Listado de la etiqueta: Guardia Civil

Muere un caballo en Gran Canaria tras estar tres semanas sin comer ni beber agua

La Guardia Civil encontró una finca con un caballo, una yegua y un perro en un estado de salud lamentable, teniendo que ser el caballo sacrificado al encontrarse sufriendo y en un estado irrecuperable.

Enésimo caso de maltrato animal denunciado por la Guardia Civil en lo que llevamos de año. En esta ocasión, los agentes encontraron en una finca del municipio de Arucas (Gran Canaria) a dos équidos y un perro en un estado de delgadez alarmante, estando uno de ellos tumbado en el suelo sin poder levantarse, motivo por el que tuvo que ser sacrificado posteriormente debido a su debilidad extrema e irreversible.

La actuación de la Guardia Civil se inició cuando los agentes recibieron un aviso de unos vecinos alertando de la situación en la que se encontraban los animales de la finca de la ciudad de Arucas. Así, los guardias se desplazaron hasta el lugar en cuestión, donde pudieron comprobar que, efectivamente, los animales se encontraban en muy malas condiciones.

Tras confirmar el mal estado de los animales, dos veterinarias del Ayuntamiento de Arucas y del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Las Palmas de Gan Canaria realizaron un examen veterinario in situ a los dos caballos de la finca.

Los caballos presentaban un mal estado de carnes, déficit de grasas y severa atrofia muscular

El resultado del análisis determinó que el problema era la falta de alimentación y cuidados mínimos necesarios de los caballos, presentando los dos équidos un mal estado de carnes, así como déficit de grasas y severa atrofia muscular.

Según ha informado la Guardia Civil, la finca en la que se encontraban los animales carecía de un lugar en el que pudieran resguardarse de las inclemencias meteorológicas. Además, los équidos se encontraban rodeados por una gran cantidad de basura. Finalmente, el caballo que se estaba en peores circunstancias tuvo que ser sacrificado debido a su extrema debilidad.

Para poder salvaguardar la integridad de la yegua viva y de un perro en buen estado, pero sin documentación que también se hallaba en la finca, fueron retirados quedando en depósito temporal del Ayuntamiento de Arucas.

El responsable de los caballos llevaba tres semanas sin atenderlos ni alimentarlos

La investigación permitió descubrir que el responsable de los dos caballos solía acudir una vez a la semana a atenderlos y alimentarlos, pero que llevaba tres semanas sin ir al lugar. Asimismo, los agentes averiguaron que ninguno de los dos caballos se encontraba a nombre del presunto responsable de los animales, constando cada caballo a nombre de una persona diferente.

Localizadas estas personas, propietarias legales según la base de datos en la que se registra la propiedad de los animales domésticos, ambas comunicaron que vendieron los animales hacía muchos años, pero que no hicieron el cambio de titularidad obligatorio por ley. Por este motivo se investigó en total a cinco personas.

Finalmente, la Guardia Civil detuvo al propietario de la finca y responsable de estos animales por un presunto delito contra el bienestar de los animales. Las diligencias fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción de Arucas y de la Fiscalía de Medio Ambiente de Las Palmas.

La Guardia Civil investiga a un hombre por dejar morir 70 vacas en un finca de Cáceres

Al menos 70 cadáveres de vacas y animales en estado muy deficiente en una explotación ganadera de Cáceres.

Agentes de la Guardia Civil de Coria (Cáceres) han investigado a un hombre por los delitos de maltrato y abandono animal, con resultado de muerte sobre al menos 70 vacas, tras la supuesta omisión de la debida atención y cuidado de los animales.

La investigación comenzó el pasado mes de noviembre, después de que los Servicios Veterinarios Oficiales de la Junta de Extremadura alertaran de la presencia de, al menos, 70 vacas muertas en una explotación ganadera situada en el término municipal de Casas de Millán (Cáceres).

Los cadáveres de los animales se encontraban en distintas fases de descomposición, mientras que algunos animales vivos estaban en un estado de carne deficiente, con una importante pérdida de peso y de la masa muscular, previsiblemente por una alimentación insuficiente o inadecuada.

La explotación ganadera de Casas Millán, el máximo exponente del maltrato animal

Los agentes de la Guardia Civil han compartido algunas de las terribles experiencias vividas a lo largo de esta investigación. Un ejemplo fue cuando varios días después de una de las primeras inspecciones fue hallado el cadáver de una vaca que en esa primera inspección se encontraba viva, aunque esta presentaba una extrema delgadez y permanencia en el suelo sin poder levantarse.

También se localizó el cadáver reciente de otra vaca que días antes había sido observada, en el mismo lugar, en mal estado y que no se podía levantar del barro, hechos que evidenciaban la falta de cuidado, asistencia o ayuda suministrada por sus cuidadores, a sabiendas del estado en que se encontraban los animales, que carecían de recipientes de agua o forraje en el lugar con el que alimentarse.

Tras todos estos hechos, el pasado 13 de enero los agentes del SEPRONA instruyeron diligencias penales, ante la supuesta comisión de los delitos de maltrato y abandono animal, frente al hombre responsable del cuidado de los animales. Dichas diligencias ya han sido remitidas al Juzgado de Instrucción, en funciones de Guardia, de la ciudad de Cáceres.

La Guardia Civil recuerda la importancia de denunciar cualquier caso de maltrato o abandono

Tras los hechos sucedidos en Casas de Millán, la Guardia Civil ha recordado que el maltrato y el abandono animal es un delito que se castiga con penas de prisión, multa e inhabilitación, según la gravedad y circunstancias del caso, y que el Código Penal ha sido reformado en el año 2023 para ampliar la protección de los animales y endurecer las sanciones.

Asimismo, la Guardia Civil hace un llamamiento a la ciudadanía para que denuncie cualquier caso de maltrato o abandono animal del que tenga conocimiento, a través del teléfono 062 o de la aplicación móvil Alertcops, o bien, a través del formulario anónimo de colaboración con la Guardia Civil, en el siguiente enlace:

https://www.guardiacivil.es/es/colaboracion/form_contacto/index.html

Investigadas 58 personas por mutilar orejas y rabos a más de mil perros de caza en Andalucía

El veterinario que justificaba en las cartillas sanitarias de los perros los cortes de orejas y rabos ha sido detenido por un supuesto delito de falsedad documental y por un delito de maltrato animal.

Nuevo capítulo de maltrato animal en el mundo de la caza. La Guardia Civil, en el marco de la operación “Raviches-Severed Ear”, ha investigado a 58 propietarios de rehalas de perros por haber mutilado ilegalmente a 1.111 perros a los que cortaron las orejas y los rabos en Almería, Granada, Málaga, Jaén, Córdoba y Sevilla.

En dicha operación ha sido detenido un veterinario de Úbeda (Jaén) como presunto autor de un delito continuado de falsedad documental y otro relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos por maltrato animal.

El veterinario detenido daba cobertura legal a las mutilaciones que realizaban los propietarios de los perros de caza anotando en las cartillas sanitarias de los animales “Corte de orejas y rabo por funcionalidad bajo anestesia”, sin haber visto a ninguno de estos perros y sin aportar un informe que justificara estas mutilaciones.

Perros con orejas y rabos mutilados en varias provincias de Andalucía

La investigación del Seprona comenzó hace una año con dos inspecciones a una rehala de perros en las localidades granadinas de Picena y Domingo Pérez. Los agentes encontraron a 26 perros con el rabo y las orejas cortadas. Estas mutilaciones estaban justificadas de manera ilegal por un veterinario de Úbeda sin que apareciera ningún documento especificando las causas veterinarias para estas operaciones quirúrgicas.

A su vez, otra patrulla del Seprona de la localidad sevillana de Cazalla de Sierra encontró varias rehalas de perros con los mismos cortes de rabo y orejas. En este caso, los agentes sospecharon porque los perros eran cachorros y la fecha de intervención que figuraba en sus cartillas estaba muy alejada en el tiempo, siendo incompatibles las lesiones que presentaban ya que se veían muy recientes.

Tras estas investigaciones, las patrullas del Seprona de Granada y de Sevilla decidieron coordinar sus esfuerzos y mientras la patrulla granadina inspeccionó la zona oriental de Andalucía, la sevillana inspeccionó la occidental. En total se han inspeccionado más de 2.000 perros y se han descubierto 1.111 animales presuntamente mutilados ilegalmente por sus propietarios.

Por ello, se han investigado a 58 personas como presuntas autoras de los delitos continuados de maltrato animal, de falsedad documental y de intrusismo profesional. De estos 58 investigados, 15 proceden de la provincia de Granada, 18 de Jaén, 12 de Sevilla, 6 en Córdoba, 4 en Almería y 3 en Málaga.

Además de la irregularidades relacionadas con las cartillas sanitarias y las intervenciones de los canes, el Seprona también ha constatado que las instalaciones de la clínica veterinaria no estaban preparadas para realizar este tipo de intervenciones con unas mínimas garantías.

Mutilaciones de rabos y orejas: una práctica tradicional e ilegal de los cazadores

El corte de orejas y rabos en perros de rehala es una práctica tradicional realizada por los mismos propietarios para evitar que las zarzas u otros arbustos dañen a los animales durante la caza. Sin embargo, esta práctica quirúrgica quedó totalmente prohibida el 1 de febrero de 2018, cuando entró en vigor en España la ratificación del Convenio del Consejo de Europa sobre protección de animales de compañía.

Por tanto, actualmente Están terminantemente prohibidas las mutilaciones de animales realizadas por motivos estéticos o sin utilidad alguna. La amputación de cualquier miembro o apéndice del animal debe estar debidamente justificada por motivos de clínica veterinaria y la práctica de tales amputaciones debe quedar reflejada en informe justificativo, que deberá conservarse en el historial clínico del animal, debiendo realizarse por un veterinario con las condiciones higiénico-sanitarias adecuadas.

El delito de maltrato animal con lesiones está castigado con penas de hasta 18 meses de prisión o multa de hasta 12 meses. En todos los casos se establece la pena de inhabilitación para tenencia, profesión, oficio o comercio que tenga que ver con los animales. Además, hay circunstancias agravantes que podrían elevar la pena por encima de los dos años y provocar la entrada en prisión del que lo cometa.

Detenido un hombre por estafar a propietarios de perros robados haciéndoles creer que conocía su paradero

El detenido se aprovechaba de la desesperación de los propietarios de los perros, quienes caían en la trampa y hacían una transferencia inmediatamente al estafador para recuperar a sus animales.  

La Guardia Civil ha detenido a un hombre al que se le acusa de estafar al menos a diez personas del territorio español, aprovechándose de que habían sido víctimas del robo o pérdida de su animal de compañía.

Durante el mes de junio, dos personas denunciaron el robo de su perro en los Puestos de la Guardia Civil de Aspe y Novelda, en Alicante. A partir de estas denuncias, el Equipo especializado en Robos en el Campo (ROCA) de la Guardia Civil inició una operación bajo el nombre ‘Dogs Rescue’.

Las dos personas denunciantes habían difundido la solicitud de ayuda para la localización de los perros a través de las redes sociales. Al poco tiempo, una persona contactó con ellos diciéndoles que había visto anunciada la venta de su perro por internet por 200 euros, pero que él no tenía dinero para pagarlo y así poder rescatarlo y hacérselo llegar a sus dueños.

De esta manera, las víctimas, confiadas de la buena voluntad de esta persona y desesperadas por recuperar a sus fieles amigos, cayeron en la trampa haciéndole una transferencia inmediatamente. El estafador no conocía realmente el paradero de estos perros, tan sólo aprovechaba la información que había obtenido de los anuncios de ‘Se busca’ de los dueños.

Además de la gravedad de esta acción, la persona detenida, una vez que tenía en su poder el dinero estafado, volvía a contactar con algunos de los afectados, burlándose de ellos por haber caído en la estafa.

La persona detenida, con antecedentes por estafas similares

Cuando los investigadores lograron averiguar la identidad del presunto autor de las estafas, comprobaron que en apenas unas semanas había engañado al menos a otras ocho personas en las provincias de Cádiz, Granada, León, Málaga, Sevilla y Tarragona.

Recabada la información necesaria, los agentes se desplazaron a la localidad de Ceutí, en Murcia, donde localizaron y detuvieron al sospechoso, un hombre de 41 años de edad con antecedentes por cometer estafas similares anteriormente. Tras la imputación de 10 delitos, las diligencias instruidas fueron puestas a disposición del Juzgado de Molina de Segura, en Murcia.

Dos de los diez perros robados ya han sido localizados en las provincias de León y Cádiz. Los agentes, en colaboración con albergues caninos de la zona, continúan con la investigación para tratar de localizar al resto y que puedan ser devueltos a sus propietarios.

Intervenidos dos linces protegidos que habían sido vendidos de forma ilegal en un establecimiento de Toledo

Los linces, que vivían en una jaula ubicada en el jardín de la vivienda de su propietario, ahora se encuentran en un centro de Alicante de la fundación AAP Primadomus.

La Guardia Civil ha investigado a una persona como presunta autora de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, al poseer dos linces de la especies ‘Caracal caracal’, consideradas especies protegidas. Asimismo, los agentes han investigado a un varón y una mujer como presuntos autores de tráfico de especies protegidas, al ser los vendedores de estos dos animales.

La investigación se inició cuando el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil tuvo conocimiento de la posible existencia de dos linces en una propiedad del municipio de Santiurde de Toranzo (Cantabria). El propietario de estos dos felinos estaría incluso sacándolos a pasear por zonas públicas.

Tras varias comprobaciones, los agentes localizaron una jaula ubicada en el jardín de una vivienda, lugar donde se encontraban los linces de la especie ‘Caracal caracal’. Esta especie se encuentra incluida como especie protegida dentro del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de la Flora y Fauna Salvaje (CITES).

Agentes durante el decomiso de los linces/Guardia Civil

Por este motivo, los agentes solicitaron al propietario de los linces diversa documentación, pudiendo comprobar que no acreditaba su legítima tenencia, al no poseer el permiso de importación CITES o certificado de cría en cautividad, entre otras irregularidades.

Continuando con las investigaciones, los agentes pusieron en conocimiento de la Subdirección General de Biodiversidad Terrestre y Marina del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, las irregularidades en el comercio de especies protegidas, así como una infracción a la ley de represión del contrabando.

Los animales fueron vendidos en un establecimiento de Toledo

Posteriormente, los agentes constataron que los dos linces habían sido vendidos en un establecimiento de la provincia de Toledo, por lo que componentes del SEPRONA se desplazaron hasta el lugar. Una vez allí, pudieron verificar que los animales habían sido vendidos sin factura y sin los documentos que acreditaban su legal procedencia.

Ante esta situación, los agentes procedieron a instruir diligencias en calidad de investigados a los responsables del establecimiento, como presuntos autores de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, por tráfico de especies protegidas.

Por tales hechos, la Guardia Civil, junto con el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, activó el protocolo para asignar a los linces un lugar dentro de la red de centros de rescates CITES, que por sus características y capacidades fuera más adecuado para albergar los animales.

Así, personal de la fundación AAP Primadomus, una organización que tiene entre sus fines el rescate y rehabilitación de animales salvajes con sedes en España, Países Bajos y Alemania, se hicieron cargo de los felinos. En concreto, los felinos han sido trasladados al centro que tienen en la provincia de Alicante.