Entradas

«Sólo la captura, esterilización y retorno de los gatos de la calle es eficaz para convivir con la biodiversidad»

Así de contundente se muestra Agnès Dufau, de FdCats. Tras décadas desarrollando distintos roles vinculados al bienestar animal, la que había sido presidenta de Plataforma Gatera y responsable de CAROcat.eu ha inaugurado las primeras jornadas felinas de Castellón, organizadas por Huellas Callejeras, el Colegio de Veterinarios local y el Ayuntamiento. Los dos concejales del Castelló, Ignasi García y Mary Carmen Ribera rompieron el hielo y apuntaron los antecedentes y los compromisos de la ciudad con la comunidad gatuna. La sede de esta primera jornada ha sido Centro de Arte.

La comunidad felina está cogiendo músculo a través de la convocatoria y participación en jornadas donde se divulga qué significa ocuparse de los gatos sin dueño económica y eficientemente. En el evento participaron veterinarios, juristas, policías locales, políticos y, por supuesto, entidades de protección animal. El de Castellón es el último, pero a la redacción han llegado informaciones sobre trabajos previos de organización en otras latitudes, entre las que destacan las terceras Jornadas Felinas Andaluzas, que se celebrarán en Málaga en febrero de 2020. También se espera con ilusión una nueva edición de las Jornadas Felinas Europeas de Barcelona, que son las más veteranas y el espejo donde se reflejan muchos de los eventos que hoy proliferan.

En la Cat Welfare Award de 2014, Agnès Dufau ya denunciaba una situación que aún se produce en algunas zonas: «Llevarse los gatos de un área no sólo es malgastar el dinero público, sino que multiplica en breve por dos la población. No hay argumentos legítimos para seguir encerrando gatos callejeros en perreras, reubicando o matando. Sólo lo explicaría cierta inercia lucrativa».

Las estrategias de exterminio consiguen el objetivo contrario del perseguido por obra y gracia de un mecanismo biológico natural conocido como «efecto vacío». Cazar y matar o cazar, recluir y dejar morir es caro e inútil. Nuevas y extensas camadas buscan compensar la desaparición de individuos eliminados. Los vecinos quejosos reviven el problema meses después de la intervención de brigadas de exterminio. La inhibición en la responsabilidad legal de cuidar de los gatos nacidos en la vía pública se traduce en conflictos ciudadanos, abandono y maltrato, pero el sacrificio también.

Ya hace más de 50 años que se dio con una solución plenamente satisfactoria para aquellos que la adoptan. Como explica la propia Dufau, tenemos la respuesta a muchos de los retos planteados; sólo hay que ser metódica aplicando el CER (captura, esterilización y retorno), suministrando alimento y agua de forma higiénica, supervisando a cada uno de los miembros, respetando su naturaleza y realojando en un hogar a los gatos caseros que no saben ni quieren vivir como sus colegas nativos de la vía pública.

La gestión de las colonias exige buscar colaboraciones y capacidad de comunicar a administraciones, vecinos, profesionales y colegas qué es lo que hay que hacer. En la primera intervención, Dufau retrató el panorama general de las políticas públicas de gestión de la población felina y recordó algunos de los puntos que recoge en su libro El Estatuto Jurídico de Gato Callejero, publicado en 2016 por la editorial Tirant lo Blanc.

La siguiente ponencia versó sobre el desarrollo de la gestión felina en Torrevieja, a cargo de Carmen Morata, la que fue Concejala de Bienestar Animal de la población alicantina. Ser activista animalista y tener una responsabilidad en el gobierno local le ha permitido conocer los mecanismos y desarrollar las herramientas para concretar unas políticas éticas, asequibles y rentables en términos de imagen pública. Aplicar el CER (Captura, Esterilización y Retorno) o adecentar las instalaciones de la policía local para refugiar puntualmente animales extraviados o abandonados sanos son algunas de las actuaciones que impulsó Morata el pasado mandato. Según ella, las campañas contra la separación de camadas callejeras de su madre y de su entorno son de las más importantes. Más que amansar y poner en adopción cachorros urbanos, las energías hay que ponerlas en proteger su entorno y esterilizarlos tempranamente.

Pedro Moratalla es policía local y forma parte de la Unidad de Protección Medioambiental y Bienestar Animal (UPROMA). En su intervención, hizo mucho hincapié en que la creación del grupo policial iba acompañada de un compromiso.

Moratalla es bien conocido a nivel nacional por su implicación en la protección de los animales de la vía pública que lo requieran. Son muchas las invitaciones que recibe para mostrar el cómo, el porqué y el cuándo de los agentes versus los otros animales. Aclaró muchas de las dudas normativas que asaltaban al numeroso público asistente. Como las consideraciones legales son de las que más preocupan, no estuvo de más el cierre de mano de la letrada Mercedes Camps.

Pablo de la Torre, como veterinario, habló de los problemas de salud que pueden darse en las colonias. Y Salomé Moreno desgranó los cuidados que hay que desplegar cuando se asume el cuidado de las colonias. La intensa jornada culminó con una foto de grupo y la ilusión de reencontrarse.

 

Emma Infante

Al menos 140.000 perros y gatos fueron abandonados en 2018 en España

Los datos publicados por el estudio anual sobre el abandono de animales en España de la Fundación Affinity revelan que en 2018 se abandonaron al menos 140.000 perros y gatos que fueron recogidos por las protectoras españolas. Una cifra de abandonos que se mantiene estancada en nuestro país desde el año 2015.

Más de 138.000 gatos y perros (104.688 perros y 33.719 gatos) fueron recogidos por refugios y protectoras en España en 2018 según los datos presentados por el Estudio Fundación Affinity “Él Nunca Lo Haría”. El este documento se recoge también que las camadas no deseadas es el principal motivo de abandono, seguido del fin de la temporada de caza y del comportamiento del animal de compañía.

Otro de los datos que más preocupan son el bajo número de animales que llegan a las protectoras con microchip, lo que provoca que tan sólo un 18% de los animales que ingresan en los refugios puedan ser recuperados por sus familias.

El abandono sigue siendo el principal problema de los animales de compañía en España. Desde hace cuatro años las cifras de abandonos están muy estancadas. Hace diez años comenzamos a ver un descenso en el número de abandonos de nuestro país, pero a partir de 2015 se ha parado y la cifra se mantiene.

Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity, afirma que: “Sin duda, para prevenir el problema del abandono es clave reflexionar antes de incorporar a nuestra familia un animal de compañía, educarlos para mejorar su comportamiento; esterilizarlos para que no tengas crías que no podamos mantener e identificarlos correctamente. Asegurarnos de que estamos preparados para que sean uno más en nuestro hogar”.

La importancia del uso del microchip

El estudio de Affinity demuestra que el porcentaje de animales que llevan microchip sigue aumentando paulatinamente. Desde 2007 ha pasado del 18,4% a 34,3 por ciento de animales identificados. Sin embargo, en 2018 sólo el 34,2% de los perros y el 4,5% de los gatos recogidos en protectoras y ayuntamientos se encontraban debidamente identificados.

El microchip es una herramienta clave para devolver a los animales perdidos. El pasado año fueron 61,1% los animales que pudieron ser identificados y devueltos gracias a esta estrategia. Sin embargo, el 45,5% de los animales encontrados con microchip fueron rechazados por sus familias, mientras que un 27,9% no pudieron ser localizados por datos incorrectos en la base de datos.

Hay que destacar que muchos de los gatos abandonados no llegan a las protectoras, ni a los refugios y forman colonias. Estas colonias de gatos en muchas ocasiones están gestionadas por estas entidades que se encargan de garantizar su bienestar. El 51% de las protectoras y refugios que han participado en este estudio gestiona alguna colonia de manera regular. Entre todas cuidan 4.518 colonias, formadas por un total de 31.969 gatos. La media de colonias gestionada por cada entidad es de 41, formada a su vez por un promedio de 13 felinos por colonias.

El perfil de animal más abandonado

En general, los perros (73,1%) y los gatos (58,3%) recogidos por las protectoras y refugios se encontraban en un buen estado de salud. Un 15,8% de los perros y un 26,6% de los gatos presentaban alguna enfermedad, mientras que el 11,1% de los canes y un 15% de los felinos estaban heridos.

El informe también publica que el abandono de los gatos y los perros se produce a lo largo de todo el año: “Se abandona todo el año. No existe una estacionalidad clara. Los perros no son abandonados en mayor medida antes de las vacaciones de verano. En cambio, la recogida de gatos es más elevada entre abril y junio debido a que es la época de cría”, explica Isabel Buil.

Por otro lado, hay que destacar que han disminuido los tiempos de estancia para perros y gatos en los centro de acogida, especialmente sin son cachorros. En 2017, de media un perro cachorro estaba 3,7 meses en la protectora, frente al 2,3 meses de 2018. En cuanto a los gatos más jóvenes, se ha pasado de los 3,8 meses en 2018 a 2,2 meses en 2018. Sin embargo, los perros y gatos adultos son los que permanecen más tiempo en estas entidades con un 8,6 meses de media los perros y 7,7 meses los gatos.

La directora de la Fundación Affinity comenta que: “Deberíamos ir rompiendo mitos como que un perro o gato adulto no se adaptará a una nueva familia. Adoptar animales adultos puede ser una opción excelente, y permite de igual manera educar al animal y crear un vínculo emocional fuerte con él”.

En cuanto a los motivos para adoptar a un animal de compañía, la mayor parte de las personas que dan este paso lo hacen por estar sensibilizados con el abandono (39,5%), por ser colaboradores de la entidad (21,6&) y por recomendaciones de amigos y conocidos (14,4%).

Tras presentar los principales datos respecto al abandono de animales de compañía en España en 2018, la Fundación Affinity ha llegado a estas conclusiones más destacadas:

-El abandono es todavía en nuestro país un importante problema de bienestar animal. La cifras de 2018 son comparables a las observadas en los estudios de 2016 y 2017. En este sentido, parece confirmarse el ligero estancamiento en la tímida tendencia a la baja observada a lo largo de los últimos años.

-La esterilización, identificación y la adopción son las 3 estrategias más importantes para prevenir y minimizar el impacto del abandono de animales de compañía. La esterilización y la identificación forman parte de un concepto más amplio de tenencia responsable, que abarca las obligaciones y responsabilidades que todo propietario adquiere en relación con su animal de compañía. Así pues, la participación ciudadana es fundamental para luchar contra el problema del abandono de animales de compañía, ya que de ella depende la aplicación efectiva de las tres estrategias mencionadas anteriormente (esterilización, identificación y adopción), que han demostrado ser fundamentales para luchar contra el problema del abandono.

-Más allá de la mera concienciación sobre la necesidad de adoptar, debemos educar al público acerca de las ventajas, pero también obligaciones que supone adoptar un animal de compañía, y de cómo su llegada puede influir en nuestro estilo de vida.