Kharmeg o el SOS de los Tiburones

Artículo de Sílvia Esteve Fontana

 

«…pero este ser humano que sólo ve la Naturaleza como una fuente de recursos, como un instrumento que sirva a sus deseos, puede convertirse en un ser aún más peligroso. Cuando el ser humano descubre que hay fuerzas de la Naturaleza que no puede dominar, animales que no se dejan domesticar, recursos que no puede controlar, cuando la Naturaleza más salvaje se resiste a su poder, e incluso le ataca y le recuerda su fragilidad, el ser humano es capaz de perder todo uso de razón y, olvidado ya de obtener de la Naturaleza beneficios y provechos, lo único que ansía es la destrucción completa de quién se le haya resistido. Pero la Naturaleza no puede ser vencida por la violencia humana, y a cada intento, es el ser humano quién se lleva cicatrices, quién así aumenta su odio, y quién, en una espiral creciente de violencia se acaba perdiendo a sí mismo».
  1. 148-149 «Darwin, Melville y el lugar del ser humano en la Naturaleza» Marta Tafalla, capítulo del libro De animales y hombres, Studia Philisophica, coordinado por Asunción Herrera Guevara; Biblioteca Nueva, Ediciones de la Universidad de Oviedo, 2007, Madrid

«Se estima que cada año mueren entre 60 y 100 millones de tiburones debido al aleteo. Esto consiste en atrapar tiburones, cortar sus aletas y devolverlos mutilados al mar, donde mueren asfixiados, desangrados o devorados por otros peces. La aleta de tiburón es un codiciado producto en el mercado asiático por el que se llegan a pagar hasta 500€ el kilo. Con ella se prepara la ostentosa e insípida sopa de aleta de tiburón. Una costumbre gastronómica extravagante y perversa que los está llevando a la extinción».

ale

Agus Vera, creador y guionista de Kharmeg, conoció esta realidad gracias a su profesión de marino mercante. Agus, ha viajado, como se suele decir en los grandes relatos, allende los mares, y ha podido ver con sus propios ojos lo que el ser humano ha hecho al mar, a los océanos y a sus habitantes.

Si en otro artículo de Animalados os hablábamos de la aniquilación de las ballenas, para utilizar su aceite y su carne, hoy, tristemente, debemos poner el foco en la aniquilación de los tiburones.

Un genocidio en el mar, otro más, un humano concienciado sobre la necesidad y el deber de salvarlo. ¿Cómo hacerlo? Como diría el gran Whitman, «Que prosigue el poderoso drama, y que puedes contribuir con un verso». En este caso el verso ha devenido en este fantástico cómic que es Kharmeg.

Una idea, un guión, pero faltaba lo más importante: un dibujante. Vera se acercó a Escola Joso (escuela de cómic en Barcelona) en busca de un artista que le ayudara a realizar su proyecto. Así es como se conocieron con Mariano de la Torre, las manos tras el pincel que han dado vida a este tiburón y su universo. Junto a ellos dos, también tenemos a Fran Vázquez como colorista.

kharm

De este admirable trabajo en equipo ha nacido esta historia de amor al mar, de justa venganza para los «malos» que están aniquilando sus especies, y sobre todo de homenaje y admiración por los tiburones. El lobo, la serpiente, el oso, los murciélagos… y una larga lista de magníficos animales han sido vistos durante miles de años como los enemigos del hombre. Si miramos hacia atrás en la historia podremos entender que, cuando el ser humano vivía codo a codo con la Naturaleza, estas especies suponían un enemigo real y seres a los que temer. Los relatos para los más pequeños están llenas de estas reminiscencias obsoletas. En el presente, sin embargo, es el hombre el monstruo, el mayor enemigo, la cruel y despiadada especie que antepone su bienestar y placer a los mínimos derechos del resto del planeta.

Era hora de dar a los tiburones la voz silenciada durante tanto tiempo. Si Steven Spielberg con su film «Jaws» nos hizo pensar en ellos como monstruos marinos, como seres insensibles a los que era mejor dar caza, Kharmeg les devuelve su dignidad y grandeza y nos trae una historia que nos interpela para salvarles.

«Lo importante era llegar a los niños y adolescentes, por eso el cómic está pensado para lectores de entre 10 y 16 años» nos comenta Agus Vera. Padre reciente, como también Mariano, tiene claro que las siguientes generaciones son la clave para poner fin a nuestro abuso del planeta. Con las ideas claras han sabido crear una historia que engancha tanto a niños como a adultos. Nuestra heroína será Elise Gray, quien de adolescente se lanzará al mar para suicidarse, pero su intento se verá truncado al ver un tiburón atrapado en un red de pesca. Ella salvará al escualo y el escualo la devolverá con vida a la orilla. Esta experiencia marcará tanto a Elise, que ya de mayor creará «Save the shark» para luchar contra las mafias chinas del «aleteo». En su lucha, y ayudada por un periodista australiano, se toparán con John Verin y Maxwell Hart, tripulantes del Sealogic, ambos supervivientes de un ataque de piratas. Elise volverá a encontrarse con el tiburón que la salvó, Kharmeg, y todos juntos formarán un magnífico equipo de lucha contra los cazadores y sus mafias.

Con Kharmeg volveremos a surcar los mares y a luchar contra piratas, pero esta vez sin la violencia ni el odio como bandera, sino con la justicia y el amor a la naturaleza como emblemas.

top-kharmeg3_plyima20150409_0013_7

Un cómic, un pequeño gran cómic, ha conseguido y conseguirá que muchos lectores conozcan la realidad de nuestros mares, de las vidas y muertes de sus animales y plantas. Gracias a él sabrán que los tiburones son «moradores de los océanos desde hace 450 millones de años» y son «fundamentales para el equilibrio del ecosistema marino». Gracias a esta obra podrán conocer la árdua tarea de las asociaciones ecologistas y animalistas, cuyos miembros llegan a dar la vida para impedir que otros acaben con el planeta.

Desde Animalados os recomendamos fervientemente esta preciosa obra, con un dibujo impecable, con una historia trepidante y valiente y, lo mejor de todo, con corazón.

Financiado por mecenas desde la plataforma Verkami, Kharmeg ha estado editado por Aleta y destinará hasta un 10% de lo recaudado en proyectos para salvar a los tiburones. Desde hoy lo podéis encontrar en FNAC, La Casa del Libro, Norma Cómics y otras librerias.

Me despido de este artículo con un deseo navideño: Que el único exterminio que veamos sea el de nuestros miedos y prejuicios, de nuestras absurdas y crueles tradiciones. Abramos las páginas de este cómic y acompañemos a nuevas heroínas y héroes que luchan por el planeta y sus habitantes.

kh

http://kharmeg.blogspot.com.es

El cuento de la princesa Kaguya o la nostalgia de la naturaleza

Gira, gira, sigue girando, molino de agua,  sigue

sigue girando, y llama al Sr. Sol

sigue girando, y llama al Sr. Sol

Pájaros, bichos, bestias, hierba, árboles, flores

Traed a la primavera y al verano, al otoño y al invierno

Traed a la primavera y al verano, al otoño y al invierno

Gira, gira, sigue girando, molino de agua,  sigue

sigue girando, y llama al Sr. Sol

sigue girando, y llama al Sr. Sol

Pájaros, bichos, bestias, hierba, árboles, flores

Flor, da tu fruto, y muere

Nace, crece, y muere

Aún sopla el viento, aún cae la lluvia

El molino de agua sigue girando

Las vidas vienen y se van a su vez

Las vidas vienen y se van a su vez

 

Warabe uta (canción infantil) Isao Takahata, letra y música, para su film de animación El cuento de la princesa Kaguya/Kaguya-hime no Monogatari

Basada en el primer cuento japonés escrito (que se tenga constancia), El cuento del cortador de Bambú (Taketori monogatari), el film animado El cuento de la princesa Kaguya (Kaguya-hime no Monogatari) es la demostración de cómo puede cambiar un relato, ya de por sí bello y avanzado a su tiempo, en manos de un alma sensible como la de Isao Takahata. Para aquellos a quien el nombre de este magnífico autor no les suene, recordaremos que entre sus obras fílmicas se encuentran Heidi y Marco, para televisión, o La tumba de las luciérnagas, para la gran pantalla. Cofundador, junto con el genio Hayao Miyazaki y Toshio Suzuki, del Studio Ghibli, Takahata recupera, de hecho resucita, este cuento del s.IX, para insuflarle un alma nueva.

El relato de Taketori monogatari, nos explica la historia de un cortador de bambú. En una de sus salidas al bosque para recolectar su cosecha, ve que uno de los troncos brilla. Al cortar el tronco aparece una pequeña princesa. Pensando que es un regalo de los dioses por su esmerado trabajo, se lleva a la celestial criatura a casa, dónde la criará con su esposa. En un plazo de 3 meses la princesa será ya adulta. Con el oro que irá encontrando en los troncos de bambú, el anciano cortador construirá una nueva casa y pagará para que pongan un nombre noble a su hija, Nayotake no Kaguyahime (Princesa resplandeciente de flexible bambú). La belleza de la joven atraerá a múltiples príncipes y ricos señores que querrán casarse con ella. Kaguya les impondrá pruebas imposibles para librarse del matrimonio. Hasta el propio emperador intentará cortejarla. Pero Kaguya, a sabiendas de su naturaleza no humana, rechazará de nuevo al hijo del Sol. Al cabo de tres años desde su llegada a la edad adulta, el rey de la Luna reclamará a su hija que vuelva a su planeta. Kaguya abandonará entre lágrimas a su familia y a su amado emperador, para volver a su tierra y olvidar su vida terrenal.

Takahata, conocedor de la historia tradicional, supera esta misma y nos presenta a su particular hija del bambú. Como ya hizo en Heidi, Marco y La Tumba de las luciérnagas, el cineasta llega a lo más profundo de nuestro corazón retratando este melancólico personaje bajo la luz fría y gris de la Luna. El autor nos mostrará la infancia de Kaguya, clave para entender a este dramático personaje. Tras su encuentro en el bosque de bambú, Kaguya vivirá su corta infancia rodeada de los seres del bosque, crecerá con cada cambio de estación, jugará con sus vecinos campesinos. Correrá por las montañas, cantará con los pájaros, nadará desnuda en los ríos, comerá la dulce y jugosa fruta del verano bajo el sol. La infancia de Kaguya será la esencia de la libertad y de la felicidad. En ella también encontrará el que será su amor, un pobre campesino ambulante, que como ella prefiere la luz del sol al oro de cualquier joya.

El padre de Kaguya, creyendo que los dioses le mandan oro para convertirla en una gran princesa del reino, se llevará a su hija lejos de las montañas, de los ríos, de los animales, de sus amigos. Construirá un palacio triste y vacío, dónde encerrará a su preciada hija. Kaguya, como en el cuento, rechazará a todos los pomposos pretendientes, incluso al engreído Emperador, que osará tocarla. Se escapará en una noche de luna llena para volver a su bosque, a su hogar, a su amor, pero no conseguirá huir. Resignada, y consumida por la tristeza tocará en su koto la canción de su infancia, ya no de forma alegre y risueña, sino melancólica y amarga, hasta que la Luna venga a buscarla. Pero el adiós que ella creía una liberación le volverá a partir el alma. Deberá abandonar a aquellos que ama y se arrepentirá de no haber vivido  su vida deseada.

La princesa Kaguya de Takahata es un personaje consumido por la nostalgia. Un ave encerrada en una jaula de oro, que por temor a hacer daño a los que la quieren, no se atreve a escapar. Símbolo de la Naturaleza, cambia con las estaciones y muere en la noche de luna llena. Vive en las flores, en la hierba y en las aguas de los ríos.Kaguyahime es, a mi modo de ver, ese ser natural que nos empeñamos en encerrar, en domesticar, vestir y educar. En nombre de la admiración y el respeto no paramos hasta doblegar su alma, hasta poseerla. Creemos protegerla de cualquier daño e incluso hacerla feliz. Pero la estamos matando lentamente.Kaguya es la primavera que nace para darnos esperanzas y se consume bajo la nieve del invierno. Vida y muerte, tallo de bambú y luna.

El cuento de la princesa Kaguya es la última obra de Takahata. Con ella el cineasta concluye sus creaciones. Un precioso adiós, como el de la princesa que es llevada de nuevo a su Luna y cubierta con el manto del olvido. Imposible olvidar por eso esta obra y olvidar su mensaje de amor a la naturaleza y a la libertad, a la infancia y a la felicidad, a lo sencillez y a la belleza.

Gira, gira, sigue girando, molino de agua,  sigue

sigue girando, y llama al Sr. Sol

sigue girando, y llama al Sr. Sol

Pájaros, bichos, bestias, hierba, árboles, flores

Traed a la primavera y al verano, al otoño y al invierno

Traed a la primavera y al verano, al otoño y al invierno

Sigue girando, ven girando, ven girando, O tiempo distante

Ven girando, llama de vuelta a mi corazón

Ven girando, llama de vuelta a mi corazón

Pájaros, bichos, bestias, hierba, árboles, flores

Enseñadme cómo me debo sentir

Si oigo que clamas por mi

Volveré a ti

Tennyo no uta (canción de una dama celestial) Isao Takahata, letra y música, para su film de animación El cuento de la princesa Kaguya/Kaguya-hime no Monogatari

https://www.letras.com/kaguya-hime-no-monogatari/warabe-uta/

Artículo de Sílvia Esteve