Entradas

El tribunal declara culpables a los cazadores acusados por la muerte ilegal de un lobo

El tribunal declara culpables a los acusados por la muerte ilegal de un lobo en el trascurso de una cacería en Ávila. Se trata de una sentencia pionera para el movimiento conservacionista español.

El Juzgado de lo Penal de Ávila ha declarado culpables a dos de los cazadores que participaron en una montería en Ávila y abatieron al menos a un lobo de forma ilegal. Se trata de una sentencia sin precedentes en España que se ha producido gracias a las acusaciones de las asociaciones Lobo Marley, ANADEL y Ecologistas en Acción.

Los hechos sucedieron en 2015 en el coto de Valdeciervos, ubicado en el municipio abulense de Tornadizos. Durante el desarrollo de una montería, los cazadores dispararon a un grupo de lobos, especie protegida, abatiendo al menos a uno de ellos. El cuerpo del animal fue retirado y no ha aparecido, pero en la sentencia queda acreditada su muerte a través de diversas pruebas, testificales, documentales, genéticas y balísticas recabadas por el Seprona de la Guardia Civil.

Los responsables de los hechos, que ya han sido sentenciados, serían dos cazadores participantes en la montería. A ambos sujetos se les condena como autores criminalmente responsables de un delito contra la fauna, con pena de ocho meses de multa a razón de una cuota diaria de cien euros, así como a una indemnización conjunta y solidaria de 9.261€ a la Junta de Castilla y León.

Uno de los acusados, sin licencia de armas, ha sido condenado a seis meses de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio de sufragio pasivo durante el tiempo de condena. Además, se condena al acusado con licencia a inhabilitación especial para el ejercicio de la caza durante los próximos tres años.

La plataforma ciudadana Lobo Marley ha mostrado su “satisfacción y la de la sociedad civil a la que representamos, y nos congratulamos por haber quedado demostrado que matar a una especie protegida no es asunto baladí ni puede seguir siendo práctica tan habitual en este país pese a su ilegalidad. Estos hechos han de ser siempre observados con el máximo rigor y castigados de forma ejemplarizante con la mayor contundencia posible. Se abre en España un nuevo precedente legal más, en la progresiva defensa y protección estricta del lobo ibérico”.

Asociaciones en defensa de los animales y el ecosistema piden «una regulación estricta» de la caza

En Cataluña, sólo el 0.6% de la población tiene licencia de caza. Pero en temporada alta, hasta en el 90% del territorio permite la cacería. Más de 15 asociaciones han denunciado los desequilibrios que ello supone a la flora y fauna del país, a partir de una coalición de entidades llamada ‘La verdad de la caza’. «Más de un millón de animales mueren al año por culpa de la caza que, además, impide la autorregulación del ecosistema», explica Jaume Grau, portavoz de la nueva coalición.

La coalición de entidades reclama también que no se les margine en la elaboración de la futura ley de caza, que sustituirá la anterior aprobada durante el franquismo. Para las asociaciones, la futura ley, que hasta el momento sólo es un borrador, es mucho más cercana a los intereses de los cazadores que a los del «99% de la población» en palabras de Grau.

Las asociaciones subrayan que los animales son los principales perjudicados por la caza



Además de los 1.200.000 muertos, se estima que la cifra podría aumentar mucho más si se cuenta la caza furtiva. También critican el discurso del lobby de la caza, basado en la premisa de que «a más caza, menos problemas para el ecosistema». Grau se opone: «los datos demuestran muy claramente lo contrario, cuanta más cacería, más problemas para la flora y la fauna».

‘La verdad de la cacería’ denuncia que la caza está generando problemas para la vida humana. «Es una actividad incompatible con pasear por la naturaleza, con el excursionismo y con una interacción de las personas con el medio» explica el portavoz de la Coalición.

La Coalición se llama «La Verdad de la Cacería» y está formada por Ecologistas en acción de Cataluña, AnimaNaturalis, DEPANA, FAADA, Futuro animal, Galgos 112 y Libera y recibe el apoyo de 9 asociaciones más.

Entre líneas, la coalición intentará revertir la actual correlación de fuerzas entre el lobby de la caza y los defensores de la naturaleza. «La Generalitat y otras administraciones han escuchado mucho más los cazadores que a nosotros» se queja el portavoz de la coalición. «Hasta el punto que consideraron la caza una actividad ‘de interés social’ y que, por lo tanto, se debe preservar», se queja Grau.

El modelo propuesto por ‘La verdad de la caza’, basado en suprimir o limitar muy estrictamente esta actividad, se aplica a otras comunidades de Europa. El modelo ha resultado un éxito en Ginebra, donde zonas protegidas han visto como el ecosistema ganaba en biodiversidad y la relación entre personas y animales mejoraba sustancialmente.

Guillem Amatller