Entradas

Pilsen ha sido encontrado dos días después de su desaparición en el aeropuerto de Madrid

Muy buenas noticias, Pilsen, el gato desaparecido la noche del lunes en el aeropuerto de Barajas de Madrid, ya ha sido encontrado. Tal y como explicamos ayer en Animalados, tras la presión de PAC-Madrid y otras asociaciones animalistas, AENA ayer por la tarde dio la orden de rescate (orden que llegó dos días después de la pérdida del animal) y ha sido en la madrugada del jueves cuando Borja San Juan, encargado de la búsqueda, ha encontrado al animal.

“Dimos vueltas por las instalaciones del aeropuerto para reconocer bien el lugar, hasta que dimos con los baños cercanos al lugar donde se perdió el gato. Allí encontramos un agujero en el desagüe donde estaba Pilsen escondido”, ha declarado Borja San Juan. “Entre mi mujer y yo pusimos una red y realizamos distintas maniobras hasta que logramos rescatar al animal. Pilsen estaba muy asustado pero finalmente todo salió bien”, ha añadido el héroe del rescate.

San Juan también ha valorado la colaboración por parte de AENA a lo largo de la búsqueda del gato: “Al principio tardaron en dar la orden de búsqueda de Pilsen, pero finalmente a través de Isabel, coordinadora de AENA, ha sido mucho más fácil todo el proceso y gracias a ello hemos dado con el escondite del animal”. A la vez, ha querido valorar que “Air Europa ha facilitado los billetes de vuelta al Reino Unido de manera gratuita para compensar las posibles molestias ocasionadas”.

Una nueva hazaña de Borja San Juan quien con el rescate de Pilsen suma ya dos rescates de gatos en el aeropuerto de Barajas de Madrid. Borja, secretario de la Asociación Vidas de Gato, trabaja en el área de mantenimiento del aeropuerto de Madrid y a la vez es un experto en el trato y la comunicación con los felinos. Una mezcla ideal que le ha permitido de nuevo dar con el objetivo, el encuentro de Pilsen.

La propietaria de Pilsen se ha mostrado desbordada de felicidad tras reencontrarse con su querido gato. No han sido unas horas fáciles, y el trato inicial por parte de AENA  no fue el esperado, pero finalmente hay que celebrar que el animal está en plenas condiciones y podrá regresar a su Inglaterra natal.

AENA con el tiempo ha reducido el tiempo de espera antes de permitir que se pueda entrar a buscar gatos desaparecidos por las instalaciones del aeropuerto. En el caso de Itchy, el permiso para entrar con gateras y realizar el rescate no llegó hasta pasado cinco días, y en el caso de la Sole, nueve días exactos. No es necesario decir que cada día que pasa se reducen las posibilidades de rescatar al animal en buenas condiciones. En esta ocasión se ha dado el permiso en dos días. A pesar de todo, es evidente que hace falta un protocolo que active los servicios de rescate inmediatamente cada vez que un gato se escapa dentro del aeropuerto de Barajas.

 

Pilsen, el gato que lleva dos días desaparecido en el aeropuerto de Barajas de Madrid

El lunes por la tarde se perdió este precioso gato llamado Pilsen en la Terminal 1 del aeropuerto de Barajas de Madrid. La acompañante del felino, que viajaba de España a Inglaterra, lo vio por última vez justo antes de que el animal pasara el control de seguridad metido dentro de su transportín. Una vez la persona acompañante del gato pasó su pertinente control de seguridad y fue en búsqueda de Pilsen, este ya no se encontraba en el interior del transportín.

La persona que acompañaba a Pilsen, de origen venezolano y residente en el Reino Unido, no ha vuelto a tener noticias sobre el gato. Según han informado diferentes miembros del personal de trabajo del aeropuerto, las cámaras de seguridad no recogen ni una sola imagen que sirva como pista para encontrarlo y ninguna persona presente en el aeropuerto de Barajas ha visto nada. El animal ha desaparecido por arte de magia, una situación que ha sucedido en más de una ocasión en el aeropuerto de Barajas de Madrid con otros animales.

Por el momento, tras la presión de PAC-Madrid y de otras organizaciones se va a autorizar que Borja San Juan, de la Asociación Vidas de Gato, pueda iniciar una búsqueda formal sobre Pilsen. Borja es la misma persona que encontró a Sole, una gata italiana que se perdió el año pasado en el aeropuerto de Madrid. Trabajador en el área de mantenimiento del aeropuerto de Barajas, San Juan conoce muy bien todas las zonas y rincones de las instalaciones de la base aérea madrileña. Después de la presión recibida, AENA podría aprobar la autorización para poner en marcha la búsqueda de Pilsen esta misma tarde.

Borja San Juan ha estado en contacto con la acompañante del gato y ha confesado que: “La chica está muy nerviosa, han pasado dos días y todavía no tiene ninguna noticia sobre su gato. Los primeros dos días suelen ser claves para encontrar un animal perdido en un lugar público como es un aeropuerto. La chica ha puesto una reclamación contra AENA y va a denunciar ante la Guardia Civil”.

La acompañante del gato se encuentra actualmente en Madrid junto a la persona titular del chip de Pilsen. Por tanto, el felino no viajaba junto a su propietaria, quien ha acudido a la capital española tras conocer la pérdida del animal para colaborar en su búsqueda. Ambas han confesado que “no han recibido ninguna facilidad por parte de AENA para encontrar a su gato”. De hecho, tras la pérdida no han podido acceder a muchos lugares del aeropuerto por cuestiones de espacios autorizados tan sólo a empleados del aeropuerto.

Han pasado dos días, pero no todo está perdido. Desde Animalados esperamos que Pilsen sea encontrado lo antes posible y deseamos la mejor de las suertes al trabajo de búsqueda de Borja San Juan, quien puede ser héroe en la búsqueda de un animal en el aeropuerto por segunda vez.

Los trabajadores de Aena no podrán alimentar animales en el aeropuerto de Barajas

La nueva normativa de seguridad que se aplicará en el aeropuerto de Barajas, entre otros aeropuertos, no deja lugar a duda. A partir del próximo martes, los operarios que trabajen para Aena no podrán alimentar aves ni ningún otro animal. La medida ha causado una fuerte polémica entre los trabajadores.

El sindicato CSIF ha sido el primero en contestar públicamente ante lo que consideran un caso de maltrato animal. “No se puede prohibir que se alimente a un animal que lo requiere, eso es maltratar al animal” afirma el comunicado publicado por CSIF.

La compañía, en cambio, argumenta que alimentar animales, en especial aves, ‘suponía un peligro para ellos, así como para pasajeros y trabajadores’. Además, matizan que la medida solo afectará zonas de movimiento de aeronaves. El boletín de Seguridad operacional, que regula esta medida, ‘estipula la prohibición de alimentar animales dentro del recinto aeroportuario’.

Una decisión que no comparten desde CSIF. Desde el sindicato aseguran que la empresa ha amenazado con expedientar, y en algunos casos despedir, aquellos trabajadores que alimenten animales. En este sentido, han calificado de ‘autoritario’ el modo de proceder de la compañía.

Desde el CSIF están de acuerdo con evitar que los animales estén en zonas próximas al despliegue. Pero también afirman que la medida podría ser contraproducente. ‘Sin comida, los animales se mueven por todo el recinto en busca de comida, lo cual, aumenta los riesgos’ según reza el comunicado.

El gato que llevaba tres semanas perdido en el aeropuerto del Prat ya está con su propietaria

Se acabó la pesadilla. Hoy por fín, Andrea Barragán, la propietaria del gato que Iberia perdió hace tres semanas en el aeropuerto del Prat, podrá dormir con Itchy. Un trabajador del aeropuerto lo ha encontrado esta mañana después de reconocerlo por el collar verde que lleva y hoy a la una Barragán ha ido a buscarlo. La emoción ha embargado la propietaria, que no ha perdido nunca la fe tras 22 días de búsqueda infructuosa. Itchy estaba sucio y delgado como consecuencia de las tres largas semanas que se ha pasado en las instalaciones aeroportuarias sin recibir ningún tipo de atención.

El operario lo ha encontrado donde se perdió, en una de las escaleras motorizadas que bajan a los pasajeros de los aviones. La única y última vez que lo vieron fue en las dependencias corporativas de la T2, cerca del edifico G, seis días después de su pérdida cuando otro trabajador también lo reconoció por el collar. Ambos lugares están situados a pocos metros de distancia. Pese a la alegría, Barragán no esconde su malestar por las trabas que le han puesto tanto Iberia, la encargada del traslado del equipaje, como Monarch, donde voló Itchy procedente de Manchester, desde que el transportín en el que viajaba el gato se rompió e Itchy huyó asustado: “Si hubieran aprobado el presupuesto de Help Guau para instalar cámaras lo hubiera encontrado el primer día porque tenían muy claro las zonas donde podía estar y la principal era donde lo han encontrado, pero a dia de hoy aún no me han dicho nada”. Iberia, pese a asumir errores, no había destinado personal para su búsqueda.

Barragán envió el presupuesto, que era de 6500 euros, a Iberia el miércoles y el jueves la compañía reenvió los gastos a Monarch porque consideraba que la empresa inglesa es la responsable de la pérdida del gato, aunque fuera Iberia Handling quien lo perdió al aterrizar en el Prat. Barragán se ha llevado el gato directamente al veterinario para que le haga una primera exploración de urgencia. “Estaba asustadisimo y desorientado pero le hemos puesto la mano y a venido corriendo a que lo acariciaramos, nos ha reconocido al momento” señala la propietaria, muy emocionada por el reencuentro. Una alegría que casi se ve empañada en el último momento: “Swissport, que hace la entrega, me quería hacer firmar un papel donde ponía que me entregaban al gato en perfectas condiciones” denuncia Barragán, que afirma ahora ya riendo que “casi los mato!».

Artículo de Xavi Tedó

 

 

 

La propietaria del gato perdido en el aeropuerto del Prat exige que Iberia o Monarch asuman los gastos del operativo que Help Guau realizará durante una semana

Andrea Barragán, la propietaria del gato que Iberia perdió hace casi tres semanas en el aeropuerto del Prat, ha enviado el presupuesto a la compañía que la empresa Help Guau  le ha hecho llegar para encontrar a Itchy. Un presupuesto que incluye la presencia de tres operarios de la empresa durante una semana que peinarán todas las zonas del aeropuerto e instalarán diferentes cámaras en los puntos de comida a los que acuden los gatos que viven en las terminales.  Los trabajos de búsqueda ascienden a unos pocos miles de euros.  “Help Guau no me ha pedido dinero a mi, pero no pueden asumir los gastos que conlleva el operativo”.

Barragán envió el presupuesto a Iberia el miércoles y este jueves la compañía ha reenviado los gastos a Monarch, donde voló Itchy, porque considera que la empresa inglesa es la reponsable de la pérdida del gato, aunque fuera Iberia Handling quien lo perdió al aterrizar en el Prat. “Me da igual quién lo pague, pero quiero una solución en 24 horas” advierte Barragán, que añade que “sino tomaré las medidas legales pertinentes” . AENA ha aceptado la petición, pero no está dispuesta a ofrecer más de un agente de seguridad: “Solo nos facilitan un agente, aunque necesitamos tres porque los tres operarios de Help Guau no irán en grupo, sino que cada uno se desplazará a una zona diferente para acotar la búsqueda” lamenta la propietaria de Itchy, que no esconde su deseperación después de tres semanas sin resultados.

La cámara que instaló de manera altruista Help Guau este fin de semana no consiguió captar ninguna imagen de Itchy. La cámara, que hace fotografías cuando detecta movimento, retrató casi treinta gatos en las más de 1300 instantáneas que sacó, aunque ninguno de ellos era su gato. Pese a ello, Barragán no pierde la esperanza porque “la búsqueda se concentró dónde un operario lo vio por única y última vez”.  Se refiere a la zona corporativa de la T2, cerca del edificio G, donde un trabajador lo reconoció por el collar que llevaba seis días después de su pérdida, cuando se rompió el transportín en el que viajaba desde Manchester, sin que se sepa aún donde ocurrió exactamente.

Este fue el primer sábado que pudo acceder al aeropuerto porque en el mostrador de Iberia también le dijeron el primer dia que los fines de semana no se podía entrar en una cadena de errores que la compañía asumió como propios. Sin embargo, durante la reunión que mantuvo hace dos lunes con el gerente de Iberia, Josep Lluís Fargas, y la responsable de Atención a las Compañías, Rosa Baños, los delegados de la compañía le comunicaron que no iban a destinar a nadie a patrullar por la noche.  Todo continúa igual: “Hay trabajadores que dan una vuelta para ver si lo ven, pero nadie se dedica de manera exclusiva a buscarlo”. Las informaciones que le llegan tampoco la tranquilizan: “Me han comentado que hay un gato que hace más de un año que vive en las pistas de aterrizaje y nadie ha ido a rescatarlo aún”.

Artículo de Xavi Tedó