Entradas

El Consell de Col·legis Veterinaris de Catalunya presenta el Manifiesto Contra la Rabia con el apoyo del colectivo médico

El 28 de septiembre es el Día Mundial Contra la Rabia y los veterinarios recuerdan que para hacer frente a un brote de rabia es imprescindible que la vacunación sea obligatoria en Catalunya.

El Consell de Col·legis Veterinaris de Catalunya (CCVC) cree firmemente que cuidar la salud y el bienestar de los animales enriquece la salud de las personas. La rabia es una enfermedad zoonótica que se transmite de animales a personas y para erradicarla es necesaria la colaboración de veterinarios y médicos, ya que la vacunación de los perros actúa de barrera inmunitaria. Este enfoque se engloba dentro de la perspectiva One Health, el concepto que subraya justamente que la salud humana, animal y medioambiental están interconectadas.

El Manifiesto Contra la Rabia, presentado durante la Semana de la Inmunización, que es imprescindible que la vacunación contra la rabia sea obligatoria en Cataluña. Ha recibido el apoyo del Consejo de Colegios de Médicos de Cataluña, de Médicos de Cataluña y de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA).

«Vacunar a los animales protege a las personas”

La vacunación de los perros contribuye a la erradicación de esta enfermedad y el hecho de que estos colectivos sumen fuerzas es muy relevante para conseguir esta obligatoriedad. El manifiesto se sostiene en una publicación de la doctora en veterinaria y catedrática en Sanidad Animal, M. de los Ángeles Calvo, que se titula: “Por tu salud y la salud del animal, vacúnate y vacuna. Vacunar a los animales protege a las personas”, el cual expone que la vacunación es una de las medidas más efectivas en la prevención de enfermedades infecciosas como la rabia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), junto con la Alianza Mundial para el Control de la Rabia (GARC) establecieron el año pasado el proyecto mundial “Unidos contra la rabia”, para elaborar una estrategia común con el objetivo de erradicar la rabia en el año 2030. Esta estrategia se basa en la vacunación de los perros, en la educación para una tenencia responsable y en una política de control de los perros de calle que parta de la correcta identificación de los animales de compañía.

El CCVC y los cuatro Colegios Oficiales de Veterinarios de Cataluña se suman a este propósito. “Catalunya ha de tomar acciones para hacer posible el objetivo de la OMS, no podemos estar en la cola en un objetivo sanitario tan importante como este», subraya el presidente del CCVC, Ricard Parés. En junio de 2021, el CCVC se reunió con el Departamento de Acción Climática y Agenda Rural de la Generalitat de Catalunya para dar a conocer el Manifiesto y avanzar hacia la obligatoriedad de la vacuna contra la rabia en Cataluña.

El caso de rabia de Alemania

El pasado 21 de septiembre las autoridades del Gobierno alemán confirmaron un caso de rabia en un cachorro de perro de ocho semanas que llegó ilegalmente en el país germano. Procedía de Turquía y llegó por Bulgaria el 2 de septiembre. El cachorro murió el día 9 en una clínica veterinaria sin haber tenido contacto con otros animales. Sin embargo, sí había tenido contacto con personas, las cuales han sido vacunadas de emergencia.

Hay organizaciones policiales y de protección animal de Cataluña y de Europa que alertan del aumento de comercio ilegal de cachorros detectado desde la pandemia. Los casos que ha habido de rabia los últimos años en Europa comparten este patrón común: suelen ser cachorros que llegan a la Unión Europea (UE) de forma ilegal y proceden de países no pertenecientes a la UE donde la rabia es endémica o, como el caso de Turquía, clasificado como país de alto riesgo de rabia canina.

“Para hacer frente a un brote de rabia en España es imprescindible la vacunación obligatoria en animales domésticos, una revisión anual de la vacuna y una adecuada política de identificación animal”, concluye Ricard Parés. Para conseguir estos objetivos es necesario que todos: veterinarios, médicos, biólogos, propietarios de mascotas e Instituciones trabajemos juntos.

La AIAC inscribe 105.168 animales de compañía durante el 2020 a pesar de la pandemia

Las adquisiciones de animales de compañía aumentaron durante el confinamiento. En 2020 se realizaron 105.168 nuevas identificaciones, un 11% más que en 2019.

El Consell de Col·legis de Veterinaris de Catalunya (CCVC) gestiona el Archivo de Identificación de Animales de Compañía (AIAC) desde 1987 y, desde entonces, las nuevas inscripciones han crecido año tras año. En 2020 se realizaron 105.168 nuevas identificaciones, un 11% más que en 2019. El crecimiento del 2020 ha sido superior al de años anteriores. Estas más de cien mil inscripciones equivalen a 288 nuevos animales inscritos cada día en Cataluña.

El AIAC es la base de datos más extensa de Cataluña, cuenta con casi 1.500.000 animales inscritos. Dispone de un servicio de atención continuada los 365 días al año y está dotada de los recursos técnicos necesarios y del personal adecuado para mantenerla actualizada y operativa. El archivo se constituyó como un servicio que la profesión veterinaria ofrece a los propietarios de los animales de compañía y a la sociedad en general en pro de la tenencia responsable.

La inscripción en el AIAC: seguridad para los animales de compañía

Una de las ventajas principales de la AIAC es que contribuye a recuperar los animales perdidos o extraviados. En concreto, el 85,9% de los animales que se localizan perdidos en la calle y que están inscritos en la AIAC son devueltos a su propietario. “El buen funcionamiento de la AIAC es posible, también, gracias a los veterinarios colegiados”, destaca el presidente del CCVC y vicepresidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona (COVB), Ricard Parés. Y observa: “Son los veterinarios los que ponen el microchip e inscriben los animales de compañía en la AIAC. Nos sentimos muy agradecidos y orgullosos por el trabajo de un colectivo que no se ha detenido a pesar de la pandemia”.

La identificación, una obligatoriedad legal

La Ley de Protección de los Animales de Compañía establece la obligatoriedad de la identificación de los animales de compañía. La inscripción en la AIAC es una medida que contribuye a la protección de los animales, ya que su buen funcionamiento tiene como objetivo devolver los animales que se encuentran perdidos. Es una medida de tranquilidad para los propietarios de mascotas. Por otra parte, también cabe destacar que la identificación ayuda a reducir los abandonos.

Los animales de compañía hacen un gran bien social

En la mayoría de los casos, estas nuevas identificaciones corresponden a nuevas adquisiciones de animales en los hogares catalanes. La comisión de expertos en pequeños animales del CCVC coincide en que se debe a diferentes factores. Una de las integrantes de esta comisión, la veterinaria Marta Legido, explica: “Por un lado, en general se pasa más tiempo en casa y, por otro, el aislamiento y distanciamiento social han incrementado la sensación de soledad y, todo ello, ha puesto en valor los beneficios de compartir la vida con un animal de compañía”.

Otra de las integrantes, la veterinaria Dolores Corredera añade: “Las mascotas hacen mucha compañía y se convierten en un apoyo emocional. Pero hay que recordar que son una responsabilidad y que cuando se pueda ir de vacaciones, ellas seguirán con nosotros. Por lo tanto, pedimos mucha conciencia a la hora de adquirir un animal y recordamos que la identificación e inscripción en la AIAC se traducen en seguridad y tranquilidad”.

Nace One Healt, un órgano consultivo en la gestión y el control de enfermedades como la Covid-19 en Cataluña

El Consejo de Colegios de Veterinarios de Cataluña ha constituido la Comisión One Health, un órgano consultivo en la gestión y el control de enfermedades como la Covid-19 en Cataluña. Veterinarios científicos e investigadores integran la comisión.

La Covidi-19 ha puesto en evidencia que la salud es global. La interrelación y la globalización definen el mundo de hoy; ahora, las pandemias deben tratarse desde la perspectiva One Health (Una Salud). Es un concepto promovido por la Unión Europea que indica que la salud humana, la salud animal y la salud medioambiental, así como su profilaxis, son interdependientes y están vinculadas a los ecosistemas en los que coexisten.

El Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña (CCVC) ha constituido la Comisión One Health como un órgano consultivo en enfermedades zoonóticas, que son enfermedades transmisibles entre animales y personas. «Los veterinarios podemos aportar mucho a la salud pública: con la comisión One Health nos ponemos al servicio de la sociedad, de la administración pública y de los medios de comunicación para aportar nuestro conocimiento y experiencia», explica el presidente del CCVC, Ricard Parés.

La comisión está formada por veterinarios de reconocido prestigio y amplia trayectoria profesional: la doctora en veterinaria, doctora en farmacia, diplomada en sanidad y secretaria general de la Academia de Ciencias Veterinarias de Cataluña, M. de los Ángeles Calvo; el doctor en veterinaria y profesor de la Universidad de Lleida (UdL), Lorenzo José Fraile; la doctora en veterinaria, responsable del Centro de Investigación en Sanidad Animal (CReSA) del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), Natàlia Majó; y la doctora en veterinaria, decana de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y presidenta de la Conferencia de decanos y decanas de Facultades de Veterinaria de España (CDVE), Maite Martín.

Objetivo de la Comisión One Health

Es importante recordar que el 60% de las enfermedades infecciosas son de origen animal y que, por tanto, las zoonosis son un reto vigente para la salud pública. Cuando una enfermedad afecta al conjunto de la población se debe abordar desde la perspectiva epidemiológica independientemente de la especie animal afectada. Los veterinarios pueden aportar su experiencia y conocimiento en la gestión y control de enfermedades contagiosas.

La política sanitaria que los veterinarios aplican en la producción animal ha favorecido que enfermedades humanas que hace años tenían una elevada prevalencia, actualmente no supongan un problema. Algunos ejemplos han sido la tuberculosis y la brucelosis; y hoy, lo es el virus del Nilo, que se presenta como un reto actual. Por ello, es fundamental que los veterinarios y veterinarias formen parte de los equipos interdisciplinarios de prevención y lucha contra estas epidemias.

El CCVC tiene voluntad de que la Comisión One Health sea un instrumento de colaboración con la administración catalana, que visibilice aún más el papel de la profesión veterinaria en la salud pública y que fortalezca la colaboración entre el CCVC y la administración.