Entradas

El Instituto Jane Goodall rescata a tres chimpancés en Angola

El Instituto Jane Goodall ha rescatado a tres chimpancés hembras que vivían en horribles condiciones en Angola. Tras muchos esfuerzos, los animales ya descansan en el santuario de Tchimpounga.

Después de más de un año de negociaciones con el gobierno angoleño, el Instituto Jane Goodall en Congo ha rescatado a Johana, Rickita y Tina, tres chimpancés hembras que vivían en horribles condiciones como animales de compañía ilegales junto a un restaurante de Cabinda, en Angola, un país vecino de la República del Congo.

Rebeca Atencia, veterinaria y directora del Instituto Jane Goodall Congo, viajó varias veces a Angola para conocer el estado de salud de las tres chimpancés, la situación era pésima. Johana y Rickita, las dos hembras adultas, estaban encerradas en una jaula de cemento donde habían vivido las dos últimas décadas. En la última visita, Tina, la cría de chimpancé, se encontraba retenida por el propietario del restaurante en la parte trasera de una camioneta.

El Instituto Jane Goodall Congo normalmente trabaja dentro de la República del Congo, pero como Angola carece de un santuario adecuado para el cuidado y el bienestar necesario de los primates, el centro de Tchimpounga se convirtió en la opción más cercana y viable para el rescate de los animales.

La liberación de las tres chimpancés ha sido posible gracias al trabajo en colaboración del Instituto Jane Goodall, la Alianza Panafricana de Santuarios (PASA), el Fondo Internacional de Bienestar Animal y el gobierno angoleño. Poco a poco, Johana, Rickita y Tina se han integrado con otros grupos de chimpancés también rescatados con acceso al aire libre por primera vez en sus vidas.

Lamentablemente, las historias de Johana, Rickita y Tina no son nada atípicas. El Instituto Jane Goodall ha rescatado cientos de chimpancés del tráfico ilegal durante las tres últimas décadas. Cada año miles de primates son secuestrados de la naturaleza, asesinados, traficados o retenidos en horribles condiciones. Desde el IJG se trabaja para poner fin a este tipo de comercio ilícito, y con su campaña Forever Wild pretende concienciar sobre la grave amenaza que este negocio supone para la vida de muchos animales salvajes.