“Una editorial vegana es una forma más de hacer activismo”

Olga Canals, Carlos G. Tutor y Coco se metieron a editores en consonancia con sus valores y con el activismo por una vida respetuosa con los animales. Ellos son Diversa una editorial antiespecista que sorprende por la calidad de los títulos con propuestas óptimas para lectores de los 0 a los 100 años. Libros infantiles, de alimentación, libros prácticos, ensayo…todos bien escogidos y con calidad.

Da la sensación de que sois muy valientes, os metéis en el mundo de la edición y además desde una perspectiva vegana. ¿Cómo así?

Si mezclamos sector libros y sector veganismo, no parece un negocio muy rentable. Pero ambas cosas son lo nuestro. No creemos que seamos valientes, solo consecuentes; al final, una editorial vegana es una forma más de hacer activismo.

¿Qué significa el compromiso vegano como editorial?

Simplemente hacer las cosas como las hacemos fuera de la editorial, llevando una vida todo lo respetuosa que se pueda con todas las especies de animales.

Olga, coeditora de Diversa Eciciones

Es cierto que huis de los planteamientos cerrados y de nicho… Vuestra propuesta es plural. No hay que ser vegano militante para disfrutaros, ¿o sí?

Precisamente esa diversificación hace que tanto la gente concienciada como la que está en proceso, o incluso quienes no lo están en absoluto, puedan considerar interesantes nuestros títulos, porque son muy distintos.

También llama la atención la calidad de la edición. El acabado final de los libros está muy cuidado y seguramente es algo deliberado.

Esta es una pregunta-piropo. ¡Gracias! Eso va con nuestra forma de ser; si hacemos algo, nos gusta hacerlo lo mejor posible.

¿Tenéis algún referente que os inspire o seguís vuestro instinto?

Instinto. A veces falla. Pero instinto.

¿Qué tipo de libros os apetece publicar?

Pues recibimos muchas propuestas, y como no nos gusta cerrarnos a nada, valoramos todas, por muy diferentes que sean, siempre que el antiespecismo, desde cualquier perspectiva, sea el motivo principal de la existencia del libro.

«Valoramos todas las propuestas siempre que el antiespecismo sea el motivo principal de la existencia del libro»

¿Cuál es la mayor dificultad a la que os enfrentáis?

Se publica mucho. Pero mucho. Muchísimo. Y eso ocurre en muchos otros ámbitos. Hoy en día hay tantos estímulos, tantas opciones de todo, que cuando se hace algo lo más normal es que pase desapercibido. Y cuando tienes que venderlo para sobrevivir, eso se convierte en un problema.

Es injusto hacer elegir a unos editores tres obras de su catálogo que sirvan de presentación… ¿Cuáles diríais para este 2024?

(Risas) Tú lo has dicho, es injusto. Dada la diversificación de títulos, invitamos a que la gente revise el catálogo y decida ella misma.

Los libros de alimentación vegana son un éxito y una línea obligada. ¿Fueron vuestra primera apuesta?

En realidad, comenzamos casi a la vez con uno de recetas y un ensayo. Ambas líneas han evolucionado hacia libros más complejos y especializados, y posteriormente abrimos la colección de cuentos con páginas finales didácticas.

El primer libro vuestro que leí fue el de Javier Ruiz ‘De cómo los animales viven y mueren’. Tenía miedo de que fuera demasiado crudo. No lo es, es realista, nada edulcorado, pero mantiene un tono que huye del dramatismo…

En efecto, es como dices. Pero si quieres libros más directos, los tenemos.

Carlos, coeditor de Diversa Ediciones

Gracias a ‘La voz de los animales’ conocimos a Pilar Badía y a Diego J. Hernández y su fantástico proyecto de educación. Debe haber sido muy satisfactorio, ¿verdad?

¡Así es! Si un “vegan book” logra entrar en el ámbito educacional, consiguiendo en algunos

centros que se planifique como lectura para el alumnado, es algo realmente fantástico.

¿Con cuál sigo de la colección Conciencia?

Uf, es que cada uno puede ser tan distinto de otro. ‘No como animales’, aunque parece para deportistas, yo que no lo soy flipé cuando leí el manuscrito. ‘Lucha animal’ coge los argumentos contra el antiespecismo y los destruye, los va haciendo cachitos hasta que ya no existen en el ámbito lógico, ético, científico ni en ningún otro. ‘Cambiando el paso’ aborda el veganismo desde una perspectiva medioambiental. Y justo ahora hemos publicado ‘Por qué comer plantas en un mundo que come carne’, la segunda obra de Jenny Rodríguez, que tras más de medio libro argumentando el antiespecismo a modo de herramienta de ayuda para quienes tienen reticencias, después nos ofrece un buen puñado de esas recetas suyas que son una maravilla.

De alguna manera con libros llenáis huecos que hasta ahora solo se cubrían en otros idiomas, ¿cierto?

Esperamos que sea así. ‘Veggies y fuertes’ es un libro sobre alimentación vegana infantil, no de recetas, sino un pequeño ensayo ilustrado casi como un cuento. No conocemos otra cosa así en español. De todas formas, antes que mencionabas ‘La voz de los animales’, este libro también lo hemos publicado en inglés.

Apostáis más por las obras originales que por traducciones. ¿Cómo es eso?

Es una mezcla de motivos. Por el coste de la compra de derechos y de la traducción, y porque recibimos tantas propuestas de libros tan geniales que no tenemos ya cupo para pensar en editar libros extranjeros.

¿Qué libros marcaron a Diversa antes de constituirse en editorial?

Pues en el ámbito antiespecista, diríamos que ninguno; ya veníamos con el marcaje hecho (risas). En el editorial, siempre hemos estado rodeadas de libros, así que suponemos que, de manera inconsciente, casi subliminal, cuando nos ha gustado algo se nos ha quedado la idea en alguna carpeta de la mente, para tenerla en cuenta… y casi siempre acabar haciendo algo muy diferente.

«Algunos libros de Diversa puedes ayudar a abordar el veganismo infantil»

En vuestra colección infantil abordáis el veganismo infantil. Aún existe mucha desinformación y reticencias, de hecho, personas veganas se sienten en una encrucijada cuando se embarazan. ¿Vuestros libros pueden ayudar?

Sí, de hecho, nos lo han confirmado algunas familias. Y no solo la colección infantil; otros títulos de Diversa pueden ayudar mucho en estos casos, porque abordan el tema.

¿Qué colaboración solidaria habéis establecido con la protectora de Tárrega y cómo pueden contribuir los lectores?

Somos voluntarias de la protectora, y como cualquier protectora, no va sobrada de recursos, así que hacemos lo que podemos, tanto en forma de voluntariado presencial en la protectora, como en ferias, diseños -aprovechando nuestro trabajo en el tema editorial- y de otras formas.

Ayudar a un santuario o a una protectora puede hacerse de muchas maneras, haciéndose socia/o, teamer, etc. En este caso, una forma genial de hacerlo es comprando los dos cuentos que hemos hecho con la protectora, que son cien por cien benéficos, también por parte de las autoras y la ilustradora: Teo, un cazador de sueños y Machu, el pequeño héroe.

«Le debemos a Coco que haya una editorial antiespecista llamada Diverda»

Y no podemos olvidarnos de Coco, el tercer coeditor. ¿Cómo influyó Coco en el nacimiento de Diversa y qué pensaría de vosotros allá donde esté?

A él le debemos muchas cosas, entre otras que haya una editorial antiespecista llamada Diversa. Estamos seguras de que le gustaría; en vida nos confirmó otras cosas que nos hicieron reafirmarnos en lo que estábamos haciendo. Pero esa es otra historia…

Coco, coeditor perruno de Diversa Ediciones (in memoriam)

¿Cómo os veíais hace 5 años?

Más jóvenes.

¿Cómo os veis en 5 años?

Uy, son planes a muy largo plazo para nosotras, nunca hacemos previsiones a esas fechas. Pero hay cosas que van con la persona, así que activismo, de una manera u otra, eso seguro.

De las frases que proponéis en vuestra web, ¿cuál merecería esculpirse en mármol o convertirse en mantra?

Ay…, no nos hagas esta pregunta. ¡Ya nos costó hacer una selección de entre muchísimas que teníamos, como para que ahora nos hagas decidir solo una!

«La tauromaquia está a punto de morir, pero sigue conectada a un respirador»

En la presentación en Barcelona de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) #Noesmicultura la abogada Cristina Ibáñez, con quien Animalados ha tenido la oportunidad de hablar, evocó una escena del futuro. Nos habló de un niño que preguntaba a sus mayores dónde estaban ellos cuando se consiguió acabar con el maltrato de los toros como espectáculo. Esta cuestión tan potente es solo una parte de un desafío que pide pasar a la acción gracias a la oportunidad que brinda la promotora de la ILP que reclama al gobierno desapuntalar la tauromaquia.

¿Es verdad que las administraciones están obligadas por ley a financiar espectáculos taurinos con dinero de todos?

En algunos lugares, especialmente en España, existen leyes y regulaciones que respaldan la financiación pública de eventos taurinos. Estas leyes varían según la región y el país. Por ejemplo, en España, las corridas de toros han sido tradicionalmente respaldadas por algunas administraciones públicas a través de subvenciones, apoyo logístico o la gestión de plazas de toros.

Sin embargo, en los últimos años ha habido un debate creciente sobre la ética y la legitimidad de usar fondos públicos para financiar actividades taurinas. Algunas administraciones han reducido o eliminado este tipo de financiación debido a la presión de grupos y ciudadanos que se oponen a las corridas de toros por razones éticas o de bienestar animal.

En resumen, y por culpa de que la tauromaquia está considerada patrimonio cultural de España, se le otorga protección y esta protección puede implicar diversas medidas, como la asignación de fondos para su preservación y promoción, la inclusión en programas educativos, etc.

«El sufrimiento animal no puede estar justificado en nombre de la cultura o el arte»

¿Qué puede ligar el maltrato animal a una producción cultural o artística?

El maltrato animal puede estar vinculado a la producción cultural o artística en el caso de eventos como las corridas de toros. Estas actividades sin duda implican el sufrimiento y el maltrato de animales con el fin de entretener al público o cumplir con tradiciones culturales. Pero dicho sufrimiento animal no puede estar justificado en nombre de la cultura o el arte; existen muchas otras formas de expresión cultural y artística que no implican daño o explotación animal.

¿Es compatible la protección de la tauromaquia con la resolución de la UNESCO de 2019 en la que se insta a los Estados miembros a proteger a los niños de todas las formas de violencia física y mental, incluidos los espectáculos taurinos?

La resolución de la UNESCO de 2019 insta a los Estados miembros a proteger a los niños y niñas de todas las formas de violencia física y mental, incluidos los espectáculos taurinos.

Sin duda, la tauromaquia, en la que los toros son sometidos a sufrimiento físico y mental en nombre del entretenimiento es una forma de violencia hacia los animales. Así que, la protección de la tauromaquia y el cumplimiento de la resolución de la UNESCO son claramente incompatibles desde una perspectiva ética y legal.

Eso es especialmente insostenible en el caso de las escuelas de tauromaquia y las actividades promocionales en contexto escolar ¿No?

Sí, la presencia de escuelas de tauromaquia y actividades promocionales en contexto escolar plantea incongruencias éticas y morales. Estas actividades exponen a los niños a la violencia física y mental asociada con la tauromaquia, lo que contradice los principios de protección de los derechos de los niños y la promoción de un ambiente educativo seguro y respetuoso.

«La tauromaquia está a punto de morir, pero sigue conectada a un respirador»

La caída de la afición es notoria, el impacto económico positivo aún más. ¿Qué puede justificar entonces la protección de la tauromaquia en el siglo XXI?

La tauromaquia está a punto de morir, pero sigue conectada a un respirador, y ese respirador se llama patrimonio cultural. Cuando se dice que la tauromaquia está protegida como Patrimonio Cultural, significa que se reconoce su valor cultural, histórico y artístico dentro de una determinada sociedad. Y todo esto es lo que la mantiene viva a pesar de todo.

Si la protección de la vida y de la salud es uno de los bienes jurídicos más apreciados en todas las legislaciones del mundo ¿Cómo se justifica no solo el permiso, si no el apoyo a los espectáculos taurinos?

La justificación principal, una vez más, es la consideración de la tauromaquia como parte del patrimonio cultural y tradición.

¿Cuál es la discrepancia entre la consideración de la tauromaquia como patrimonio cultural común y la legislación de protección animal?

La discrepancia principal radica en cómo se equilibran los valores culturales y tradicionales con el respeto hacia los derechos y el bienestar de los animales.

Por un lado, la tauromaquia se considera parte del patrimonio cultural en algunas, lo que lleva a su protección y apoyo por parte de ciertas instituciones y sectores de la sociedad. Esto se basa en la idea de preservar las tradiciones y la identidad cultural.

Por otro lado, la legislación de protección animal busca garantizar el bienestar y los derechos de los animales, incluido el derecho a no ser sometidos a sufrimiento innecesario. La tauromaquia implica el sufrimiento y la muerte de los toros en un contexto de entretenimiento humano, lo que entra en conflicto con estos principios de protección animal. Y sí, esta discrepancia es un absoluto disparate.

«La ILP surge para devolver las competencias a las autonomías y municipios»

¿Todo lo dicho hasta ahora serían los argumentos legales que respaldan la iniciativa de derogar la Ley 18/2013 de patrimonio cultural de la tauromaquia?

Sí, por todo ello surge nuestra ILP; para devolver las competencias a las autonomías y municipios. Esta iniciativa tiene como objetivo principal restaurar el derecho de las comunidades autónomas y de los municipios a regular sobre esta materia, reconociendo su autonomía y su capacidad para decidir en función de sus valores y principios. Los ayuntamientos y autonomías son mayores de edad para decidir qué es cultura y tradición y qué no, ¿no os parece?

¿Los partidos políticos están siendo coherentes con el ordenamiento jurídico? ¿Con las resoluciones de los distintos ejecutivos? ¿Con el mandato popular?

La coherencia de los partidos políticos con el ordenamiento jurídico, las resoluciones de los distintos ejecutivos y el mandato popular puede variar según el contexto y las circunstancias específicas. Algunos partidos pueden defender la tauromaquia como parte de su plataforma política debido a consideraciones culturales, económicas o de otra índole, mientras que otros pueden abogar por su prohibición o regulación debido a preocupaciones sobre el bienestar animal o el respeto a los derechos de los animales.

Es importante tener en cuenta que la tauromaquia es un tema controvertido y polarizante, y no muchos se atreven a enfrentarse a este desafío, por desgracia. Algunos partidos pueden tener una postura más cobarde y tradicionalista, mientras que otros pueden adoptar una postura más valiente y centrada en el bienestar animal.

¿Qué es una ILP?

Una ILP es una Iniciativa Legislativa Popular. Es decir, una ley que nace del pueblo.

«La aprobación de la ILP supondría que en los diferentes territorios habría libertad para decidir qué se considera cultura y qué no»

Los requisitos para recoger este sentir popular no son poca cosa: la cantidad, la responsabilidad, la validez, la supervisión y los plazos son exigentes…. ¿Qué impacto tendría en términos legales y sociales la derogación de esta ley que declara patrimonio cultural el maltrato de toros en espectáculos públicos?

En los últimos años, tanto en Baleares como en Cataluña, se han tomado medidas para prohibir o regular las corridas de toros en dichos territorios. Estas decisiones fueron recibidas con diversas reacciones, desde elogios hasta críticas y desafíos legales.

Las sentencias del Tribunal Constitucional han impedido la aplicación de estas prohibiciones, argumentando que la tauromaquia es considerada patrimonio cultural y, por lo tanto, está protegida por la Constitución. La aprobación de la ILP supondría que se podrían aplicar y que en el resto de España habría libertad para decidir qué se considera cultura y qué no.

¿Qué diferencian las acciones de esta Comisión Promotora de otras iniciativas previas que han buscado abolir la tauromaquia?

Actualmente, en España no es posible prohibir la tauromaquia, dado que está protegida por la Ley 18/2013, que la considera patrimonio cultural de España.

Iniciativas que hayan intentado hacer tal cosa han fracasado porque, por desgracia, no puede comenzarse la casa por el tejado. Esta ILP es el primer paso necesario para el principio del fin de la tauromaquia.

¿Cómo pueden los interesados en apoyar esta causa, constituirse como fedatarios u otras formas de colaboración? ¿Cuál es la fecha límite?

Las personas que quieran ayudar pueden hacerse fedatarios o fedatarias y ayudarnos a recoger firmas en los diferentes puestos que estamos montando en ciudades y pueblos de toda España.

Si son una ONG, se pueden registrar para adherir a la campaña. Si son una empresa, se pueden registrar para convertirse en punto fijo de recogida de firmas. Tenemos de plazo hasta noviembre para entregar las firmas, así que las tenemos que haber conseguido en octubre como muy tarde.

«En muchos territorios el debate social está más que ganado, conseguiremos la abolición de la tauromaquia»

¿Cuáles son los posibles escenarios futuros si la ILP logra su objetivo de derogar la Ley 18/2013?

La aprobación de la ILP supondría que se podrían aplicar las leyes que se aprobaron en Cataluña y Baleares y que en el resto de España habría libertad para decidir qué se considera cultura y qué no.

La lucha, a partir de entonces, seguirá de forma individual en cada territorio. Sin duda, en algunos será más complicado, pero en muchos otros, en los que el debate social está más que ganado, conseguiremos la abolición de la tauromaquia.

Ya han pasado dos meses desde que se ha presentado la ILP en distintas poblaciones y se van recogiendo firmas ¿Cuáles son vuestras sensaciones?

Las sensaciones son increíbles. Estamos en una nube al ver la unión del movimiento animalista. Hay tantas personas implicadas e ilusionadas por toda España que no nos cabe duda de que lo vamos a conseguir entre todas.

«La evidencia aplastante y una sociedad cada vez más informada e implicada demandan un mejor trato para los animales»

Desde la posición de concejala en un municipio se pueden hacer muchas cosas por los animales. De hecho, la vida de los animales sin propietario y en la vía pública es una competencia municipal. Nuestra entrevistada de hoy, Mònica Pàmies, revalidó su cargo como representante de la CUP en Reus y desde allí denuncia con pruebas una mala gestión promoviendo cambios y aportando soluciones.

¿Cómo surgió la motivación de Mònica Pàmies y su equipo para incluir en su compromiso político la protección animal y la gestión ética de los animales urbanos?

Empecé hace años como voluntaria en las protectoras de mi zona y en distintas asociaciones. En las elecciones municipales me informé del programa político animalista de los partidos que se presentaban y eran nulos. En la CUP de Reus me ofrecieron participar en la creación de un grupo de trabajo dentro de la asamblea local. Nos organizamos en un grupo formado por representantes de entidades animalistas sin ánimo de lucro y de voluntarias para trabajar a nivel municipal a favor de la protección animal. La prioridad en Reus era cambiar una ordenanza en vigor que contemplaba el sacrificio quincenal de los animales bajo su tutela, una ordenanza que incumplía la Ley catalana de Protección animal de 2008.

«En las elecciones municipales el programa político animalista de los partidos era nulo» 

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta Reus en cuanto a la gestión de animales abandonados y maltratados y cómo se planean ordinariamente desde el consistorio?

El centro que tiene contratado el Ayuntamiento para la recogida y acogida de los animales abandonados a la Fundació d’Animals de Companyia del Camp de Tarragona – que es el nuevo nombre de la Última Llar- ha sido denunciado repetidamente por maltrato animal. La gestión de las colonias felinas no está siendo efectiva debido a un presupuesto insuficiente para cubrir sus necesidades. En el caso de las palomas urbanas, el ayuntamiento ha basado la gestión en capturas y sacrificios constantes. Por todo ello, trabajamos y presentamos al gobierno de la ciudad una nueva ordenanza, un proyecto de centro público de recogida y acogida de animales, una propuesta de contrato de gestión de colonias felinas ampliado y de control ético de las palomas.

¿En qué consistiría la creación de un centro municipal de atención a los animales y cuáles serían sus objetivos fundamentales?

Creemos firmemente que un servicio público obligatorio no puede estar en manos de empresas privadas. Las empresas privadas priorizan el negocio, en cambio lo público garantiza derechos, esa es la diferencia. Necesitamos un centro que sea gestionado públicamente y con la colaboración de las entidades y voluntarias del territorio. Que sea un espacio de trabajo para toda la gestión animal. Está claro que no puede acoger todo tipo de animales y por ello será necesaria la colaboración con otras entidades y asociaciones que, con años de experiencia, se han especializado en distintas especies de animales. De esta forma garantizamos la protección y ayudamos a esas entidades sin ánimo de lucro, que durante tantos años han estado supliendo la dejadez de la administración.

«Las empresas privadas priorizan el negocio, lo público garantiza derechos»

¿Cómo evalúan la transparencia en las contrataciones a empresas privadas en la gestión de animales y qué medidas proponen para garantizar la transparencia y evitar el lucro?

No creemos en la subcontratación o externalización de servicios fundamentales. La recogida, acogida y gestión de animales desgraciadamente lo es. Hemos propuesto medidas de mejora del contrato durante años, pero el regidor de Medio Ambiente no nos ha atendido ni le han interesado las propuestas. Por ello, decidí darle una vuelta a la cuestión y trabajar con otro enfoque, el económico. Planteamos medidas para garantizar un mayor control de protección y bienestar animal, pero también para evitar fraude económico, por lo que llamé a la puerta de la regidora de Hacienda y contratación. Por ejemplo, no identificar a los perros impide hacer un recuento rápido en las inspecciones y puede abrir la oportunidad para que el centro abandone a los mismos perros varias veces, para cobrar varias recogidas y cometer fraude. Tengamos en cuenta que, en el contrato vigente, el centro cobra por recogida y por incineración, un sistema perverso.

¿Alguna de las irregularidades está judicializada?

Hace años que el centro contratado va siendo denunciado por maltrato animal. Algunas de estas denuncias han llegado al juzgado. Las denunciantes mostraron las pruebas al regidor de MA del Ayuntamiento, lo que hace incomprensible que siga renovando el contrato con el mismo centro.

En el caso de las palomas, nosotras junto con Corazón de paloma y Escudo Animal, llevamos a fiscalía al ayuntamiento y su práctica de sacrificio constante de palomas. Nos encontramos con un entramado oscuro en el que se contrataba a una empresa pública de control de aves en caso de epidemias para sacrificar a las palomas, sin probar que no estuvieran sanas. Posteriormente vendían sus restos a otras empresas, que las comercializaban como biocombustible o pienso animal. La trazabilidad no estaba nada clara, pero parecía evidente que había lucro en las operaciones.

«Los PPP y los perros con discapacidades están copando la mayoría de espacio de las protectoras. Esto no ocurre en Última Llar»

¿Qué perfiles de perros se ven más afectados en el actual centro contratado y cuáles son las propuestas concretas para mejorar su situación y bienestar?

Dos tipos de residentes: los PPP y los perros con discapacidades. Yo siempre hago la misma observación. En todas las protectoras las razas de PPP están copando la mayoría del espacio, porqué son difíciles de adoptar debido a las condiciones legales que se exigen a sus propietarios, pero en Ultima Llar (ahora La Fundació d’Animals de Companyia del Camp de Tarragona) no está ocurriendo esto. Allí no hay PPP. Y lo mismo ocurre con los perros con discapacidades. En las protectoras ves perros a los que les falta una pata, un ojo, tienen una patología crónica, porqué en estos centros se protegen a todos los perros, en Ultima Llar no hay. Sólo estas dos excepciones deberían hacer saltar todas las alarmas. Creemos que proponer mejoras a un centro privado, cuando suponen un cambio drástico en sus prácticas, es inútil ya que tampoco se puede revertir la contratación de las personas que lo gestionan. Por ello, seguimos apostando por un centro público y llevamos nuestro proyecto al CCBC dónde fue aceptado.

¿Cuál es la visión del equipo que lidera sobre la gestión ética de colonias de gatos callejeros y cuáles son las medidas específicas para reducir el abandono y maltrato de estos animales?

Como en todo lo que afecta a los animales es necesario, diría que obligatorio, que la administración informe a la ciudadanía de cómo son, cómo funcionan y el porqué de la existencia de las colonias felinas. Este ayuntamiento no ha hecho campañas gratuitas de identificación ni de esterilización de gatos y creemos que es una inversión necesaria. La educación va ligada a la concienciación, desde la infancia hasta la gente adulta. Hay muchas supersticiones y teorías falsas que crean antipatía hacia los gatos que viven en la calle y eso hay que combatirlo con buena información. Por ejemplo, las alimentadoras suelen ser objeto de agresiones verbales y desprecio, cuando su labor es fundamental y debería ser objeto de reconocimiento.

«Las alimentadoras de colonias felinas suelen ser objeto de agresiones verbales, cuando su labor es fundamental»

¿Cómo proponen abordar la gestión ética de las palomas y cuáles son los desafíos asociados a esta problemática en el contexto local?

Desde la oposición es difícil abordar algo realmente. Nosotras aportamos propuestas razonadas y ofrecemos alternativas, pero si el regidor de turno (hace años que es el mismo) se cierra en banda, no queda otra alternativa que ejercer la diplomacia y la política “en segundo plano”. Este mismo regidor llegó a cerrar todas las fuentes públicas de la ciudad para “matar de sed” a las palomas, según argumentó personalmente, ese es el nivel.

Muchas acciones y gestiones no las hago públicas para no comprometer colaboraciones de técnicos y funcionarios que sí quieren mejorar la situación. Sé que este trabajo callado (sin ruedas de prensa ni comunicados) dará frutos porqué, la evidencia aplastante y la sociedad cada vez más informada e implicada, demandan un mejor trato con los animales. Al final, el objetivo es conseguir un resultado porqué no estamos tratando con muebles sino con animales que, como nosotros, sufren y mueren, y la cuenta atrás está muy presente en mí día a día.

¿Qué medidas específicas promovieron para el reaprovechamiento de vegetales excedentes en beneficio de los animales de protectora? ¿Por qué cree que los otros partidos lo rechazaron?

Estando en contacto con diferentes asociaciones me trasladaron sus dificultades para tener acceso a grano o alimento para sus animales, por el encarecimiento de los cereales debido a la guerra de Ucrania. Como regidora estoy en el consejo de Administración de RMS que se ocupa de la gestión de los tres mercados de Reus y era conocedora que los sobrantes de las paradas de los mercados se tratan para su transformación en abono con un contrato de residuos. Ello supone un coste para las paradistas que pagan el servicio por quilos generados. Puse en contacto a una asociación local de rescate de animales “de granja” con los propietarios de la parada y se coordinan recogiendo cada semana todas esas cajas.

Pero además del Carrilet pueden incorporarse otros mercados…

Contacté con el otro mercado más grande, el del Camp, dónde me confirmaron que tiran una tonelada de fruta y verdura cada día. Intenté que hubiera la misma coordinación, pero sin el apoyo de la administración el gerente no quiso cerrar el trato. Por todo ello, llevé la propuesta en forma de moción, de la entrega gratuita de fruta y verdura de los tres mercados de Reus a entidades sin ánimo de lucro, que se comprometían a recoger diariamente, pero los partidos del gobierno (PSC, ERC i ARA) votaron en contra.

La propuesta no suponía ningún coste para RMS, ni para los paradistas, al contrario, ahorraban en su factura de gestión de orgánica y colaboraban en una causa social. Está claro que sólo el origen de la propuesta, que viniera de la CUP, puede hacer entender el porqué de su voto en contra, totalmente injustificable.

«Los animales están bajo tutela y responsabilidad municipal y es el ayuntamiento quien debe fomentar su adopción»

¿Cómo planean incentivar la adopción responsable de animales en Reus y promover la concienciación sobre la importancia de esterilización, la identificación y cuidado responsable?

Los animales están bajo tutela y responsabilidad municipal y es el ayuntamiento quien debe fomentar su adopción. Es fundamental hacerlos visibles. El centro está apartado del núcleo urbano y no tiene acceso con transporte público. Acercarlos a Reus supone, por ejemplo, tener una pantalla en los centros cívicos municipales dónde se proyecten imágenes de los perros y gatos en adopción.

La concejalía de Medio Ambiente de Reus nunca se ha acogido ni se ha interesado por las ayudas de la Generalitat de Catalunya para hacer campañas de esterilización e identificación gratuitas. Se podrían completar esas campañas externas con fondos municipales, incluidos en los presupuestos anuales. Paso a paso, se avanzaría mucho en ese sentido y conseguirían que todos los animales de nuestra ciudad estuvieran censados, esterilizados e identificados con chip.

Otra opción sería fomentar, mediante el carnet del buen tenedor, a los adoptantes de animales que no tienen ninguna sanción por incivismo, con censo gratuito, acceso al transporte público, descuentos veterinarios… Ésta es una de las muchas propuestas recogida en nuestra Ordenanza de protección animal municipal que no nos aceptaron.

«La creación de un centro municipal de atención de animales en Reus supondría un 0,10% del presupuesto anual, pero no hay voluntad política»

¿Cómo se abordarían los desafíos legales y presupuestarios asociados a la creación y mantenimiento de un centro municipal de atención a los animales en Reus?

La inversión para la creación del centro municipal es totalmente asumible, diría que irrisorio, para un municipio como Reus con un presupuesto para este 2024 de más de 217 millones de euros. Tengo clarísimo que el coste de construcción no es el problema, es la falta de voluntad política de asumir una responsabilidad que prefieren delegar y alejar del consistorio. El proyecto que tenemos diseñado con las entidades y asociaciones de animales, con los materiales e instalaciones adecuados para la calidad de estancia de todos ellos, tiene un coste inferior a 200.000€, un 0,10% del presupuesto anual de Reus.

El Consistorio tiene suelo municipal disponible para alojar estas instalaciones. Hicimos una petición de información de la que surgieron dos solares bien comunicados pero alejados del núcleo urbano, con terreno arbolado para paseos y patios de recreo. El centro propuesto tiene un sistema de gestión público con colaboración y participación directa de entidades y asociaciones del territorio. Lógicamente habría contratación pública de personal de cuidado y dos veterinarias en plantilla, ello también incluye la ampliación del servicio de limpieza y mantenimiento municipales, dándoles una formación específica y un convenio con centros veterinarios externos para todas las cirugías y tratamientos de diagnóstico necesarios.

Pero vuelvo a insistir, la administración tiene la obligación de asumir su responsabilidad en la protección animal y no delegarla por abandono, como hasta ahora, en la buena voluntad y los fondos privados de entidades y asociaciones sin ánimo de lucro. Hay fondos económicos y medios suficientes, pero no hay voluntad política de ningún gobierno de ser responsable en la protección animal.

“La lidia es un sistema perfectamente estudiado para destrozar física y emocionalmente a un herbívoro de carácter pacífico”

Segunda parte de la entrevista de Animalados a Enrique Zaldívar, veterinario madrileño y antitaurino. Zaldívar es cabeza visible de AVATMA, la asociación que agrupa a muchos profesionales de la medicina de los animales contra el maltrato animal. Lleva más de 15 años publicando informes, realizando comparecencias en sedes parlamentarias, foros profesionales y donde sea necesario para denunciar la barbarie con argumentos científicos.

 ¿Qué supuso el traspaso de la tauromaquia al Ministerio de Cultura? 

Este es un tema muy importante que pasó, incluso para el movimiento abolicionista, de puntillas. La que era ministra de cultura en los años 2009-2011, reconocida taurina, Ángeles González Sinde, con Rubalcaba de vicepresidente del gobierno, coló a los taurinos en ese ministerio. Los colaron porque su lobby no paraba de reivindicarlo y los votos son o eran votos. Zapatero ocupaba el cargo de presidente.

Los antitaurinos no le dieron importancia a este acontecimiento, que hizo posible la ILP taurina del año 2013; la consecuencia: que la tauromaquia fuera y siga siendo patrimonio cultural. Nombro a Rubalcaba porque era el responsable del Ministerio del Interior, del que dependía la tauromaquia, hasta que le pasó la pelota al ministerio de González Sinde, en el año 2011, que no tuvo reparo en cogerla y encestarla. Los taurinos nos ganaron ese partido.

¿Qué deberíamos saber sobre la lidia y no sabemos? 

En general la gente no sabe casi nada de lo que supone su lidia para estos animales. Hay taurinos que tampoco lo saben. Una de las cosas que más me molesta es que, después de más de quince años de publicar informes y de dar decenas de charlas sobre el tema, el desconocimiento que hay al respecto es preocupante. Les basta, como explicación, con decir que tienen un Sistema Nervioso Central. Cuando describes los daños anatómicos que sufren en los tres tercios de la lidia, el de varas, el de banderillas y el de muerte, los que te escuchan no dan crédito a lo que están oyendo.

Por resumir: rotura y lesión de músculos, tendones, ligamentos, vasos sanguíneos, nervios, algunas estructuras óseas, en ocasiones neumotórax, importantes pérdidas de sangre, alteraciones en el normal funcionamiento de diversos órganos, encharcamiento por sangre de la cavidad torácica, sección, por escisión, de la medula espinal y del tronco encefálico o bulbo raquídeo.

«En los festejos populares, sin que haya sangre, hay un sufrimiento físico y emocional evidente»

¿Qué más no sabemos?

Que la lidia es un complejo sistema, perfectamente estudiado, para destrozar, física y emocionalmente, a un herbívoro de carácter pacífico, en un espacio corto de tiempo, unos 10-15 minutos. Maltratar y torturar a un animal, con premeditación y alevosía, por parte de un grupo de humanos, que lo visten de proeza y heroicidad, y que lo justifican en que ponen en riesgo su vida.

En los festejos populares hay un sufrimiento físico y emocional evidente, pero como no suele haber sangre, la permisividad es mayor. Es lo bueno que tiene el desconocimiento. ¿Es mentira lo que digo? No, es absolutamente cierto. La estulticia de esa minoría no siempre les impide reconocer lo evidente.

Y luego están aquellos que, reconociendo y conociendo el padecimiento, que son muchos, ponen por encima sus convicciones, sus tradiciones, sus aficiones, sus derechos y el obligado respeto que le debemos a todo eso. En mi opinión no lo han pensado lo suficiente. Hablan de respetar a los maltratadores de animales amparándose en la legalidad o con el: “es que se ha hecho toda la vida”. ¿Cómo os suena?

¿Qué es lo mas satisfactorio de su ingente trabajo con AVATMA?

 Lo gratificante que resulta que algún taurino que nos ha escuchado, haya dejado de serlo.

¿En cuántas décadas diremos que ya no más?

Como ya he patinado en esa predicción, no voy a poner fechas. Pasará cuando los políticos, aquellos que son tibios en este asunto, que son muchos, demasiados, dejen de serlo. Incluso hay antitaurinos que dicen que cuando la sociedad quiera, que hay que dejar que siga su curso. Creo que es una manera errónea de abordar el problema. Creo que la sociedad no tiene nada que decir sobre maltratar animales, con el agravante de hacer de eso un espectáculo público y más cuando siempre existirá una minoría que siga perseverando en su empeño de prorrogarlo.

¿Qué le convirtió en activista antitaurino? 

Fue en el año 2007. La culpa la tuvo un veterinario taurino que afirmó que estos animales tienen un sistema nervioso y hormonal (endocrino) que les hace prácticamente inmunes al dolor y al sufrimiento. ¿Su nombre? Juan Carlos Illera del Portal. Ya hemos demostrado, sobradamente, que mentía; él y sus palmeros, que los tiene. Una ocurrencia como esa necesitaba una respuesta y se la dimos desde AVATMA. Que estos bóvidos sean capaces de defenderse cuando les agreden, no justifica ni su crianza, ni su tortura.

¿Hay algún encuentro con taurinos que le haya enriquecido o hecho reflexionar? 

He tenido muchos encuentros con ellos y ninguno me ha enriquecido con sus argumentos, y más cuando sabes que cualquiera de ellos es insostenible. ¿Hacerte reflexionar? Reflexionar sí, cuando intentas explicarte la razón de que, sabiendo que están fuera de época, sigan perseverando en la defensa de algo que no tiene justificación y te preguntas el porqué.

Lo que sí debo confesar es que he aprendido mucho de algunos de ellos y de sus textos. Para combatir algo tienes que conocer al enemigo y este es el punto débil de muchos de los que están en esta guerra. Hay, como en todos los temas, demasiada gente opinando de lo que no conoce.

«En las redes sociales, la información fluye en una especie de bucle y es unidireccional»

¿Qué rol juegan las redes sociales en la configuración de opiniones pro o contra la tauromaquia? 

Lo cierto es que las redes sociales son insoportables. Y dicho esto, yo las utilizo para difundir información que creo que es relevante para ponerle cara y datos al maltrato animal. Otra cosa es que, lo que vuelcas en las redes, tenga receptores. Por desgracia la gente, en general, no lee, aunque entiendo que algo queda.

Si pudiese cribar la información que me interesa la cosa cambiaría, pero eso es imposible. Evidentemente creo que hay más movimiento, más ruido y más difusión en la parte antitaurina o eso parece, pero creo que es un fenómeno endogámico en el que la información, la de unos y la de otros, fluye en una especie de bucle y es unidireccional.

El taurino, alguno, lee a los suyos y el antitaurino, alguno, a los que comparten su pensamiento. Esporádicamente te puede encontrar detractores de lo que tú comentas, pero no es muy frecuente, por lo menos en mi caso. Quizás sea porque saben que se meten en un espacio en el que nada o poco tienen que “rascar”.

¿Y los medios de comunicación tradicionales? 

Suelen ser, en muchos casos, tibios como los políticos. Hay periódicos que mantienen sus espacios taurinos, dentro de sus secciones de cultura (ya les vale) y otros que se han alineado claramente en contra de la tauromaquia. Las radios y televisiones cada día prestan menos atención a este tema, pero cuando lo hacen, tampoco se decantan por un cuestionamiento claro y crítico.

Un ejemplo de lo que digo puede ser Movistar que eliminó la retransmisión de festejos taurinos en plaza (de pago); no lo hizo por cuestiones morales, sino por cuestiones económicas. En su rescate han salido las televisiones en aquellas autonomías en las que gobiernan los que gobiernan y un “canal extraño” que ha contado con la ayuda económica de Díaz Ayuso para sobrevivir.

Me hace gracia escuchar que la tauromaquia no es de izquierdas ni de derechas. Pues sí, lo es, de derechas de toda la vida. Cuando el PSOE se entere de que no rasca ni un voto del mundo del maltrato animal, igual la cosa cambia. Espero que algún responsable de este partido político lea nuestro trabajo sobre las ganaderías de lidia o esta entrevista.

«Vivimos en un país en el que se hacen muchas celebraciones maltratando animales»

¿Qué otras cuestiones les preocupan más allá del maltrato a los toros? 

Me preocupa cualquier tipo de actividad que provoque sufrimiento en cualquier animal. Vivimos en una país en el que se hace celebración de un montón de cosas maltratando animales, que está arraigado en muchos de nuestros pueblos y justificado en la tradición.

La ley de protección animal estatal, que se aprobó en 2023, no solo no ha legislado sobre esto, sino que, ha facilitado la legalización de algunos eventos, en los que se utilizan animales, que se habían eliminado o que estaban en pleno debate público o en vías de desaparecer. Lo he dicho y lo repito: esa ley podía haber prohibido determinados usos que se dan a determinados animales en determinados eventos, y no lo hizo. Me han dicho mil veces que tengo que ser pragmático, que no hay blanco o negro, que si diálogo… Hay veces, demasiadas veces, que el movimiento abolicionista tiene la misma tibieza que los políticos. Así nos va.

Algunos, bajo el paraguas del ámbito competencial, permiten que unos animales sufran de diversas maneras según el territorio en el que se encuentran o del idioma que se hable. Y me podrán decir que existen comunidades en las que algunas manifestaciones de maltrato animal, toleradas en otras autonomías, han sido prohibidas… ¿Nos vale? El maltrato animal debe desaparecer en todo el estado, independientemente de lo que sea tradicional aquí o allí.

Me preocupa la capacitación y la profesionalidad de todos aquellos que tienen algo que decir en este tema. La verdad es muchos o algunos no tienen nada que decir, pero lo dicen, lo que no deja de ser un problema. Y me dirán: no, oiga, que yo soy libre de opinar. Pues no, no según qué cosas, especialmente en un asunto del que depende la mala vida o la muerte agónica de miles de animales y que, según lo que digas, tendrá consecuencias para ellos en forma de leyes, reglamentos o directivas nacionales, autonómicas o europeas.

«Eliminaria la calificación de Patrimonio Cultural que tiene la tauromaquia mediante una proposición de ley en esta legislatura»

¿Cuáles serían las tres primeras medidas que tomaría si tuviera poder ejecutivo con relación a la tauromaquia?

La primera eliminar la calificación de Patrimonio Cultural que tiene la tauromaquia desde 2013. Y no lo haría a través de una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) que es como parece que se va a hacer. Lo haría mediante una proposición de ley en esta legislatura. Esto posibilitará sacarla del Ministerio de Cultura y devolverla al de Interior. Y por supuesto no dejaría en manos de las comunidades autónomas el poder de decidir si quieren o no quieren festejos taurinos en su territorio, que es otra de las cosas que al parecer se pretende o pretendía. Terminaría con la abolición de la tauromaquia, en todas sus manifestaciones, a nivel estatal. El simple hecho de eliminar la calificación de Patrimonio Cultural anularía la sentencia del Tribunal Constitucional que impidió, en “teoría”, la prohibición de las lidias en Cataluña. Fin de la “fiesta”. Me han dicho mil veces que tengo que ser pragmático, que no hay blanco o negro, que si diálogo… Hay veces, demasiadas veces, que el movimiento abolicionista tiene la misma tibieza que los políticos. Así nos va.

“En los animales se han buscado patrones ideales de comportamiento”

Sara del Hoyo Mazas es Doctora en Historia del Arte y experta en patrimonio histórico y territorial. Hay dos cosas, al menos, que mantenemos desde que vivíamos en las cavernas: hacer arte y convivir con animales o viceversa. Animalística es el nombre que la profesora le ha dado a al curso donde repasa a lo largo de la historia la representación artística de los animales.

¿El arte habla de nosotros tanto como nuestra manera de tratar a los animales?

Por supuesto, pero no sólo de los animales, sino de todo cuanto nos rodea, animado o inanimado (personas, edificios, paisajes…). Ocuparnos de un tema como este no sólo tiene que ver con el deseo de saber del pasado, sino de nuestro interés por explicarnos lo que somos o lo que aspiramos a ser.

¿Cómo cree que la representación de animales en el arte ha evolucionado a lo largo de la historia?

El arte es una de las manifestaciones más genuinamente humanas, forma parte de la cultura y, por lo tanto, corre pareja al desarrollo del propio ser humano a lo largo de los siglos. Por lo tanto, no deja de ser más que un espejo. El reto consiste en estar dispuestos a y de ser capaces de preguntar y de responder acerca de lo que vemos en él.

«El arte prehistórico es el arte animalista por excelencia»

¿Qué papel desempeñaron los animales en las culturas prehistóricas según las obras de arte encontradas?

Existen muchas teorías interpretativas al respecto: totemismo, magia, chamanismo…, por cuanto aún quedan interrogantes por resolver. Pero acerca de lo que no hay discusión posible es que el arte prehistórico es el arte animalista por excelencia. En ningún otro periodo de nuestra Historia, los animales han protagonizado tantas obras y de tantísima calidad.

¿Cuál es su opinión sobre la relación entre el poder y la mitología en las representaciones artísticas antiguas que incluyen animales?

Me parece fascinante, por un motivo fundamental: porque conecta a vivos, muertos y dioses y los descubre en un mismo plano de realidad. Pensemos, por ejemplo, en los frisos monumentales del altar de Pérgamo, dedicado a la diosa Atenea y una de las obras maestras de la escultura griega de época helenística (hacia 180-159 a.C.). Algunos de ellos representan la Gigantomaquia o lucha entre dioses y gigantes en la que fue fundamental la participación de mortales y de animales.

¿Qué simbolismo atribuían las culturas medievales a ciertos animales en sus obras de arte?

El imaginario zoológico de este momento es desbordante, de ahí la cuantiosa bibliografía que existe al respecto. Pero de todas las cuestiones de las que podríamos hablar, a mí hay una que me resulta especialmente interesante: la de este imaginario zoológico como un espejo en el que el hombre y la mujer medieval buscaban bien patrones ideales de comportamiento, bien contramodelos, especialmente si entre unos y otros existían similitudes anatómicas. Por ejemplo, el mono ha sido considerado siempre, por el arte cristiano occidental, en términos negativos, precisamente porque parece una especie de caricatura humana; los bestiarios medievales lo asociaron con la figura del diablo y del mal.

«En la Edad Moderna la imagen de los animales es un complemento decorativo y una herramienta de comprensión»

¿Cómo se reflejaba la imitación de la naturaleza en el arte durante la Edad Moderna?

En este momento, se va un paso más allá: los animales importan desde el punto de vista científico. Una buena muestra de ello son los libros europeos de historia natural de los siglos XVI y XVII, en los que se unen dos ramas del saber en apariencia distantes: el arte y la zoología. La imagen de los animales va a ser no sólo un complemento decorativo sino una herramienta de comprensión, para lo cual se precisa que las representaciones sean lo más fieles posible de lo que existe.

¿Qué opina sobre la humanización de los animales en el arte contemporáneo? ¿Cree que es una forma efectiva de transmitir mensajes?

Cuando nos enfrentamos a una obra de arte se establece una comunicación silenciosa. Utilizar ese canal puede ser una forma poderosa de transmitir mensajes acerca de nuestra forma de estar en el mundo, siempre y cuando se haga desde el respeto, la empatía y la consideración de las complejas realidades de los diferentes seres vivos, no desde la trivialización o la simplificación. Yo creo en el arte como un medio para hacernos mejores -en el sentido de buenos, convenientes, no de superiores-; si nos facilita que nos cuestionemos nuestra propia relación con ellos, bienvenido sea.

¿Cuál es su obra de arte favorita que representa animales y por qué?

¿Sólo una? ¡Qué difícil! Pues voy a escoger el conjunto de pinturas murales de la tumba de Nebamun, originalmente en la necrópolis de Tebas y actualmente custodiadas en el British Museum de Londres. La obra “Jardín occidental” muestra el Más Allá, una suerte de oasis paradisiaco, y a la diosa del cielo, Nut, quien se encargaría de recibir al funcionario de la XVIII Dinastía de Egipto (hacia 1575-1295 a.C.). Esta escena en concreto, de una gran sencillez y belleza, me transmite una serenidad como pocas.

¿Cómo influyeron las creencias religiosas en la representación artística de animales?

Todas ellas han moldeado profundamente el arte, en general. Centrando la atención en los animales, es también una cuestión determinante, en el sentido de que algunas de ellas han limitado mucho la utilización de estas imágenes. Es el caso del islam, por ejemplo, en cuyas manifestaciones artísticas muy raramente se emplea la representación figurativa de personas o animales, primando los elementos geométricos y vegetales.

«En el arte, tanto animales salvajes como domésticos se instrumentalizan para exteriorizar mensajes» 

¿Qué diferencias encuentra entre la fauna salvaje y los animales domésticos en el arte?

En común mantienen que unos y otros se instrumentalizan para exteriorizar mensajes; quien contemple esas obras debe ser capaz de identificarlos y de leerlos. Las diferencias radican, más bien, en su significado, un significado que, de hecho, está muy en relación con el carácter que se le atribuye en la realidad al animal. El perro es la fidelidad, mientras que el león/la leona es la protección y así un largo etcétera. Pero hay que hacer una apreciación: los animales en las diferentes culturas pueden tener significaciones dispares y algunos considerados maléficos o negativos en unas pueden resultar lo contrario en otras, por ejemplo, la serpiente puede ser el pecado y, al mismo tiempo, símbolo de vida.

¿Cuál es el animal más recurrente en las obras de arte que ha estudiado?

La verdad es que no hay uno solo; depende de los periodos, de los espacios y de las culturas. Ciervas y caballos en el arte parietal Paleolítico de la región Cantábrica, los gatos en Egipto, los toros en el arte aqueménida persa o en el arte de los íberos son algunos ejemplos de los muchos que se podrían poner.

¿Qué opina sobre la inclusión de animales fantásticos en el arte? ¿Qué significados podrían tener?

El arte ha sido y es una manera de enfrentarse al mundo, de comprenderlo, de interactuar con él, de tratar de controlarlo e, incluso, de transformarlo. Cuando digo mundo me refiero al que se ve y al que no se ve. La capacidad del ser humano para utilizar símbolos, es decir, signos que representen una realidad abstracta, explica la creación de estos animales fantásticos. A fin de cuentas, el objetivo fundamental es transmitir un determinado mensaje que enseñe y que moralice.

¿Cómo cree que la relación entre humanos y animales en el arte se compara con la realidad cotidiana?

Yo creo que existen dos niveles de lectura. Por un lado, es cierto que los artistas pueden reflejar en sus obras aspectos de la realidad cotidiana en su relación con los animales, por ejemplo, en una escena de ocio como podía ser la caza. Pero, por otro, también van más allá de ella, en el sentido de explorar ideas, emociones y posibilidades que pueden no ser reales el caso de “El planeta de los simios”, en el séptimo arte.

¿Cuál es la obra de arte más impactante que ha visto relacionada con animales?

No hay una que me turbe, ¡hay varias! Todas las que forman parte de la serie “Natural History” del artista británico Damien Hirst: los cuerpos de diferentes animales suspendidos en formol en vitrinas transparentes. Por si fueran poco las obras en sí, tienen detrás todo un relato económico de cifras multimillonarias que me sobrecogen. Pero os podría decir otros ejemplos más…

“El arte que representa animales nos hace reflexionar acerca de nuestras formas de estar en el mundo”

¿Cómo cree que el arte contemporáneo sigue explorando la relación entre humanos y animales?

De muchas maneras, puesto que numerosas son también las formas en las que percibimos y nos relacionamos con el mundo natural, en general (¿cuáles son las fronteras entre humanos y animales?, ¿cómo interactuamos con ellos?, ¿qué hay de la biodiversidad, de los ecosistemas y qué pasa con el cambio climático?, etcétera. El arte contemporáneo no deja de ser un espacio para reflexionar y para cuestionar la realidad.

¿Qué destacaría del proceso de documentación que ha seguido para preparar Animalística?

Fundamentalmente que el tema en cuestión es amplísimo y desborda la propia Historia del Arte, siendo necesario recurrir al apoyo de muchas otras disciplinas (antropología, filosofía…) sin las cuales nuestra lectura del pasado estaría incompleta.

¿Qué aporta el curso a los estudiantes y quiénes pueden estar interesados?

El curso, que puede seguirse a través de la UNED, ofrece una visión diferente de la Historia del Arte en el sentido de que, tomando como excusa el tema de los animales, recorre transversalmente los siglos para hacernos reflexionar acerca de nuestras formas de estar en el mundo. Ese es, sin duda, el perfil del alumnado: personas con ganas de aprender, de preguntarse y de compartir doce horas de su precioso tiempo en una actividad formativa de manera distendida.