Entradas

Manifestación contra Colau. ¿Por qué protestan los propietarios de perros?

Espai Gos califica la concentración de «éxito»

El debate sobre los espacios para perros gana peso en la agenda política

Más de cien personas volvieron a salir a las calles ayer para pedir a Ada Colau un giro de 180 grados en su gestión con los espacios para perros. A los animalistas no les sirven las nuevas áreas de recreo, que han costado más de 2 millones de Euros al Ayuntamiento de Barcelona, porque están en mal estado o superpobladas. Quieren volver a los parques verdes con el perro, sin que los multen por hacerlo. O, al menos, que alguien se siente con ellos para negociar la nueva ordenanza «Protección, tenencia y venta de animales», que ha limitado la vida con el perro en el espacio público de Barcelona. Por ello, Espai Gos convocó un centenar de personas ayer para decirle al consistorio que si esto no cambia habrá concentraciones cada jueves.

Desde la plataforma Espai Gos han valorado la manifestación de ayer «como un éxito» y aseguran que continuarán saliendo a la calle. Ahora queda saber si los actos de protesta serán suficientes para doblegar la voluntad del equipo municipal que por el momento no ha dado muestras de ceder en este ámbito. De hecho, su reacción después de la manifestación de ayer fue el silencio, la misma estrategia que siguió ante las protestas al Turó Park.

Cualquiera que haya ido a alguna de «las manifestaciones de los perros» tiene claro que los motivos de las protestas exceden la desconfianza con la nueva ordenanza «Protección, tenencia y venta de animales». Hay quien es crítico con las nuevas áreas de recreo para perros porque piensan que se han hecho para que los dueños no vayan a los parques con el perro. Hay quien se queja de las multas por no llevar el perro atado y hay quien pide volver al Turó Park, un espacio verde que históricamente había convivido con personas con perro y sin y que ahora no admite la entrada de canes.

Las concentraciones sí han conseguido, al menos hasta el momento, situar el debate en la esfera política. La CUP animalista, PACMA Cataluña y concejales de ERC y el PP han apoyado las concentraciones, de una manera o de otra. Plataformas animalistas, como FAADA y Espai Gos continúan poniendo el debate sobre la mesa, con el claro objetivo de que algo cambie. El tiempo dirá si lo consiguen o si tendrán que esperar a las elecciones para hacer notar su descontento.

Llega la nueva área de recreo para perros de Horta-Guinardó

El área cuenta con 700 metros cuadrados y ha costado 270.000 euros

El gobierno municipal de Barcelona ultima la puesta en marcha de una gran área para perros en cada distrito de Barcelona. Ahora, lo hace con la inauguración de una nueva área de recreo de 700 metros cuadrados en el distrito de Horta-Guinardó, entre las calles de Coll y Alentorn y Fernán Caballero. Esta área cuenta con varios niveles y una arena cribada, para que los animales no sufran. Además, se han instalado elementos de agility para que los perros puedan jugar.

En el interior de esta área de recreo, que ha supuesto 270.000 euros de las arcas municipales, se encuentran también bancos de material no oxidable, así como un abrevadero, diseñado para que los perros puedan beber sin dificultades. El ayuntamiento ha informado de que se ha instalado un nuevo sistema de iluminación, para mejorar la experiencia de animales y propietarios.

La área de recreo para perros de Horta-Guinardó estaba prevista hace tiempo por parte del ayuntamiento. El consistorio municipal se comprometió a instalar una gran área de recreo de perros para cada distrito de la ciudad, una promesa que de momento está cumpliendo. El proyecto total constará aproximadamente 2 millones de euros.

Sin embargo, desde algunas plataformas animalistas, como Espai Gos Barcelona, ​​han criticado «el progresivo desplazamiento de usuarios con perros de parques hacia áreas de recreo cerradas». Algunas plataformas, pese agradecer la inversión en espacios para perros, lamentan que se «multe y se persigan» los propietarios de perros que acuden con animales a espacios verdes «.

En cuanto a las áreas de recreo para perros en general, algunas han contado con un importante apoyo ciudadano, como el área de recreo de les Corts. En cambio, otras ya generan desperfectos, como el área de perros siutada en la calle de Nàpols, a pesar de haber supuesto una gran inversión por parte del consistorio. Consulta aquí la guía de todas las áreas de perros de Barcelona

Revuelta en Sarrià-Sant Gervasi contra la prohibición de los perros en el Turó Park

El primer día de prohibición llega con fuerte polémica y malestar entre los vecinos

Los vecinos de Sarrià-Sant Gervasi tienen cada vez más restricciones a la hora de pasear con su perro. A la ya conocida prohibición del parque de Can Castelló, que contó con una fuerte oposición vecinal, ahora se suma la del Turó Park, a pocos metros. El Turó Park, también conocido como Parc del Turó, no permitirá a partir de ahora la entrada de ningún perro. Por lo menos, en la mayoría del parque, porque lo que sí se mantendrá abierta será una pequeña área para perros dentro del recinto. Pero, más allá de este pequeño espacio dentro del parque, los vecinos tendrán que desplazarse hasta la nueva área de recreo situada en el Chaflán de las calles de Ganduxer y Bori i Fontestà, donde los usuarios tendrán a su disposición 1.100 m2 de terreno.

La medida ha caído como un jarro de agua fría entre los dueños de perros. En el primer día de prohibición, después de que el Ayuntamiento lo hiciera oficial ayer en una nota de prensa, no ha faltado la tensión. Muchos usuarios no entienden que ahora no puedan acceder con sus perros. Es el caso de Paula: «¿por qué se nos castiga a nosotros? Somos cívicos y no hacemos daño a nadie. Además, parte del encanto y vida de este parque lo dan las personas que vienen a pasear con el perro «. Otra vecina, que ha preferido no revelar el nombre, está de acuerdo: «en 60 años nunca nos habían prohibido la entrada al parque con los perros».

Pero donde realmente se han vivido momentos de tensión ha sido en la entrada del parque. Una persona vinculada al ayuntamiento de Barcelona estaba encargada de informar de la prohibición. Muchos usuarios le han hecho ver su malestar con la medida, llegando a alzar la voz, y posteriormente, en palabras a animaladas, lamentaron la decisión. Además, han hecho caso omiso a la prohibición. Gloria, vecina del barrio, ha reconocido que no piensa cumplir la medida. «Que me llegue la multa, si me llega. Entonces, ya veré de qué va esto. Pero mientras tanto, pienso llevar a mi perro, aunque sea atado «

La persona encargada de informar sobre la prohibición ha asegurado que se trata de una medida para preservar el parque en buen estado. «Los jardineros deben trabajar y no pueden hacerlo. Por ejemplo, hoy, a pesar de la prohibición, hay usuarios que se saltan la norma, dificultando el trabajo de los operarios «.

Con la prohibición de entrar con perros en los parques del Cerro y de Can Castelló, el Ayuntamiento de Barcelona mantiene su línea de desplazar los perros de los parques públicos hacia las nuevas áreas de recreo. El gobierno municipal prometió un área de recreo en cada distrito de al menos 700 metros cuadrados. Una promesa que está cumpliendo, aunque con cierta oposición vecinal en muchos casos, dependiendo de la zona. Los vecinos de Sarrià-Sant Gervasi, en concreto, se han mostrado muy críticos con la negativa de poder pasear sus perros a parques donde siempre habían podido pasear tranquilamente.

Consulta aquí las áreas donde sí se puede acudir con el perro

El zoo dice que apuesta por la protección, pero mantiene animales sin riesgo de extinción

El nuevo plan estratégico prevé la llegada de especies en peligro de extinción, en programas de conservación y mediterráneas, así como la «salida» de animales que no cumplan estos criterios.

El zoo de Barcelona ha anunciado cambios de gran alcance en su estructura. El proyecto tiene como objetivo principal la conservación de animales mediterráneos que estén en conservación o en peligro de extinción. Por ello, según ha afirmado la dirección del zoo, se avanza hacia un espacio sin camellos, rinocerontes e, incluso, tigres, por no cumplir estos criterios. En cambio, se incorporarán otras especies mediterráneas y en peligro, como el tritón del Montseny o la tortuga del arroyo, entre otros.

El plan cuenta con un presupuesto de 64,4 millones de euros y se llevará a cabo entre 2018 y 2031. Su director, Antoni Alarcon, ha asegurado que «es prioritario acoger animales que presentan un alto nivel de amenaza». Por este motivo, el zoo no acogerá más rinocerontes o camellos, en palabras del propio Alarcon, una vez se trasladen o mueran los que actualmente quedan en el zoo. Un criterio que no se mantendrá en el caso de los pingüinos, que a pesar de no ser autóctonos, ni estar en peligro, se mantendrán.

Críticas al proyecto

Marta Gumà, presidenta de la Liga para la Defensa del Patrimonio Natural, se muestra crítica: «si el criterio es mantener animales en peligro, y autóctonos, por qué los pingüinos del zoo se quedarán?», pregunta. Según Gumà, el zoo adopta esta doble vara de medir «porque el pingüino es mediático y atrae visitantes». Un criterio que nada tiene que ver con la creación de un espacio de protección de animales en peligro.

«El zoo presenta muchas infraestructuras en mal estado, que no favorecen el bienestar animal«, lamenta Gumà. «Con el dinero que han invertido, se podría haber resuelto este problema también». Además, uno de los inconvenientes más grandes, según la defensora de los animales, «es que el proyecto no hable de acogida de animales, por ejemplo, los que vienen de circos».

Además, este proyecto, que cuenta con la aprobación del consistorio, es diferente a la promesa que había hecho Ada Colau sobre un espacio que evite la exposición de animales.

Emma infante, experta en Derecho Animal y Sociedad, «agradece al nuevo director la voluntad de mejorar las instalaciones, tal y como las asociaciones animalistas llevan tiempo reclamando». Infante también lamenta que las propuestas «no acaben con la exhibición animal.»

Reducción de especies en el zoo, incorporación de nuevas

El proyecto prevé pasar del 15% de fauna autóctona al 30%. Así, se priorizará la llegada de la Nutria, el tritón del Monseny, anfibios del Empordà, las mariposas del Área Metropolitana, o el fartet del delta del Llobregat, entre muchos otros. También se quieren incrementar las especies en un alto nivel de amenaza, pasando del 22% al 40%.

Todo ello, se hará en detrimento de más de 100 especies, que dejarán el zoo. O bien porque se trasladarán a otros espacios o bien porque no se incorporarán otros una vez mueran. Por ello, el zoo podría quedarse con poco más de 200 especies. El director del zoo ha asegurado que «esto no significa reducir el número total de animales». Pero lo que seguro que cambiará es el zoo tal y como lo conocemos.

El área para perros de Les Corts, «un éxito» según los usuarios

El distrito de Les Corts cuenta por fin con su zona de recreo para perros. Después de invertir 300.000 euros, según el Ayuntamiento de Barcelona, ​​el espacio ya se puede utilizar. Los usuarios se muestran mayoritariamente satisfechos, o muy satisfechos, por la nueva área. Las únicas quejas hasta el momento vienen de personas que reclaman más espacios para niños y que no tienen perro.

El gobierno municipal de Ada Colau había prometido un área para perros en cada distrito. Esta vez, la nueva infraestructura se encuentra en los jardines de Bacardí, junto al Camp Nou. Antes de la actual construcción, había un pipicán que había generado quejas porque los perros se escapaban. Además, muchos perros iban desatados, ocasionando algún conflicto entre usuarios.

Ahora el espacio, el mayor de los de nueva construcción, ha solucionado el problema. Los perros circulan alegremente y a determinadas horas se pueden encontrar más de 8 o 9. La instalación es muy nueva y no presenta ningún desperfecto. Desde Animalados hemos hablado con algunos usuarios que han valorado así su experiencia.

Opinión mayoritariamente favorable a la nueva área

«Ahora los perros no se ensucian tanto. Además, las rejas de madera que había en el antiguo pipicán no servían de nada. Ahora, con estas, metálicas, la cosa va mucho mejor «, explica la Lili Muñoz, usuaria. En la misma línea se expresa Núria: «el espacio es muy grande y los perros se pueden desplazar con mucha facilidad». La mayoría de las opiniones coinciden en que el cambio ha sido a mejor.

Los obstáculos de agility, el único punto a debate entre los usuarios

«Bueno, alguna vez algún perro se ha golpeado con uno de los obstáculos de agility, pero no es lo más habitual», dice Rut. Según la usuaria, resultan «un poco pijos» y «sin mucha utilidad». Por lo que hemos visto, la mayoría de los perros no los utilizan. Otros usuarios aseguran que les parece bien que los haya. Es el caso de Nuria: «así queman energía y después están más tranquilos»

Usuarios satisfechos. Y el resto?

Entre los vecinos de las Corts que no tienen perros el nuevo espacio se ve con buenos ojos, pero también con cierto escepticismo. Así nos lo expresa  Blai. «Bueno … yo qué quieres que te diga? Molestar no es la palabra. Ahora bien, vienes al parque con los niños y está lleno de perros. A veces echo de menos más espacio para los niños. Pero mal tampoco me parece».

El resto de vecinos reconocen que la implantación es todavía muy nueva y coinciden en que no ha generado ningún problema añadido. También destacan que ahora se ven menos perros en el parque, por lo que hay menos deposiciones en el suelo donde circulan los peatones.