Entradas

PACMA denuncia irregularidades judiciales en el caso de los 38 beagles de la Universidad de Barcelona en Vivotecnia

PACMA y Lex Anima estudian denunciar al Ayuntamiento de Barcelona, a la Universidad de Barcelona y a la Generalitat de Catalunya por el experimento de la UB y Vivotecnia con 38 beagles.

El Partido Animalista (PACMA) ha denunciado “la existencia de presuntas irregularidades judiciales en el caso de los 38 de cachorros de raza Beagle” con los que el Parc Científic de Barcelona (PCB) y la Universidad de Barcelona (UB) van a realizar un experimento con la empresa Vivotecnia, para que posteriormente los animales sean sacrificados.

El objetivo de este estudio de la Universidad de Barcelona es probar un medicamento para tratar la fibrosis hepática y mielofibrosis. El experimento con Vivotecnia consiste en suministrar a los cachorros de Beagle un fármaco para calcular la dosis exacta necesaria para acabar con la vida de la mitad de ellos. Una vez finalizadas estas pruebas, la otra mitad de los animales serían sacrificados para practicar necropsias y finalizar el estudio.

Tras hacerse públicas las intenciones de la Universidad de Barcelona y Vivotecnia, desde Lex Anima y el Ilustre Colegio de Abogacía de Barcelona (ICAB) se solicitó al juzgado la suspensión cautelar del experimento con el objetivo de “salvaguardar la integridad física de los perros”. Sin embargo, el juzgado de lo contencioso número 6 de Barcelona rechazó la petición alegando la existencia de un defecto de forma.

Tras esta decisión, el Partido Animalista y Lex Anima han puesto de manifiesto en una rueda de prensa celebrada esta misma semana una serie de presiones, filtraciones y vinculaciones sospechosas a favor del Parc Científic de Barcelona, y como consecuencia, de las entidades e instituciones públicas que conforman el Patronato de la Fundación PCB: la Universidad de Barcelona, la Generalitat de Catalunya, el Ayuntamiento de Barcelona y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Eva Díaz, vocal de Lex Animal, ha asegurado que estudian presentar una denuncia en la Fiscalía por presunta prevaricación contra la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento e Barcelona y la Universidad de Barcelona “si siguen empecinados en hacer el experimento” con los 38 beagles en el Parc Científic de Barcelona (PCB) sabiendo que “no hay autorización administrativa para hacerlo”, según ha indicado.

El experimento fue iniciado por el PCB, una prolongación de la UB y una entidad con sede en Cataluña. Se trata de un contrato público y en la adjudicación pone que el ámbito geográfico es Cataluña, por lo que se rige por la Ley catalana, que es clarísima al respeto y exige la preceptiva autorización administrativa”, afirmó Díaz durante la rueda de prensa.

«Parece un experimento de la Edad media», Eva Díaz.

Para acabar, la jurista de Lex Anima puso en duda la validez científica del experimento con los Beagles: “Ingerir cantidades de un producto tóxico hasta que el animal muera, parece un experimento de la Edad media. No tiene nada de científico. El objetivo real del experimento es comercializar un medicamento con un principio activo que ya está inventado, solo para que otra empresa lo comercialice”.

Iván Guijarro, coordinador de PACMA en Barcelona, por su parte, criticó durante el acto la contratación con dinero público de un laboratorio que no cumple con las mínimas garantías de bienestar animal: “pedimos que el dinero se destine a financiar métodos alternativos. Hay científicos ya trabajando en ello, velando por un progreso ético, pero no se les hace caso”, concluyó.

Afortunadamente, desde las entidades animalistas se trabajará sin descanso para tratar de salvar la vida de los Beagles. Desde el Partido Animalista han dejado claro que “aunque el experimento se acabe realizando y los perros sean sacrificados, seguiremos adelante para exigir todas las responsabilidades por tantas irregularidades que están saliendo a la luz”.