Entradas

Así trabajan en Katubihotz con las colonias felinas durante el estado de alarma

El estado de alarma causado por el coronavirus ha cambiado la rutina de trabajo de muchas asociaciones que velan por el bienestar de las colonias felinas. La Dirección General de Derechos de los Animales publicó el pasado 15 de marzo que la alimentación de los gatos callejeros podía seguir produciéndose siempre y cuando se prioricen los horarios de menos afluencia y se espacien el máximo de días posibles las visitas.

Katubihotz es una asociación ubicada en Pasaia (Gipuzkoa) creada para cuidar y controlar colonias de gatos que viven en la calle y también para procurar una casa a los felinos a través de la adopción. Esta entidad está formada por personas que respetan a los animales y que desean que los gatos sean aceptados y respetados por nuestra sociedad. Desde Animalados nos hemos puesto en contacto con la asociación para conocer cómo están trabajando con el estado de alarma instaurado en el territorio español.

Gato de una colonia felina controlada por Katubihotz

Gato de una colonia felina controlada por Katubihotz

Los voluntarios de Katubihotz explican que la rutina no ha variado mucho a pesar del confinamiento social provocado por el coronavirus: “El control de las colonias felinas lo llevamos igual que antes. Cada voluntario controla una o varias colonias desde hace tiempo, por lo que nada ha cambiado. Antes del estado de alarma ya estábamos repartidos, cada uno va a su colonia una vez al día, pero ahora siempre en solitario”. Ahora bien, desde la asociación han tomado una serie de medidas de prevención durante sus prácticas en las colonias: “Estamos extremando las precauciones. Trabajamos con guantes y mascarillas y desinfectamos lo mejor posible las zonas en las que ponemos la comida para los animales”.

Desde la entidad valoran mucho el apoyo que han recibido por parte de la Guardia Urbana para poder seguir con su labor diaria: “La Guardia Urbana de Pasaia nos ha apoyado y nos ha ayudado desde el principio. Ellos tienen una lista con los nombres y con el DNI de los voluntarios que formamos Katubihotz. También han apuntado las tareas a realizar de cada voluntario y los traslados que tenemos que hacer”.

Katubihotz, además de alimentar y cuidar a los gatos de diferentes colonias felinas, cuenta con un refugio de felinos a los que han encontrado acomodo para los días de confinamiento: “Todo el trabajo del refugio (limpieza, mediaciones, etc.) lo realiza una sola persona por las mañanas y otra por las tardes. Antes lo hacíamos más personas. Para hacer menos salidas y disminuir riesgos, nos propusimos vaciar el refugio. Gracias a la gente, que se ha volcado en ayudarnos, hemos encontrado acogida para todos los gatos, al menos hasta que pasen los días de cuarentena. Esta semana se irán los últimos cuatro que quedan, estamos muy agradecidos”.

Ahora bien, los cuatro felinos que restan por salir del refugio no pasan por sus mejores días: “Están bastante aburridos los pobres. Ellos están acostumbrados a más ajetreo, a compartir su tiempo con más personas y a tener más tiempo de juegos. Menos mal que muy pronto estarán viviendo una aventura nueva en sus casas de acogida”.

Sin embargo, los voluntarios destacan la actividad que hay a lo largo de estos días en las colonias felinas de Pasaia: “Hay más movimiento en las colonias, están apareciendo gatos nuevos en todas ellas. Al igual que por la calle, en la que vemos gatos desconocidos muy hambrientos rebuscando en contenedores o en la lonja del puerto. Son gatos que bajan de las huertas, lo que significa que allí han dejado de alimentarlos”.

Gato feral de una colonia felina de Pasaia

Gato feral de una colonia felina de Pasaia

Sobre las adopciones, los voluntarios de la asociación nos comentan que: “Actualmente están paralizadas. Nos gusta hacer entrevistas en persona y que los adoptantes conozcan al animal antes de darlo en adopción, algo que en estos momentos es imposible. A pesar de esto, tenemos una gatita anciana preadoptada a la que están deseando conocer. También tenemos preadoptados a dos hámsteres que rescatamos hace poco cuando querían tirar a la familia entera a la basura. Cuando todo esto termine podrán ir a sus hogares”.

Todos los integrantes de Katubihotz quieren agradecer el apoyo incondicional que han recibido por parte de muchas personas a lo largo de estos difíciles días: “Hemos recibido el apoyo de muchas personas. A diario nos hacen llegar su agradecimiento por la labor que realizamos. Nos preguntan por el estado de nuestros gatos, nos ofrecen ayuda y nos piden que cuidemos de ellos. Nos sentimos muy arropados y eso es de agradecer. A veces puede parecernos que somos cuatro gatos los que nos preocupamos por los animales, pero en momentos como estos nos damos cuenta de que hay mucha gente volcada en el bienestar de los gatos callejeros”.

Los voluntarios de la asociación lanzan un recordatorio para todas las personas: “Queremos insistir en que los animales no transmiten el coronavirus. Abandonar a un animal por el motivo que sea siempre está injustificado y constituye un delito. En el caso del COVID-19 pedimos a los propietarios de los animales que no se dejen llevar por la histeria colectiva y la desinformación. Abandonar o sacrificar a los animales, por si acaso contagias, es absurdo, irracional y cruel”.

Los Mossos sancionan a una persona por pasear con una cabra atada a una correa

Los Mossos d’Esquadra han comunicado que las personas que salgan a la calle y rompan el confinamiento para pasear con animales que no sean perros serán sancionadas.

“Ni canarios, ni cerdos vietnamitas, ni una cabra como la que ha sido vista en Palafrugell son excusa para salir a la calle y romper el confinamiento”. Este es el mensaje que han transmitido los Mossos d’Esquadra a través de sus redes sociales. La policía catalana ha presenciado en los últimos días a diversas personas que han utilizado a animales que no son considerados de compañía para salir a pasear. Por tanto, estas personas no han cumplido con las medidas de prevención establecidas durante el estado de alarma en España.

Uno de los casos más sorprendentes se ha producido en el municipio gerundense de Palafrugell, donde los Mossos d’Esquadra han sancionado a una persona por pasear con una cabra atada a una correa. El transeúnte, al salir a la calle con un animal no considerado de compañía, ha incumplido la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana.

Desde la comisaría de Mossos d’Esquadra de Girona explican que: “Salir a pasear con el perro no ha de ser un motivo de excusa para romper el confinamiento. Simplemente debe ser un paseo breve para que el animal pueda realizar sus necesidades fisiológicas. Si una persona está paseando a su animal de compañía y vemos en su DNI que se encuentra muy lejos de la dirección de su casa, esta persona también puede ser sancionada”.

Recordemos cuáles son las acciones permitidas con los perros durante el estado de alarma:

-Está permitido pasear a los perros para que puedan hacer sus necesidades. Ahora bien, estos paseos tienen que ser cortos.

-Solamente podrá ir una persona junto al animal. Durante el paseo no se podrá entrar en contacto con otras personas ni otros animales.

-Es obligatorio llevar una botella de agua y detergente para limpiar la orina. También hay que llevar bolsas para la pertinente recogida de los excrementos.

-Hay que priorizar los horarios de menos afluencia para salir a pasear con el perro, así se puede evitar el contacto con otra gente y otros animales.