno grande y adecuado que le permita abrir bien la boca y sacar la lengua para jadear.
  4. Meterse en el agua con frecuencia es una buena manera de refrigerarse.El agua de mar es buena para la piel, pero al regresar a casa mejor una ducha para eliminar el salitre y la arena acumulada.
  5. No rasurar el pelo al cero para que vaya fresquito: el pelo confiere protecciónde la radiación ultravioleta y evita el sobre calentamiento de una piel que al no sudar se calienta más rápido.
  6. Sombrilla y palas: Cavar un buen hoyo en la arena buscando el frescor de la arena profunda o tumbarse a la sombra de una sombrilla son recomendables para mantenerse fresco, sobre todo para los perros que no se bañan.
  7. Está bien llevar un freesbe, pelota o similar para jugar un rato con tu perro, pero no es recomendable hacer ejercicio físico intenso a las horas de más calor.
  8. La arena de la playa a ciertas horas está muy caliente, si tu perro tiene las almohadillas de manos y pies duras y curtidas no será un problema pero si las tiene blandas y delicadas pueden erosionarse y molestarle. Existen pomadas, ungüentos y todo tipo de productos a base de aloe vera que sirven para endurecer y preparar las almohadillas para situaciones especiales, diferentes a los paseos diarios urbanos. Se deben empezar a aplicar un par de semanas antes.
  9. Llevar bolsas para recoger las heces que puedan hacer en la arena.
  10. Kit de educación básica: chuches, premios y recompensas. Todos los perros en la playa y en cualquier espacio público deberían al menos responder a la orden de llamada, obedecer la orden de sentarse/tumbarse y la de estarse quietos. Es tu responsabilidad que no molesten a los demás. Si todavía no lo has conseguido necesitarás también una cuerda o correa larga para que se pueda mover, pero limitarle el acceso a zonas conflictivas.

Artículo de Ignacio del Moral, veterinario de Clinivet.

Una empresa Catalana inventa un arnés para perros que mejorará su salud

Veterinarios aseguran que el nuevo dispositivo beneficiará la salud del animal y agilizará su trabajo

Se acabó tener que molestar al perro insistentemente cuando está enfermo. Hasta ahora, tener que monitorizar un perro era una suplicio para el animal. Además de estar enfermo, tenía que soportar insistentes controles médicos que, según los profesionales, estresan al animal. Pero todo esto podría cambiar después de que la empresa Dinbeat haya anunciado un importante avance tecnológico. Se trata de un arnés para perros que mide, a partir de unos sensores, las frecuencias del animal. Datos tan sensibles como la frecuencia cardíaca o la respiración, entre otros, estarán disponibles para profesionales y usuarios a partir de ahora.

Hablamos con una de las responsables del proyecto, Talia Bonmatí. Según la gerente de Dinbeat, «los animales serán unos de los principales beneficiados de todo el proceso, ya que se les reducirá considerablemente el estrés en caso de estar hospitalizados». La CEO de la empresa ha matizado, sin embargo, que se trata de una tecnología que la utilizarán sobre todo los profesionales. «Agilizará mucho su tarea de motorización en caso de que el perro se ponga enfermo. Dispondrán de un control más exacto y ahorrarán mucho tiempo «. Sin embargo, los usuarios también podrán usarlo alquilando el dispositivo a un veterinario, en caso necesario.

El dispositivo se pondrá a la venta a finales de año, posiblemente en el mes de octubre, aunque la fecha aún no está precisada. El proyecto ha contado con diversas aportaciones económicas, como por ejemplo la de ACCIÓ, la agencia de la Generalitat para la competitividad de la empresa, que ha aportado 75.000 euros al proyecto después de un concurso público. Esta no es la primera apuesta por los animales de esta compañía. El uso de placas QR, que se pueden escanear fácilmente y permiten localizar el perro en caso de pérdida, es otra de las apuestas de la compañía.

Llevar a nuestro gato a un centro veterinario experto en felinos: la mejor opción

Hoy cada vez son más las personas que tratan a sus gatos como un miembro más de la familia. Cuando nuestro querido gato enferma, somos muchos los que nos encontramos con la emergencia de tenerlo que llevar a un veterinario. A veces, si es una urgencia, no hay tiempo de informarse sobre el centro más apropiado. Por eso es muy importante tener previsto un centro de confianza con antelación, haberse informado sobre las instalaciones, especialidades, tratamientos, equipo técnico, y toda la información posible para cuando sea necesaria la visita.

En este sentido es muy recomendable llevar a nuestros queridos gatos a un centro especialista en medicina felina. Para los gatos, es muy estresante ir a la consulta del veterinario y aunque se les puede entrenar para la visita, donde mejor puede encontrarse un gato asustado es en un lugar en el que no hay choque de olores, estrés de otros animales o ruidos. En los centros felinos, podemos estar seguros, de que tanto en la consulta como en la zona de ingreso, de que nuestro gato estará en una jaula especialmente diseñada para gatos, en la que no se puede ensuciar la comida con arena, y en la que se mantendrá limpio y seco, aparte de otros animales, aislado de ruidos estresantes. El aislamiento de ruidos, junto con el nivel de luz y los olores son muy importantes en la reducción de estrés en la clínica. La reducción de estrés en los centros felinos es muy notable, tanto en el manejo, ya que son expertos, como en todo el recinto, puesto que sólo tratan gatos. Los gatos que padecen enfermedades infecciosas, son tratados en instalaciones aparte, con todas las medidas de seguridad.

Los veterinarios expertos en medicina felina solo tratan gatos y en este sentido son más especialistas en enfermedades felinas, en el manejo de los gatos durante la visita y las pruebas. Por ejemplo, para un gato una ecografía es muy estresante: el ruido de la máquina de afeitar eléctrica, la sensación extraña en el abdomen, el gel frío y con alcohol (tóxico por inhalación). El ruido de la maquina cortapelo y la consiguiente aplicación del gel frío con alcohol sobre el vientre es una sensación muy estresante para el gato, jamás conocida por él hasta ese momento. Es por esto que los protocolos de ecografías abdominales se hacen con sedación porque resultan muy estresantes. Y aquí, es el propietario quién debe estar bien informado de que una sedación entraña riesgo. Algunos centros felinos hacen las ecografías sin sedación, con poca luz y sin rapar el abdomen, con el gato de pie a cuatro patas, teniendo el máximo cuidado en no causar estrés y tomando todo el tiempo necesario que necesita el gato para hacer la ecografía.

Tim el gato de las fotos fue tratado en un centro felino de una colangitis. Se le realizó ecografía sin rapado ni gel para obtener diagnóstico por imagen, y afortunadamente, empezó a comer tras tres días de ingreso, y no se le tuvo que poner sonda esofágica. En un centro de medicina felina todas las pruebas que han de realizarse a un gato tienen menor impacto de estrés.

Hoy empiezan a despuntar los centros felinos que tratan a los gatos como gatos que son, es decir, según su comportamiento. No tienen prisa para hacer la ecografía y la hacen con el gato a cuatro patas, sin sedación, claro que siempre que sea posible. El manejo del gato por veterinarios expertos en felinos es muy suave y tiene en cuenta la etología y las emociones del gato en cada momento. En un centro felino, con toda seguridad, nuestro gato será tratado como el gato que es.

Un día, tarde o temprano, nuestro minino tendrá que ir a la consulta veterinaria, y es por ello que más vale estar prevenido y tener nuestro centro felino de referencia contactado, pues es donde podemos tener la seguridad de que nuestro gato será tratado por expertos en felinos.