Entradas

Alertan de nuevos casos de envenenamiento de animales en el distrito de Sant Andreu

La Guardia Urbana y los Mossos investigan nuevos casos de envenenamiento de perros en un interior de manzana del distrito de Sant Andreu. Actualmente hay seis denuncias interpuestas, pero Espai Gos BCN asegura que se conocen más casos. La Plataforma ciudadana para la convivencia en el espacio público lamenta la falta de implicación por parte del Ayuntamiento de Barcelona ante estos episodios.

Continúan los envenenamientos de animales en un interior de manzana del distrito de Sant Andreu, una zona cercana al centro comercial La Maquinista de Barcelona. La Guardia Urbana y los Mossos están investigando los hechos con el objetivo de encontrar el responsable o los responsables de este delito de envenenamiento en la vía pública que se ha repetido de forma reiterada durante las últimas semanas.

Los nuevos casos de envenenamiento en el distrito de Sant Andreu se producen después de que el pasado 2 de marzo, la Plataforma ciudadana Espai Gos BCN pidiera al Ayuntamiento una serie de actuaciones con el objetivo de evitar más intoxicaciones. Estas fueron las peticiones:

-Informar a través de las redes sociales del espacio donde se están produciendo estas intoxicaciones para que llegue al máximo de personas posibles y puedan tomar precauciones.

-Reforzar la limpieza del espacio y retirar los trozos de alimentos sospechosos.

-Hacer campaña en las redes sociales con efecto disuasorio, informando que el envenenamiento de un animal es un delito y cuáles son las consecuencias que se derivan.

«Ante la falta de un protocolo, pedimos al Ayuntamiento estas tres medidas preventivas, pero la respuesta fue nula. Hace más de dos años que reclamamos que se establezca un protocolo para que la gente sepa cómo actuar ante un caso de envenenamiento. También pedimos que si hay un caso de intoxicación en la vía pública, tiene que haber una necropsia pública, del mismo modo que se hace si muere alguien en la calle», explica Àngela Coll, portavoz de Espai Gos BCN .

«El Ayuntamiento tomó muy bien la idea de crear un protocolo y la realidad es que quieren hacerlo. Esto se les debe reconocer. Han hablado con la Guardia Urbana y por lo que nos informaron, deben hablar también con los Mossos y con todos los actores implicados, ya que su creación no es algo tan sencillo. Quieren crear un protocolo muy bien hecho, tal y como ya está establecido por ejemplo con los animales protegidos. Pero mientras el protocolo no llegue, no puede ser que no haya ningún aviso en las redes sociales de lo que está pasando, tampoco ninguna referencia al delito que supone envenenar un animal y ningún refuerzo en la limpieza del espacio», añade Coll.

La portavoz de Espai Gos BCN ha detallado que «actualmente hay seis denuncias interpuestas por casos de envenenamiento de animales en la vía pública aunque sabemos que existen más casos. Los incidentes han provocado diarreas hemorrágicas a los animales que han podido ser tratadas. Algunas vecinas nos han informado de que ya hay un perro muerto a consecuencia de una intoxicación».

Desde la Plataforma ciudadana lamentan que «Treinta y seis días después de solicitar actuaciones al Ayuntamiento, no hayan tenido tiempo de hacer ningún tuit para avisar de lo que está pasando y donde está pasando. Ni tampoco para instalar unos carteles de aviso en la zona. Hemos vuelto a contactar con el Departamento de Bienestar Animal y la Oficina de Protección Animal para que hagan avisos en la zona y refuercen la limpieza».

Animalados se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento, desde donde aseguran que «El caso está en manos de Guardia Urbana y Mossos con cierta dificultad al tratarse de un interior de manzana de propiedad privada. De la mano de la Guardia Urbana y entidades, con quien nos reuniremos para trabajar y definir cómo actuar de manera más eficaz en la detección y comunicación de casos de posibles envenenamientos. Queremos destacar la gravedad de los hechos, recordemos que se trata de hechos que conllevan una investigación para delito penal».

El Juzgado de Vielha investiga a seis personas por la muerte del oso Cachou

El Juzgado de Vielha levanta parcialmente el secreto de la investigación de la muerte del oso Cachou e investiga a seis personas como posibles responsables.

Han pasado ocho meses desde que los Agentes de Medio Ambiente del Consejo General d’Aran encontraron muerto al Oso Cachou en el municipio de Les. En un principio, un informe del consistorio notificó que la muerte del animal se había producido por el ataque de otro oso y una posterior caída causada por un fuerte desnivel de unos 40 metros. Esta teoría fue puesta en duda inmediatamente.

Las entidades ecologistas desmintieron el informe del Consejo General ante la inverosimilitud de los argumentos presentados sobre la muerte de Cachou. Los expertos ecologistas apuntaron a la posibilidad de que el animal fuera víctima de un envenenamiento, ya que en las imágenes del cadáver compartidas por los agentes ambientales se puede apreciar el rostro del animal con una sonrisa sardónica, una imagen habitual en los mamíferos muertos por envenenamiento. Tras estos hechos, en mayo la jueza única de Vielha decretó el secreto de actuaciones por el caso de la muerte del oso y no se ha vuelto a saber nada hasta ayer.

En la jornada del jueves 10 de diciembre, el Juzgado de Vielha ha levantado parcialmente el secreto de sumario después de que en mayo se ordenara el secreto total de las actuaciones. Por tanto, todavía existe una parte de la investigación que sigue sin conocerse, ya que, según el auto de la juez de Vielha, esta otra parte está relacionada con otra investigación totalmente independiente a la de la muerte del oso.

El Juzgado de Vielha ha notificado que desde hace unos meses se está investigando a seis personas por la muerte del oso Cachou, en lo que sería un delito contra la fauna. Además de estos seis investigados, otras quince personas también han declarado en el juzgado, sin que se descarte una ampliación de los investigados y de los testigos. En este tiempo también se han recibido informes científicos y la necropsia del animal, entre otros.

Las entidades ecologistas IPCENA-EdC y FAPAS han emitido un comunicado tras tener acceso al levantamiento parcial del secreto de sumario en el que han dicho que: “Hay una supuesta trama de personas vinculadas y organizadas que provocaron la muerte del oso. El Consejo General, la principal institución aranesa, está detrás de la muerte del oso, al promover y dar soporte público a su rechazo, aunque se tratara de una especie protegida en peligro de extinción. El Consejo General, supuestamente miente deliberadamente, para proteger a los presuntos implicados relacionados con la institución directa o indirectamente, y dar versiones falsas para favorecer el archivo del caso, a pesar de conocer los datos de los componentes del posible envenenamiento cuanto realiza el comunicado del 14 de abril”.

Más de 350 elefantes aparecen muertos en el norte de Botswana

Según ha informado The Guardian, más de 350 elefantes han aparecido muertos en el norte de Botswana durante los meses de mayo y junio. El Gobierno del país africano todavía desconoce las causas de estos fallecimientos que han sido catalogados como “desastre de conservación” por parte de numerosos científicos.

El propio diario británico explica que un grupo de elefantes fue hallado sin vida por primera vez en el Delta del Okavango a principios de mayo, con un total de 169 animales muertos a finales del mes. A mediados de junio, el número de paquidermos muertos se había duplicado, con el 70% de las muertes ubicadas alrededor de los pozos, según fuentes locales anónimas.

El gobierno de Botswana todavía no tiene resultados de las muestras de los cadáveres, por lo que actualmente se desconocen las causas de las muertes o si estas podrían representar un riesgo para la salud humana. Las primeras especulaciones apuntan a un posible envenenamiento de los animales o a un patógeno desconocido.

Niall McCann, director de conservación de la organización benéfica National Park Rescue, en declaraciones para The Guardian ha explicado que “esta es una muerte masiva que no se ha visto en mucho tiempo. Fuera de la sequía, no conozco ninguna muerte que haya sido tan importante como esta”.

Testigos locales dicen que algunos de los elefantes fueron vistos caminando en círculos, lo que significa una indicación de discapacidad neurológica. El biólogo y explorador británico, tras analizar los cadáveres detalla que “algunos de ellos han caído de bruces, lo que indica que murieron muy rápido. En cambio, otros han muerto más lentamente, como los que deambulan. Por lo tanto, es muy difícil apuntar de qué toxina se trata”.

Las muertes confirmadas corresponden a animales de todas las edades y de ambos sexos.  Además, varios elefantes del Delta del Okavango y de otras partes del norte de Botswana han sido vistos en muy mal estado, débiles y demacrados, por lo que probablemente morirán más ejemplares a lo largo de las próximas semanas.

Desde las autoridades africanas no se descarta la posibilidad de que los elefantes hayan muerto a causa de un envenenamiento con cianuro. Esta es una técnica muy utilizada por los cazadores para hacerse con la posesión de los colmillos, una parte del animal que se puede llegar a vender por una gran cantidad de dinero.

Envenenan a 15 gatos de la protectora de animales El Hogar de Antón

Los miembros de la protectora El Hogar de Antón han encontrado en los últimos días hasta quince gatos muertos con síntomas de envenenamiento.

Nuevo caso de maltrato animal múltiple. El refugio de animales El Hogar de Antón, ubicado en Peñarroya Pueblonuevo (Córdoba), ha sufrido a lo largo de estos días la muerte de quince de sus gatos, todos ellos con síntomas de envenenamiento. Los miembros de la protectora desconocen quien puede ser el responsable de estos fatídicos hechos.

Antonio Javier Gómez, uno de los responsables de la protectora, ha explicado lo sucedido a Animalados “Llevábamos unos meses viendo que faltaban gatos en la colonia y hace cosa de una semana vimos que el número de gatos que faltaban era ya importante. Comenzamos a investigar hasta que muy cerca de las instalaciones vimos a siete gatos muertos. A los pocos días el número de cadáveres ya ascendía a quince, todos ellos fruto de un envenamiento”.

El voluntario de El Hogar de Antón también nos comenta la falta de colaboración por parte del consistorio de Peñarroya Pueblonuevo: “Desde el Ayuntamiento no hicieron caso al principio, nosotros pedimos una caseta para poder resguardar a los gatos y protegerlos así de los posibles envenenamientos. Ahora ya es tarde y la maldad de una o una serie de personas ha acabado con la vida de quince gatos”.

Antonio Javier lamenta no haber podido proteger a los gatos dentro del refugio de El Hogar de Antón: “En la protectora tenemos a más de 30 perros, por lo que los gatos no cabían en las instalaciones. Los felinos se encuentran en una colonia ubicada en la zona industrial del pueblo y nunca han causado problemas a nadie. La realidad es que las instalaciones de nuestro refugio son muy precarias, sin ventanas, sufriendo inundaciones… no podíamos meter a los gatos dentro”.

El Partido Animalista ha pedido al Ayuntamiento de la localidad cordobesa que tome medidas urgentes para velar por la protección de la salud de los ciudadanos y evite el presunto envenenamiento de más gatos de esta colonia. A la vez, PACMA pide la colaboración de los ciudadanos de Peñarroya Pueblonuevo para localizar al culpable o culpables de los hechos.

El Ayuntamiento de Terrassa rehabilita ocho de los nueve pipicanes tras recibir amenazas de envenenamiento

El Ayuntamiento de Terrassa ha rehabilitado ocho de los nueve pipicanes de la ciudad tras recibir amenazas anónimas con el envenenamiento de las áreas caninas con sulfato de estricnina. La investigación policial, por el momento, no ha encontrado ningún resto de veneno en la zona, ni tiene ningún dato de la identidad de la persona responsable del escrito.

El pasado martes 11 de junio, el Ayuntamiento de Terrassa cerró temporalmente los pipicanes de la ciudad por la aparición de una nota anónima en la que se amenazaba con envenenar a los perros. El escrito, encontrado en el área canina de la Avenida Béjar, exponía lo siguiente:

“He rociado diversas partes del pipi-can con sulfato de estricnina. A partir de ahora recomiendo a los propietarios de los perros que no los paseen por aquí dentro. Para quien no sepa que es la estricnina, enseguida lo averiguará si su perro la ingiere. Es cuestión de unos 15 minutos. Suerte. Nota: repetiré la acción varias veces a lo largo de este año”.

Las personas que acudieron al pipicán con sus perros el pasado martes encontraron la nota y alertaron al consistorio de las amenazas expuestas en la hoja de papel. El Ayuntamiento, para evitar cualquier tragedia, envió a la policía municipal el mismo martes para precintar todas las puertas de las áreas de recreo para perros de Terrassa.

Durante la investigación policial no se ha detectado la presencia de sulfato de estricnina ni de ningún otro elemento tóxico en ninguno de los nueve pipicans de Terrassa. Por otro lado, el Ayuntamiento todavía no tiene ninguna pista de quién puede ser la persona responsable del escrito y de las amenazas.

Ante la falta de pruebas, el consistorio abrió al uso en la mañana de ayer ocho de los nueves pipicanes, dejando inhabilitado por el momento el espacio canino en el que se encontró la nota con las amenazas. Según informa el Ayuntamiento de Terrassa, «los expertos en toxicología han detallado que el sulfato de estricnina es una sustancia con una permanencia considerable», motivo por el cual el espacio para perros de la Avenida Béjar no se volverá abrir hasta que no se descarte al cien por cien la posibilidad de intoxicación.