Entradas

La sociedad española muestra su rechazo absoluto hacia el Toro de Jubilo a través de las redes sociales

Más de 14.000 tweets llevaron los hashtags #MedinaceliVergüenzaNacional #NoMásToroJubilo a situarse entre las dos primeras tendencias en Twitter. Todo un éxito de una sociedad que muestra una vez más su rechazo absoluto hacia los espectáculos taurinos.

La plataforma de encuentro de activismo antitaurino, la Marea Antitaurina, en la que participan numerosas organizaciones nacionales e internacionales contra el maltrato animal, solicitó a sus seguidores que apoyasen la campaña llevada a cabo en Twitter solicitando al alcalde de Medinaceli el fin de la crueldad y el sufrimiento en dicho municipio. La respuesta de la sociedad española fue espectacular y contundente, con más de 14.000 tweets mostrando su rechazo hacia el Toro de Jubilo.

Madrid 14 de noviembre de 2021/ ANDA

De nuevo, el sábado 13 de noviembre volvieron a celebrar el Toro de Jubilo de Medinaceli (Soria), un espectáculo que también fue retransmitido por el canal 9 de la televisión de Soria. Torturan a un pobre toro embadurnando de barro al animal y colocándole en la cornamenta unas sobreastas de hierro “gamella” que terminan en dos bolas preparadas con azufre, estopa y aguarrás a las que se prende fuego. Además, dentro del recinto colocan cuatro hogueras, dedicadas a los Santos Mártires de la localidad y el toro está sufriendo y quemándose vivo.

La Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA), en una nota de prensa, ha mostrado su rechazo hacia estas personas a las que les resulta muy divertida la celebración del Toro de Jubilo y se sienten muy orgullosas de su tradición. Para ANDA, estas personas deberían recapacitar y tener en cuenta la opinión de los ciudadanos, ya que una gran mayoría de la sociedad rechaza estos espectáculos cruentos. Lo defienden desde el pueblo como si de algo especial se tratara, aludiendo a hechos medievales que ya a nadie importan, excepto a aquellos que no han evolucionado y cuya cultura y educación están todavía ancladas en tiempos remotos.

En dicha nota de prensa, la asociación animalista expresa que si ya resultaban patéticos los vecinos de Medinaceli intentando justificar esta barbarie, más lastimoso es ver al pobre animal arrastrado con una soga, atado a un poste a la fuerza, y, finalmente, portando enloquecido las antorchas encendidas. Sin embargo, deberían recapacitar y tener en cuenta la opinión de los ciudadanos, ya que una gran mayoría de la sociedad rechaza estos espectáculos cruentos. Estamos en el siglo XXI y tenemos que avanzar, el maltrato de seres vivos nunca puede ser diversión ni puede estar subvencionado con dinero público.

«El maltrato de seres vivos nunca puede ser diversión ni puede estar subvencionado con dinero público».

Tal y como ha detallado ANDA, las consecuencias de esta práctica son terribles para los toros. En primer lugar, lógicamente, el toro se quema. El barro se seca y se desprende, con lo cual las chispas que caen, queman al toro en la cara, en el lomo y en los ojos. Los cuernos también son un área sensible, que al calentarse provocan un terrible dolor. Los animales sufren, especialmente, daños psicológicos. La fiesta fue declarada Bien de Interés Turístico y Patrimonio Cultural Inmaterial de Medinaceli en 2002 por la Junta de Castilla y León.

El artículo 19 del Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de la Comunidad de Castilla y León estipula que “en todos los espectáculos taurinos populares y tradicionales queda prohibido herir, pinchar, golpear, sujetar o tratar de cualquier otro modo cruel a las reses”, pero contempla una excepción para los casos en los que estas acciones “sean inherentes a un espectáculo taurino tradicional de los previstos en el Capítulo II” del Reglamento. Es precisamente a esta consideración a la que se agarra la Junta de Castilla y León, pese a que sí emprendió acciones para prohibir el Toro de la Vega en 2016.

“Los toros de fuego son la máxima crueldad que tenemos todavía en España, y encima subvencionado con dinero público. Estamos en el siglo XXI y afortunadamente la sociedad va evolucionando y rechaza esos espectáculos cruentos. Somos mayoría y nuestros políticos tienen que escuchar a sus ciudadanos y demostrar más empatía hacia los animales. Estas tradiciones tienen que acabar”, señala Encarna Carretero, Departamento de Comunicación de ANDA.

“Si no fuera por el dinero público, el sector de la tauromaquia estaría hundido”

La pandemia del coronavirus permitió que muchos animales descansaran en paz durante dos años, lejos de la tortura y el maltrato que sufren durante los espectáculos taurinos. Lamentablemente, con la mejoría en la evolución del virus, el sector de la tauromaquia parece haber despertado, siempre gracias a las ayudas públicas que reciben desde los distintos gobiernos.

Con el fin de realizar una radiografía de la situación actual de la tauromaquia en España, Animalados ha entrevistado a Encarna Carretero, encargada del departamento de comunicación de ANDA (Asociación Nacional para la Defensa de los Animales), una asociación que lleva desde el 1989 trabajando por una mejor protección de todos los animales, entre ellos, todos aquellos que sufren la violencia gratuita y desgarradora de los espectáculos taurinos.

¿Cómo está siendo el regreso de la tauromaquia en España tras la pandemia? ¿Se han reducido el número de espectáculos o, por lo contrario, ha regresado con más fuerza?

El parón de los espectáculos taurinos a causa de la pandemia supuso una gran alegría para nosotros, aunque éramos realistas y sabíamos que más tarde o tempranero, por desgracia, iban a volver. Los animales han tenido dos años de tranquilidad, sin ser maltratados en las plazas de las torturas.

La caída de la actividad taurina es una realidad indiscutible. Lo que ocurre es que, con el parón de la pandemia, cuando ha vuelto a celebrarse algún festejo taurino después de tanto tiempo, como pasó el 2 de mayo en Las Ventas, consiguieron llenar la plaza, eso sí, con el aforo permitido por las limitaciones del covid.

Que se hayan llenado algunas plazas no quiere decir que el regreso de la tauromaquia esté siendo un éxito total, lo que sucede es que cuando hay un parón largo provocado por cualquier motivo, todo se coge con más ganas. Esto mismo está sucediendo con conciertos, eventos deportivos, etc. Los taurinos, que están deseando ver sangre a todas horas, cogieron con más interés el regreso de estos espectáculos porque han estado dos años sin poder celebrar ninguna fiesta taurina y sin poder acudir a ninguna plaza.

La tauromaquia está en decadencia, esto es un hecho indiscutible. Los espectáculos taurinos han caído en un 73,4% desde el año 2007. Por este motivo, cuando los taurinos hablan de un gran regreso y una gran acogida de estos espectáculos tras la pandemia, de alguna manera, lo dicen porque necesitan vender este mensaje.

«Los espectáculos taurinos han caído en un 73,4% desde el año 2007»

Es importante destacar que el 77,5% de los festejos taurinos, según datos del 2019 de AVATMA (Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal), se concentran en tan solo cuatro comunidades autónomas: Andalucía, Castilla y León, Castilla y la Mancha y la Comunidad de Madrid. Por tanto, los datos indican que la tauromaquia se encuentra en decadencia total.

Durante el pasado mes de octubre las redes sociales ardieron pidiendo al gobierno el fin de las becerradas. ¿Las becerradas son el máximo exponente de crueldad de la tauromaquia?

Las becerradas, sin duda, es una de las formas de lidia más crueles que existen, especialmente por dos razones fundamentales. La primera es que en esta modalidad se maltratan animales menores de dos años, para los que el sufrimiento físico y psíquico de las corridas se ve incrementado por su mayor fragilidad, reducida capacidad de reacción y desesperada necesidad de sentirse protegidos por su madre y su manada.

Si bien el toro adulto apenas muge cuando es atacado con el fin de mostrar fortaleza, los becerros sí que mugen de manera desesperada durante la lidia, intentando atraer la atención de los suyos. Una escena que desgarran el corazón de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

La segunda razón es que en las becerradas, normalmente, lidian personas inexpertas, ya sean estudiantes de escuelas de tauromaquia o incluso en muchas ocasiones aficionados que clavan los instrumentos de tortura en lugares indebidos, extrayéndolos y clavándolos una y otra vez tras intentos infructuosos, causando un tormento terrible a estos pequeños animales.

Los becerros, víctimas de las becerradas, una de las modalidades más crueles de la tauromaquia

¿Existen datos oficiales del porcentaje de población española que está a favor y en contra de estos espectáculos violentos?

En las encuestas de población general siempre salen ganando los antitaurinos. Por tanto, lo que gana es la empatía de una población que, afortunadamente, cada vez se muestra más en contra de estos espectáculos. El 78% de los españoles está en contra de las subvenciones a la tauromaquia (YouGov, 2018). Mientras que el 84% de los jóvenes no se sienten orgullosos de vivir en un país en el que las corridas de toros son una tradición (Ipsos Mori, 2015).

En datos de votantes, el 81,4% de los españoles no están a favor de la tauromaquia, pero solo el 46,7% la prohibiría. El 52,4% de votantes menores de 35 años, sí que prohibirían la tauromaquia, por tanto, una vez más estamos ante un tema generacional. Por otro lado, entre lo que son hábitos culturales, solo el 5,9% de la población acudió a una corrida de toros, novilladas o rejones. Si consideramos todos los festejos taurinos, incluidos los que se celebran en la calle, el 7,9% de la población ha presenciado alguna vez esta clase de espectáculos.

El bajo porcentaje de personas que han acudido a estos espectáculos contrasta con el porcentaje de población que ha consumido otras expresiones culturales. Por ejemplo, 87,2% música, un 57,8% cine, un 50% museos, un 46,7% galerías y exposiciones y un 26,8% de bibliotecas. Hablamos de datos que tienen como fuente al Ministerio de Cultura y que confirman que solo el 5,9% de la población consume la tauromaquia, una clara minoría.

Teniendo en cuenta el porcentaje predominante de rechazo social hacia la tauromaquia, ¿por qué todavía existen estos espectáculos en España?

Estos espectáculos tan aberrantes siguen vivos porque los políticos que tenemos se empeñan en que hay que seguir dando dinero y manteniendo a este sector. A pesar de que el empleo del sector taurino es precario y endogámico se siguen manteniendo a costa de las subvenciones públicas. Nosotros desde ANDA siempre decimos que si no fuera por el dinero público, el sector de la tauromaquia estaría hundido, y ellos lo saben.

Las fiestas o espectáculos taurinos no solo incluyen las corridas de toros, sino un numeroso conjunto de tradiciones y festejos populares vinculados al mundo del toro que es lo que se conoce como tauromaquia. El 12 de noviembre de 2013 sacaron la Ley 18/2013 para la Regulación de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural en la que la tauromaquia pasó a ser catalogada como patrimonio cultural y a depender del Ministerio de Cultura que, a través de esta ley, está obligado a darle dinero.

“El carácter cultural de la tauromaquia es indiscutible y merece ser preservado como un tesoro propio de nuestro país, rico en culturas distintas”. Este es el mensaje de la Ley 18/2013, una ley que hizo el PP en 2013 y que protege a la tauromaquia. Los políticos de nuestro país tienen muy poca empatía hacia los animales, especialmente, hacia los pobres toros, becerros y novillos que tienen que aguantar estas tradiciones y torturas porque un porcentaje reducido de la población disfruta con la sangre.

Los caballos, otros animales que también sufren el maltrato propio de los espectáculos taurinos

¿Por qué las personas menores de edad puedes acudir a estos festejos de violencia, maltrato y tortura?

Para ANDA, uno de los aspectos más dañinos de la tauromaquia para la sociedad es la frecuente presencia de menores. El tema de las edades en las plazas depende de cada comunidad autónoma, pero en España en general no hay ninguna normativa que prohíba la entrada de menores a estos recintos.

No podemos ignorar las recomendaciones que se hicieron el 12 de febrero del año 2018 por parte de la máxima instancia en derechos de la infancia de la ONU, en su sección violencia hacia la infancia, donde señaló que “con el fin de prevenir los efectos perjudiciales de la tauromaquia en los niños, el comité recomienda que el Estado español prohíba la participación de menores de 18 años como toreros o como espectadores de eventos taurinos”, unas recomendaciones que el gobierno español ha ignorado por completo.

Para nosotros, esta recomendación por parte de la ONU fue una noticia estupenda y muy celebrada, porque se trata de un organismo muy importante que ha mostrado su rechazo hacia la presencia de menores en este tipo de espectáculos tan crueles, que lo único que provocan es la desensibilización de los niños hacia los animales y que causan que en un futuro puedan desarrollar actitudes violentas.

¿Cómo se financia la tauromaquia en España?

La tauromaquia sobrevive gracias a las subvenciones públicas. En España este sector recibe fondos de la Política Agraria Común (PAR), del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Agricultura, de las Comunidades Autónomas, de las Diputaciones y de los Ayuntamientos.

Mientras sectores imprescindibles como la sanidad o la educación necesitan ayuda urgente, especialmente tras la pandemia, millones de euros del dinero público son destinados a mantener con vida la tauromaquia.

«Estamos siendo partícipes, queramos o no, de la existencia de la tauromaquia»

Estamos siendo partícipes de alguna manera, queramos o no, de la existencia de la tauromaquia. Gran parte del dinero de nuestros impuestos está dirigido a mantener lo que es un maltrato animal.

¿Estamos cerca del fin de la tauromaquia en España o queda mucho camino por recorrer?

La tauromaquia está en decadencia y nosotros no nos vamos a rendir. Estamos concentrados en campañas en redes sociales, especialmente en Twitter, que es una red social en la que podemos etiquetar a alcaldes y políticos, de manera que les llega el mensaje de rechazo por parte la sociedad. Los políticos deberían escuchar y hacer caso a lo que reclama la mayor parte del país.

¿Estamos cerca del fin de la tauromaquia? Yo sinceramente pienso que sí. Poco a poco ya está sucediendo y los taurinos lo saben y se están dando cuenta porque no se llenan las plazas. Muchas veces tienen que regalar las entradas para intentar llenarlas. Estamos cansados de ver festejos o corridas en Las Ventas o en cualquier otra plaza y están vacías. Además, este negocio no es sostenible, pero siguen recibiendo dinero y más dinero por parte de los políticos.

Como hemos dicho, las subvenciones principalmente vienen de la Política Agraria Común (PAC), del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Agricultura, de las Comunidades Autónomas y también de las diputaciones, alcanzando los 500 millones de euros. Cuando se corten estás ayudas públicas el sector taurino dejará de funcionar. Se trata de una actividad que no tiene ningún futuro y está destinada a la desaparición. Invertir en tauromaquia hoy en día es como invertir en máquinas de escribir.

«La mejor ayuda que pueden recibir las pocas familias que viven de la tauromaquia es un plan de reconversión, con actividades no crueles y con futuro»

La mejor ayuda que pueden recibir las pocas familias que viven de la tauromaquia es un plan de reconversión, con actividades no crueles y con futuro. Estas personas tienen que pensar que ya no estamos en la Edad Media. Antes se quemaban a personas en la hoguera, o se fusilaban a personas en medio de una plaza, pero estas escenas horribles forman parte de nuestra historia. De lo que se trata es de avanzar y no quedarse anclado. Estamos en el siglo XXI, no podemos seguir teniendo festejos taurinos para que unos pocos se lo pasen bien a costa de la tortura animal.

¿En qué iniciativas en contra de la tauromaquia trabaja la asociación ANDA actualmente?

La plataforma La Tortura No Es Cultura, a la que pertenecemos desde hace diez años, se creó entre varias asociaciones con el objetivo de luchar contra la tauromaquia, y esto es lo que estamos haciendo. Hemos impulsado muchas campañas en redes sociales, como hace poco, una en la que pedíamos el fin de las becerradas, logrando más de 13.000 tweets que llevaron el hashtag #BecerradasNuncaMás y alcanzando el Top 3 de tendencias en Twitter. Todo un éxito.

Además, subimos contenidos y noticias a través de nuestra página web para que las personas puedan conocer la realidad de maltrato y tortura que sufren los animales en los espectáculos taurinos. Los toros no son los únicos animales torturados en estos festejos, desgraciadamente hay más víctimas, como los caballos. Intentamos hacer mucho hincapié en que no debemos olvidar a estos otros animales que sufren mucho dolor físico y psíquico.

También luchamos en contra de la declaración de la tauromaquia como bien de interés cultural. Hemos organizados manifestaciones antitaurinas y campañas con el fin de trasladar el deseo de la mayor parte de la población, que no es otro que poner fin a un espectáculo retrogrado. Los espectáculos taurinos no tienen cabida en nuestra sociedad. Si alguien sufre, ya no es una fiesta.

InfoZOOS pide el cese de las interacciones directas entre animales salvajes y visitantes en los zoos españoles

La Coalición ha pedido a la Ministra de Transición Ecológica que recomiende a las Comunidades Autónomas que impidan el contacto directo entre animales salvajes y público en cualquier contexto dentro de los zoos.

La Coalición InfoZOOS (ANDA y FAADA) se ha dirigido a la Ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITERD) para solicitar que en su función de coordinación de la aplicación de la Ley de Zoos 31/2003 pida a las Comunidades Autónomas que en las inspecciones para autorizar, renovar o comprobar el buen funcionamiento de las instalaciones zoológicas, se exija que los zoos no ofrezcan actividades que impliquen el contacto directo y la interacción entre animales salvajes y público visitante.

Según ha informado esta coalición, en este tipo de actividades, principalmente dirigidas a los niños, incluyen sesiones fotográficas o de “Toca-Toca” en las que los animales salvajes van pasando de mano en mano. Además, en ocasiones se saca a los animales salvajes de sus instalaciones para trasladarlos a las zonas comunes y en otras es el público el que se introduce en el recinto de los animales para interactuar con ellos.

InfoZOOS explica en un comunicado que estas acciones suponen tergiversar e incumplir con la misma Ley de Zoos (Ley 31/2003) ya que en ésta se pide que los zoos contengan una carga pedagógica dirigida hacia la educación en valores de conservación de especies. Las actividades de interacción y contacto directo con los animales actúan justo en sentido contrario al ofrecer una imagen distorsionada y errónea de que los animales salvajes quieren ser acariciados y abrazados por las personas. Esta creencia lleva al deseo del público de adquirir un ejemplar de esa especie o similar para tener de “mascota” en casa, concepto que va en contra del objetivo conservacionista.

Por otra parte, tal y como comentan ANDA y FAADA, la promoción de un contacto directo entre animales y visitantes en un zoo aumenta exponencialmente los riesgos de seguridad para los visitantes, especialmente cuando se hace uso de determinadas especies que por sus características físicas pueden considerarse potencialmente peligrosos. También incrementa el riesgo sanitario tanto de los animales como de los seres humanos. La reciente pandemia nos ha demostrado que los contactos directos entre animales salvajes y público, en vez de incentivarse, deben mantenerse en los mínimos posibles.

De hecho, la Guía de Aplicación de la Ley 31/2003 publicada en el año 2006 por el entonces Ministerio de Medio Ambiente, indica expresamente que los zoos no deberían organizar sesiones fotográficas ni otro tipo de actividades que, como las aquí expuestas, se alejen del único y auténtico papel que tiene el zoo en nuestra sociedad: la conservación de las especies y la educación en valores conservacionistas.

Según Albert Díez, portavoz de InfoZOOS: “Los zoos pueden, y deben, ser una herramienta para la conservación de especies y de difusión de valores conservacionistas. Todo lo que no actúe en este sentido debe quedar al margen de cualquier zoo. Las sesiones fotográficas o la oferta de “tocar” a los animales salvajes pertenecen más a un concepto obsoleto de “casa de fieras” que a un zoo que se precie como tal”.

Los propósitos de las asociaciones animalistas para el 2020

Comienza el 2020 y con el nuevo año seguro que llegarán muchos cambios y mejoras en beneficio del bienestar de los animales. Existen numerosas entidades y asociaciones que acumulan muchos años de acción y lucha por la defensa de sus derechos y por este motivo hemos hablado con algunas de ellas para conocer sus objetivos y propósitos con la entrada de este año nuevo.

Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA)

ANDA se fundó 1989, por lo que cuenta con más de 30 años de experiencia en la lucha de la protección animal. Además de trabajar con gatos y perros abandonados, esta asociación vela por los intereses de otros animales olvidados a los que nadie protegía, como son animales de granja, de laboratorio, de zoos, de circos o de la industria peletera. Desde ANDA se lucha contra todo tipo de crueldad que afecte a los animales, organizando campañas de concienciación y dando a conocer a las personas y a la sociedad en general las condiciones que sufren los animales en la actualidad.

Encarna Carretero, encargada del departamento de comunicación de ANDA, valora positivamente los avances cosechados por la asociación a lo largo de los últimos años: “Estamos contentos de que la sociedad cada vez está más concienciada, rechazando aspectos como la tortura propia de la tauromaquia. La gente ya reclama el respeto hacia los animales, estamos avanzando aunque todavía queda mucho camino por recorrer”.

De cara al nuevo año, Encarna Carretero nos comenta que ANDA espera que: “el 2020 venga mejor para los animales, nos necesitan porque somos su voz, hemos de darles voz. No queremos que haya tantos abandonos de animales. Pedimos que haya mayor conciencia a la hora de adoptar, un animal no es un juguete y sufren igual que las personas. Adoptar y no comprar. Las protectoras están llenas de animales que necesitan una nueva oportunidad. Desde ANDA trabajaremos para que exista más raciocinio entre las personas a la hora de tener un animal y para que desaparezcan los festejos taurinos. Poco a poco se están consiguiendo todas estas metas”.

Coordinadora per l’Abolició dels Correbous

Esta organización seguirá lidiando por sexta temporada consecutiva en la lucha genuina contra la tauromaquia que sobrevive en Catalunya. El objetivo principal de la Coordinadora per l’Abolició dels Correbous para 2020 es acabar con la presencia y tortura que sufren los animales en la celebración de numerosas fiestas mayores del territorio catalán.

Tal y como afirma Helena Escoda, portavoz del grupo, el objetivo es “erradicar los abusos a los animales en las fiestas populares tradicionales, hecho que no conlleva una pérdida de nuestra cultura autóctona, más bien lo contrario, es una reafirmación de nuestra identidad cultural, ya que la mayoría de las fiestas mayores catalanas de índole taurina ya se celebran con figuras o carcasas zoomorfas que representan los toros, las mulas y otros animales mitológicos del ganado popular”.

Desde la Coordinadora per l’Abolició dels Correbous se defiende un modelo de celebración popular en el que siga reinando la alegría y la felicidad, eso sí, sin rastro del maltrato animal: “erradicar los abusos a los animales en las fiestas no significa en absoluto tener que renunciar a la alegría, a la participación colectiva, al reencuentro y a la cultura autóctona. Hay que apostar por una cosmovisión que deje atrás la pesadilla antropocéntrica y que sea capaz de reconciliar a los catalanes con los toros”.

Katubihotz

Katubihotz es una asociación de Guipúzcoa creada para cuidar y controlar las colonias de gatos que viven en las calles de la localidad de Pasajes. Es un grupo formado por personas que respetan a los animales y que luchan desde hace ya varios años para que los felinos sean aceptados y respetados en nuestra sociedad.

Juan Rodríguez, coordinador y tesorero de la asociación, quiere que Katubihotz mantenga la línea de trabajo de los últimos años en el 2020: “En el 2018 logramos 210 adopciones de gatos, mientras que en 2019 bajamos a 198. Queremos subir el número en 2020. Hemos de aprovechar el momento de evolución ecosocial que está viviendo la sociedad. También tenemos la voluntad de concienciar un poco más a las personas sobre el bienestar animal”.

Desde la asociación vasca también se pretende dar continuidad a todo el trabajo realizado con el protocolo CES: “El protocolo de Capturar, Esterilizar y Soltar es muy importante para garantizar una convivencia saludable entre los ciudadanos y los gatos que viven en el entorno urbano. Además de controlar la superpoblación y mejorar la calidad de los gatos que viven en la calle, se garantiza la salud pública y se evitan las molestias que puedan causar dichos animales”.

Asociación Defensa Derechos Animal (ADDA)

ADDA en una asociación fundada en 1976 que fue la primera de ámbito estatal dedicada a la defensa y el bienestar de los animales en general. Declarada de Utilidad Pública en 1981, la Asociación Defensa Derechos Animal es una Organización No Gubernamental, apolítica e independiente.

El trabajo de ADDA se centra principalmente en denunciar el abuso y el maltrato hacia los animales, promover y participar en la elaboración de marcos legislativos, presionar a través de acciones de protesta y reivindicativas, generar campañas de información y concienciación, elaborar y divulgar programas educativos, editar publicaciones y material de sensibilización, impulsar plataformas de participación a favor del respeto hacia los animales y defender y proteger la naturaleza y la conservación de su biodiversidad.

Neus, miembro de la asociación, nos comenta que entre los diversos objetivos de ADDA para 2020, destaca la “continuación con la campaña para conseguir cámaras de videovigilancia obligatoria en los mataderos para garantizar la transparencia y el cumplimiento de la normativa y evitar así el maltrato animal”. Otro proyecto que está en el punto de mira de la Asociación Defensa Derechos Animal es “dar continuidad a la campaña de firmas para que el Parque de Collserola sea declarado refugio de fauna salvaje y no se permita cazar”.

Por otro lado, como miembros de la Coalición Europea para la erradicación de los experimentos en Animales y de Cruelty Free Europe, desde ADDA se seguirá en 2020 con la divulgación de campañas, concienciando e influyendo para que se cumpla el mandato de la Directiva Europea hacia la divulgación e implementación de los métodos alternativos en sustitución de la experimentación con animales”. (Ver vídeo https://vimeo.com/373105286)

Además de todo esto, un año más desde ADDA se realizarán campañas en favor de la identificación y adopciones de animales, se realizarán charlas educativas en las escuelas vinculadas al respeto que merecen los animales y se trabajará junto a la plataforma “Prou Correbous” para eliminar los  Correbous en Catalunya.

SOS Galgos

SOS Galgos cumple en 2020 veinte años luchando por la defensa de los galgos autóctonos, usados indiscriminadamente por cazadores para posteriormente ser abandonados, ahorcados, degollados y arrojados a pozos y cunetas por toda España. Desde la asociación se lleva a cabo un programa de adopción, pero sobre todo se trabaja en el campo legislativo y educativo para atacar este problema de raíz.

Anna Clements, Directora General y cofundadora de SOS Galgos, nos explica que a lo largo del nuevo año el propósito de la asociación es “continuar con la campaña de denuncia hacia la situación de maltrato que sufren los galgos. También seguiremos con nuestra labor de educación en las escuelas y en diferentes sitios acerca de los galgos y de la importancia que tiene la tenencia responsable de los animales. Por último, como hemos hecho todos estos años, continuaremos rescatando galgos y buscándoles un nuevo hogar mediante la adopción”.

Desde SOS Galgos se trabaja para que la gente se dé cuenta de que, tanto los galgos retirados de las carreras, como aquellos que ya no se necesitan para cazar, pueden ser unos animales de compañía ideales para el hogar.

 

“Hay multitud de países en todo el mundo donde están prohibidos los circos con animales. Sólo en la Unión Europea ya hay diecinueve”

Entrevista a Marta Merchán, coordinadora de infocircos: una coalición de cinco asociaciones de protección animal: ANDA, FAADA, AnimaNaturalis, AAP Primadomus y Born Free Foundation que trabaja por eliminar el sufrimiento animal de los espectáculos circenses.

 

¿Qué tanto por ciento del territorio español está libre de circos con animales?

Ahora mismo hay cuatro Comunidades Autónomas donde se han prohibido los circos con animales: Catalunya en 2015, Baleares en julio de 2017, Galicia en septiembre de 2017 y la Región de Murcia en octubre de 2017. Catalunya, Galicia y Región de Murcia han prohibido la utilización de animales salvajes en los circos, mientras que Baleares prohibieron la utilización de todo animal en los circos. Estas cuatro Comunidades suponen un 27.7% del territorio español. El proceso de prohibición está abierto, aunque en distintas fases, en prácticamente todas las demás Comunidades Autónomas. Nuestra previsión es que el próximo año se sumen al menos Aragón, Castilla-La Mancha, Cantabria, Canarias y Extremadura. A nivel municipal, hay ya 450 municipios de todo el Estado que se han declarado libres de circos con animales. De los 62 municipios de más de 100.000 habitantes, solamente 12 siguen permitiendo estos espectáculos, además de Madrid y Valladolid donde la no autorización está siguiendo un proceso de moratoria, que esperamos concluya definitivamente en un futuro próximo. 

¿Cuál es el municipio más garantista y cuál el menos avanzado?

Para InfoCircos es garantista todo municipio que se haya declarado oficialmente libre de circos con animales. Hay algunos municipios que por diversos motivos han preferido no hacer una declaración oficial en este sentido mediante la aprobación de una moción en el Pleno ni la introducción de la medida en las ordenanzas, pero de hecho no están autorizando circos que tengan animales. Evidentemente preferimos que la medida quede recogida en una ordenanza municipal para que quede atada de cara al futuro, pero a falta de esto, por supuesto es positivo que en estos lugares se estén denegando permisos a circos con animales. En esta fase de nuestro trabajo y con el alto número de municipios conseguido, estamos dedicando una parte muy importante de nuestros recursos a trabajar con los gobiernos autonómicos, de modo que una vez conseguidas las prohibiciones a nivel autonómico, obviamente todos los municipios de la Comunidad Autónoma en cuestión deben adaptarse a lo estipulado por la ley autonómica.  

¿En qué país deberíamos fijarnos a este respecto?

La lista es muy larga. Hay multitud de países en todo el mundo donde están prohibidos los circos con animales. En la Unión Europea 19 países han limitado o prohibido la utilización de animales en los circos y la lista sigue aumentando.
En España las prohibiciones se han tenido que llevar a cabo por Comunidades Autónomas en vez de a nivel estatal, pero es cierto que en los últimos dos años el avance ha sido espectacular y los circos con animales, al menos con animales salvajes, verán su fin en un plazo relativamente corto de tiempo. De hecho, el que el proceso esté siendo gradual puede resultar beneficioso en cuanto a que permite buscar las mejores soluciones para los animales que ya hay en los circos.

¿Es justo distinguir entre animales domésticos y salvajes a la hora de autorizar o no un espectáculo con animales? ¿No sufre igual un caballo que un elefante?

Si hablamos de justicia o de ética, entonces lo ideal y lo correcto sería desde luego prohibir la utilización de cualquier animal en cualquier forma de espectáculo. Hoy en día contamos con ilimitadas posibilidades y formas de entretenimiento como para tener que recurrir a la utilización de ningún animal para divertirnos. Sin embargo, la prohibición de los circos con animales salvajes es el primer paso en esta dirección y tiene sentido que así sea. Un animal doméstico no tiene por qué sufrir necesariamente por el hecho de tener que vivir o actuar en el circo. Un perro, por ejemplo, puede aprender a hacer trucos mediante el aprendizaje en positivo y tampoco tiene por qué suponerle ningún trauma ni estrés el vivir en itinerancia. Su bienestar, en definitiva, va a depender directamente del trato que le dé su dueño, exactamente igual que el trato que de cualquier persona a su perro. Para los animales salvajes la situación es muy distinta. Son animales que, incluso los que han nacido en cautividad, siguen siendo salvajes, tienen las mismas necesidades e instintos que cualquier otro animal salvaje, y la vida que se ven obligados a llevar en un circo no puede en ningún caso satisfacer sus necesidades más básicas, ni fisiológicas, ni mentales, ni sociales. Un circo nunca va a poder ser un lugar adecuado para los animales salvajes, por muy buena que sea la voluntad de la gente del circo para tratar de que estén bien.

Por otra parte, la utilización de animales en los circos afecta a otros aspectos además del bienestar y la protección de los animales. Se trata de espectáculos que ponen en riesgo la seguridad ciudadana y la salud pública ya que existe la posibilidad de que los animales escapen o entren en contacto directo con el público pudiendo causar graves daños o incluso la muerte a personas u otros animales, como ha ocurrido en numerosas ocasiones. Todos los años se registran incidentes relacionados con animales de circos. Recientemente Eurogroup for Animals, la principal coalición de organizaciones de bienestar animal en la Unión Europea, ha publicado un informe según el cual en los últimos 22 años se ha tenido constancia en la UE de 305 incidentes en los que se han visto involucrados 608 animales salvajes, lo que hace una media de 15 por año. España es uno de los Estados miembro que lideran la cuenta con un total de 19 incidentes, 24 animales involucrados y con el lamentable resultado de cinco heridos y un muerto.

Marta Merchán

Y por último, desde un punto de vista jurídico, nos encontramos con una situación de vacío legal con respecto a los animales salvajes utilizados en los circos. No existe una legislación que regule esta actividad, lo que conlleva una situación de desamparo legal para los animales salvajes utilizados en estos espectáculos. Para los animales domésticos existe legislación garantista, que será insuficiente y se aplicará mejor o peor en cada caso, pero está ahí, cosa que no ocurre para los animales salvajes de los circos. Así que, aunque está claro que tendremos que seguir trabajando por una sociedad totalmente libre de espectáculos con animales, como decía, el primer paso es que los animales salvajes dejen de ser utilizados en este tipo de espectáculos.

Desde las asociaciones de protección animal llevamos muchos años trabajando en muchos frentes y poco a poco hemos logrado que la sociedad vaya adquiriendo conciencia del trato que damos a los animales. Pero las cosas llevan su tiempo y hay que ir paso a paso. El momento de sacar a los animales salvajes de los circos es éste: porque la ciencia veterinaria se ha manifestado acerca de la imposibilidad de satisfacer sus necesidades ni garantizar su bienestar, porque supone un riesgo para la seguridad ciudadana, porque no existe una legislación que lo regule y porque la mayor parte de la sociedad está en contra de ello. Estos son los argumentos que nos han permitido conseguir en muy poco tiempo tantas prohibiciones y no autorizaciones a nivel autonómico y municipal respectivamente. Hay que aprovechar los momentos cuando están maduros, y para los animales salvajes de los circos, el momento está maduro. Una vez conseguido, se seguirán buscando vías para los demás animales.

¿Cuáles son los daños que sufren los animales en los circos?

La Federación Veterinaria de Europa hizo pública una declaración en 2015 por la que insta a las autoridades competentes a prohibir la utilización de animales salvajes en los circos puesto que es imposible garantizar sus necesidades mentales, fisiológicas ni sociales. Así que es evidente que si los animales salvajes no pueden ver cubiertas ninguna de sus necesidades básicas, la vida de encierro y de itinerancia y la exposición constante a situaciones de estrés a la que se ven sometidos en los circos les suponen toda una serie de daños físicos y psicológicos.

La evidencia científica recopilada a lo largo de los años muestra que el impacto de los circos sobre el bienestar animal es grave. Los problemas que desarrollan estos animales incluyen respuestas fisiológicas al estrés, sufrimiento mental y físico, aparición de comportamientos anormales, riesgos a la salud por una higiene y dietas inadecuadas, etc.

Entrega firmas INAEM

A nivel físico, en función de cada especie  los animales sufren además una serie de daños como consecuencia de los ejercicios que normalmente se les obliga a realizar. Por poner solo algunos ejemplos, cuando a los elefantes, animales de varias toneladas de peso, se les obliga a hacer el pino, sentarse, arrodillarse o levantarse sobre las patas delanteras, además de poder provocarles desgaste prematuro y desgarro de las articulaciones y tendones, daños en los discos intervertebrales, cojera, desórdenes motores en las articulaciones del codo y la rodilla y roturas en las uñas, estas posturas pueden oprimir ciertos órganos como los intestinos, la vejiga o el útero pudiendo causar necrosis o incluso la muerte.

Los grandes felinos suelen sufrir osteodistrofia fibrosa por desequilibrios minerales en la dieta y gastroenteritis por el estrés producido por ruidos, el tráfico, el público o la música. Además, es una práctica habitual que los grandes felinos sean desungulados (extirpación de las garras) y se les quiten los colmillos para evitar que puedan hacer daño a sus domadores.

A nivel psicológico, es muy habitual encontrar estereotipias en los animales salvajes mantenidos en los circos. Las estereotipias son movimientos repetidos de manera constante sin ninguna razón o propósito aparente, y responden a una falta de adaptación del animal al medio. Se trata de comportamientos anormales que no vamos a encontrar en la naturaleza y denotan una frustración o angustia crónicas. Estas estereotipias pueden presentarse en forma de balanceo constante de la cabeza o el cuerpo entero (es muy común observar este comportamiento en los elefantes y los osos de los circos), deambular continuo (tremendamente habitual en los grandes felinos y los osos dentro de sus pequeñas jaulas y remolques), ingestión de las propias heces o incluso automutilación.

¿Qué caso te ha conmovido más de los que habéis seguido?

Buff, no te podría decir. Me conmueven todos. La elefanta Dumba, que lleva 30 años siendo alquilada por sus dueños a circos de toda España y Europa, o para cabalgatas, o para anuncios de la televisión, o incluso para eventos privados, y que cuando no está trabajando vive en un recinto sin vegetación de 100m2. O el oso Tima, capturado en Rusia hace al menos 10 años y alquilado también para circos, anuncios, programas de televisión, etc. O el hipopótamo Pipo, que pertenece a un circo español y ya hemos perdido la cuenta de las veces que se ha intentado escapar.Son todas historias muy tristes.

Tengo clarísimo que el tiempo de utilizar animales en los circos ha llegado a su fin y de aquí a unos años afortunadamente ya no tendremos circos con animales, al menos salvajes, en España. El día que esto ocurra lo celebraremos por todo lo alto, pero no podemos ignorar el hecho de que los animales que ya están en los circos nunca van a poder recuperar la vida que les fue arrebatada. Son las últimas víctimas de los circos en España; animales que nunca podrán ser introducidos en su hábitat natural, bien porque nacieron en cautividad, o bien porque aunque fueron capturados en estado salvaje (como es el caso de la mayoría de los elefantes) han pasado demasiados años alejados de su hábitat y las secuelas de la vida en el circo hacen que su reintroducción sea imposible.

Para estos animales habrá que buscar el mejor retiro posible, en centros donde puedan vivir tranquilos el resto de sus días, pero ni esto se conseguirá para todos, ya que en ocasiones los dueños no son los propios circos y seguirán alquilándolos para otros eventos, o porque aún siendo los propietarios los circos, algunos de estos preferirán venderlos a circos de otros países o para otros fines incluso peores (hay animales que son vendidos por sus pieles y uñas) en lugar de cederlos a centros de rescate, que es lo que intentamos desde InfoCircos.

Resulta paradójico que se relacione diversión infantil con maltrato a los animales

Manifestación en Bilbao

¿no?

Pues sí. Los animales ejercen una fascinación absoluta sobre los niños y es normal que sientan atracción hacia un espectáculo donde pueden estar cerca de ellos. El problema es que los niños que acuden al circo con animales desconocen la triste realidad que se esconde tras estos espectáculos. Los niños son especialmente sensibles al sufrimiento animal, conectan empáticamente con ellos de una forma sorprendente, y si supieran la realidad que se esconde tras esta supuesta diversión, no querrían participar de ella de ninguna manera.

Tenemos muchos casos de niños que se han puesto en contacto con nosotros porque se han informado sobre la vida de los animales en los circos y han querido llevar a cabo alguna iniciativa para poder ayudar a estos animales. Los niños de un colegio de Altea (Alicante) consiguieron a través de una campaña de recogida de firmas que su municipio se declarara libre de circos con animales; los de un colegio de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) tuvieron la iniciativa de dirigirse a varios municipios de Catalunya para que se declararan libres de circos con animales y lo consiguieron en varios de ellos; los de un colegio de Marchena (Sevilla) trabajaron durante un trimestre en un proyecto que culminó en una espectacular representación de fin de curso sobre un circo con animales que finalmente se reconvierte en un espectáculo sin animales; y tenemos multitud de casos de niños que, a título individual o en grupo, están intentando que sus municipios dejen de autorizar los circos con animales.

Todos estos niños son grandes luchadores y es increíble hablar con ellos y ver lo claras que tienen las cosas. No conozco el caso de un solo niño que, conociendo la vida que llevan los animales de los circos (y ya no hablo de maltrato, sino simplemente de la vida de encierro, el transporte constante, la imposibilidad de satisfacer sus necesidades naturales, etc), siga queriendo asistir a estos espectáculos.

¿Se está constatando una mayor sensibilidad por parte del público?

Sí, sin duda alguna. La gran mayoría de la gente que sigue llevando a los niños al circo con animales lo hace por desconocimiento. En nuestras campañas informativas a pie de calle lo hemos podido comprobar en muchas ocasiones. La gente lleva a los niños al circo porque llega a su municipio y es algo más que hacer con los pequeños, pero en general no piensan en la vida de ese animal más allá del ratito que dura el espectáculo. Cuando les explicas cómo ha llegado hasta allí ese animal y en qué consiste su vida, muchos reconocen que desde luego no es lugar para los animales.

La concienciación social acerca del trato que damos a los animales es algo en lo que se ha avanzado mucho en los últimos años. Y el hecho de que a nivel político estemos consiguiendo tantos logros es un reflejo claro de ello. A nosotros a diario nos llegan multitud de correos y avisos de gente de todos los rincones de España avisándonos de la llegada de un circo con animales a su municipio y pidiéndonos ayuda para conseguir que el municipio se una a la ya larga lista de localidades libres de circos con animales.

 ¿Hay circos reconvertidos que al renunciar al maltrato animal han incrementado su éxito?

Nosotros lógicamente no tenemos las cifras económicas de los circos. Además, hay que tener en cuenta que los circos que se han reconvertido en espectáculos sin animales en general no lo han hecho porque de pronto hayan abierto los ojos y se hayan dado cuenta de que el animal sufre. Es lógico que ellos no vayan a cambiar de opinión de un día para otro, y seguramente nunca lo hagan. Muchas de estas personas han nacido en el circo y para ellos es normal tener allí a los animales. De hecho, yo no dudo de que algunas de estas personas puedan sentir verdadero cariño por sus animales. Es simplemente un amor mal entendido. Tú puedes querer muchísimo a tu elefante, pero eso no va a hacer que el salón de tu casa, o un remolque, vayan a ser lugares adecuados para el animal. Pero lógicamente es difícil que la gente del circo pueda llegar a verlo como nosotros.

Los circos que han dado el paso a la reconversión lo han hecho por razones puramente económicas, ya que cada vez se encuentran más trabas y oposición a la hora de seguir utilizando animales. Pero algunos de ellos, como el Circo Wonderland hace unas semanas, tomó la decisión de prescindir de las actuaciones con animales y, en lugar de venderlos, buscó un lugar donde supieran que los animales iban a estar bien cuidados el resto de sus vidas. Fue así como llegaron al centro de rescate de AAP Primadomus, una de las asociaciones que forman InfoCircos. Y esto es algo que desde luego hay que valorar y aplaudir a este circo.

En cuanto a si los circos que dejan de utilizar animales consiguen más o menos éxito, dependerá de la inversión que hagan en una nueva programación. Está claro que, como en todo lo demás, hay espectáculos circenses absolutamente espectaculares, otros muy pobres, y entre medias una oferta amplísima. Así que, si un circo se recicla y hace una inversión en programas de calidad, verá incrementado su éxito. Pero si renuncia a los animales y a cambio no invierte en nuevos espectáculos, seguramente terminará por desaparecer. Esto es algo que ocurre en cualquier negocio.

Vosotros no estáis contra el circo como modo tradicional de exhibir actividades humanas extraordinarias ¿no?

Por supuesto que no. Nosotros siempre decimos que viva el circo, pero sin animales. El circo es una forma de entretenimiento muy antigua que debería preservarse, pero adaptada a los tiempos. Igual que en su día dejó de considerarse aceptable que los circos llevaran números de personas con elefantismo, o enanismo, hoy lo que toca es que dejen de utilizar animales, porque la sociedad así lo demanda.

Por lo demás, hay multitud de circos que no tienen animales ni los han tenido nunca. De hecho, el número de circos españoles que todavía tienen animales es muy reducido. La mayoría ni contempla esta posibilidad. Y el hecho de reducir el mundo del circo a la utilización de animales es algo que incluso al sector circense debería resultar ofensivo, puesto que se estarían pasando por alto infinidad de espectaculares disciplinas artísticas circenses que nada tienen que ver con los animales. En España hay numerosas escuelas de circo y se celebran gran cantidad de festivales circenses, nacionales e internacionales, en los que los animales no tienen ninguna cabida. Es el circo moderno y es el que tiene futuro.

Hay actividades como exhibiciones ecuestres,  magia con palomas y otros que no son circo en sentido tradicional del término pero participan del tipo de maltrato que denunciáis….Supongo que cualquier forma de maltrato a animales con fines lúdicos… se me ocurren los delfinarios o los paseos con dromedarios o burritos….

Nosotros por supuesto estamos en contra de cualquier forma de maltrato y de la utilización de animales en espectáculos en general. Cada una de estas organizaciones trabaja por su cuenta en múltiples aspectos de la protección de los animales.

¿Cómo pueden colaborar aquellos a los que les duela la realidad de los circos con animales?

Todo el mundo puede colaborar. Lo decimos siempre y mucha gente lo ha podido comprobar. Como comentaba, son muchísimos los casos de grupos, asociaciones locales y personas a título individual que se ponen en contacto con nosotros pidiéndonos ayuda para conseguir que su municipio se declare libre de circos con animales. Nosotros tenemos una política de colaboración total con todo el que quiera ponerse manos a la obra y realmente cualquier persona puede conseguir que su municipio se declare libre de circos con animales.

Nosotros damos asesoramiento a lo largo de todo el proceso, y aportamos la información, documentación y material que van a necesitar. De esta manera hemos conseguido que muchos municipios se hayan sumado a la red de municipios libres de circos con animales. Hay muchos casos en que una sola persona lo ha trabajado en su municipio con nuestro asesoramiento y lo ha conseguido. Para nosotros es una gran alegría encontrar tanta gente comprometida, y para estas personas es una gran satisfacción conseguir un logro así.

 ¿En cuánto tiempo Europa estará libre del maltrato de animales con fines lúdicos?

La utilización de animales con fines lúdicos abarca por desgracia más actividades que simplemente los circos. Como Coordinadora de InfoCircos me voy a limitar a hablar de los circos con animales. Aunque tampoco te puedo dar una cifra, al ritmo que vamos, es cuestión de unos años que en Europa esté prohibida la utilización de animales, al menos salvajes, en los circos. Solo en los últimos meses se han aprobado leyes estatales que prohíben los circos con animales salvajes en Estonia, Rumanía y Letonia.

Además, esta semana hemos tenido fantásticas noticias de Italia, uno de los países de la UE donde todavía hay un mayor número de circos con animales, que ha dado el primer paso para la eliminación definitiva de los animales de los circos en un proceso gradual a lo largo de 2018. Y también de Irlanda, donde desde el 1 de enero de 2018 estará prohibida la utilización de animales salvajes en los circos. Así que las perspectivas son muy buenas y en un futuro próximo Europa entera debería estar libre de circos con animales (salvajes en un primer momento).

Emma Infante