Rescatan a Linito, un mono que vivía enjaulado en un piso de Barcelona desde hace más de 30 años

Tras años de lucha, presión y denuncias, la Fundación FAADA ha conseguido el decomiso de un mono capuchino que vivía desde hace más de 30 años en una jaula de 2x1x1 metros.

Linito es un mono capuchino que durante casi 35 años vivió enjaulado en un piso de Barcelona en unas condiciones lamentables y totalmente inadecuadas para un animal de su especie. El animal convivía con su propietaria, una señora de unos 80 años, que no podía hacerse cargo de él y que hace más de tres décadas lo había comprado por 45.000 pesetas, unos 270 euros.

En el año 2014, la Fundación FAADA tuvo constancia de la situación de maltrato a la que estaba sometido el mono Linito. En ese mismo momento, la organización de defensa animal decidió empezar a trabajar para ofrecer una nueva vida, en un entorno adecuado y acompañado de otros individuos de su misma especie.

Linito llevaba desde 2014 sin salir de su jaula

Durante sus visitas, las técnicas de FAADA detectaron numerosas y graves irregularidades a nivel de bienestar. Linito vivía solo, en un jaula de 2x1x1 metros, ubicada en el comedor del piso, que en la mayoría de las ocasiones estaba sucia y que no disponía de zona exterior ni acceso a la luz solar directa. Su propietaria reconocía que desde 2014 el animal jamás había salido de dicha jaula.

Por tanto, tal y como explica la Fundación, Linito vivía condenado a no poder correr, saltar, desplazarse e interactuar con otros animales, algo fundamental para una especie social. Además, su dieta era inadecuada y muy poco variada. Por todo esto, junto a la falta de luz natural, el mono mostraba un aspecto físico muy deteriorado.

Durante todos estos años, desde FAADA se intentó activamente conseguir la cesión del animal, pero su propietaria no estaba dispuesta a ofrecerle una vida mejor. La entidad también interpuso numerosas denuncias. Pero ni el Ayuntamiento de Barcelona, ni la Generalitat de Catalunya, ni la Fiscalía de Medio Ambiente de Barcelona nunca intervinieron en más de 10 años. A pesar de que dichos organismos tenían competencias para actuar, rehuyeron una y otra vez de sus responsabilidades.

Ayuntamiento, Generalitat y Fiscalía rehuyeron de sus responsabilidades

En 2023 FAADA volvió a insistir al Ayuntamiento de Barcelona para que procediera al decomiso de Linito, teniendo en cuenta el mal estado del animal, su origen ilegal y que su tenencia está prohibida en la ciudad, en virtud de la Ordenanza sobre la protección, tenencia y venta de animales, en cuyo artículo 29 se prohíbe expresamente la tenencia de primates. No obstante, desde el Ayuntamiento se manifestó que el caso no era de su competencia y que, por lo tanto, no podían actuar.

Sin embargo, con la entrada en vigor la Ley de protección de los Derechos y el Bienestar de los Animales en enero de 2024, la Fundación presentó una nueva denuncia ante la Generalitat de Catalunya, fundamentándola en que dicha ley prohíbe de forma explícita la tenencia de primates en todo el territorio nacional, algo que obliga a la administración a actuar sin que pueda seguir eludiendo su responsabilidad.

Linito está recuperándose en la Fundación MONA

Gracias a ello, desde FAADA se presionó al Ayuntamiento y a la Generalitat para que decomisaran al animal. Finalmente, el 14 de febrero, tras una larga negociación con la propietaria de Linito, se consiguió la cesión del mono, quien ya ha sido trasladado a la Fundación MONA, donde pasará una primera fase de rehabilitación, y posteriormente, será trasladado a otro centro para que pueda socializar con individuos de su especie.

Anna Estarán, abogada de FAADA, indica: “Hoy es un día importante en el que celebramos esta gran victoria, sin embargo, lamentamos que la falta de determinación por parte de la administración haya impedido realizar este rescate antes. Durante los 10 años en los que las autoridades se han mostrado impasibles ante la situación de Linito, se ha perpetuado su sufrimiento y se le han arrebatado años en los que podría haber estado disfrutando de unas condiciones de vida dignas”.

Caballos muertos a tiros y en estado de descomposición en una hípica de Ripollés

FAADA denunciará al propietario de los caballos y luchará para conseguir el decomiso de todos los animales de la hípica.

A principios del mes de noviembre, la fundación FAADA recibió varios avisos que alertaban tanto de malas condiciones en las que se encontraban los caballos de una hípica de Ripollés, así como de las estremecedoras acciones que llevaba a cabo su propietario. En particular, unos excursionistas habían descubierto que en este lugar se encontraban numerosos cadáveres de caballos.

Una vez se hicieron con las pruebas de estos hechos, las técnicas de FAADA enviaron una petición de inspección al Cos d’Agents Rurals. Desde la Fundación tenían claro que el propietario de la hípica mataba a los caballos de un tiro, y tenían evidencia gráfica que lo probaba.

Tras una primera inspección, en la que ya se encontraron cadáveres y caballos en mal estado, sospecharon que podía haberse producido una nueva muerte, así que insistieron para que se realizara una segunda inspección y se personaran los veterinarios del Departament d’Acció Climàtica, Alimentació i Agenda Rural (DAAC) ese mismo día.

Efectivamente, en esta segunda inspección se encontró un nuevo cadáver de caballo con un tiro en la cabeza, hecho que confirmó la veracidad de las investigaciones. Así que el 29 de diciembre, tras demostrar todas las irregularidades de la hípica, el DAAC decidió decomisar tres de los nueve caballos, y realizar una nueva inspección con los Mossos d’Esquadra para poder investigar el delito de maltrato.

Los Mossos d’Esquadra encuentran caballos muertos a tiros

Los agentes de los Mossos desplazados a la hípica pudieron localizar a tres caballos muertos, dos de ellos con signos de haber sido matados de un tiro. Los cadáveres estaban repartidos por deferentes espacios de la finca en estado de descomposición.

Los Mossos identificaron al responsable de la hípica, que será investigado por maltrato animal, y le intervinieron el arma de fuego con la cual, presuntamente, habría disparado y matado a sus animales.

Desde FAADA lamentan que no se hayan decomisado a todos los caballos, sobre todo teniendo en cuenta que sus vidas corren peligro. Desde su departamento legal denunciarán al propietario de los animales y trabajarán para conseguir la mayor pena posible y el decomiso de todos los équidos que se encuentren en la hípica.

La fundación agradece a los Servicios Territoriales del DAAC de Girona la rapidez de la actuación, pero sobre todo al Cos d’Agents Rurals de Catalunya, especialmente al grupo especializado en équidos, por su profesionalidad y entrega, ya que sin ellos la investigación de este caso no hubiera sido posible.

Casi el 30% de los dueños reconocen no tener asegurado todavía a su perro

Según un estudio, casi un 30% de los perros españoles no están asegurados pese a que la nueva Ley de Bienestar Animal prevé su obligatoriedad.

En España actualmente hay más de 9 millones de perros, lo que supone que ya hay más perros que niños menores de 14 años. En este contexto surgió la nueva Ley de Bienestar Animal, que se convirtió en la primera norma estatal que regula las condiciones, tenencia y cuidado de los animales.

Una de las medidas de la Ley que más controversia ha generado entre la sociedad es la obligación a los propietarios de perros a asegurar su animal independientemente de su raza. A pesar de que esta medida no entrará en vigor hasta que se desarrolle el reglamento de la norma, actualmente, casi el 30% de los dueños reconocen no tener asegurado todavía a su perro.

Además, más de la mitad de los propietarios de perros encuestados (52%) está a favor del seguro canino por la protección que ofrece la cobertura de responsabilidad civil ante posibles percances ocasionados por el perro. Este porcentaje se eleva al 60% si se tienen en cuenta también a las personas encuestadas que no tienen perro.

Según el estudio, 7 de cada 10 propietarios tienen asegurados actualmente a su animal de compañía. De ellos, el 63% a través de seguro de Hogar y un 37% mediante una póliza específica para perros. Entre los perros asegurados, la cobertura que más valoran es la Responsabilidad Civil (75%), seguido de los daños al perro (47%) y la asistencia veterinaria (34%).

Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio “De mascotas a perrhijos: los españoles ante la nueva Ley de Bienestar Animal”, elaborado por la División de Hogar de Línea Directo Aseguradora en base a una encuesta realizada a más de 1.700 personas. El informe analiza la opinión de los ciudadanos sobre algunos puntos de la nueva Ley de Bienestar Animal.

El 47% de los dueños dejan solos a sus perros una media de menos de 4 horas al día

Una de las medidas de la Ley con mejor aceptación ciudadana es la prohibición de dejar al perro solo en casa durante más de 24 horas seguidas. Al respecto, y aunque el 28% de los encuestados afirma haber dejado solo al perro un día entero por motivos como el trabajo, enfermedad, por ocio o vacaciones, lo más habitual (47%) es que los dueños dejen solos a sus perros una media de menos de 4 horas al día. Otro 40% suele dejar al animal en casa sin vigilancia entre 4 y 7 horas, coincidiendo con la jornada laboral.

Una práctica habitual como dejar al perro atado a la puerta del supermercado mientras se hace la compra pasa ahora a estar prohibido con la Ley de Bienestar Animal, y hacerlo puede conllevar una multa de hasta 10.000 euros. En este sentido, el 40% de los dueños reconoce que ha dejado solo a su perro en la puerta de un comercio para hacer un recado.

También se han recibido de manera positiva por parte de la población española la prohibición de la compraventa de animales en establecimientos dado que cerca del 60% de los españoles está a favor de prohibir venta de perros en las tiendas o que la cesión de estos en la adopción entre particulares quede registrada en un contrato (64%). Por último, entre las sanciones más apoyadas están la multa por no tener al perro con microchip (63%) o la sanción por dejar solo al animal de compañía más de 24 horas (60%).

¿Es obligatorio contratar el seguro para perros?

José Ramón Becerra será el nuevo director general de Derechos de los Animales

José Ramón Becerra será nombrado por el Gobierno como nuevo director general de Derechos de los Animales el próximo miércoles 27 de diciembre.

Ya hay nuevo director general de Derechos de los Animales. Tras la dimisión de Sergio García Torres, artífice de la ley de Bienestar Animal, José Ramón Becerra, miembro de Verdes Equo y exparlamentario del partido verde en Euskadi, Berdeak Equo, ha sido la persona escogida para encabezar la Dirección General de Derechos de los Animales.

La designación de Becerra ha sido decisión del ministro de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, Pablo Bustinduy. Este nombramiento supone la entrada en el Gobierno español por primera vez de Verdes Equo, un partido que nació en 2011 con el objetivo de reciclar la política y defender la sostenibilidad, la democracia participativa, la equidad y los Derechos Humanos.

El partido verde ha calificado el nombramiento de Becerra como director general de Derechos de los Animales como “un gran impulso a la ecología política de España, que refuerza el carácter verde del Ejecutivo conformado por PSOE y Sumar”.

¿Quién es José Ramón Becerra?

José Ramón Becerra fue uno de los referentes principales del Proyecto de Ley de Protección de los Animales que puso en marcha en Euskadi cuando fue parlamentario de Berdeak-Verdes Equo en el Parlamento Vasco. Becerra fue quien coordinó la elaboración, redacción y negociación de la ley, suponiendo así una persona fundamental durante todo el proceso de esta norma aprobada en 2022.

Becerra, que ha sido también coportavoz del partido verde en Euskadi, es ingeniero técnico industrial por la Universidad del País Vasco y Máster en Prevención y Control de Riesgos Medioambientales y laborales por la UNED.

A nivel profesional, Becerra ha desarrollado casi toda su carrera en la administración pública vasca, asumiendo puestos técnicos y de gestión, como la Dirección de Administración Ambiental o la Dirección de Proyectos Estratégicos y Administración Industrial del gobierno vasco.

El nombramiento de José Ramón Becerrada como director general de Derechos de los Animales se hará oficial en el próximo Consejo de Ministros, que se celebrará el próximo miércoles 27 de diciembre.

Sergio García Torres, adiós al impulsor de la ley de Bienestar Animal

Sergio García Torres llegó al puesto de director general de Derechos de los Animales en enero de 2020, cuando el entonces Vicepresidente del Gobierno de Podemos, Pablo Iglesias, confió en él para ser la primera persona en ocupar dicho cargo político.

Tras prácticamente cuatro años al frente de la Dirección General de Derechos de los Animales, Sergio García Torres ha presentado su dimisión en el cargo y quedará en la memoria de todos por ser el artífice de la primera ley de Bienestar Animal de ámbito estatal.

“Tras casi cuatro años y un arduo trabajo hemos conseguido sacar adelante 3 leyes nacionales que avanzan en derechos de los animales y que sin lugar a duda abren un camino importante en su protección. Leyes que salvarán miles de vidas y que compensan con crecen la exposición pública, los ataques e incluso la persecución personal a la que me han sometido durante estos años”, ha expresado García Torres en una carta de dimisión que ha compartido a través de la red social X.

Además, el anterior director ha argumentado su decisión alegando que “Podemos ha decidido no aceptar estar en el Gobierno, decisión que no puedo compartir. Esta cuestión me hace dar un paso a un lado, no pudiendo seguir al frente de mis responsabilidades orgánicas en la dirección del partido, así como mi participación en el órgano de dirección de Podemos”.

Además, Sergio García Torres considera que “no puedo compartir la ausencia de metas y objetivos del espacio Sumar, que ha decidido que la Dirección General de Derechos de los animales no haga ruido en la próxima legislatura”.

“Me despido por coherencia, al no compartir la deriva estratégica de los últimos meses, reiterando mi agradecimiento a todo el esfuerzo y a la prioridad que esta organización ha dado siempre en lo relacionado con los derechos de los animales”, ha añadido.

Para acabar, García Torres ha querido recordar que “quedan muchos retos por alcanzar y mi decisión de apartarme de la participación activa en organizaciones políticas tiene la meta de situarme en el lado que considero correcto de la lucha por los derechos de los animales”.

Sergio García Torres no continúa como director general de Derechos de los Animales

Sergio García Torres no renueva al frente de la Dirección General de Derechos de los Animales y dimite de sus cargos en Podemos. Persiste la incógnita sobre su sucesor. Pablo Bustiduy, el ministro responsable de Derechos Sociales, mantiene la Dirección General de Derechos de los Animales sin su primer titular. El que fuera presidente de Podemos Animalista, también ha firmado la renuncia a sus responsabilidades en la de dirección del partido morado a través de una carta a la que ha podido tener acceso Animalados.
Sergio García Torres asumió un cargo creado de cero por Pablo Iglesias cuando este era vicepresidente. El desafío del madrileño ha sido conciliar un pasado como activista antitaurino y su compromiso con el veganismo con las obligaciones propias de la pertenencia a los órganos de gobierno. La ubicación de su unidad dentro del edificio del Ministerio de Sanidad pudo tener que ver con que Salvador Illa incluyese en marzo de 2020 a las personas que alimentan las colonias de gatos entre las habilitadas para desplazarse incluso durante el confinamiento por el Estado de Alarma.

La primera etapa del hasta ahora director general estuvo marcada por la accesibilidad. Los encuentros y las citas con entidades, colectivos, asociaciones. Queda la duda de cuantas supieron entender la importancia de la figura de una Dirección General que en su propio nombre declarase que los animales tienen Derechos. Ni en países en los que ha habido parlamentarios adscritos a partidos animalistas, como pueden ser Holanda y Portugal, ha habido un cargo ejecutivo específico con tanto poder.

La significación de García Torres contra la tauromaquia, la caza y la ganadería intensiva ha sido un escollo para que se produjera un diálogo fluido y satisfactorio con los colectivos más reaccionarios. La culminación de los desencuentros sería el video publicado en las redes de la real federación española en la que se muestra la proyección de una mirilla telescópica sobre el rostro del exdirector y que acabó judicializándose.

Los ataques que recibió García Torres por parte del colectivo menos afín a la causa por los animales no fueron los únicos. A través de muchos medios, pero especialmente las redes sociales, activistas cercanos a PACMA y otras entidades de protección animal se han mostrado muy beligerantes. Como él mismo afirma en su carta de renuncia: “He soportado la ridiculización, la persecución, los bulos e incluso he sufrido alguna agresión por alcanzar cambios reales para la mejora de la vida de los animales”.

El mayor hito del equipo liderado por García Torres es la ley de protección de los derechos y bienestar de los animales aprobada por la mínima en marzo de 2023. A pesar de las distintas renuncias respecto al anteproyecto, la nueva Ley de los animales, ha extendido a todo el territorio español numerosas mejoras como el sacrificio cero, la obligación de identificar a los animales de familia, la prohibición de la cría amateur, limitación de la venta, y el registro positivo de especies, entre muchas otras.

El cambio en la dirección ofrece una oportunidad para reflexionar sobre el futuro de la protección animal, la consolidación de proyectos y herramientas preexistentes y el abordaje de nuevos desafíos. La designación de un nuevo líder para el organismo es una decisión crucial que puede influir significativamente en el curso de las políticas de derechos de los animales en el país y el consenso entre muy diversos actores del bienestar animal.