Entradas

“Nunca más volaré con mis animales en bodega”

 

¿Cómo os sentís después de estos 51 días?

Felices y agradecidas, aunque hemos vivido emociones muy fuertes. Sole ha sobrevivido a una situación alucinante, y mis nervios, mi paciencia y mi fe han sido puestos a prueba duramente. Estamos orgullosas de nosotras mismas.

Habías preparado el traslado durante meses, habías pagado un pasaje y diseñado un recorrido más caro pero más seguro y corto para hacerlo más llevadero a tus animales. Comentas que te habías cerciorado que los trasportines eran homologados y resistentes ¿Qué sucedió entonces?

Durante una escala obligatoria prevista en Madrid, recién llegada a las puertas de embarque para Marrakech, me llamaron por el altavoz para que fuese al mostrador de embarque. Aquí, a bocajarro, me dijeron que mis gatas se habían escapado por qué durante el cambio de aeronave se había abierto el trasportín. No me supieron explicar cómo sucedió esto y no me fue permitido acudir al lugar exacto de los hechos. Muchas horas más tarde, cuando me fue devuelto el transportín, faltaba la puerta del mismo, que nunca me han devuelto, por cierto.

Según tú ¿Los responsables de la compañía eran conscientes de que un gato, tanto para ti como para otras muchas personas, es un miembro más de la familia y por tanto no se abandona a su suerte?

No, absolutamente no, por qué la actitud fue de quitarle importancia.

¿Te has sentido ayudada por Iberia?

No por Iberia, pero si por algunas personas que trabajan en Iberia y que por iniciativa personal se han mostrado empáticas y comprometidas.

¿Qué ha sido lo peor?

El muro que se creó, sobre todo los ataques personales cuando el caso es que yo era la víctima. Cuando se me comunicó lo ocurrido no tuve ninguna forma de ayuda o asistencia. Se me pidió que me quedase callada y sentada a esperar y a rezar para que la encontraran. Tuve que luchar mucho y hacer valer mis derechos y los de Sole. No me dieron ni agua. Solo tuve el acompañamiento de un policia. También tengo que decir que ningún miembro de los cuerpos policiales hablaba mi idioma, pero tampoco se me atendió en inglés ni francés, idiomas que hablo.

Linda Iglesias

¿Gracias a la redes sociales pudiste obtener ayuda?  

Mucha. Debo agradecer a todos los que me han dado apoyo. Agradecer inmensamente la ayuda Linda Iglesias, que me contactó por teléfono la noche de lo sucedido y desde entonces ha estado a mi lado. Gracias a ella pude hacer la petición de Change.

¿Crees que sin la ayuda de Linda Iglesias, Arancha Sanz y los voluntarios de la Spap, Ayuda Madrid Felina y Vidas de Gato se hubiera encontrado a Sole?

No, absolutamente no. Inmensamente agradecida a todo el equipo.

¿Qué relación tienes ahora con Borja, el chico que encontró a Sole?

Con Borja hay una relación de gran respeto y estimación.

¿Qué has aprendido de toda la experiencia?

A no viajar más con los animales en la bodega de un avión y también a empatizar con todos los animales abandonados o que malviven en la calle.

 

Emma Infante

Sole, la gata que lleva desde el 11 de julio perdida en Barajas

Según expertos en etología felina, la gata al ser casera, muy probablemente se esconde no muy lejos del lugar. Ante el incidente,numerosas entidades de protección animal coinciden en la necesidad de aprobar protocolos de rescate y atención a los animales en áreas aeroportuarias.

Recordamos que Pitarresi y su gran familia animal (dos gatas, una perra y una carolina) viajaban de Turín a Marraquech para iniciar una nueva vida en la ciudad marroquí. La conexión aérea, desde el norte de Italia hacia la capital madrileña, se realizó el pasado 11 de julio en el vuelo de Iberia IB117. Estando en las instalaciones aeroportuarias, Silvia fue informada de la pérdida de las gatas, Sole y su hermana Maella, en la zona de transferencia de equipajes.

Según le notificaron, presuntamente, se había abierto la jaula de transporte, algo poco plausible, según Silvia, debido a la robustez del mecanismo de apertura. Por fortuna, Maelle fue localizada sin problemas pero Sole lleva ya más de diez días perdida.

Las dificultades que encontró la propietaria de Itchi en el Prat se multiplican en esta ocasión, pues Pitarresti no habla castellano y, tras dos días de gestiones para recuperar la gata, tuvo que desplazarse a Marruecos.

Estas gestiones si iniciaron cuando Silvia solicitó ayuda a la embajada italiana, que desestimó – en principio – su implicación por tratarse de un asunto que atañe a compañías privadas. En cualquier caso, no pudo hacer más que asesorar a su conciudadana en lo relativo  a su estancia en España y mantenerse informada sobre la evolución del caso, que desean se resuelva lo más pronto posible con el encuentro de Sole.

Se han estado tramitando con AENA e Iberia los permisos necesarios para gestionar la búsqueda y por fin se han resuelto, acreditando así a Arancha Sanz, abogada animalista y trabajadora de la SPAP (Sociedad Protectora de Animales y Plantas) y a la misma propietaria, para poder acceder a la zona.

Se ha recibido ayuda activa de Vida de Gatos, Unión hace la fuerzaPlataforma Gatera y la entidad italiana ENPA (Entitá Nazionale Protezione Animali) que se han coordinado para poder avanzar en los trámites necesarios para la búsqueda de Sole.

A la campaña de firmas de Change, para pedir ayuda para el rescate de su gata, ahora se le suma una camàña de solidarización en las redes sociales, en la que los particulares pueden subir una foto de ellos con la imagen de Sole con el hashtag #ConSoleNelCuore.

 

Emma Infante

El gato que llevaba tres semanas perdido en el aeropuerto del Prat ya está con su propietaria

Se acabó la pesadilla. Hoy por fín, Andrea Barragán, la propietaria del gato que Iberia perdió hace tres semanas en el aeropuerto del Prat, podrá dormir con Itchy. Un trabajador del aeropuerto lo ha encontrado esta mañana después de reconocerlo por el collar verde que lleva y hoy a la una Barragán ha ido a buscarlo. La emoción ha embargado la propietaria, que no ha perdido nunca la fe tras 22 días de búsqueda infructuosa. Itchy estaba sucio y delgado como consecuencia de las tres largas semanas que se ha pasado en las instalaciones aeroportuarias sin recibir ningún tipo de atención.

El operario lo ha encontrado donde se perdió, en una de las escaleras motorizadas que bajan a los pasajeros de los aviones. La única y última vez que lo vieron fue en las dependencias corporativas de la T2, cerca del edifico G, seis días después de su pérdida cuando otro trabajador también lo reconoció por el collar. Ambos lugares están situados a pocos metros de distancia. Pese a la alegría, Barragán no esconde su malestar por las trabas que le han puesto tanto Iberia, la encargada del traslado del equipaje, como Monarch, donde voló Itchy procedente de Manchester, desde que el transportín en el que viajaba el gato se rompió e Itchy huyó asustado: “Si hubieran aprobado el presupuesto de Help Guau para instalar cámaras lo hubiera encontrado el primer día porque tenían muy claro las zonas donde podía estar y la principal era donde lo han encontrado, pero a dia de hoy aún no me han dicho nada”. Iberia, pese a asumir errores, no había destinado personal para su búsqueda.

Barragán envió el presupuesto, que era de 6500 euros, a Iberia el miércoles y el jueves la compañía reenvió los gastos a Monarch porque consideraba que la empresa inglesa es la responsable de la pérdida del gato, aunque fuera Iberia Handling quien lo perdió al aterrizar en el Prat. Barragán se ha llevado el gato directamente al veterinario para que le haga una primera exploración de urgencia. “Estaba asustadisimo y desorientado pero le hemos puesto la mano y a venido corriendo a que lo acariciaramos, nos ha reconocido al momento” señala la propietaria, muy emocionada por el reencuentro. Una alegría que casi se ve empañada en el último momento: “Swissport, que hace la entrega, me quería hacer firmar un papel donde ponía que me entregaban al gato en perfectas condiciones” denuncia Barragán, que afirma ahora ya riendo que “casi los mato!”.

Artículo de Xavi Tedó

 

 

 

La propietaria del gato perdido en el aeropuerto del Prat exige que Iberia o Monarch asuman los gastos del operativo que Help Guau realizará durante una semana

Andrea Barragán, la propietaria del gato que Iberia perdió hace casi tres semanas en el aeropuerto del Prat, ha enviado el presupuesto a la compañía que la empresa Help Guau  le ha hecho llegar para encontrar a Itchy. Un presupuesto que incluye la presencia de tres operarios de la empresa durante una semana que peinarán todas las zonas del aeropuerto e instalarán diferentes cámaras en los puntos de comida a los que acuden los gatos que viven en las terminales.  Los trabajos de búsqueda ascienden a unos pocos miles de euros.  “Help Guau no me ha pedido dinero a mi, pero no pueden asumir los gastos que conlleva el operativo”.

Barragán envió el presupuesto a Iberia el miércoles y este jueves la compañía ha reenviado los gastos a Monarch, donde voló Itchy, porque considera que la empresa inglesa es la reponsable de la pérdida del gato, aunque fuera Iberia Handling quien lo perdió al aterrizar en el Prat. “Me da igual quién lo pague, pero quiero una solución en 24 horas” advierte Barragán, que añade que “sino tomaré las medidas legales pertinentes” . AENA ha aceptado la petición, pero no está dispuesta a ofrecer más de un agente de seguridad: “Solo nos facilitan un agente, aunque necesitamos tres porque los tres operarios de Help Guau no irán en grupo, sino que cada uno se desplazará a una zona diferente para acotar la búsqueda” lamenta la propietaria de Itchy, que no esconde su deseperación después de tres semanas sin resultados.

La cámara que instaló de manera altruista Help Guau este fin de semana no consiguió captar ninguna imagen de Itchy. La cámara, que hace fotografías cuando detecta movimento, retrató casi treinta gatos en las más de 1300 instantáneas que sacó, aunque ninguno de ellos era su gato. Pese a ello, Barragán no pierde la esperanza porque “la búsqueda se concentró dónde un operario lo vio por única y última vez”.  Se refiere a la zona corporativa de la T2, cerca del edificio G, donde un trabajador lo reconoció por el collar que llevaba seis días después de su pérdida, cuando se rompió el transportín en el que viajaba desde Manchester, sin que se sepa aún donde ocurrió exactamente.

Este fue el primer sábado que pudo acceder al aeropuerto porque en el mostrador de Iberia también le dijeron el primer dia que los fines de semana no se podía entrar en una cadena de errores que la compañía asumió como propios. Sin embargo, durante la reunión que mantuvo hace dos lunes con el gerente de Iberia, Josep Lluís Fargas, y la responsable de Atención a las Compañías, Rosa Baños, los delegados de la compañía le comunicaron que no iban a destinar a nadie a patrullar por la noche.  Todo continúa igual: “Hay trabajadores que dan una vuelta para ver si lo ven, pero nadie se dedica de manera exclusiva a buscarlo”. Las informaciones que le llegan tampoco la tranquilizan: “Me han comentado que hay un gato que hace más de un año que vive en las pistas de aterrizaje y nadie ha ido a rescatarlo aún”.

Artículo de Xavi Tedó

AENA permite a la propietaria de Itchy instalar una cámara en el aeropuerto durante 24 horas

AENA va a permitir que Andrea Barragán, la propietaria del gato que Iberia perdió hace catorce días en el aerpuerto del Prat, instale una cámara de videovigilancia 24 horas este sábado en la zona corporativa de la T2, cerca del edificio G, donde un operario la vio seis días después de su pérdida. Esa fue la última y única vez que han visto a Itchy en el aeropuerto después que se rompiera el transportín a su llegada al Prat donde llegó procedente de un vuelo de Manchester hace dos semanas.  Andrea accederá a la terminal con dos voluntarios de Help Guau para que instalen la cámara donde ponen comida a la colonia de gatos que viven en el aeropuerto, que curiosamente está a veinte metros de donde le vio el operario.  La instalación de la cámara era una petición que había reclamado a Iberia y AENA, que finalmente ha aceptado: “Me han concedido el permiso y podremos ponerla a ver si Itchy està allí y se acerca a comer, ojalá tengamos suerte!”.

Andrea no pierde la esperanza. Este será el primer sábado que pueda acceder al aeropuerto porque en el mostrador de Iberia también le dijeron el primer dia que los fines de semana no se podía entrar. Y lo va a aprovechar para estar todas las horas que le han concedido de ocho de la noche a las tres de la mañana. Entre semana, por cuestiones de trabajo, acude de siete a diez normalmente. Siempre de noche porque durante el día con el ruido de las pistas los gatos se esconden. Ha asumido que tendrá que encontrarlo ella. Durante la reunión que mantuvo el lunes con el gerente de Iberia, Josep Lluís Fargas, y la responsable de Atención a las Compañías, Rosa Baños, los delegados de la compañía le comunicaron que no iban a destinar a nadie a patrullar por la noche.

Este viernes FAADA, Plataforma Gatera y PACMA han enviado un burofax a los máximos responsables de Iberia y del aeropuerto del Prat solicitándoles que “destinen los recursos y medios necesarios para localizar y rescatar a Itchy”. Las tres organizaciones, que han suscrito un comunicado por primera vez juntas ante la gravedad de los hechos, consideran que “hasta la fecha estas empresas han hecho lo mínimo para cubrir el expediente y no han querido asumir su responsabilidad”. Una actitud que contrasta, según ellas, a la de compañía Monarch con la que “Itchy viajó hasta Cataluña, y que abrió una investigación els mismo día en que sucedieron los hechosy que ha pagado un billete de ida y vuelta a la tía de Andrea, Irene Lee, que fue quién se encargó de gestionar el viaje del gato de su sobrina a Barcelona”. Las tres organizaciones piden colaboración para que las personas que quieran pedir a Aena e Iberia que se responsabilicen de la búsqueda de Itchy pueden hacerlo firmando esta petición. Para evitar más casos com el de Itchy, las entidades animales reclaman “la elaboración de protocolos en caso de pérdidas de animales y mejoras en los que ya existen de transporte y manipulación de animales”.

Artículo de Xavi Tedó