Entradas

Más de 350 elefantes aparecen muertos en el norte de Botswana

Según ha informado The Guardian, más de 350 elefantes han aparecido muertos en el norte de Botswana durante los meses de mayo y junio. El Gobierno del país africano todavía desconoce las causas de estos fallecimientos que han sido catalogados como “desastre de conservación” por parte de numerosos científicos.

El propio diario británico explica que un grupo de elefantes fue hallado sin vida por primera vez en el Delta del Okavango a principios de mayo, con un total de 169 animales muertos a finales del mes. A mediados de junio, el número de paquidermos muertos se había duplicado, con el 70% de las muertes ubicadas alrededor de los pozos, según fuentes locales anónimas.

El gobierno de Botswana todavía no tiene resultados de las muestras de los cadáveres, por lo que actualmente se desconocen las causas de las muertes o si estas podrían representar un riesgo para la salud humana. Las primeras especulaciones apuntan a un posible envenenamiento de los animales o a un patógeno desconocido.

Niall McCann, director de conservación de la organización benéfica National Park Rescue, en declaraciones para The Guardian ha explicado que “esta es una muerte masiva que no se ha visto en mucho tiempo. Fuera de la sequía, no conozco ninguna muerte que haya sido tan importante como esta”.

Testigos locales dicen que algunos de los elefantes fueron vistos caminando en círculos, lo que significa una indicación de discapacidad neurológica. El biólogo y explorador británico, tras analizar los cadáveres detalla que “algunos de ellos han caído de bruces, lo que indica que murieron muy rápido. En cambio, otros han muerto más lentamente, como los que deambulan. Por lo tanto, es muy difícil apuntar de qué toxina se trata”.

Las muertes confirmadas corresponden a animales de todas las edades y de ambos sexos.  Además, varios elefantes del Delta del Okavango y de otras partes del norte de Botswana han sido vistos en muy mal estado, débiles y demacrados, por lo que probablemente morirán más ejemplares a lo largo de las próximas semanas.

Desde las autoridades africanas no se descarta la posibilidad de que los elefantes hayan muerto a causa de un envenenamiento con cianuro. Esta es una técnica muy utilizada por los cazadores para hacerse con la posesión de los colmillos, una parte del animal que se puede llegar a vender por una gran cantidad de dinero.

Envenenan a 15 gatos de la protectora de animales El Hogar de Antón

Los miembros de la protectora El Hogar de Antón han encontrado en los últimos días hasta quince gatos muertos con síntomas de envenenamiento.

Nuevo caso de maltrato animal múltiple. El refugio de animales El Hogar de Antón, ubicado en Peñarroya Pueblonuevo (Córdoba), ha sufrido a lo largo de estos días la muerte de quince de sus gatos, todos ellos con síntomas de envenenamiento. Los miembros de la protectora desconocen quien puede ser el responsable de estos fatídicos hechos.

Antonio Javier Gómez, uno de los responsables de la protectora, ha explicado lo sucedido a Animalados “Llevábamos unos meses viendo que faltaban gatos en la colonia y hace cosa de una semana vimos que el número de gatos que faltaban era ya importante. Comenzamos a investigar hasta que muy cerca de las instalaciones vimos a siete gatos muertos. A los pocos días el número de cadáveres ya ascendía a quince, todos ellos fruto de un envenamiento”.

El voluntario de El Hogar de Antón también nos comenta la falta de colaboración por parte del consistorio de Peñarroya Pueblonuevo: “Desde el Ayuntamiento no hicieron caso al principio, nosotros pedimos una caseta para poder resguardar a los gatos y protegerlos así de los posibles envenenamientos. Ahora ya es tarde y la maldad de una o una serie de personas ha acabado con la vida de quince gatos”.

Antonio Javier lamenta no haber podido proteger a los gatos dentro del refugio de El Hogar de Antón: “En la protectora tenemos a más de 30 perros, por lo que los gatos no cabían en las instalaciones. Los felinos se encuentran en una colonia ubicada en la zona industrial del pueblo y nunca han causado problemas a nadie. La realidad es que las instalaciones de nuestro refugio son muy precarias, sin ventanas, sufriendo inundaciones… no podíamos meter a los gatos dentro”.

El Partido Animalista ha pedido al Ayuntamiento de la localidad cordobesa que tome medidas urgentes para velar por la protección de la salud de los ciudadanos y evite el presunto envenenamiento de más gatos de esta colonia. A la vez, PACMA pide la colaboración de los ciudadanos de Peñarroya Pueblonuevo para localizar al culpable o culpables de los hechos.

El Ayuntamiento de Terrassa rehabilita ocho de los nueve pipicanes tras recibir amenazas de envenenamiento

El Ayuntamiento de Terrassa ha rehabilitado ocho de los nueve pipicanes de la ciudad tras recibir amenazas anónimas con el envenenamiento de las áreas caninas con sulfato de estricnina. La investigación policial, por el momento, no ha encontrado ningún resto de veneno en la zona, ni tiene ningún dato de la identidad de la persona responsable del escrito.

El pasado martes 11 de junio, el Ayuntamiento de Terrassa cerró temporalmente los pipicanes de la ciudad por la aparición de una nota anónima en la que se amenazaba con envenenar a los perros. El escrito, encontrado en el área canina de la Avenida Béjar, exponía lo siguiente:

“He rociado diversas partes del pipi-can con sulfato de estricnina. A partir de ahora recomiendo a los propietarios de los perros que no los paseen por aquí dentro. Para quien no sepa que es la estricnina, enseguida lo averiguará si su perro la ingiere. Es cuestión de unos 15 minutos. Suerte. Nota: repetiré la acción varias veces a lo largo de este año”.

Las personas que acudieron al pipicán con sus perros el pasado martes encontraron la nota y alertaron al consistorio de las amenazas expuestas en la hoja de papel. El Ayuntamiento, para evitar cualquier tragedia, envió a la policía municipal el mismo martes para precintar todas las puertas de las áreas de recreo para perros de Terrassa.

Durante la investigación policial no se ha detectado la presencia de sulfato de estricnina ni de ningún otro elemento tóxico en ninguno de los nueve pipicans de Terrassa. Por otro lado, el Ayuntamiento todavía no tiene ninguna pista de quién puede ser la persona responsable del escrito y de las amenazas.

Ante la falta de pruebas, el consistorio abrió al uso en la mañana de ayer ocho de los nueves pipicanes, dejando inhabilitado por el momento el espacio canino en el que se encontró la nota con las amenazas. Según informa el Ayuntamiento de Terrassa, «los expertos en toxicología han detallado que el sulfato de estricnina es una sustancia con una permanencia considerable», motivo por el cual el espacio para perros de la Avenida Béjar no se volverá abrir hasta que no se descarte al cien por cien la posibilidad de intoxicación.