Entradas

La Associació d’Advocats en Defensa Animal de Tarragona ha denunciado a los dos agentes responsables de la muerte de Shaitán

Ha vuelto a pasar. La falta de formación específica en etología y manejo seguro de los perros ha desencadenado otro final trágico. El pasado viernes un agente de la policía local de Calafell (Tarragona) mató a tiros a un perro llamado Shaitan. Los hechos sucedieron después de que varios vecinos avisaran a los agentes sobre la presencia de un rottweiler suelto por la zona. El desenlace fue la muerte del animal causado por tres disparos de la policía.

La versión policial oficial explica que una patrulla de la Policía Local de Calafell acudió a la urbanización de Valdemar tras las quejas vecinales sobre la presencia de un perro rottweiler que paseaba suelto por las calles de la zona. Cuando un miembro de la patrulla quiso acercarse a Shaitan, el animal supuestamente acorraló e incordió al agente, motivo por el cual este le disparó tres tiros en la cabeza que causaron la muerte del perro.

Igual que sucedió con el caso de la perra Sota, quien también murió por el disparo de un Guardia Urbana, existen testimonios que difieren de la versión policial. Algunos vecinos aseguran que “la Policía Local de Calafell disparó de manera precipitada cuando el animal tan sólo se disponía a entrar a su casa”. También hay testimonios que aseguran que “Shaitan es un perro muy tranquilo que nunca había causado ningún problemas con nadie de la zona”.

La Associació d’Advocats en Defensa Animal de Tarragona ha denunciado a los dos agentes de la Policía Local de Calafell responsables de la muerte del perro. Esta asociación considera que hubo maltrato por parte de los agentes hacia el rottweiler, un maltrato que desencadenó en la muerte del animal. ADAT argumenta su denuncia en base a los testimonios que aseguran que “en ningún momento el perro tuvo una actitud agresiva ante la policía”.

Los abogados animalistas han denunciado a los dos agentes de la Policía Local de Calafell ya que no existe conocimiento cierto sobre quien de los dos disparó al animal. ADAT también ha difundido un video en el que se muestran imágenes del comportamiento de Shaitan, un perro aparentemente tranquilo y cariñoso.

Cada vez se repite con más frecuencia este tipo de incidentes entre agentes de la policía y animales. Urge encontrar una solución para que estas situaciones nos desencadenen siempre en la muerte del animal. Lo que parece claro es que los cuerpos policiales necesitan una formación en la que se les enseñe a manejar distintas situaciones con los animales, así evitaremos que estos acaben siempre tiroteados.

Ni en Calafell ni en ninguna parte se puede permitir el maltrato animal

 

Para saber cómo está la situación entrevistamos a Albert Sabater de ADIPAC (Asociación para la defensa y protección de los animales de Calafell) quien nos cuenta la alarma que se ha creado a través de la difusión de unas impresionantes imágenes de perros en un claro estado de maltrato (incluso algún cadáver). La foto del animal muerto ha revolucionado las redes y el alcalde Ramón Ferrer ha prometido una actuación definitiva para la próxima semana.

 

¿Qué ha pasado en Calafell con el caso de los perros?

Se ha encontrado en Calafell un terreno privado donde había más de 25 perros en mal estado, uno de ellos muerto en circunstancias no aclaradas. Este perros son de diferentes cazadores que los tienen hacinados en jaulas, sin atención de ningún tipo. Por no disponer, no disponen ni de comida y el agua es caliente y está llena de microorganismos y verdosa debido a las largas horas de exposición al sol.

¿Desde cuándo?

Hace muchos años que se comunica esta situación. De hecho se han hecho tres avisos para denunciar el caso, pero nunca se ha actuado. El caso se ha ido archivando, lo que ha generado dudas y malestar sobre este silencio administrativo.

¿Quiénes son los responsables a tu parecer?

En mi opinión los responsables son claramente los cazadores, que utilizan a estos pobres animales para sus fines. Estos perros pasan al olvido cuando termina la temporada de caza, como si de un coche viejo se tratara.

¿Cuál es la postura del Ayuntamiento hasta ahora?

El Ayuntamiento, como siempre ha hecho, sea cual sea el partido al mando, se ha lavado las manos alegando que es competencia de la Generalitat y que no pueden hacer nada. Este caso debe permitir tomar conciencia de que no se pueden ignorar los hechos ni tolerar el maltrato animal, lo haga quien lo haga.

¿Cómo lo ven los vecinos?

En este caso no hay problema de vecinos, ya que es una parcela aislada en medio montaña, el edificio más próximo es una planta de residuos.

¿Cuáles son las soluciones propuestas?

Se está estudiando a nivel administrativo para decidir cuales son las medidas a tomar. Posiblemente la prohibición de tener tantos animales encerrados (cosa que la ley dice claramente) y una multa administrativa que puede quedar en nada. El problema será el destino de los 24 perros restantes, mal nutridos, con llagas por todas partes, pulgas, enfermos, etc.

 

Hablando ahora de gatos, ¿cuál es su situación en el municipio? ¿también sufren?

Los gatos también sufren por las calles de Calafell. Muchos de ellos son envenenados, asesinados a perdigonazos, colgados, etc. Algunos vecinos se creen con la impunidad suficiente como para poder matarlos. Tenemos la suerte de que algunos vecinos se dedican a salvar, cuidar y mantener a estos pobres animales poniendo dinero de su bolsillo y tiempo que no tienen. Muchos sacrifican vacaciones para no dejar gatos desamparados. No pueden irse, pues nadie cuidaría de ellos.

¿El municipio tiene implementado el CES?

Según el Ayuntamiento si. En Calafell hay miles de gatos por las calles, y sólo hay un chico que captura. Coge un gato que lleva a esterilizar y devuelve. A continuación otro y luego otro. Es un ritmo muy lento y muchos gatos para una sola persona, lo que hace que el número de gatos callejeros crezca exponencialmente de una forma exagerada. Un trabajador es totalmente insuficiente.

Se ha aprobado una nueva normativa ¿que destacarías de ella?

Hace unos meses se aprobó una nueva ordenanza muy esperanzadora, pero a día de hoy todavía no se ha hecho efectiva. Igualmente esta nueva ordenanza no servirá de nada si la administración no se deja asesorar y ayudar por quien de verdad conoce a los animales: las asociaciones animalistas de la zona, que saben cómo tratar a los animales y crear la simbiosis perfecta con la ciudadanía. La administración sabe mucho de leyes, pero la calle no se puede regular desde un despacho. Si no se dejan ayudar, la nueva ordenanza será un fracaso y empeorará la situación.

¿Ves solución inmediata a la situación?

Por desgracia no. Justamente por el hecho de que el ayuntamiento no se deje asesorar. Una cosa es la teoria y otra la práctica.

 

Entrevista de Emma Infante a Albert Sabater de ADIPAC