Entradas

Colau aplaza la prohibición de llevar el perro desatado hasta después de las elecciones

Los perros podrán seguir desatados en algunas zonas hasta septiembre de 2019

El ayuntamiento de Barcelona no multará a los propietarios que lleven el perro sin atar hasta el otoño del año 2019, una vez hayan pasado las elecciones municipales y el consistorio haya podido asegurar suficientes zonas para perros en Barcelona. Que se apliquen multas o no el 2019 dependerá de la valoración que se haga de los espacios municipales destinados a perros, en especial las zonas de usos compartidos -espacios donde los perros pueden ir sueltos en determinados horarios- y las áreas de recreo. El comisionado de Ecología del Ayuntamiento de Barcelona, ​​Federic Ximeno, ha dicho que «la normativa se aplicará una vez evaluada y analizada la idoneidad, la suficiencia y el grado de convivencia que generan las zonas de usos compartidos».

Por lo tanto, se podrá pasear al perro desatado por Barcelona hasta el otoño de 2019, a excepción de las zonas señalizadas, donde sí será obligatorio llevarlo atado. Hasta entonces, el consistorio comprobará si las zonas de usos compartidos y las grandes áreas de recreo que actualmente hay asignadas son suficientes o no. Las zonas de usos compartidos son espacios donde la normativa que se aplicará en 2019 sí que permitirá que los perros vayan sueltos. Pero sólo a determinadas horas: de 7:00 a 9:00 de la mañana y de 20:00 a 23:00. Las grandes áreas de recreo, espacios cerrados con más de 700 metros cuadrados destinados exclusivamente a perros, estarán abiertas permanentemente y sin limitaciones.

El ayuntamiento se ahorra así el coste electoral que podría tener aplicar la normativa ‘protección, tenencia y venta de animales antes de las elecciones, una norma que prevé multas para los propietarios que lleven el perro sin atar fuera de las zonas de usos compartidos y áreas de recreo. Mientras tanto, el consistorio tendrá más tiempo para negociar con las plataformas animalistas sobre qué espacios deberían ser destinados a zonas de usos compartidos.

Más de 73 zonas de usos compartidos y 20 grandes áreas de recreo

El ayuntamiento de Barcelona, ​​durante su mandato, ha intentado derivar a los propietarios de perros hacia las zonas de usos compartidos y las áreas para perros. Por eso ha duplicado las áreas de recreo de más de 700 metros cuadrados que han pasado de 10 a 20. Las zonas de usos compartidos podrían llegar a las 90 si se tienen en cuenta algunos parques que quedan habilitados para pasear con el perro. Es el caso de parques como ‘el Coll’, el de la Oreneta, el del Guinardó, el Parque Guell y el de Montjuic. La prohibición de entrar con el perro al Turó Park y otros parques con carácter histórico o donde hay niños continuará vigente, a pesar de las fuertes protestas que ha habido este año.

La plataforma Espai gos dijo en un comunicado que el aumento de espacio en zonas de usos compartidos «sólo significa que el Ayuntamiento hace los deberes que tenía pendientes» y denuncian «manipulación informativa» por parte de los medios de comunicación que han considerado como buena noticia el aumento en zonas de usos compartidos.

‘Sonia y el ladrón de besos’, de Eva D. Island

Una comedia romántica con un toque de ‘Bridget Jones’, ‘Sexo en Nueva York’, las mujeres de Almodóvar y seis perros

Llega el verano y, con él, (algo más de) tiempo libre. Por eso, muchos que aman a los perros se preguntan qué demonios leer. No son pocos los que se preguntan si sería posible leer algo relacionado con perros, pero que tenga también en cuenta otras dimensiones de la vida, como por ejemplo el amor (o su reverso, el desamor), la amistad y temas afines. Posiblemente, si uno o una se encuentra en este grupo de personas, ‘Sonia y el ladrón de besos’ puede ser la obra ideal, por su estilo ‘fresh’ y desenfadado.

La novela narra la historia de Sonia y sus amigas, unas treintañeras que pasean al perro en un ‘pipicán’ (¿deberíamos ahora llamarle área de recreo para perros, en Barcelona?). Todas ellas forman el grupo que se hace llamar las “pipicañeras”, del que Sonia es la gran protagonista. Su historia cambiará dramáticamente cuando conozca a Tripiquilabing, un misterioso chico que caza besos y que fue bróker en el pasado. Las aventuras vienen una detrás de la otra en la búsqueda de un amor imposible que en todo momento va acompañado de investigación y deseo.

Lo curioso de todo esto es que las ‘pipicañeras’ existen de verdad. Son amigas de la autora, que se hace llamar Eva D. Island, aunque este es solo un seudónimo y no su verdadero nombre. Sus amigas pipicañeras han compartido con la autora muchos momentos acompañadas de sus mejores amigos: los perros. Por ello, la autora reconoce que “le han servido de inspiración”. Tanto es así, que algunos fragmentos tienen ápices de realidad que cualquiera que lleve a sus perros por espacios caninos reconocerá fácilmente.

Consulta aquí otras recomendaciones culturales relacionadas con el mundo de los animales

Llevar al perro desatado en Barcelona estará prohibido en otoño, según fuentes municipales

La medida se aplicará cuando todas las áreas de recreo estén terminadas y se definan los espacios de usos compartidos

Se multarán todos aquellos usuarios que lleven el perro desatado fuera de los espacios de usos compartidos y las áreas para perros

A partir del otoño de este mismo 2018, sólo se podrá llevar al perro desatado en las áreas de recreo y en las zonas de usos compartidos, unos espacios donde los perros pueden ir sueltos, pero sólo a determinadas horas y bajo determinadas circunstancias. El ayuntamiento de Barcelona se había comprometido a prohibir que los perros vayan sueltos cuando se construyeran las 11 áreas de recreo previstas en la ordenanza de 2014. De estas 11 áreas de recreo, 10 superarán los 700 metros cuadrados y habrá una en cada distrito. Por lo tanto, dado que en otoño ya estarán construidas las áreas y estarán definidos los espacios de usos compartidos, entrará en vigor la prohibición de ir libremente con el perro por Barcelona.

Todo ello queda regulado en la ordenanza de 2014 «tenencia y bienestar animal». Lo más polémico serán las multas. La policía municipal sancionará todos aquellos vecinos que, fuera de las áreas de recreo o puntos de uso compartido, vayan con su animal suelto. La ordenanza de 2014 habrá tardado, por tanto, 4 años en aplicarse del todo.

La polémica prohibición puso en alerta a las entidades animalistas y los dueños de los perros, que se organizaron en diferentes asociaciones. Muchas de ellas forman parte de una mesa de trabajo creada por el Ayuntamiento de Barcelona para tratar todos los temas que les afectan. Antes de sacar adelante la prohibición, el Ayuntamiento aún tiene pendientes algunas reuniones con miembros de la mesa.

Áreas de recreo y zonas de usos compartidos

Si los perros sólo podrán ir sueltos en las áreas de recreo y zonas de usos compartidos, es importante definir bien en qué consiste cada uno de estos espacios. Por zonas de usos compartidos entendemos diferentes puntos de la ciudad como parques, zonas urbanas, plazas, etcétera, donde las personas pueden ir libremente con su perro desatado, siempre que se cumplan una serie de requisitos. Por otra parte, las nuevas áreas para perros son espacios con más de 700 metros cuadrados especialmente diseñadas para perros.

Consulta aquí las áreas de recreo para perros

Las protestas de los perros obligan al ayuntamiento a comprometerse a dialogar

La plataforma Espai Gos valora el cambio de actitud, pero exige “hechos concretos”

Este jueves, nueva manifestación para mejorar la situación de los perros en Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona se ha comprometido a sentarse en una mesa para hablar con Espai Gos y otras plataformas para consensuar algunos espacios para perros. El gobierno municipal tendría previsto negociar sobre los espacios compartidos, es decir, zonas donde tanto personas como perros pueden circular libremente. La oferta de diálogo llega después de tres movilizaciones por parte de plataformas animalistas que han hecho cambiar la postura del Ayuntamiento. No obstante, todo indica que la oferta de diálogo no incluirá hablar sobre El Turó Park ni sobre ninguno de los otros parques y jardines prohibidos a los perros.

Desde Espai Gos, una plataforma transversal que apuesta por la ampliación de los espacios para perros en Barcelona, se muestran satisfechos por la oferta de diálogo aunque tienen dudas de que las mejoras vayan a llegar. Por una parte, según fuentes de la organización, que el gobierno municipal negocie es la muestra de que las protestas han sido útiles. Pero por la otra, lamentan que el diálogo pueda llegar tarde y que el Ayuntamiento no proponga nada que pueda fructificar en algo concreto y beneficioso para los defensores de los espacios para perros.

Espai gos, que ha sido apoyado por PACMA, FAADA y varios partidos políticos, continuará las movilizaciones. Este jueves volverán a manifestarse siguiendo el recorrido y horario habituales de las antiguas concentraciones. “Nosotros no pensamos parar de manifestarnos. Las multas y la persecución continúan”. Eso sí, esta vez no pegarán carteles delante del comisionado de Ecología del Ayuntamiento de Barcelona ya que en esos carteles se pedía una mesa para el diálogo y sobre eso sí se ha manifestado favorablemente Federic Ximeno, responsable de Ecología Urbana en Barcelona.

Manifestación contra Colau. ¿Por qué protestan los propietarios de perros?

Espai Gos califica la concentración de «éxito»

El debate sobre los espacios para perros gana peso en la agenda política

Más de cien personas volvieron a salir a las calles ayer para pedir a Ada Colau un giro de 180 grados en su gestión con los espacios para perros. A los animalistas no les sirven las nuevas áreas de recreo, que han costado más de 2 millones de Euros al Ayuntamiento de Barcelona, porque están en mal estado o superpobladas. Quieren volver a los parques verdes con el perro, sin que los multen por hacerlo. O, al menos, que alguien se siente con ellos para negociar la nueva ordenanza «Protección, tenencia y venta de animales», que ha limitado la vida con el perro en el espacio público de Barcelona. Por ello, Espai Gos convocó un centenar de personas ayer para decirle al consistorio que si esto no cambia habrá concentraciones cada jueves.

Desde la plataforma Espai Gos han valorado la manifestación de ayer «como un éxito» y aseguran que continuarán saliendo a la calle. Ahora queda saber si los actos de protesta serán suficientes para doblegar la voluntad del equipo municipal que por el momento no ha dado muestras de ceder en este ámbito. De hecho, su reacción después de la manifestación de ayer fue el silencio, la misma estrategia que siguió ante las protestas al Turó Park.

Cualquiera que haya ido a alguna de «las manifestaciones de los perros» tiene claro que los motivos de las protestas exceden la desconfianza con la nueva ordenanza «Protección, tenencia y venta de animales». Hay quien es crítico con las nuevas áreas de recreo para perros porque piensan que se han hecho para que los dueños no vayan a los parques con el perro. Hay quien se queja de las multas por no llevar el perro atado y hay quien pide volver al Turó Park, un espacio verde que históricamente había convivido con personas con perro y sin y que ahora no admite la entrada de canes.

Las concentraciones sí han conseguido, al menos hasta el momento, situar el debate en la esfera política. La CUP animalista, PACMA Cataluña y concejales de ERC y el PP han apoyado las concentraciones, de una manera o de otra. Plataformas animalistas, como FAADA y Espai Gos continúan poniendo el debate sobre la mesa, con el claro objetivo de que algo cambie. El tiempo dirá si lo consiguen o si tendrán que esperar a las elecciones para hacer notar su descontento.