Entradas

Los vecinos de Can Dragó piden un espacio de recreo digno para sus perros

Las áreas de recreo para perros siguen siendo uno de los puntos negros de la gestión del Ayuntamiento de Barcelona. Los usuarios de los distintos distritos de la ciudad han demostrado constantemente su descontento por el mal estado de los espacios caninos y por la carencia de áreas habilitadas para poder pasear con los perros de manera libre y tranquila. En esta ocasión son los vecinos de Can Dragó quienes sufren las consecuencias de la mala gestión de un gobierno municipal que ha dejado a las personas con perros en un segundo plano a pesar de su lema “Barcelona ciudad amiga de los animales”.

Cans Can Dragó es un grupo de usuarios de la zona de recreo para perros de Can Dragó que tras muchos años siguen esperando un espacio digno nuevo para sus peludos. “Después de siete años de quejas vecinales admitidas por el Síndic de Greuges se presentaron unos planos para la realización de un nuevo espacio. Estas obras se aprobaron en mayo de 2018 por los Comuns en consenso con la Asociación de Vecinos y se iniciaron en diciembre de 2018”.

Cuando parecía que los vecinos de Can Dragó y los perros de la zona tenían al fin su espacio llegaron de nuevo los problemas. “De repente aparecieron un grupo de personas que luchan, no sólo por parar las obras de la nueva área de recreo, sino que también piden la reubicación de la antigua área, una zona que está en uso desde 1992”.

En el pleno del distrito de Nou Barris del pasado día 5 de marzo de 2019 el grupo socialista presentó la propuesta de parar las obras, propuesta que fue secundada por la mayoría de partidos políticos.

Cans Can Dragó y los vecinos de la zona son conscientes de que la paralización de las obras ha llegado en el peor momento. “Nos encontramos en un período preelectoral en el que no se hará ningún pleno para solucionar el problema, de manera que no tenemos la oportunidad de ser escuchados. Además, si las obras se reiniciaran sucedería de aquí a unos cuantos meses y necesitamos una solución provisional para la antigua área, ya que esta se encuentra en un estado de dejadez total por parte del distrito”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un espacio indigno para los animales

Mientras las obras se encuentran paralizadas, los usuarios de Can Dragó utilizan el espacio disponible de la antigua zona de recreo para perros, una superficie que se encuentra en un estado lamentable. Desde Cans Can Drago nos aseguran que “los propios vecinos llevamos tiempo reparando los desperfectos del terreno. Compramos los materiales necesarios para la puerta de entrada, las vallas están medio caídas y son muy bajas, la arena está llena de agujeros… unas instalaciones peligrosas para el bienestar del animal”.

Hasta ahora, los usuarios de Can Dragó han sobrevivido en un área de recreo antigua que se cae a trozos, solucionando ellos mismos los desperfectos sin quejarse, conscientes de que las obras de la nueva zona estaban en marcha. Con los últimos acontecimientos que han desencadenado el parón de la construcción del nuevo espacio, los vecinos tan sólo piden que “mientras se solucionan los problemas con la nueva zona canina, se arreglen los desperfectos de la zona actual habilitada para garantizar el bien de los animales”.

Los vecinos de Can Dragó siguen esperanzados a pesar de los últimos episodios

Cans Can Dragó nos comenta que “lo único que quieren los usuarios del barrio es que los perros estén en las mejores condiciones posibles, con espacio suficiente para correr, con un terreno seguro… algo que ya habían conseguido con el inicio de las obras de la nueva área”. “Los usuarios estábamos satisfechos, pero los últimos episodios han provocado una mezcla de sentimientos que van in crescendo”.

En Can Dragó están enfadados y decepcionados porqué además del parón de las obras, “nadie les ha informado del motivo de esta decisión y nadie ha decidido arreglar el espacio que están utilizando actualmente”.

A pesar del estado de incerteza de los vecinos, desde Cans Can Dragó nos explican que “estamos esperanzados por la creación de un movimiento en el que la gente que quiere a los perros se ha involucrado. Esperemos que esto sirva no solamente para nuestro espacio, sino que también para la creación de leyes que mejoren el bienestar de los perros de Barcelona”.

Mañana domingo 24 de marzo a las 12:00h se celebrará una asamblea abierta en el pipicán de Can Dragó para solicitar un espacio digno para los animales y pedir un barrio sin criminalización canina. Sin duda, los usuarios de Can Dragó y Cans Can Dragó son todo un ejemplo de la lucha por el bienestar animal en la ciudad de Barcelona.

El Ayuntamiento de Barcelona apunta a la tenencia responsable de los animales como la clave para evitar los abandonos

El Ayuntamiento de Barcelona presentó en la mañana de ayer 28 de febrero de 2019 una nota de prensa en la que se ha referido al principal tema que afecta al bienestar de los animales: el abandono.

En el comunicado, el gobierno municipal promueve la tenencia responsable de los animales de compañía. “Tener un animal contigo conlleva cumplir una serie de compromisos tanto con los animales como con la sociedad. Esta doble responsabilidad es la que se conoce como tenencia responsable”.

Frederic Ximemo, comisionado de ecología, ha declarado que el reto actual para el bienestar animal es “crear un modelo de sociedad de abandono cero, por tanto, harán falta cambios legislativos, de gestión y de sensibilización”. Según la normativa catalana abandonar un animal es un acto prohibido. La infracción puede ser sancionada con una multa de entre 400 y 20.000 euros.

Según informa la nota de prensa publicada por el Ayuntamiento de Barcelona, cada año se encuentran unos dos mil animales de compañía abandonados o perdidos. El Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CCACB) es el centro municipal encargado de garantizar el mejor bienestar posible para estos animales hasta que son redirigidos a una nueva familia.

En el comunicado se recuerda que “el factor clave para la recuperación de un animal de compañía perdido es que este esté correctamente identificado con el microchip”. En los últimos cuatro años el CAACB ha recogido un total de 8.320 animales (perros y gatos), de los cuales el 33% fueron reencontrados por sus familias, el 54% fueron adoptados por familias nuevas y un 13% han permanecido en el centro de acogida.

Una situación complicada que se extiende por toda Cataluña

El informe también publica que un estudio presentado por el cuerpo de Agentes Rurales a finales de julio de 2017 detalla que en 2015 se abandonaron más de 22.000 animales de compañía en Cataluña, abandonándose así un animal cada 18 minutos.

El comunicado del Ayuntamiento de Barcelona deja claro que el camino hacia el “abandono cero” ha de ser fruto de la implicación de todas las administraciones. “Los gobiernos locales no disponen de instrumentos jurídicos y recursos suficientes, la mayor parte de las competencias corresponden a las Comunidades Autónomas o bien al Estado”.

Para debatir sobre toda la temática del abandono, se ha organizado una Jornada de intercambio de experiencias sobre la gestión de los Centros de Acogida de Animales. El principal objetivo de estos encuentros es trabajar en “los cambios legislativos fundamentales para superar la situación de abandono de los animales”.

Declaración Barcelona de Abandono Cero

Dentro del marco de la Jornada de intercambio de experiencias entre centros de acogida, se presentará la Declaración Barcelona de Abandono Cero. En esta sesión se llamará a la atención de todos los agentes, ciudadanos, entidades colectivos y administraciones para que impulsen las siguientes actuaciones:

-Promover, desarrollar y dar soporte a las campañas de identificación, censo y esterilización den la provincia de Barcelona.

-Promover el acceso en transporte público a los centros de acogida de animales de compañía para favorecer el trabajo de los voluntarios y las adopciones.

Match entre dueños y animales de compañía

Aprovechando la Jornada entre centros de acogida de animales de compañía, el Ayuntamiento de Barcelona presentará un nuevo método para fomentar la adopción de los animales del CAACB.

Jugando con la coincidencia entre dueños y animales de compañía, la campaña consistirá en hacer un “match” entre la fisonomía del ciudadano y del animal abandonado del CAACB.

Las personas con perro de Barcelona se manifestarán en contra de las restricciones municipales en el espacio público

El próximo domingo 17 de febrero las personas con perro de Barcelona se manifestarán en contra de las restricciones municipales en los espacios públicos. La Plataforma Espai Gos Bcn ha organizado esta protesta como respuesta a las últimas prohibiciones del actual consistorio y ante los continuos ataques sistemáticos contra este colectivo.

El punto de partida de la manifestación será en la Plaça Universitat a las 12:00h y finalizará en la Plaça Sant Jaume con la lectura de un manifiesto con el lema de “Basta de prohibiciones. Las personas con perro somos Barcelona”.

Barcelona es una ciudad con 150.000 perros, un colectivo muy grande que se ha visto relevado a un segundo plano por parte del Ayuntamiento de Barcelona. La restricción de los espacios públicos y el estado nefasto de las áreas de recreo para los animales ha provocado que este colectivo haya dicho basta a la gestión de la convivencia de la ciudad.

Estas son las medidas y prohibiciones que han llevado a Espai Gos Bcn a organizar esta manifestación por parte de las personas con perro de Barcelona:

  • Prohibición de acceder con perro, ni si quiera atado, a 79 zonas verdes de toda la ciudad de Barcelona.
  • Prohibición de utilizar cualquier zona verde de la ciudad, excepto contadas excepciones, para pasear el perro sin atar.
  • Obligatoriedad de utilizar las áreas para perros, incluso en los barrios en los que no hay, o están deterioradas, son peligrosas, inadecuadas e insuficientes.
  • Obligatoriedad de utilizar zonas para perros a pesar de que cumplen la normativa municipal para estas áreas: falta de drenaje, sombra, florituras…
  • Prohibición de estar cerca de un área infantil sin llevar al perro atado, con multas de 600 euros, sin especificar la distancia permitida, ni tener en cuenta si la persona que va con el perro también va con su hijo/a.
  • Habilitación de unidades específicas de la Guardia Urbana para hacer cumplir estas medidas y prohibiciones.
  • Obligatoriedad, únicamente para los vecinos con perro, de obtener un Carnet de Tenencia Cívica Responsable para poder utilizar los espacios públicos de la ciudad que se habiliten para este colectivo. Hecho que no se exige a ningún otro colectivo para utilizar los espacios públicos.
  • Restricciones del espacio público para los vecinos con perros en pequeñas zonas de la ciudad llamadas Zonas de Uso Compartido (ZUC) que sólo se pueden utilizar con previa obtención del carnet ya comentado y con unos horarios muy limitados a partir de septiembre de 2019.

El próximo domingo las personas con perro de Barcelona se manifestarán en contra de las numerosas prohibiciones y restricciones de un Ayuntamiento que no está cumpliendo con su lema de “Ciudad amiga de los animales”. Los asistentes al encuentro organizado por Espai Gos Bcn mostrarán su malestar con las decisiones del gobierno municipal con carteles, cánticos, batucadas y silbatos, por tanto, recomendamos que las personas no vayan acompañadas de los perros para garantizar el bienestar del animal.

ZooXXI quiere hacer del Zoo de Barcelona «un lugar más científico, más educativo y más ético»

Llegan días claves para el futuro del Zoo de Barcelona. El próximo miércoles 13 de febrero, el gobierno municipal de la ciudad condal votará a favor o en contra de la iniciativa ciudadana presentada por la plataforma animalista ZooXXI.

La iniciativa impulsada por esta plataforma tiene como objetivo cambiar el paradigma actual del Zoo de Barcelona. El propósito principal de ZooXII es que la capital de Cataluña corresponda a su confesión de “ciudad amiga de los animales”. La propuesta consiste en hacer del parque temático animal que conocemos hoy día, un lugar adaptado a la ciencia y a la ética de nuestra época, del siglo XXI.

La idea de ZooXXI no es cerrar el Zoo de Barcelona, sino utilizar estos centros para dar cobijo, atención, asistencia y oportunidades a los animales que actualmente no la tienen, aquellos que están heridos o abandonados. La iniciativa plantea un parque zoológico que responda a las necesidades de los animales y de la protección de sus hábitats, es decir, un lugar más científico, más educativo y más ético.

Durante los cuatro años de mandato del actual gobierno municipal de Barcelona no se han tomado decisiones sobre la situación del Zoo, un espacio que cada año tiene menos visitantes y que en el apartado económico solamente presenta pérdidas. Además, entre otras muchas cuestiones por resolver, preocupa especialmente el conflicto con los delfines, quienes todavía se encuentran sin un hogar en el que vivir en bienestar.

Por otro lado, hay que destacar el enfado que existe actualmente por parte de los trabajadores del Zoo de Barcelona con el gobierno municipal.Janet Sanz, regidora de ecología, anuló la reunión de la semana pasada con el patronado del zoo de la ciudad condal, reunión en la que los miembros del comité de empresa iban a presentar su nuevo plan estratégico para cambiar el devenir del parque.

Los trabajadores del Zoo de Barcelona creen que la anulación de la reunión de la semana pasada por parte del gobierno municipal se produjo a propósito para poder aprobar esta misma semana la iniciativa de ZooXXI. Los actuales empleados del parque consideran que la aprobación de la iniciativa de la plataforma animalista no es compatible con la propuesta de su nuevo plan estratégico.

La última palabra sobre el destino del Zoo de Barcelona la tendrá el gobierno municipal. Este miércoles se antoja un día clave para conocer cuál el nuevo modelo de parque temático animal que quiere el actual mandato de la alcaldía. Tras cuatro años en la que las decisiones han brillado por su ausencia sólo esperamos que la decisión final sea únicamente en favor del bienestar de los animales.

El Ayuntamiento de Barcelona impulsa un curso de formación en el trato animal a la Guardia Urbana tras la muerte de Sota

El principal propósito de este nuevo curso impulsado por la alcaldía es que los agentes conozcan el lenguaje corporal de los animales para evitar que se produzcan situaciones conflictivas.

El Ayuntamiento de Barcelona impulsará un curso para la reforzar la formación de la Guardia Urbana en el trato animal. Esta medida se produce después de las continuas movilizaciones sociales que se han producido en toda España, y en especial en Barcelona, tras la muerte de la perra Sota. El canino fue abatido en la calle Gran Vía de la ciudad condal el pasado 18 de diciembre a causa de un disparo de un agente.

La implantación de este nuevo curso llega después de que la teniente alcalde, Janet Sanz, y el comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, se reunieran el pasado jueves en el Ayuntamiento de Barcelona con la presidenta del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona, Marta Legido.

En el curso de formación se trabajará para que los agentes de la Guardia Urbana sepan anticiparse a las situaciones de conflicto mediante el reconocimiento del lenguaje corporal de los animales. La falta de formación en el trato animal por parte de la Guardia Urbana ha provocado en los últimos años varios incidentes que se podrían haber evitado.

El Colegio de Veterinarios y otras entidades profesionales relacionadas con el bienestar animal serán los responsables de impartir el curso a la Guardia Urbana. El principal objetivo de este curso es garantizar la convivencia entre animales y personas y evitar que se vuelva a repetir el trágico final que tuvo la perra Sota el pasado mes de diciembre.

Desde el Ayuntamiento se afirma que la ciudad de Barcelona ha sido históricamente un referente en la lucha por el bienestar animal, pero en esta ocasión las medidas de bienestar se han producido tras la muerte de una perra y tras la movilización de las personas amantes de los animales. Esperemos que tras la implantación de esta nueva medida no se repita ningún incidente evitable entre agentes y animales.