Entradas

El Ayuntamiento de Barcelona apunta a la tenencia responsable de los animales como la clave para evitar los abandonos

El Ayuntamiento de Barcelona presentó en la mañana de ayer 28 de febrero de 2019 una nota de prensa en la que se ha referido al principal tema que afecta al bienestar de los animales: el abandono.

En el comunicado, el gobierno municipal promueve la tenencia responsable de los animales de compañía. “Tener un animal contigo conlleva cumplir una serie de compromisos tanto con los animales como con la sociedad. Esta doble responsabilidad es la que se conoce como tenencia responsable”.

Frederic Ximemo, comisionado de ecología, ha declarado que el reto actual para el bienestar animal es “crear un modelo de sociedad de abandono cero, por tanto, harán falta cambios legislativos, de gestión y de sensibilización”. Según la normativa catalana abandonar un animal es un acto prohibido. La infracción puede ser sancionada con una multa de entre 400 y 20.000 euros.

Según informa la nota de prensa publicada por el Ayuntamiento de Barcelona, cada año se encuentran unos dos mil animales de compañía abandonados o perdidos. El Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CCACB) es el centro municipal encargado de garantizar el mejor bienestar posible para estos animales hasta que son redirigidos a una nueva familia.

En el comunicado se recuerda que “el factor clave para la recuperación de un animal de compañía perdido es que este esté correctamente identificado con el microchip”. En los últimos cuatro años el CAACB ha recogido un total de 8.320 animales (perros y gatos), de los cuales el 33% fueron reencontrados por sus familias, el 54% fueron adoptados por familias nuevas y un 13% han permanecido en el centro de acogida.

Una situación complicada que se extiende por toda Cataluña

El informe también publica que un estudio presentado por el cuerpo de Agentes Rurales a finales de julio de 2017 detalla que en 2015 se abandonaron más de 22.000 animales de compañía en Cataluña, abandonándose así un animal cada 18 minutos.

El comunicado del Ayuntamiento de Barcelona deja claro que el camino hacia el “abandono cero” ha de ser fruto de la implicación de todas las administraciones. “Los gobiernos locales no disponen de instrumentos jurídicos y recursos suficientes, la mayor parte de las competencias corresponden a las Comunidades Autónomas o bien al Estado”.

Para debatir sobre toda la temática del abandono, se ha organizado una Jornada de intercambio de experiencias sobre la gestión de los Centros de Acogida de Animales. El principal objetivo de estos encuentros es trabajar en “los cambios legislativos fundamentales para superar la situación de abandono de los animales”.

Declaración Barcelona de Abandono Cero

Dentro del marco de la Jornada de intercambio de experiencias entre centros de acogida, se presentará la Declaración Barcelona de Abandono Cero. En esta sesión se llamará a la atención de todos los agentes, ciudadanos, entidades colectivos y administraciones para que impulsen las siguientes actuaciones:

-Promover, desarrollar y dar soporte a las campañas de identificación, censo y esterilización den la provincia de Barcelona.

-Promover el acceso en transporte público a los centros de acogida de animales de compañía para favorecer el trabajo de los voluntarios y las adopciones.

Match entre dueños y animales de compañía

Aprovechando la Jornada entre centros de acogida de animales de compañía, el Ayuntamiento de Barcelona presentará un nuevo método para fomentar la adopción de los animales del CAACB.

Jugando con la coincidencia entre dueños y animales de compañía, la campaña consistirá en hacer un “match” entre la fisonomía del ciudadano y del animal abandonado del CAACB.

La mala gestión estrangula el voluntariado del Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona

El Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona no pasa por sus mejores momentos. Son muchos los problemas que envuelven a un centro cuyos objetivos deberían ser: dar un buen servicio a la ciudadanía y garantizar el bienestar de los animales que acogen por abandono, pérdida o decomiso. Las continuas discrepancias entre voluntarios y titulares, las inadecuadas condiciones de las jaulas, la eterna promesa de un nuevo centro ubicado en Montcada i Reixac… son algunas de las cuestiones que ocupan la actualidad del CAACB. Pero si hay una cuestión candente en la perrera es la dificultad que reviste formar parte del voluntariado.

El Ayuntamiento de Barcelona impone una cláusula abusiva a los voluntarios que quieran formar parte de la perrera municipal. El punto diecisiete del convenio de colaboración prohíbe que “ningún voluntario puede difundir información que pueda perjudicar la imagen institucional del CAACB ni de los animales que sean acogidos”. Un requisito que atenta contra los derechos recogidos en la Constitución vigente.

Los voluntarios son el alma de la atención social y emocional del CAACB. Hacemos referencia a personas que dedican su tiempo de manera totalmente altruista a mejorar las condiciones de vida de los animales, un grupo de personas indispensables que son las que hacen posible el funcionamiento del centro.  El problema reside en que la gestión de la perrera municipal de Barcelona no sólo no facilita el reclutamiento y formación de voluntarios, sino que está poniendo todas las trabas posibles para la incorporación de personas nuevas.

Los animales ingresados en las distintas sedes (Collserola, Argentona y Vic) son los más perjudicados con la falta de voluntarios en el CAACB. La carencia de miembros del voluntariado provoca que los animales puedan estar días sin salir de las jaulas, jaulas poco confortables con unos tamaños que no son acordes a las necesidades del animal y donde deben comer, dormir y defecar.

Desde el año 2019 el proceso de integración al voluntariado del Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona ha pasado de ser muy difícil a ser extremadamente difícil. Sin que haya cambiado la coordinadora del voluntariado desde 2014, la persona que quiera regalar su ilusión y tiempo a los animales del centro ha de formar parte de una de las seis asociaciones con plan de voluntariado específico. Es decir, quien quiera pasear perros o acompañar gatos debe adquirir un compromiso con una entidad de la que cuenta con poca o nula información. Hay quien lo compara con una cita a ciegas.

Una cláusula abusiva para los voluntarios del CAACB

Por otro lado, hay que destacar la cláusula abusiva que debe firmar cada uno de los voluntarios que quieran formar parte de la perrera municipal. Entre los puntos más destacados encontramos el punto diecisiete en el que se expone que “ningún voluntario puede difundir información que pueda perjudicar la imagen institucional del CAACB ni de los animales que sean acogidos”. Un requisito que atenta contra el derecho a la opinión y expresión de las personas.

Cristina Bécares, abogada del ilustre Colegio de Abogados de Terrassa, nos explica que “Tendríamos que plantearnos si firmar este documento vulnera la libertad de expresión y si consecuentemente es válido. La libertad de expresión es un derecho recogido en la Constitución, donde se prevé expresamente que este derecho no se puede restringir mediante ningún tipo de censura previa”.

Así pues, ¿los voluntarios de la CAACB pueden expresar todo lo que quieren? Cristina Bécares nos responde que: “La respuesta es sí, pero hasta unos límites. Podríamos decir que deben cumplir tres requisitos: (a) que las opiniones respeten el derecho al honor y la intimidad de los otros; (b) que las opiniones sean veraces y (c) que no exista el deber de mantener la información secreta”.

Esta cuestión se ha planteado en varias ocasiones en la vía judicial; por ejemplo, si asimilamos los Contratos de Voluntariado con los Contratos Laborales, hay doctrina del propio Tribunal Constitucional que prevé que:

“El contrato de trabajo no implica la privación para el trabajador de los derechos que la Constitución Española le reconoce como ciudadano, así como la libertad de empresa reconocida en el artículo 38 de la CE no conlleva que los trabajadores tengan que soportar limitaciones injustificadas de los sus derechos fundamentales y libertades públicas “.

Estas condiciones abusivas del voluntariado del CAACB han precipitado la fuga de muchos de los voluntarios y como consecuencia la pérdida del bienestar de muchos de los animales. Recordemos que a menor número de voluntarios implicados en el proyecto de la perrera municipal, peor son las condiciones de vida de los animales del centro.

protectora animals barcelona

La mala gestión del centro de Barcelona con los voluntarios afecta de manera especial a los perros de raza potencialmente peligrosa. Este colectivo animal requiere unos voluntarios con unas condiciones exclusivas. Para poder pasear a los perros potencialmente peligrosos se requiere una licencia específica que cuesta dinero y tiempo, además de la disposición y el conocimiento necesario.

El horizonte del voluntariado del CAACB no es nada esperanzador. El motivo no es otro que la mala gestión por parte de los responsables y los titulares del centro, una gestión que está acabando con la labor de unos voluntarios que son el epicentro de todo el proyecto y, sobre todo, del bienestar de los animales.

“Barcelona se sintió líder y dejó de trabajar”

Entrevistamos a David Martínez, encargado de la relación del Pacma con las entidades

David Martínez es informático de profesión, pero sobretodo es activista animalista. Con una larga trayectoria en distintos cargos y colaboraciones en protectoras lleva un tiempo siendo una de las caras visibles de Pacma Catalunya y el encargado de la relación del partido con las entidades.

¿Qué está pasando con los animales en Barcelona?

En los últimos tiempos se está degradando a pasos agigantados el trabajo de muchos años de entidades, voluntarios y porque no decirlo, de algunos políticos de otras formaciones que si eran receptivos a las peticiones de los animalistas. Ese es el problema, depender de la sensibilidad del político y/o técnico de turno. Y el futuro de los animales no puede estar en manos de que el azar coloque una persona empática en el lugar adecuado. En mi opinión, para la gran mayoría de partidos políticos la defensa de los animales es meramente residual y más bien se trata de puro postureo

¿Quién puede querer cargarse el prestigio internacional que tenía la ciudad respecto a los animales?

Voluntariamente o de manera sobrevenida (lo cual es igual de condenable), el equipo de gobierno de Ada Colau lo está consiguiendo. Recuerdo, por ejemplo, en las jornadas europeas de protección felina organizadas por la plataforma Gatera JA, escuchar a otros ayuntamientos reconocer sin tapujos que venían a copiar el modelo Barcelona. Nos hemos dormido en los laureles. Barcelona, mejor dicho, su ayuntamiento, se ha creído que ya estaba todo hecho, que la frase #CiutatAmigadelsAnimals lo podía todo. Se sintió líder y dejó de trabajar. Se olvidó de apoyar a las entidades, muchas de las cuales tienen la sensación de que el consistorio estará encantado de privatizar su labor y no recordó seguir avanzando. Y así estamos, con los gestores de colonias ferales en pie de guerra y con delfines en el zoo de Barcelona en unas instalaciones “no aptas” según la propia World Association of Zoos (WAZA) o la European Association for Aquatic Mammals (EAAM).

Las personas que alimentan colonias lo hacen de manera altruista, durante 365 días al año, a través del Ayuntamiento, muchas tienen un carnet ¿Por qué de pronto su trabajo y el vínculo con los gatos que cuidan no importan?

La sensación acumulada y asentada durante mis años de voluntariado, refleja que la administración siempre nos ve como un problema. No callamos, no nos conformamos, molestamos… Les movemos la mesa donde comen y eso no gusta. Pasa con las colonias, pasa en los centros de acogida de animales. Y esta actitud hacia nosotros, es sencillamente lamentable. ¿Cuánto subiría la factura de una empresa privada que pasara las largas noches capturando gatos para esterilizar? ¿Cuántas empresas privadas estarían  24h disponibles o costearían los gastos veterinarios y de mantenimiento de su bolsillo? ¿Cuántas empresas sabrán dar el cariño que nosotras ofrecemos desinteresadamente? La desaparición del voluntariado sería un retroceso insuperable. Incluso económicamente, no les interesa.

¿Tiene coherencia tener un centro de esterilización de gatos urbanos como Tres Pins, aprobar unánimemente el Manifiesto Felino, once años de convenio con las entidades y ahora no proteger a los gatos de Bon pastor, Sant Andreu, la Sagrera y Poblenou?

No tiene ningún sentido. A mí, personalmente, me da pena. Siento lástima de ver que la ciudad ejemplar de hace unos años, no solo se ha quedado estancada, sino que ha retrocedido. Aquellos brindis a los que asistimos cuando nos daban premios internacionales, han provocado una resaca terrible. Y la están pagando los animales de nuestra ciudad.

¿Qué respuesta habéis tenido de la Oficina de Protección del Animal y de la Concejalía y el Comisionado?

De momento, siempre que hemos intentado hablar con la administración hemos obtenido un doloroso y ruidoso silencio por respuesta. Pero seguiremos insistiendo. Seguiremos golpeando la puerta.

¿Qué deben hacer en concreto para restablecer el crédito animalista de una ciudad emblema?

Escuchar a todos los animalistas. Los que te aplauden constantemente y los que te critican. Aprovecho para reivindicar la presencia del Partido Animalista en ciertos foros de decisión municipal, en los que parecemos estar vetados.

También hay una llamada desesperada desde el voluntariado respecto del Centro de Acogida de Animales de Compañía. Una campaña de Change denuncia que la gestión no es buena ¿Qué avances va a hacer PACMA para recoger esta petición y promover cambios?

Personalmente, como responsable de la relación con entidades de PACMA, ya me he reunido con algún grupo de voluntarios del centro para escuchar sus demandas. Te voy a explicar una percepción personal, a riesgo de que parezca una batallita del abuelo; en la asociación que estaba, nos tocó luchar con otra instalación similar de otra comarca (Barcelonès) de gestión nefasta, y para nosotros el CAAC de Barcelona, aunque mejorable, resultaba un paraíso. Otro ejemplo más, que BCN se ha anestesiado en la auto complacencia. Cuando todo el mundo te dice lo guapo que eres, cuando algunas personas y entidades aplauden todas tus ocurrencias y acciones, te lo acabas creyendo. Y así nos va.

Por cierto, ¿para cuándo la construcción del nuevo centro de acogida de Barcelona?

A mí se me ocurre un buen lugar que podría servir, por ejemplo, para fomentar las adopciones: el Parc de la Ciudadella, donde está situado algo llamado “Zoo de Barcelona”. Se podía cerrar el Zoo y utilizar el espacio.

La Manifestación del sábado por los gatos reunió mucha gente. ¿Estáis contentos?

Mucho, creo que ha sido una explosión del descontento acumulado. Estamos contentos de la respuesta, evidentemente no de la situación. Estamos orgullosos de echar un cable a las entidades. Entre todos, seguro que logramos solucionar el problema.

También habéis hablado de lo que se hizo a un centenar de palomas el año pasado por estas fechas…

Y el acoso a los jabalíes….

Se apretó mucho a las gateras como si los puntos de alimentación para gatos fuesen la causa de la proximidad de los jabalíes y no la invasión que estamos haciendo de su entorno…

Sí, son ejemplos de que BCN no es tan amiga de los animales como pregona. Un hastag no vale nada comparado con los hechos reales. Son evidencias que cuestan la vida a muchos animales. 100 palomas importan más que 100 tweets ingeniosos. El tema de los jabalíes… nos daría para otra entrevista. Hemos presentado una petición por escrito al distrito de Nou barris para que nos expliquen una oferta de contratación pública para la gestión de jabalíes. Silencio. Pero seguiremos insistiendo. Hemos venido para quedarnos.

Conoce la campaña: FIN AL MALTRATO EN LA PERRERA DE BARCELONA

El Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona (CCACB) no pasa por sus mejores momentos. Un grupo de personas indignadas por los servicios que está ofreciendo el centro ha iniciado una petición dirigida a la Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Janet Sánchez.

Los promotores de esta campaña acusan a los titulares del CCACB de llevar más de 6 años sin ofrecer mejoras, teniendo a los perros encerrados durante días en jaulas sin socialización en los patios. “El maltrato animal comprende comportamientos que causan dolor innecesario o estrés al animal. Los mismos van desde la negligencia en los cuidados básicos hasta la tortura”, publican los responsables de esta petición.

Además, los indignados hablan de “un grave estrangulamiento en el cuadro de voluntarios sin precedente. Las peores cifras desde 2004”. Las condiciones de los perros están en un claro declive por lo que piden “cambios inminentes, comprobables, significativos e irreversibles”.

Un empleado del CAACB nos asegura que “el principal problema de la gestión del centro es que faltan voluntarios para pasear a los perros, lo que conlleva que los animales puedan estar dos o tres días sin salir de unas jaulas con espacios muy reducidos”.  Además, nos ha contado que “cada vez hay menos voluntarios porque no están de acuerdo con la gestión de la perrera”.

Estas son las transformaciones radicales en la gestión que exigen los líderes de esta petición:

-Garantías de bienestar físico, psíquico y social a los perros y gatos del CAAC.

-Accesibilidad, formación y apoyo al voluntariado.

-Campañas efectivas de acogida y adopción de perros y gatos.

-Implementación de un plan especial contra la cría, abandono, maltrato de Perros Potencialmente Peligrosos tanto para los propietarios como para las instituciones.

-Mayor y mejor supervisión, formación y compromiso del personal contratado, en especial en el cuadro veterinario.

La petición requiere 10.000 firmas, actualmente ya se han conseguido cerca de 8.500. La campaña quiere acabar con el sufrimiento de perros y gatos de Barcelona mediante la sustitución de los titulares del Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona por “personas capaces, preparadas, vocacionales y distintas”.

Los indignados del CAAC hablan de “fracaso” por parte de un ayuntamiento que “va de moderno y que ha contribuido a degradar la situación del centro de acogida de Barcelona”. Además, al tratarse de un lugar público, invitan a la ciudadanía, a los medios y a la oposición a comprobar cada uno de los términos que proponen.

Este es el enlace en el que puedes sumarte a la recogida de firmas por el “Fin al maltrato en la perrera de Barcelona”:

http://chng.it/yQrGmHvhmf

 

 

 

 

Campaña a favor de la adopción de perros en Barcelona

En 2017 se abandonaron casi 2.000 animales, de los que se acogieron 1.400. Los centros de acogida, como el CAACB, cuentan con pocos recursos y falta de profesionales

Del 11 de abril hasta el 18 los Barceloneses verán estatuas de perros por toda Barcelona. Al acercarse, verán que las estatuas representan perros de verdad que han sido abandonados y que se encuentran provisionalmente al CAACB, el centro de acogida de animales de Barcelona. Se trata de una campaña a favor de la adopción de perros en Barcelona. El objetivo del consistorio es hacer visible el alto número de abandonos en Barcelona y, al mismo tiempo, facilitar la adopción. Para ello, junto a cada placa se incluirá información para que los usuarios puedan adoptar.

Cada placa y estatua, además, dispondrán de un código QR, un código informático que proporciona información una vez leído con un móvil. Este código vinculará la estatua con toda la información del perro real, que se podrá adoptar. En total, Barcelona dispondrá de veinte estatuas con sus respectivos códigos por toda Barcelona, ​​dos en cada distrito. Frederic Ximeno, comisionado de Ecología del ayuntamiento de Barcelona, ​​llamada a “la responsabilidad a la hora de adoptar”, ya que, en palabras suyas, “es una decisión para toda la vida”.

El Centro de acogida de animales de Compañía de Barcelona (CAACB) ha acogido 760 perros y 660 gatos durante el 2017.El CAACB, encargado de acoger animales abandonados en Barcelona, ​​cuenta con limitaciones importantes a la hora de llevar a cabo su tarea. Una parte importante de los encargados de acoger animales son voluntarios a los que, en muchos casos, no se les paga ni el transporte, tal y como denunció la Síndica de Greuges. 

Pero el objetivo del gobierno municipal de Ada Colau es sobreponerse a las limitaciones prácticas y centrarse ahora en una campaña en contra del abandono y a favor de la adopción. Las cifras son hoy por hoy alarmantes, y por ello se ha decidido optar por concienciar más.