Entradas

El lobo ibérico, incluido en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial

Gracias al trabajo de las organizaciones conservacionistas y a la presión del conjunto de la sociedad civil, la caza del lobo ibérico “sin justificación” estará prohibida en toda España a partir del 22 de septiembre.

El lobo ibérico está incluido en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE), tras la publicación hoy en el BOE de la orden ministerial que modifica el desarrollo de este listado. La orden ha recibido el aval del Consejo de Estado que, después de haber estudiado las alegaciones de organizaciones conservacionistas y gobiernos autonómicos, ha considerado que la decisión de incluir al lobo en el LESPRE está suficientemente motivada, cuenta con una base científica sólida y responde al principio de precaución. La orden entrará en vigor de manera inmediata y unificará los criterios de protección de la especie en todo el país.

La asociación Lobo Marley ha celebrado así la inclusión del lobo en el LESPRE: “Hoy comienza una nueva etapa en la historia de la conservación del lobo. Este es el resultado de años de trabajo de muchos conservacionistas y de la presión del conjunto de la sociedad civil que ha expresado de manera clara su exigencia de una protección más efectiva para esta joya de nuestra fauna”.

La orden ministerial hace extensivo a todas las poblaciones de lobos del país el mismo nivel de protección con que hasta ahora sólo contaban las manadas radicadas en territorios al sur del Duero. La inclusión del conjunto de poblaciones de lobo en el LESPRE que ahora queda sancionada responde a la importancia de la especie como patrimonio cultural, científico, así como por los servicios ambientales que produce la presencia de este carnívoro en los ecosistemas, y recibió el apoyo de la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad en su reunión del 4 de febrero pasado.

La decisión cuenta también con el respaldo del informe de evaluación del Comité Científico emitido en 2020, que entiende que el estancamiento de la población de lobo ibérico observado en los últimos años se ha producido como consecuencia de la elevada tasa de mortandad no natural que soporta la especie, motivo por el cual su estado de conservación entra dentro de la categoría de desfavorable inadecuado-U1. Por tanto, es “necesario promover un cambio en el modelo de gestión que las comunidades autónomas afectadas han aplicado hasta la fecha”.

De este modo, como consecuencia del cambio de estatuto jurídico de las poblaciones de lobo situadas al norte del Duero, éstas dejarán de ser consideradas objeto cinegético en aquellas comunidades que hasta ahora autorizaban su caza y las medidas de control de la especie pasarán a tener carácter excepcional.

Únicamente podrán ser autorizadas capturas y extracciones de manera justificada cuando todas las medidas de prevención se hayan revelado ineficaces; con la garantía científica de que no comprometerán el buen estado de conservación de la especie y ante la evidencia de daños importantes o recurrentes en la actividad ganadera.

Su inclusión en el listado permitirá que el sistema de protección de la especie sea uniforme en todo el territorio. Al mismo tiempo se homogeneizarán las medidas preventivas, las indemnizaciones y los procesos de control de la especie que se adopten para evitar y paliar los daños provocados a la ganadería por las manadas de lobos. Por último, la iniciativa equipara la normativa española con la de mayoría de países de su entorno, en los que la especie está estrictamente protegida.

La asociación Lobo Marley ha comunicado que “Este es un paso de gigante, pero no es el fin del camino. La protección estricta del lobo al sur del Duero no ha evitado que la especie se extinguiera en sus núcleos reproductores de Andalucía y Extremadura ante la pasividad, cuando no complicidad, de las administraciones. Estamos preparados para seguir luchando hasta que nuestra fauna salvaje, bajo el paraguas de su máximo regulador, el lobo ibérico, obtenga el respeto que se merece. ¡Lobo Vivo!”.