Entradas

Castilla-La Mancha realiza una suelta experimental para establecer en Albacete el primer núcleo incipiente de linces

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha procedido a la suelta del lince ibérico Lucero en el municipio albaceteño de Albatana. Se trata de un ejemplar nacido en el año 2015 que, tras ser reintroducido en libertad durante cuatro años en el área de Los Montes de Toledo y ser el progenitor de ocho camadas con un total de 21 cachorros, sufrió un atropello en 2019 que le costó la amputación de una de sus extremidades delanteras.

El felino, tras sufrir el accidente, fue tratado durante más de dos años en El Chaparrillo, en Ciudad Real. Allí, los profesionales de este Centro de Recuperación de Fauna Amenazada de la Junta de Comunidades, además de recuperarle medicamente tras su intervención, han entrenado las capacidades de captura de Lucero en un ambiente lo más parecido posible al que se va a encontrar en el medio natural tras su liberación en Albatana.

El viconsejero de Medio Ambiente, Fernando Marchán, ha destacado que, con la liberación de Lucero, el Ejecutivo autonómico persigue dos objetivos. Por un lado, dar la oportunidad al felino de poder vivir en libertad y, por otro, “intentar que crie para que, con el paso del tiempo, se pueda establecer en la zona sureste de Albacete un núcleo incipiente de linces ibéricos que sería, en caso de producirse, el primero en esta provincia de esta especie en peligro de extinción”.

Adaptación al medio natural en libertad del lince Lucero

Para que la reintroducción sea efectiva, Marchán ha explicado que es necesario que se den varias circunstancias. La primera de ellas, que Lucero sea capaz de cazar por sí solo y alimentarse, para lo que va a contar con la alta densidad de conejos de campo que hay en la zona escogida.

Además, debe aprovecharse para asentarse en su nuevo medio de la baja presencia humana, la gran cantidad de refugios y la ausencia de machos de la especie que pudieran comprometer la supervivencia de un animal que tiene mermada su capacidad de defensa.

Por último, el lince liberado debe ser capaz de cruzarse con la única hembra de lince territorial, Quastellana, cuya presencia ha sido constatada por los técnicos de la Consejería en este territorio, “lo que significaría que la suelta experimental que estamos realizando ha culminado con éxito”, ha dicho Marchán, quién ha informado que durante las primeras semanas, Lucero, gracias a un collar GPS, va a ser monitorizado a diario por un equipo de Agentes Medioambientales para valorar diariamente su evolución en la naturaleza.

Más de 100 ejemplares liberados de lince ibérico en la región

Desde el año 2015, a través de sus programas de reintroducción, Castilla-La Mancha ha liberado alrededor de 100 ejemplares de lince ibérico que habían sido criados en cautividad, logrando asentar en su territorio tres zonas estables de este felino en peligro de extinción: Montes de Toledo, Sierra Moreno oriental y Sierra Morena occidental.

Según los datos de 2020, gracias al seguimiento desarrollado por agentes medioambientales, técnicos de la Consejería de Desarrollo Sostenible y los profesionales de Geacam, con la colaboración del personal de las fincas, se detectaron un total de 47 camadas silvestres con al menos 146 cachorros; 60 en Montes de Toledo, 40 en Sierra Morena oriental y 37 en Sierra Morena occidental.

“Se trata de buenas noticias, puesto que estamos hablando que la población de linces ibéricos en Castilla-La Mancha se ha estabilizado y supera los 180 ejemplares mayores de un año (entre felinos adultos y juveniles); y si sumamos los cachorros nacidos en 2020, estaríamos por encima de los 326 ejemplares”, ha afirmado Marchán, quién también ha avanzado que, en la actualidad, están terminando de recabar los datos de las camadas de este año para poder cerrar el censo definitivo de 2021.

Por otro lado, ‘Lucero’ es el lince ibérico número once que se ha liberado a lo largo del presente año en la temporada de sueltas para su reintroducción en el medio natural. Los diez anteriores procedían de diferentes centros de cría en cautividad de España y Portugal y fueron liberados seis en el área de reintroducción de los Montes de Toledo y cuatro en Sierra Morena Oriental. ‘Lucero’, con sus particulares circunstancias, es el primer felino que se libera en la provincia de Albacete.