Entradas

El Ayuntamiento de Barcelona aprueba inicialmente el nuevo Plan Estratégico del Zoo de Barcelona y la iniciativa ciudadana de ZooXXI

Ayer por la tarde el gobierno municipal de Barcelona dio el primer paso para la renovación y el cambio de paradigma del Zoo de la ciudad. La Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad aprobó de manera inicial el Plan Estratégico del Nuevo Modelo de Zoo y la modificación de la Ordenanza sobre Protección, la Tenencia y la Venta de animales promovida por la iniciativa ciudadana ZooXXI.

El nuevo Plan Estratégico ha contado con el apoyo de Barcelona en Comú, PDeCAT, Ciutadans, ERC, la CUP y el concejal no adscrito Joan Josep Puigcorbé. El PP y el PSC, por su parte, han votado en contra. A pesar de que el nuevo modelo de Zoo de Barcelona ha contado con la mayoría de los votos a favor, el consistorio al completo ha mostrado su disconformidad con diversos puntos de este nuevo plan estratégico, especialmente ha existido un gran desacuerdo con los criterios de reproducción de los animales.

El nuevo modelo del Zoo de Barcelona pretende priorizar la investigación y la conservación de la fauna autóctona, ibérica y mediterránea. Según ha informado la teniente de alcalde Janet Sanz se prevé una inversión total de 65 millones de euros entre 2019 y 2030 para poder garantizar el funcionamiento del Plan Estratégico. Un 50% de la inversión se destinaría a las instalaciones de los animales, un 24% a los espacios públicos del centro, un 21% para equipamientos y un 5% para provisionalidades.

Por otro lado, la iniciativa ciudadana de la plataforma ZooXXI ha sido apoyada por Barcelona en Comú, el PDeCAT, ERC y el concejal no adscrito Joan Josep Puigcorbé. Ciutadans, PSC y PP han votado en contra, mientras que la CUP se ha abstenido. El consistorio ha contado con la presencia de decenas de empleados del Zoo que han mostrado su disconformidad con la propuesta ciudadana de este grupo animalista, ya que consideran que su objetivo principal es cerrar el parque temático animal.

ZooXXI tiene como objetivo cambiar el paradigma actual del Zoo de Barcelona. Esta iniciativa ciudadana quiere crear un lugar adaptado a la ciencia y a la ética de nuestra época. Según informan ellos mismos, no quieren cerrar el centro, sino utilizarlo para dar cobijo, atención, asistencia y oportunidades a los animales más necesitados, así como a la preservación de sus hábitats. En definitiva, hacer del centro un lugar más educativo, científico y ético.

El principal desacuerdo que existe entre los trabajadores del Zoo y la iniciativa ciudadana está en los criterios de reproducción de los animales. ZooXXI propone que tan sólo se permita la reproducción de las especies autóctonas, es decir, un total de once especies. Jesús Cabana, presidente del Comité de Empresa del Zoo de Barcelona ha confesado que: “si la reproducción se reduce a estas once especies, las redes internaciones trasladaran al resto de animales a otros lugares, por lo que si esto sigue adelante, tan sólo provocará la muerte del Zoo”.

Disconformidad general a pesar de la aprobación de plan estratégico

A pesar de la aprobación del Nuevo Plan Estratégico, los diferentes grupos políticos han mostrado su disconformidad con la labor de la teniente de alcalde Janet Sanz y su trabajo respecto al tema del zoológico de Barcelona.

Jordi Martí, de PDeCAT, ha remarcado la “carencia de decisiones a lo largo de los cuatro años del actual gobierno municipal de la capital de Cataluña con respecto al futuro del Zoo”. No obstante, desde el partido demócrata confían en que una vez aprobado el nuevo plan estratégico, «se puedan acercar posiciones y garantizar un buen futuro para el centro de animales».

Santiago Alonso, de Ciutadans, ha sido más duro en sus declaraciones, diciendo que “el gobierno municipal ha engañado a los trabajadores con cambios de última hora”. Con respecto al modelo del futuro Zoo de Barcelona, Santiago Alonso ha confesado que: “queremos un plan estratégico bien hecho, que cuente con la comunidad científica y con la colaboración de los actuales trabajadores del parque zoológico”.

Jordi Coronas, en representación de ERC, ha explicado que quieren un Zoo moderno: “queremos que el centro no sea un parque de atracciones, sino un lugar pionero en investigación. Estamos de acuerdo con el nuevo plan estratégico, pero creemos que no se ha tenido en cuenta la opinión del Patronado”. Además ha añadido: “en cuatro años no se han tomado decisiones respecto a un Zoo que hace ya mucho tiempo que necesita un cambio”.

El PP, con Alberto Villagrasa al mando, ha sido el partido más contundente en sus declaraciones: “el 13 de febrero quedará guardado en la historia como el acto de defunción del Zoo de Barcelona”, además, ha añadido que: “el Gobierno de Ada Colau ha engañado a los trabajadores y a la oposición”.

Daniel Mòdol, del PSC, también ha mostrado su disconformidad con la gestión por parte del gobierno municipal: “no se ha tenido en cuenta el trabajo de los empleados del Zoo de todos estos años”. Por parte de la CUP, Pere Cases ha dejado la puerta abierta al posible cerramiento del centro en un futuro: “cerrar el Zoo es algo muy complicado, pero en un futuro tenemos que plantearlo”.

Los dos documentos aprobados en la tarde de ayer por la Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad se someterán a información pública durante los próximos treinta días hábiles, durante los cuales se podrán presentar alegaciones.

ZooXXI quiere hacer del Zoo de Barcelona «un lugar más científico, más educativo y más ético»

Llegan días claves para el futuro del Zoo de Barcelona. El próximo miércoles 13 de febrero, el gobierno municipal de la ciudad condal votará a favor o en contra de la iniciativa ciudadana presentada por la plataforma animalista ZooXXI.

La iniciativa impulsada por esta plataforma tiene como objetivo cambiar el paradigma actual del Zoo de Barcelona. El propósito principal de ZooXII es que la capital de Cataluña corresponda a su confesión de “ciudad amiga de los animales”. La propuesta consiste en hacer del parque temático animal que conocemos hoy día, un lugar adaptado a la ciencia y a la ética de nuestra época, del siglo XXI.

La idea de ZooXXI no es cerrar el Zoo de Barcelona, sino utilizar estos centros para dar cobijo, atención, asistencia y oportunidades a los animales que actualmente no la tienen, aquellos que están heridos o abandonados. La iniciativa plantea un parque zoológico que responda a las necesidades de los animales y de la protección de sus hábitats, es decir, un lugar más científico, más educativo y más ético.

Durante los cuatro años de mandato del actual gobierno municipal de Barcelona no se han tomado decisiones sobre la situación del Zoo, un espacio que cada año tiene menos visitantes y que en el apartado económico solamente presenta pérdidas. Además, entre otras muchas cuestiones por resolver, preocupa especialmente el conflicto con los delfines, quienes todavía se encuentran sin un hogar en el que vivir en bienestar.

Por otro lado, hay que destacar el enfado que existe actualmente por parte de los trabajadores del Zoo de Barcelona con el gobierno municipal.Janet Sanz, regidora de ecología, anuló la reunión de la semana pasada con el patronado del zoo de la ciudad condal, reunión en la que los miembros del comité de empresa iban a presentar su nuevo plan estratégico para cambiar el devenir del parque.

Los trabajadores del Zoo de Barcelona creen que la anulación de la reunión de la semana pasada por parte del gobierno municipal se produjo a propósito para poder aprobar esta misma semana la iniciativa de ZooXXI. Los actuales empleados del parque consideran que la aprobación de la iniciativa de la plataforma animalista no es compatible con la propuesta de su nuevo plan estratégico.

La última palabra sobre el destino del Zoo de Barcelona la tendrá el gobierno municipal. Este miércoles se antoja un día clave para conocer cuál el nuevo modelo de parque temático animal que quiere el actual mandato de la alcaldía. Tras cuatro años en la que las decisiones han brillado por su ausencia sólo esperamos que la decisión final sea únicamente en favor del bienestar de los animales.