Listado de la etiqueta: maltrato animal

Rescatan a Linito, un mono que vivía enjaulado en un piso de Barcelona desde hace más de 30 años

Tras años de lucha, presión y denuncias, la Fundación FAADA ha conseguido el decomiso de un mono capuchino que vivía desde hace más de 30 años en una jaula de 2x1x1 metros.

Linito es un mono capuchino que durante casi 35 años vivió enjaulado en un piso de Barcelona en unas condiciones lamentables y totalmente inadecuadas para un animal de su especie. El animal convivía con su propietaria, una señora de unos 80 años, que no podía hacerse cargo de él y que hace más de tres décadas lo había comprado por 45.000 pesetas, unos 270 euros.

En el año 2014, la Fundación FAADA tuvo constancia de la situación de maltrato a la que estaba sometido el mono Linito. En ese mismo momento, la organización de defensa animal decidió empezar a trabajar para ofrecer una nueva vida, en un entorno adecuado y acompañado de otros individuos de su misma especie.

Linito llevaba desde 2014 sin salir de su jaula

Durante sus visitas, las técnicas de FAADA detectaron numerosas y graves irregularidades a nivel de bienestar. Linito vivía solo, en un jaula de 2x1x1 metros, ubicada en el comedor del piso, que en la mayoría de las ocasiones estaba sucia y que no disponía de zona exterior ni acceso a la luz solar directa. Su propietaria reconocía que desde 2014 el animal jamás había salido de dicha jaula.

Por tanto, tal y como explica la Fundación, Linito vivía condenado a no poder correr, saltar, desplazarse e interactuar con otros animales, algo fundamental para una especie social. Además, su dieta era inadecuada y muy poco variada. Por todo esto, junto a la falta de luz natural, el mono mostraba un aspecto físico muy deteriorado.

Durante todos estos años, desde FAADA se intentó activamente conseguir la cesión del animal, pero su propietaria no estaba dispuesta a ofrecerle una vida mejor. La entidad también interpuso numerosas denuncias. Pero ni el Ayuntamiento de Barcelona, ni la Generalitat de Catalunya, ni la Fiscalía de Medio Ambiente de Barcelona nunca intervinieron en más de 10 años. A pesar de que dichos organismos tenían competencias para actuar, rehuyeron una y otra vez de sus responsabilidades.

Ayuntamiento, Generalitat y Fiscalía rehuyeron de sus responsabilidades

En 2023 FAADA volvió a insistir al Ayuntamiento de Barcelona para que procediera al decomiso de Linito, teniendo en cuenta el mal estado del animal, su origen ilegal y que su tenencia está prohibida en la ciudad, en virtud de la Ordenanza sobre la protección, tenencia y venta de animales, en cuyo artículo 29 se prohíbe expresamente la tenencia de primates. No obstante, desde el Ayuntamiento se manifestó que el caso no era de su competencia y que, por lo tanto, no podían actuar.

Sin embargo, con la entrada en vigor la Ley de protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales en enero de 2024, la Fundación presentó una nueva denuncia ante la Generalitat de Catalunya, fundamentándola en que dicha ley prohíbe de forma explícita la tenencia de primates en todo el territorio nacional, algo que obliga a la administración a actuar sin que pueda seguir eludiendo su responsabilidad.

Linito está recuperándose en la Fundación MONA

Gracias a ello, desde FAADA se presionó al Ayuntamiento y a la Generalitat para que decomisaran al animal. Finalmente, el 14 de febrero, tras una larga negociación con la propietaria de Linito, se consiguió la cesión del mono, quien ya ha sido trasladado a la Fundación MONA, donde pasará una primera fase de rehabilitación, y posteriormente, será trasladado a otro centro para que pueda socializar con individuos de su especie.

Anna Estarán, abogada de FAADA, indica: “Hoy es un día importante en el que celebramos esta gran victoria, sin embargo, lamentamos que la falta de determinación por parte de la administración haya impedido realizar este rescate antes. Durante los 10 años en los que las autoridades se han mostrado impasibles ante la situación de Linito, se ha perpetuado su sufrimiento y se le han arrebatado años en los que podría haber estado disfrutando de unas condiciones de vida dignas”.

Muere un caballo en Gran Canaria tras estar tres semanas sin comer ni beber agua

La Guardia Civil encontró una finca con un caballo, una yegua y un perro en un estado de salud lamentable, teniendo que ser el caballo sacrificado al encontrarse sufriendo y en un estado irrecuperable.

Enésimo caso de maltrato animal denunciado por la Guardia Civil en lo que llevamos de año. En esta ocasión, los agentes encontraron en una finca del municipio de Arucas (Gran Canaria) a dos équidos y un perro en un estado de delgadez alarmante, estando uno de ellos tumbado en el suelo sin poder levantarse, motivo por el que tuvo que ser sacrificado posteriormente debido a su debilidad extrema e irreversible.

La actuación de la Guardia Civil se inició cuando los agentes recibieron un aviso de unos vecinos alertando de la situación en la que se encontraban los animales de la finca de la ciudad de Arucas. Así, los guardias se desplazaron hasta el lugar en cuestión, donde pudieron comprobar que, efectivamente, los animales se encontraban en muy malas condiciones.

Tras confirmar el mal estado de los animales, dos veterinarias del Ayuntamiento de Arucas y del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Las Palmas de Gan Canaria realizaron un examen veterinario in situ a los dos caballos de la finca.

Los caballos presentaban un mal estado de carnes, déficit de grasas y severa atrofia muscular

El resultado del análisis determinó que el problema era la falta de alimentación y cuidados mínimos necesarios de los caballos, presentando los dos équidos un mal estado de carnes, así como déficit de grasas y severa atrofia muscular.

Según ha informado la Guardia Civil, la finca en la que se encontraban los animales carecía de un lugar en el que pudieran resguardarse de las inclemencias meteorológicas. Además, los équidos se encontraban rodeados por una gran cantidad de basura. Finalmente, el caballo que se estaba en peores circunstancias tuvo que ser sacrificado debido a su extrema debilidad.

Para poder salvaguardar la integridad de la yegua viva y de un perro en buen estado, pero sin documentación que también se hallaba en la finca, fueron retirados quedando en depósito temporal del Ayuntamiento de Arucas.

El responsable de los caballos llevaba tres semanas sin atenderlos ni alimentarlos

La investigación permitió descubrir que el responsable de los dos caballos solía acudir una vez a la semana a atenderlos y alimentarlos, pero que llevaba tres semanas sin ir al lugar. Asimismo, los agentes averiguaron que ninguno de los dos caballos se encontraba a nombre del presunto responsable de los animales, constando cada caballo a nombre de una persona diferente.

Localizadas estas personas, propietarias legales según la base de datos en la que se registra la propiedad de los animales domésticos, ambas comunicaron que vendieron los animales hacía muchos años, pero que no hicieron el cambio de titularidad obligatorio por ley. Por este motivo se investigó en total a cinco personas.

Finalmente, la Guardia Civil detuvo al propietario de la finca y responsable de estos animales por un presunto delito contra el bienestar de los animales. Las diligencias fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción de Arucas y de la Fiscalía de Medio Ambiente de Las Palmas.

“Bienestar animal y espectáculos taurinos son incompatibles”

Enrique Zaldivar, veterinario madrileño y antitaurino, es cabeza visible de AVATMA, la asociación que agrupa a muchos profesionales de la medicina de los animales contra el maltrato animal. Tras el registro de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que pretende derogar la ley que protege la tauromaquia a nivel estatal al considerarla patrimonio cultural, leer a un experto nos parece especialmente oportuno. Esta es la primera parte de la entrevista que ha concedido a Animalados.

¿Qué es AVATMA y cuando nació? 

Es una asociación, dentro del amplio campo de la profesión veterinaria, cuyo objetivo es trabajar por la abolición de la tauromaquia y de cualquier otro tipo de maltrato animal, sea legal, como el primero, o ilegal. Nace en 2008 como AVAT (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia) y en 2012 ampliamos nuestros campos de acción y pasó a denominarse AVATMA.

¿Ser veterinario y antitaurino es una anomalía?

No debería serlo, pero si existimos, por algo será. De hecho, algunos “compañeros” nos han tildado de secta. La veterinaria siempre ha estado vinculada a este tipo de maltrato animal, que es defendido e incluso promocionado por los organismos oficiales que regulan nuestra profesión, amparándose en su legalidad. Sin ir más lejos, muchos de los presidentes del Consejo General de Colegios de Veterinarios de España, y de colegios provinciales de veterinarios, han sido y son defensores de esta actividad. Todavía, algunos, otorgan premios a los toros que se dejaron maltratar “adecuadamente” en algunas ferias taurinas. Lo mismo hacen los veterinarios de la plaza de toros de Las Ventas. Hay excepciones como Valencia y Madrid, cuyos colegios eliminaron el premio que daban al mejor toro de sus ferias locales.

¿Este un tema que no había sido debatido públicamente dentro de su colectivo?

No, hasta que nace nuestra asociación. A nadie se le debe escapar que, sin la presencia de veterinarios, no es posible la celebración de festejos taurinos y mientras sea legal, no faltarán en las plazas de toros o en los festejos populares. Que quede claro que ser veterinario de festejos taurinos es voluntario y se apuntan los que quieren: unos por ser taurinos y otros porque se paga relativamente bien. Afortunadamente son los menos los que de ética profesional andan escasos. Aquí no hay superioridad moral, sino sentido común ¿Y qué hace los veterinarios designados en estos festejos? Dicen que, entre otras funciones, velar por el bienestar de los animales. Bienestar animal y espectáculos taurinos son incompatibles.

¿Es cierto que acabada la tauromaquia se extingue el toro de lidia?

Es uno de los “sesudos” argumentos del mundo del toro de lidia. Digamos que la raza de bovino de lidia solo tiene un fin para su crianza, y si éste desaparece, el número de ejemplares (algo menos de 200.000 en la actualidad, entre machos y hembras de diversas edades) disminuirá de forma evidente. Se mantendría un cierto número de estos animales, en unas pocas ganaderías, para que pudieran ser visitadas por quienes tengan ese interés. De hecho, este tipo de actividad es un importante recurso económico para algunos ganaderos que lo pusieron en marcha hace ya algunos años. ¿Pasa algo si desaparece una raza bovina? No, no pasa nada. Qué se pierde riqueza genética. Menudo problema. Los hay que apuestan por la carne de estos animales para su consumo; en esto andan algunos afamados chefs, ganaderos de lidia, pero, sin entrar en profundidad en el asunto, no es igual la carne de un animal que ha sido utilizado en un festejo taurino, que la de aquel bóvido de lidia que ha ido al directamente al matadero desde su explotación. Algún animalista habrá que me dirá que es lo mismo. Pues no, insisto, no es lo mismo.

«Todos los festejos son un claro ejercicio de maltrato sobre los animales que se utilizan»

¿Qué festejos le parecen más aberrantes? 

Todos, sean los que sean, son un claro ejercicio de maltrato sobre los animales que se utilizan. Todos tienen que ser abolidos. Si hay que establecer un orden en cuanto a los festejos, pondría en primer lugar las becerradas con muerte, por la corta edad de los animales y la indefensión que éstos manifiestan. En cuanto a los populares, los embolados, los ensogados y los bous a la mar.

¿Qué supone para un animal ser «alquilado» para festejos?

Supone su reutilización y el verse expuesto, numerosas veces a lo largo de su vida, a lo que los organizadores de los festejos les parezca conveniente. La gente puede pensar que se acaban acostumbrando, pero los veterinarios sabemos que es todo lo contrario. un argumento tan absurdo como que los animales no sufren no se sostiene desde el conocimiento científico. Cada vez que se les maltrata, su padecimiento es mayor. No existe adaptación o “acostumbramiento” ante este tipo de agresiones físicas y psíquicas. Algún “compañero/a” lo fía a que se quemen los ojos o no se los quemen. La vergüenza de nuestra profesión.

¿Está la tauromaquia en extinción?

Está, está, pero el proceso es mucho más lento del que yo podía prever hace 15 años, cuando fundamos AVATMA. Hay menos ganaderías, hay menos festejos, hay menos espectadores y los taurinos hace tiempo que se reconocen minoría social, lo que les hace reivindicar su derecho a existir y a ser protegidos de los ataques de eso que llaman las hordas animalistas, anti especistas, o simplemente de los que, no siendo animalistas, trabajamos por el cese de este tipo de actividad y del maltrato animal. Los datos que he apuntado son, sin duda, buenos para los que estamos comprometidos con la causa abolicionista. El problema es que existe una mayoría social que es indiferente a la existencia de este tipo de maltrato animal, que está normalizado, y que no le merece el mínimo interés a la hora de posicionarse a favor o en contra. Las encuestas dicen lo contrario, pero desde mi punto de vista, las cosas están así.

¿Qué lo sostiene económicamente?

En realidad, lo sostiene, en la mayoría de los casos, el mismo poder económico que tienen los propios ganaderos que crían este tipo de animales; esto les permite mantener una actividad que no les reporta beneficios económicos directos, salvo raras excepciones. Cuando te pones a analizar, como estoy haciendo desde hace meses, quién o quiénes están detrás de este tipo de explotaciones, te das cuenta de que son otros los negocios a través de los que generan sus ingresos. No vamos a negar que las subvenciones de la PAC (Política Agraria Común) facilitan, en cierto modo, que puedan seguir manteniendo su “capricho”, que en la mayoría de los casos pasa de mano en mano a través de herencias. El otro sustento es también de carácter público: diputaciones, municipios y comunidades autónomas, que sufragan los gastos requeridos para que se puedan programar festejos taurinos o que les riegan de ayudas cuando, dicen, las necesitan. Lo último que he visto es que hay ganaderos que han recibido ayudas del Ministerio de Agricultura por el aumento de los costes de producción por la guerra de Ucrania. También las recibieron, por parte de las CCAA, durante la pandemia por no poderse celebrar festejos. Suma y sigue. Ojo, que no digo que las ayudas al sector agroganadero no sean necesarias, porque abaratan los precios de los alimentos que consumimos, pero si cuestiono que ese dinero vaya a parar a la parte de su actividad que consiste en criar bovino de lidia.

«La tauromaquia es una actividad endogámica en la que priman los vínculos de sangre entre familias»

¿Genera riqueza?

Entre ellos, genera riqueza entre ellos. El dinero sale de sus bolsillos y vuelve al lugar del que salió. Ganaderos que son profesionales taurinos o lo fueron, que son empresarios taurinos, incluso dueños de plazas de toros, que se compran y venden fincas y animales… Es una actividad endogámica en la que priman los vínculos de sangre entre familias, muchas de ellas formadas por los grandes terratenientes y oligarcas de España. Los puestos de trabajo que generan, desde la actividad taurina, son escasos y los pueden mantener en base a sus otros negocios. ¿Quién puede mantener un negocio que reconocen como deficitario? Ellos. Hay taurinos que han dicho que el blanqueamiento de dinero se mueve a sus anchas en esta actividad.

¿Y en las ferias?

Digamos que Madrid, por ser, con su feria de San Isidro, un referente para el mundo taurino y que es la única que mantiene ciertas entradas de público en números “decentes”, podría ser la más tauricida, a lo que han ayudado los diferentes presidentes/as que ha tenido esta CCAA en los últimos años. Lo que nadie entiende es que la empresa que explota la plaza de toros de Las Ventas, a la hora de presentar sus cuentas, siempre da pérdidas. Que nos lo expliquen.

¿Se han calculado los gastos de los servicios sanitarios, funerarios y las indemnizaciones derivados de los «accidentes» en los festejos taurinos? 

Que yo sepa, no. Los organizadores de festejos taurinos populares deben de tener, de forma obligada, pólizas de seguro contratadas, que cubrirán lo que cubran, y que pagan los organizadores de los eventos, es decir, los ayuntamientos o los empresarios que los organizan que, a su vez, han sido contratados por los gobiernos municipales o diputaciones provinciales e incluso por alguna comunidad autónoma. De hecho, este tema ha generado una amplía polémica, porque las compañías de seguros hace tiempo que cuestionan determinadas coberturas de riesgo que probablemente les hacen perder dinero. Los profesionales taurinos, los que participan en festejos en plaza, entiendo que tienen cubiertos los riesgos por sus mutuas o por la sanidad pública. Los habrá que tengan sus seguros privados. Sea como sea nos cuestan un dineral que pagamos con nuestros impuestos. Pagar los gastos que comentas, de una serie de gente que se pone de una u otra manera delante de uno de estos animales y que padece las consecuencias, es inexplicable. Mejor dicho, debería ser intolerable y es estúpido. Un ejemplo: los heridos en los encierros de San Fermín.

La Guardia Civil investiga a un hombre por dejar morir 70 vacas en un finca de Cáceres

Al menos 70 cadáveres de vacas y animales en estado muy deficiente en una explotación ganadera de Cáceres.

Agentes de la Guardia Civil de Coria (Cáceres) han investigado a un hombre por los delitos de maltrato y abandono animal, con resultado de muerte sobre al menos 70 vacas, tras la supuesta omisión de la debida atención y cuidado de los animales.

La investigación comenzó el pasado mes de noviembre, después de que los Servicios Veterinarios Oficiales de la Junta de Extremadura alertaran de la presencia de, al menos, 70 vacas muertas en una explotación ganadera situada en el término municipal de Casas de Millán (Cáceres).

Los cadáveres de los animales se encontraban en distintas fases de descomposición, mientras que algunos animales vivos estaban en un estado de carne deficiente, con una importante pérdida de peso y de la masa muscular, previsiblemente por una alimentación insuficiente o inadecuada.

La explotación ganadera de Casas Millán, el máximo exponente del maltrato animal

Los agentes de la Guardia Civil han compartido algunas de las terribles experiencias vividas a lo largo de esta investigación. Un ejemplo fue cuando varios días después de una de las primeras inspecciones fue hallado el cadáver de una vaca que en esa primera inspección se encontraba viva, aunque esta presentaba una extrema delgadez y permanencia en el suelo sin poder levantarse.

También se localizó el cadáver reciente de otra vaca que días antes había sido observada, en el mismo lugar, en mal estado y que no se podía levantar del barro, hechos que evidenciaban la falta de cuidado, asistencia o ayuda suministrada por sus cuidadores, a sabiendas del estado en que se encontraban los animales, que carecían de recipientes de agua o forraje en el lugar con el que alimentarse.

Tras todos estos hechos, el pasado 13 de enero los agentes del SEPRONA instruyeron diligencias penales, ante la supuesta comisión de los delitos de maltrato y abandono animal, frente al hombre responsable del cuidado de los animales. Dichas diligencias ya han sido remitidas al Juzgado de Instrucción, en funciones de Guardia, de la ciudad de Cáceres.

La Guardia Civil recuerda la importancia de denunciar cualquier caso de maltrato o abandono

Tras los hechos sucedidos en Casas de Millán, la Guardia Civil ha recordado que el maltrato y el abandono animal es un delito que se castiga con penas de prisión, multa e inhabilitación, según la gravedad y circunstancias del caso, y que el Código Penal ha sido reformado en el año 2023 para ampliar la protección de los animales y endurecer las sanciones.

Asimismo, la Guardia Civil hace un llamamiento a la ciudadanía para que denuncie cualquier caso de maltrato o abandono animal del que tenga conocimiento, a través del teléfono 062 o de la aplicación móvil Alertcops, o bien, a través del formulario anónimo de colaboración con la Guardia Civil, en el siguiente enlace:

https://www.guardiacivil.es/es/colaboracion/form_contacto/index.html

Investigado un hombre por abandonar a ocho cachorros en un contenedor en Valladolid

La Guardia Civil recibió el aviso de un vecino que encontró a los cachorros de perro tras abrir la tapa de un contenedor.

Nuevo caso de abandono y maltrato animal en España. La Guardia Civil investiga a un hombre de la localidad de La Parrilla (Valladolid) por un presunto delito contra los animales tras haber abandonado a ocho cachorros de perro en un contenedor.

El pasado 14 de noviembre, un vecino de La Parilla que paseaba con su perro por los extrarradios del municipio escuchó los aullidos de los animales. Tras extrañarse por estos sonidos, abrió la tapa del contenedor y descubrió a los ocho cachorros recién nacidos dentro de una bolsa de plástico.

En el momento del encuentro, tres cachorros de perro ya se encontraban sin vida. Así, el vecino decidió llevarse a los cinco cachorros restantes para dispensarles atención veterinaria. Sin embargo, debido a su complicado estado de salud, los perros terminaron muriendo sin que se pudiera hacer nada por ellos.

Las pruebas ADN permiten encontrar al dueño de los cachorros y posible autor de los hechos

Tras interponerse una denuncia en el Puesto de la Guardia Civil de Tudela de Duero (Valladolid), el equipo de Seprona hizo varias consultas a la base del SIACYL de la consejería de Agricultura y Ganadería de la Dirección General de Producción Agropecuaria, en la que se puede encontrar el registro de animales de compañía de Castilla y León. De esta forma, se redujo considerablemente el número de posibles madres cuyo perfil concordaba con los cachorros hallados.

Tras realizar este estudio, se efectuaron pruebas de ADN a las posibles madres con el objetivo de determinar la relación materna filial de los animales seleccionados con los cachorros de perro abandonados, a los cuales también se les sometió a estos análisis.

Gracias a los resultados obtenidos, la Guardia Civil pudo imputar al dueño de una perra cuyo perfil genético concordaba con el de los animales abandonados por un presunto delito de maltrato animal.

Recordemos que el abandono animal sigue siendo el principal problema de los animales de compañía en España. Una lacra sin control que persigue a nuestra sociedad año tras año. Sin ir más lejos, durante el último informe anual ‘Él Nunca lo Haría’ de la Fundación Affinity, se recoge que durante el año 2022 se abandonaron más de 288.000 perros y gatos que fueron recogidos por protectoras.