Entradas

AENA permite a la propietaria de Itchy instalar una cámara en el aeropuerto durante 24 horas

AENA va a permitir que Andrea Barragán, la propietaria del gato que Iberia perdió hace catorce días en el aerpuerto del Prat, instale una cámara de videovigilancia 24 horas este sábado en la zona corporativa de la T2, cerca del edificio G, donde un operario la vio seis días después de su pérdida. Esa fue la última y única vez que han visto a Itchy en el aeropuerto después que se rompiera el transportín a su llegada al Prat donde llegó procedente de un vuelo de Manchester hace dos semanas.  Andrea accederá a la terminal con dos voluntarios de Help Guau para que instalen la cámara donde ponen comida a la colonia de gatos que viven en el aeropuerto, que curiosamente está a veinte metros de donde le vio el operario.  La instalación de la cámara era una petición que había reclamado a Iberia y AENA, que finalmente ha aceptado: “Me han concedido el permiso y podremos ponerla a ver si Itchy està allí y se acerca a comer, ojalá tengamos suerte!”.

Andrea no pierde la esperanza. Este será el primer sábado que pueda acceder al aeropuerto porque en el mostrador de Iberia también le dijeron el primer dia que los fines de semana no se podía entrar. Y lo va a aprovechar para estar todas las horas que le han concedido de ocho de la noche a las tres de la mañana. Entre semana, por cuestiones de trabajo, acude de siete a diez normalmente. Siempre de noche porque durante el día con el ruido de las pistas los gatos se esconden. Ha asumido que tendrá que encontrarlo ella. Durante la reunión que mantuvo el lunes con el gerente de Iberia, Josep Lluís Fargas, y la responsable de Atención a las Compañías, Rosa Baños, los delegados de la compañía le comunicaron que no iban a destinar a nadie a patrullar por la noche.

Este viernes FAADA, Plataforma Gatera y PACMA han enviado un burofax a los máximos responsables de Iberia y del aeropuerto del Prat solicitándoles que “destinen los recursos y medios necesarios para localizar y rescatar a Itchy”. Las tres organizaciones, que han suscrito un comunicado por primera vez juntas ante la gravedad de los hechos, consideran que “hasta la fecha estas empresas han hecho lo mínimo para cubrir el expediente y no han querido asumir su responsabilidad”. Una actitud que contrasta, según ellas, a la de compañía Monarch con la que “Itchy viajó hasta Cataluña, y que abrió una investigación els mismo día en que sucedieron los hechosy que ha pagado un billete de ida y vuelta a la tía de Andrea, Irene Lee, que fue quién se encargó de gestionar el viaje del gato de su sobrina a Barcelona”. Las tres organizaciones piden colaboración para que las personas que quieran pedir a Aena e Iberia que se responsabilicen de la búsqueda de Itchy pueden hacerlo firmando esta petición. Para evitar más casos com el de Itchy, las entidades animales reclaman “la elaboración de protocolos en caso de pérdidas de animales y mejoras en los que ya existen de transporte y manipulación de animales”.

Artículo de Xavi Tedó

Iberia asume errores en la pérdida del gato Itchy pero no destinará personal para su búsqueda

Andrea Barragán, la propietaria del gato que Iberia perdió hace doce días en el aeropuerto del Prat, se ha reunido esta mañana con el gerente de Iberia, Josep Lluís Fargas, y la responsable de Atención a las Compañías, Rosa Baños. Durante la reunión, que ha durado alrededor de una hora, los delegados de Iberia han vuelto a comunicarle que “no tienen porque hacer nada” pese a que han asumido errores. “El transporte de equipaje, el handling, de Monarch, la compañía en el que voló Itchy, lo lleva Iberia, pero el día que se perdió en el mostrador de Iberia me dijeron que era Swissport la empresa que se encargaba cuando ésta sólo hace la entrega” anota Barragán.  Los representantes de la compañía le han reiterado que no piensan destinar personal para su búsqueda. “Me han informado que siguen comunicándolo a los trabajadores para que lo sepan, algunos de los cuales hacen rondas durante el día, pero que no pueden destinar a nadie a patrullar por la noche” revela Barragán, que lamenta que “eso no es suficiente”.  

Fargas y Baños han insistido de nuevo que la responsabilidad administrativa es de Monarch, que abrió una investigación el mismo día en que sucedieron los hechos. Una investigación que tiene que esclarecer dónde se rompió el transportín en el que viajaba Itchy para determinar la causa de la pérdida. “Monarch me llamó el mismo sábado y me comunicaron que ponían en marcha la investigación, sé que han solicitado ver las imágenes de las cámaras, aunque Iberia dice que no se ve nada, cosa que yo no me creo porque algo se tiene que ver”. Desde el departamento de comunicación de AENA, que asegura que ha facilitado todos los medios para hallar a Itchy, afirman que la responsabilidad es de Monarch: «El billete de avión lo adquirió con esta compañía, que contrata un tercero para hacer el transporte, y por tanto la responsabilidad es de Monarch, la interlocución no tiene que ser con Iberia Handling, la reclamación tiene que ir dirigida a la compañía aérea».  

La noticia positiva es que los representantes de Iberia le han dicho que si que puede pedir acreditaciones para accedir a la terminal corporativa de la T2, cerca del edificio G, donde  vieron a Itchy por última vez, el fin de semana. “En el mostrador de Iberia también me dijeron que los fines de semana no se podía entrar, los primeros días fueron una tomadura de pelo” denuncia Barragán, que añade que “solo les tengo que pasar las horas que vendré”.  Esto permitirá a la propietaria dedicar más horas a la búsqueda de su gato.Hasta el pasado miércoles, cinco días más tarde de su desaparición, Andrea no pudo accedir al recinto y solo de tres a ocho de la noche. La búsqueda no dio frutos, pero al día siguiente de madrugada un operario vio varias veces a Itchy, a quién reconoció por su collar verde, en la zona corporativa de la T2. Fue entonces cuando Andrea pidió que le dejaran ir de noche porque con el ruido que hay durante el día por el tránsito aéreo los gatos se esconden. Este lunes ya pudo estar de nueve hasta las tres de la madrugada, algo que llevaba pidiendo desde que desapareció, con una persona de seguridad y una voluntaria que trabaja en esa terminal. “Poder ir el fin de semana me permitirá estar más horas porque trabajo y estos últimos días voy de siete a diez”. También podrá poner jaulas trampa: “El lunes ya puse una, los otros días no porque estoy pocas horas y no quiero encerrar una gata que esté embarazada y que se quede allí encerrada cuando me vaya”.  

Barragán sigue sin creerse la versión oficial de los hechos que hoy le han vuelto a exponer los delegados de Iberia. Una versión que concluye que el transportín donde viajaba el animal cayó de la cinta rompiéndose, que operarios de Iberia Handling lo pusieron entonces en un carrito y que con las vibraciones del movimiento el transportín se acabó de romper y el gato huyó asustado. “El anclaje de la parte de atrás del transportin está roto y un anclaje no se rompe con las vibraciones, el transportín recibió un golpe antes o después de su traslado a las dependències de Swissport” afirma Barragán, que lanza el mismo mensaje que ha dado a los representantes de Iberia para mostrar su desesperación, “no estamos hablando de una maleta sino de un animal”.

Artículo de Xavi Tedó

 

Iberia pierde un gato que lleva once días desaparecido en la T2 del Prat

Andrea Barragán hace once días que está viviendo una pesadilla.  Es el tiempo que su gato lleva perdido en el aeropuerto de Barcelona. Itchy llegó a Barcelona procedente de Manchester en un vuelo que aterrizó hace dos sábados a las doce del mediodía en el Prat. Allí le esperaba ella para empezar una nueva vida en la capital catalana después de cuatro años en el norte de Inglaterra donde lo adoptó con apenas dos semanas de vida. Mientras Andrea aguardaba la llegada de su gato, el transportín donde viajaba el animal cayo de la cinta y se rompió. Operarios de Swissport, la compañía que se encarga de las maletas, lo pusieron en un carrito pero con las vibraciones el transportín se acabó de romper y el gato huyó asustado.  “Hasta las dos del mediodía no me comunicaron que no lo tenían, entonces me dijeron que personal de Iberia se pondría en contacto conmigo, pero no lo hicieron hasta las seis de la tarde, nadie se hacía responsable de la pérdida” lamenta Andrea, que no esconde su tristeza y enfado por la situación que está atravesando. “Swissport e Iberia se echaban las culpas y nadie se movía” remarca su tía, Montse Barragán. Agnès Dufau, presidenta de la Plataforma Gatera, se muestra aún más dura: “Durante tres días se han reído en su cara, como les puedes dar a una persona el transportín vacío o decirle que debe estar en Manchester”. 

La indignación por la desaparición de Itchy motivó que esta asociación moviera hilos denunciando los hechos vía twitter y que se creara una página en Change.org para que AENA se responsabilizara y facilitara la búsqueda de Itchy que suma ya casi 8.500 firmas de las 10.000 establecidas. Y es que después de determinar que el gato no se había escapado en el interior sino  en las pistas de aterrizaje, le comunicaron que en esta zona no podía buscarlo y que solamente podia esperar que alguien lo encontrara.  “La difusión del caso por las redes sociales ha permitido que AENA e Iberia reaccionaran y el miércoles por fín dejaron entrar a Andrea de tres a ocho de la noche” señala Dufau. La búsqueda fue infructuosa esa tarde, pero al día siguiente de madrugada un operario vio varias veces a Itchy, a quién reconoció por su collar verde, en la zona corporativa de la T2. Fue entonces cuando Andrea pidió que le dejaran ir de noche. “Con el ruido que hay en las pistas durante el día es mejor buscarlo de noche” anota su tía, que denuncia “las pegas que le han puesto hasta ahora”. “Me dejaron pasar dos días de siete a diez y este lunes ya he podido estar de nueve hasta las tres de la madrugada, algo que llevo pidiendo desde que desapareció, con una persona de seguridad y una voluntaria que trabaja en esa terminal” explica Andrea, que los fines de semana ha tenido que renunciar a su búsqueda porque cierran la oficina central y no puede solicitar la acreditación. Su insistencia tiene una razón de ser: “Sé que no lo están buscando, Iberia ya me ha dicho que no ha destinado ninguna persona para su captura”. 

La Plataforma Gatera pide más tiempo por la noche y jaulas trampa y monitorizadas porque Itchy no es el único gato que vive en el aeropuerto. “Hay dos colonias de gatos y donde se encuentra Itchy hay unos quince, hecho que demuestra que hay gente que los alimenta, que está pendiente de ellos” subraya Dufau. La presidenta de la entidad considera que “el fallo es suyo e Iberia està haciendo lo mínimo, no ha activado ningún mecanismo para hallarlo once días después”. Andrea està convencida que si dispone de más tiempo se reecontrará con él: “Tengo esperanza, en casa cuando lo llamo viene, aquí quizás está asustado y no viene, pero siempre maúlla cuando lo llamo”.

Artículo de Xavi Tedó