Entradas

La guía de las grandes áreas de recreo de Barcelona para perros

El gobierno municipal de Ada Colau quiso destacar desde sus inicios por una Barcelona que apostara fuerte por la convivencia entre las personas y los animales domésticos.

Barcelona dispone de más de 100 áreas de recreo para perros, la mitad de ellas con unas dimensiones de tamaño mediano, entre 300 y 400 m2, rodeadas por vallas de madera de unos 80 cm de altura. Además, estos espacios cuentan en su interior con bancos, papeleras de material no oxidable para depositar los excrementos, así como fuentes adaptadas para los perros. Por otro lado, las áreas están enjardinadas con arbustos que decoran el lugar y proporcionan sombra para cuando se requiera.

Entre las más de 100 áreas de recreo hay que destacar el plan municipal de Ada Colau de crear una gran área de recreo para cada distrito de Barcelona. La construcción de al menos una zona de más de 700 m2, con juegos, diversión, fuentes e iluminación adecuada para los usuarios y sus animales domésticos.

En diciembre de 2016 se inauguró el primero de estos grandes espacios en Nou Barris. Tras casi dos años de obras ya podemos hablar de al menos una gran área de recreo para perros en cada uno de los diez distritos de Barcelona. A continuación explicaremos las características de cada una de estas áreas para que puedas saber qué podrás hacer con tu perro en cada uno de estos espacios.

Parque de la Barceloneta (Ciutat Vella)

El barrio de la Barceloneta, en el distrito de Ciutat Vella, estrenó el pasado mes de mayo su nueva gran área de recreo para perros. El espacio cuenta con una superficie de 700 metros cuadrados. La inversión por parte del Ayuntamiento de Barcelona ha sido de unos 280.000 euros.

El espacio se encuentra dentro del Parque de la Barceloneta. El lugar incorpora elementos de entretenimiento para los animales, bancos, papeleras de material no oxidable y un abrevadero diseñado para que los perros beban sin dificultades.

El pavimento es mayoritariamente de arena cribada para que los perros jueguen sin problemas. Además, el espacio cuenta con un sistema de riego adecuado para su limpieza y mantenimiento, así como un sistema de alumbrado nuevo y eficiente.

Parque de la Estación del Norte (Eixample)

Esta área se encuentra en el barrio del Fort Pienc, en la calle Nápoles, 70. Consiste en un espacio de unos 1.000 metros cuadrados rodeado de numerosos árboles y espacios con vegetación.

El Ayuntamiento de Barcelona tiene entre sus planes aumentar el tamaño de esta superficie hasta los 3.000 metros, siendo una de las zonas referencia de Barcelona para acudir con el perro, ya que el espacio dispondrá de todo tipo de entretenimientos y de servicios tanto para los animales como para las personas.

Plaza Doctor Letamendi (Eixample)

Esta área la encontramos en la Plaza Doctor Letamendi, 1. Es un espacio de 700 metros cuadrados rodeado de mucha vegetación, hecho que provoca que las personas y los animales dispongan de sombra los días que se requiera.

El lugar dispone de fuentes, papeleras y el espacio está rodeado por vallas metálicas que evitan la fuga de los animales.

Avenida Mistral (Eixample)

Área para perros situada en el barrio de Sant Antoni, en la Av Mistral, 68. Esta zona no ocupa los 700 metros cuadrados que deben ocupar las grandes áreas de recreos para perros, pero es una zona espaciosa para acudir con los perros.

Dispone de 400 m2 con árboles, papeleras y perímetro vallado por encima de los 80 cm de altura para evitar la pérdida de los animales. También dispone de fuente, de bancos para los usuarios, así como de una rampa para el entretenimiento canino.

Jardines Bacardí (Les Corts)

El Barrio de Les Corts cuenta con una gran área de recreo para perros situada justo delante del Camp Nou, en Travessera de les Corts. Una construcción que ha supuesto una inversión de 300.000 euros según el Ayuntamiento.

La superficie de esta área dispone de unos 700 metros cuadrados. El perímetro está vallado con rejas metálicas evitando así posible fugas por parte de los animales. Los perros circulan alegremente por esta zona, ya que dispone de un gran espacio a pesar de que a determinadas horas se pueden encontrar una decena de animales domésticos en el área.

El espacio dispone de diversas papeleras, dos accesos al recinto, fuente acomodada para los animales y diversos juegos de agilidad como barras, rampas y serie de obstáculos.

Piscines i Esports (Sarrià-Sant Gervasi)

El pasado mes de abril el distrito de Sarrià-Sant Gervasi inauguró su gran área de recreo para perros con una inversión de 320.000 euros. Un espacio de 1.200 metros cuadrados con juegos de agilidad para los animales, zona de bebedero y con una zona para el descanso de los usuarios. Este espacio se encuentra en la calle Ganduxer 29, en el barrio de Sant Gervasi-Galvany.

El Ayuntamiento de Barcelona puso en marcha esta área junto a una campaña informadora para dar a conocer el nuevo espacio, instando a los usuarios a actuar cívicamente con el espacio para consolidar y mantener la nueva vegetación del parque. Anteriormente las personas acudían con sus perros al Turó Park, pero el deterioro sufrido en este parque causado (según el Ayuntamiento) por parte de los animales de compañía provocó la construcción de esta gran área situada en los Jardines de Piscinas y Deportes de Sant Gervasi.

Coll i Alentorn y Fernan Caballero (Horta-Guinardó)

Área de recreo de 700 m2 que ha contado con una inversión de 275.000 euros por parte del Ayuntamiento de Barcelona. El espacio se encuentra entre las calles de Coll i Alentorn y Fernan Caballero.

El área dispone de bancos y papeleras de material no oxidable para que los perros puedan beber sin dificultades. Además, el perímetro está vallado y los perros pueden disfrutar de diferentes juegos de agilidad como rampas o túneles.

Via Favència (Nou Barris)

Esta área de recreo cuenta con una superficie de 700 m2, decorada con un arbolado de hoja caduca, bancos, papeleras, elementos de juegos especiales y un abrevadero para perros. Está ubicada en la parte más amplia y soleada de una zona verde de 2.695 m2 de superficie. El proyecto contó con una inversión de unos 600.000 euros.

El área está rodeada por un valla de 180 cm de altura para evitar que los perros puedan escaparse. Esta valla está construida con materiales que no ocasionan daños a los animales. El pavimento es mayoritariamente de sablón, con zonas de arena y un sistema de riego para su limpieza.

La zona de agilidad consiste en palos de acero con tratamiento termoplástico para que los animales domésticos puedan correr y pasárselo bien sin sufrir ningún daño.

Ciutat d’Assumpció (Sant Andreu)

La obra cuenta con un presupuesto de 353.674 euros. El área tiene 700 m2 y se encuentra en la esquina de la calle Ferran Junoy con la calle Ciutat d’ Assumpción hasta la esquina de la calle Potosí. Los usuarios pueden acceder por dos puertas diferentes y todo el recinto está rodeado por una valla perimetral. El lugar dispone de bancos, bebedor para perros y papeleras.

La zona de recreo cuenta con cinco juegos de agilidad para que los propietarios puedan practicar este deporte con sus perros. Son una serie de obstáculos reglamentados con un orden concreto a realizar en el menor tiempo posible. Saltos de altura, longitud, rueda, túneles, rampa, pasarelas…entre otros. Es un espacio con sombra y con vegetación de plantas aromáticas como lavanda o romero.

Parque de Sant Martí (Sant Martí)

El Ayuntamiento de Barcelona invirtió unos 830.000 euros en acondicionar un área de 2.500 metros cuadrados. El área se encuentra en la calle Menorca, al lado de la Iglesia de Sant Martí de Provençals.

Esta área dispone de dos zonas diferenciadas para los distintos tamaños de los perros. Una de unos 500 m2 destinados a perros de raza más pequeña y una zona acotada para perros de raza más grande de unos 1.600 m2. Cada uno de estos espacios dispone de accesos diferentes aunque comunicados entre ellos por la parte interior del parque.

El lugar está equipado con juegos para los animales, además de bancos para las personas y papeleras para depositar toda la basura. El espacio está abierto las 24 horas del día por lo que cuenta con iluminación artificial, así como con un sistema de riego para el cuidado de la vegetación.

Área de Canòpia (Glòries)

En el mes de abril de 2019 el Ayuntamiento de Barcelona ha convertido la gran explanada abandonada de las Glorias en un parque de más de 20.000 metros cuadrados. Un espacio inmenso que dispone de campo de baloncesto, zona con juegos infantiles… y una área de recreo para perros.

La nueva área de Canòpia dispone de un arenal en medio, con una pequeña montaña de piedra. Rodeando el arenal hay dos grandes bancos también de piedra, para las personas, y si dibujamos otro círculo más grande, hay un espacio para poder correr con el perro de tierra. La fuente es como todas las que instala últimamente el Ayuntamiento, que permite que se acumule el agua para que los perros puedan beber.

Como aspecto negativo, los usuarios que ya han disfrutado del lugar creen que es tamaño del espacio acotado para perros debería de ser más amplio. A la vez, algunos vecinos han opinado que la área carece de espacios de sombra en los que descansar sin acusar el impacto del sol.

Área de Priorat (Sants-Montjuïc)

La construcción de este nuevo espacios ha supuesto un gasto cercano a los 800.000 euros. La superficie del lugar es de 1.170 m2 repartidos entre una zona de recreo animal y el espacio de juego para niños. La calle Priorat había caído en decadencia y los vecinos de la zona llevaban años reclamando la reurbanización del sitio en favor de los perros y de los más jóvenes.

El área de recreo para perros de Sants-Montjuïc está situada al lado de la rampa de acceso al parking. El espacio está formado por la arena adecuada para evitar que el entretenimiento de los perros levante polvo. El lugar cuenta con una instalación de redes de riego y drenaje que permitirá también la limpieza periódica por parte de los servicios municipales.

Uno de los principales problemas que presentaba la construcción de esta zona de recreo canina, era la ausencia de espacios con sombra para evitar la fatiga que causan las altas temperaturas. En este sentido, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido plantar vegetación aromática que permitirá combatir el sol que suele relucir en la plaza en los meses más calurosos.

Áreas futuras

Desde el Ayuntamiento se sigue trabajando en la confección de un área de recreo para perros en la zona de Alfonso Comín (Gracia).

Así es la nueva área de recreo para perros de Sants-Montjüïc

Barcelona estrenó el pasado fin de semana una nueva área de recreo para perros en el distrito de Sants-Montjuïc. La zona de entretenimiento canino se encuentra ubicada en la calle Priorat y en el interior de la manzana al que da acceso. El parque para perros comparte espacio con una zona de juegos infantiles. El Ayuntamiento cumple así con una vieja promesa de 2017 en la que aseguró la construcción de un área de recreo en cada distrito de Barcelona.

La construcción de estos nuevos espacios ha supuesto un gasto cercano a los 800.000 euros. La superficie del lugar es de 1.170 m2 repartidos entre el espacio de recreo animal y el espacio de juego para niños. La calle Priorat había caído en decadencia y los vecinos de la zona llevaban años reclamando la reurbanización del sitio en favor de los perros y de los más jóvenes.

El área de recreo para perros de Sants-Montjuïc está situada al lado de la rampa de acceso al parking. El espacio estáformado por la arena adecuada para evitar que el entretenimiento de los perros levante polvo. El lugar cuenta con una instalación de redes de riego y drenaje que permitirá también la limpieza periódica por parte de los servicios municipales.

Uno de los principales problemas que presentaba la construcción de esta zona de recreo canina, era la ausencia de espacios con sombra para evitar la fatiga que causan las altas temperaturas. En este sentido, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido plantar vegetación aromática que permitirá combatir el sol que suele relucir en la plaza en los meses más calurosos.

Barcelona dispone de más de 100 áreas de recreo para perros, la mitad de ellas con unas dimensiones de tamaño mediano, entre 300 y 400 m2, rodeadas por vallas de madera de unos 80 cm de altura. Además, estos espacios suelen contar en su interior con bancos, papeleras de material no oxidable para depositar los excrementos, así como fuentes adaptadas para los perros. Por otro lado, las áreas acostumbran a estar enjardinadas con arbustos que decoran el lugar y proporcionan sombra para cuando se requiera.

Entre las más de 100 áreas de recreo hay que destacar el plan municipal de Ada Colau de crear una gran área de recreo para cada distrito de Barcelona. La construcción de al menos una zona de más de 700 m2, con juegos, diversión, fuentes e iluminación adecuada para los usuarios y sus animales domésticos. Con la construcción del área de recreo para perros de Sants-Montjuïc, sólo quedará por construir la gran zona de recreo canino de Comín, en el barrio de Gracia.

Un guardia urbano acaba con la vida de un perro con cuatro tiros tras ser agredido por el animal

La Guardia Urbana ha abatido a un perro después de una trifulca con cinco perros más que iban sin atar y que habían herido a dos personas, un agente de la policía y un vecino. Los hechos se produjeron la madrugada del jueves en els Jardins de Mossèn Cinto Verdaguer de Barcelona.

Según ha explicado la propia Guardia Urbana, tras recibir la llamada de un vecino, la policía municipal se presentó en els Jardins de Mossèn Cinto Verdaguer del barrio de Poble Sec para controlar la presencia de seis perros sueltos que habían agredido a una persona. Cuando los agentes se dispusieron a hablar con el responsable de los canes, los policías fueron atacados por los animales.

La Guardia Urbana de Barcelona ha explicado así los detalles de lo sucedido a través de su cuenta de Twitter: “Cuando hemos accedido al parque, hemos observado un grupo de seis perros de tamaño grande sin atar. En acercarnos al responsable, los animales han atacado a los agentes, que han intentado protegerse infructuosamente con las defensas”.

La policía municipal ha continuado con su exposición de esta manera: “Tres perros han rodeado a uno de los agentes, uno lo ha mordido por la espalda a la altura de la pierna. Ha corrido hasta el estanque donde los perros lo han perseguido, y ha continuado utilizando la defensa personal, y al no lograr frenar la agresión ha tenido que usar el arma de fuego”.

Los hechos han acabado con la vida de un Staffordshire americano, un perro de raza potencialmente peligrosa. La Guardia Urbana ha declarado que estos perros tienen que ir siempre atados y con bozal, sin ningún tipo de excepción. Además, la policía municipal ha denunciado al responsable de los perros, que no es el propietario, como presunto autor de un delito de atentado contra los agentes de la autoridad, así como por incumplir la ordenanza de los animales.

La propietaria del animal, por su parte, ha declarado que va a denunciar a la policía por el trato recibido: «Los agentes sabían que la perra estaba muerta y me lo escondieron, se rieron de mí. La autoridad le pegó cuatro tiros a la perra. No uno, sino cuatro. Quiero denunciar al agente que la mató con cuatro disparos y al resto por burlarse de mí».

El Ayuntamiento de Barcelona aprovechó la mañana de ayer para descartar cualquier tipo de similitud con el caso de la perra Sota. Desde la Comisión de Seguridad se ha explicado que el agente que abatió al Staffordshire había recibido la formación acordada tras el episodio con Sota.

Por otro lado, Frederic Ximeno, de la Comisión de Ecología, ha dicho lo siguiente sobre los hechos sucedidos en la madrugada del jueves: “El reponsable del animal no ha hecho nada por el control de los perros. Tener a un perro requiere de una responsabilidad muy grande. Lo sucedido es grave en todos los sentidos”.

El bienestar animal, el gran olvidado en las multas interpuestas por la Guardia Urbana en 2018

En 2018 la Guardia Urbana interpuso un total de 2.367 sanciones en Barcelona por incumplir leyes relacionadas con la ordenanza de los animales de compañía. 1.253 de estas multas forman parte de obligaciones, censo de identificación, registro y licencias, mientras que las 1.021 restantes fueron causadas por la incorrecta actitud y las malas prácticas del propietario del animal.

Lo más destacable del total de las multas interpuestas en 2018 es la ausencia de sanciones que defiendan los derechos de los animales (castigo por el uso de collares de pinchos o estrangulación, penalización por el abandono del perro en el hogar durante más de 6 horas…), así como el gran volumen de multas vinculadas a la tenencia irresponsable de los perros de raza potencialmente peligrosa.

El 26 de abril de 2002 se aprobó por unanimidad la política de tenencia responsable de animales de compañía de la ciudad por parte del Consejo Plenario del Ayuntamiento de Barcelona. En este pleno se establecieron las normas y prohibiciones que los propietarios tenían que cumplir para garantizar la doble responsabilidad (con los animales y la sociedad) que conlleva la tenencia responsable. Una ordenanza que pretende defender los derechos de los animales y que han quedado en el olvido de las sanciones interpuestas por la Guardia Urbana en 2018.

Las normas y responsabilidades de los propietarios que no se han sancionado a lo largo de 2018 son las siguientes: es obligatorio alimentar al animal de compañía adecuadamente, no está permitido el uso de collares de castigo, fuerza y/o estrangulación, hay que proporcionar ejercicio diario al animal, es necesario evitar que los animales estén solos más de 5 o 6 horas seguidas en casa, no se pueden maltratar a los animales ni abandonarlos y hay que llevarlos al veterinario como mínimo una vez al año y siempre que lo necesiten. Por tanto, todas estas normas que defienden los derechos de los animales han quedado en el olvido de las sanciones interpuestas durante el pasado año.

Los 2.367 castigos registrados en el año 2018 por incumplimiento de la ordenanza de tenencia responsable del animal son una cantidad algo inferior a las 2.463 sanciones registradas en el 2017. Es la primera vez que el número de multas disminuye desde el año 2015. Tal y como ha sucedido en los últimos cinco años, la mayor parte de las infracciones están relacionadas con las malas prácticas de los propietarios con los perros de raza potencialmente peligrosa.

No tener al animal de compañía censado, una de las multas más frecuentes

Los datos oficiales del Ayuntamiento de Barcelona recogen que 1.253 de las multas interpuestas por la Guardia Urbana en 2018 están relacionadas con la temática de obligaciones, censo de identificación, registro y licencias. Dentro de este apartado, las multas que más se han repetido han sido causadas por la tenencia de un animal de compañía no censado (335). También destaca, un año más, la cantidad de infracciones relacionadas con los perros de raza potencialmente peligrosa. Hasta 237 multas se han producido por la tenencia de un PPP sin disponer de la licencia. Además, 199 sanciones han sido dispuestas por no contratar el seguro de responsabilidad civil exigible a los propietarios de los perros de estas razas.

Con unas cifras algo menores encontramos las sanciones puestas por tener a un animal de compañía sin identificar mediante microchip (179) y los castigos establecidos por la existencia de perros potencialmente peligrosos no censados (114).

Gran porcentaje de las multas dirigidas a los propietarios de los perros de raza potencialmente peligrosa

Por otro lado, la incorrecta actitud y las malas prácticas de los propietarios de los animales ha tenido como consecuencia un total de 1.021 multas según informan los datos oficiales del Ayuntamiento de Barcelona. Tal y como sucede con las infracciones de temática de licencia e identificación, los perros de raza potencialmente peligrosa vuelven a ser los protagonistas de estas infracciones. Hasta 467 penalizaciones fueron por tener un PPP en un lugar publicó sin bozal. 119 sanciones se produjeron por tener al PPP en un lugar público sin estar sujeto a una correa. Tener a los animales de compañía en la calle y los espacios públicos sin estar atados por medio de un collar y una correa o cadena ha conllevado un total de 143 multas. La presencia de perros en los parques o jardines de uso infantil ha tenido un total de 92 castigos.

El resto de multas han estado relacionadas con la mala práctica del propietario con las deposiciones de los animales. 59 multas se han producido por no recoger o limpiar los excrementos de los animales en la vía pública, mientras que 10 sanciones se han producido por permitir a los animales defecar en los portales de los edificios.

Los vecinos de Can Dragó piden un espacio de recreo digno para sus perros

Las áreas de recreo para perros siguen siendo uno de los puntos negros de la gestión del Ayuntamiento de Barcelona. Los usuarios de los distintos distritos de la ciudad han demostrado constantemente su descontento por el mal estado de los espacios caninos y por la carencia de áreas habilitadas para poder pasear con los perros de manera libre y tranquila. En esta ocasión son los vecinos de Can Dragó quienes sufren las consecuencias de la mala gestión de un gobierno municipal que ha dejado a las personas con perros en un segundo plano a pesar de su lema “Barcelona ciudad amiga de los animales”.

Cans Can Dragó es un grupo de usuarios de la zona de recreo para perros de Can Dragó que tras muchos años siguen esperando un espacio digno nuevo para sus peludos. “Después de siete años de quejas vecinales admitidas por el Síndic de Greuges se presentaron unos planos para la realización de un nuevo espacio. Estas obras se aprobaron en mayo de 2018 por los Comuns en consenso con la Asociación de Vecinos y se iniciaron en diciembre de 2018”.

Cuando parecía que los vecinos de Can Dragó y los perros de la zona tenían al fin su espacio llegaron de nuevo los problemas. “De repente aparecieron un grupo de personas que luchan, no sólo por parar las obras de la nueva área de recreo, sino que también piden la reubicación de la antigua área, una zona que está en uso desde 1992”.

En el pleno del distrito de Nou Barris del pasado día 5 de marzo de 2019 el grupo socialista presentó la propuesta de parar las obras, propuesta que fue secundada por la mayoría de partidos políticos.

Cans Can Dragó y los vecinos de la zona son conscientes de que la paralización de las obras ha llegado en el peor momento. “Nos encontramos en un período preelectoral en el que no se hará ningún pleno para solucionar el problema, de manera que no tenemos la oportunidad de ser escuchados. Además, si las obras se reiniciaran sucedería de aquí a unos cuantos meses y necesitamos una solución provisional para la antigua área, ya que esta se encuentra en un estado de dejadez total por parte del distrito”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un espacio indigno para los animales

Mientras las obras se encuentran paralizadas, los usuarios de Can Dragó utilizan el espacio disponible de la antigua zona de recreo para perros, una superficie que se encuentra en un estado lamentable. Desde Cans Can Drago nos aseguran que “los propios vecinos llevamos tiempo reparando los desperfectos del terreno. Compramos los materiales necesarios para la puerta de entrada, las vallas están medio caídas y son muy bajas, la arena está llena de agujeros… unas instalaciones peligrosas para el bienestar del animal”.

Hasta ahora, los usuarios de Can Dragó han sobrevivido en un área de recreo antigua que se cae a trozos, solucionando ellos mismos los desperfectos sin quejarse, conscientes de que las obras de la nueva zona estaban en marcha. Con los últimos acontecimientos que han desencadenado el parón de la construcción del nuevo espacio, los vecinos tan sólo piden que “mientras se solucionan los problemas con la nueva zona canina, se arreglen los desperfectos de la zona actual habilitada para garantizar el bien de los animales”.

Los vecinos de Can Dragó siguen esperanzados a pesar de los últimos episodios

Cans Can Dragó nos comenta que “lo único que quieren los usuarios del barrio es que los perros estén en las mejores condiciones posibles, con espacio suficiente para correr, con un terreno seguro… algo que ya habían conseguido con el inicio de las obras de la nueva área”. “Los usuarios estábamos satisfechos, pero los últimos episodios han provocado una mezcla de sentimientos que van in crescendo”.

En Can Dragó están enfadados y decepcionados porqué además del parón de las obras, “nadie les ha informado del motivo de esta decisión y nadie ha decidido arreglar el espacio que están utilizando actualmente”.

A pesar del estado de incerteza de los vecinos, desde Cans Can Dragó nos explican que “estamos esperanzados por la creación de un movimiento en el que la gente que quiere a los perros se ha involucrado. Esperemos que esto sirva no solamente para nuestro espacio, sino que también para la creación de leyes que mejoren el bienestar de los perros de Barcelona”.

Mañana domingo 24 de marzo a las 12:00h se celebrará una asamblea abierta en el pipicán de Can Dragó para solicitar un espacio digno para los animales y pedir un barrio sin criminalización canina. Sin duda, los usuarios de Can Dragó y Cans Can Dragó son todo un ejemplo de la lucha por el bienestar animal en la ciudad de Barcelona.