Listado de la etiqueta: Lleida

Se liberan los primeros ejemplares de turón europeo criados en cautividad en el Espai Raimat Natura de Lleida

El objetivo de este proyecto piloto es evaluar la adaptación de las turones nacidos en cautividad en las pocas zonas donde subsiste esta especie en peligro de extinción en Cataluña.

En el marco del proyecto TuroCat de recuperación del turón europeo en Cataluña se ha iniciado una prueba piloto de reintroducción de esta especie en la demarcación de Lleida. Esta prueba se ha llevado a cabo con individuos procedentes del programa en cautividad que ha puesto en marcha el proyecto, con la colaboración del Centro de Fauna de El Pont de Suert del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural. Es la primera vez que se liberan en el medio natural turones previamente criados en cautividad.

En concreto, esta iniciativa se desarrolla en colaboración con Raimat Natura, en Lleida, donde se han liberado siete turones. Se trata de un espacio natural de 700 hectáreas donde conviven en plena armonía cientos de aves acuáticas, rapaces en peligro de extinción, mamíferos y los cultivos de viñedo ecológico de la bodega Raimat. Desde mayo de 2021, es un espacio abierto al público de forma gratuita para que todo el mundo pueda descubrir su rica biodiversidad.

Liberación en el espacio Raimat Natura de Lleida de los primeros ejemplares de colina europea criados en cautividad/Ajuntament de Barcelona

El turón es un depredador de conejos, un problema muy grave para la agricultura, precisamente en la zona de Lleida. La prueba piloto también evaluará el grado de aclimatación de ejemplares nacidos en cautividad, a la hora de testar su interacción con el conejo, especie que prácticamente consume en exclusiva estas zonas, junto a anfibios, ratas y otros roedores.

También se han liberado otros seis ejemplares en el Alt Empordà, donde se encuentran las poblaciones más importantes de esta especie en peligro de extinción. Los ejemplares liberados llevan un emisor para su seguimiento y estudiar su adaptación al medio.

Esta prueba piloto se inscribe en el marco de una iniciativa más amplia para disponer de un stock reproductor y criar a esta especie en peligro de extinción con cautiverio para posteriormente liberarlas al medio. Asimismo, también se está trabajando para obtener ejemplares salvajes y transponerlos a las zonas de Cataluña donde es necesario recuperar este animal.

Se trata de un proyecto pionero de cría y reintroducción que tendrá continuidad en los próximos años para reforzar las poblaciones de turones en otras áreas marcadas por los científicos del proyecto TuroCat, fruto del seguimiento continuado que se realiza para evaluar la evolución de la especie. Volver a conectar las poblaciones de turones y evitar el aislamiento genético es vital para el futuro de la especie en Cataluña.

El turón europeo, una especie en peligro de extinción

El Catálogo de fauna amenazada de Cataluña, aprobado este último mes de octubre del Gobierno de Cataluña, clasifica el turón europeo como especie en peligro de extinción. De hecho, es uno de los mamíferos más amenazados en nuestra fauna. Durante los últimos 30 años, sus efectivos y su área de distribución se han reducido drásticamente hasta llegar a la situación actual, en la que la especie habita únicamente en algunos puntos de las llanuras del Alt Empordà y, de forma testimonial, en las cabeceras del río Ter, en el Ripollès.

El proyecto TuroCat de recuperación del turón europeo en Cataluña nació en 2018 y cuenta con la colaboración del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, la Fundación Barcelona Zoo y la Fundación Trenca.

Un buitre negro del Prepirineo de Lleida es la primera ave carroñera de Europa que muere intoxicada por diclofenaco

Un buitre negro nacido en 2020 en la colonia de esta especie amenazada en la Reserva Nacional de Caza de Boumort (Prepirineo de Lleida) ha sido víctima del primer caso que se registra en España y en Europa de intoxicación de un ave carroñera por diclofenaco, un fármaco antiinflamatorio utilizado para tratar el dolor y la inflamación del ganado.

La demostración de que este fármaco, en su formulación para uso veterinario, ha sido la causa de la muerte del buitre negro, ha quedado reflejada en un estudio online del pasado 5 de abril por la revista científica Science of the Total Environment. Este trabajo, cuyos autores son todos especialistas de varias entidades españolas, confirma por primera vez como este fármaco supone un peligro real, ya que los buitres de Europa pueden morir al ingerir carroña del ganado tratado con diclofenaco.

Las organizaciones conservacionistas españolas y europeas vienen alertando desde hace años del riesgo que supone el diclofenaco para las aves carroñeras. La alarma está más que justificada, ya que este fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE), en su uso veterinario, fue el causante de una dramática disminución de las poblaciones asiáticas de varias especies de buitres a principios del siglo XXI. El estudio publicado en Science of the Total Environment es además el primero que detecta este tipo de intoxicación en el buitre negro, una especie amenazada catalogada en España como “vulnerable”.

El trabajo previo que ha permitido la confirmación de este caso de intoxicación por diclofenaco se remonta al 24 de septiembre de 2020, con la muerte en su propio nido de un buitre negro nacido el año pasado en Boumort y que pocos días antes había iniciado los primeros vuelos. El emisor GPS que portaba el animal permitió al equipo de GREFA, que se encargaba del seguimiento de esta colonia, interpretar esta información y localizar el cadáver del ejemplar.

Se da la circunstancia que dos días antes de su muerte, este joven buitre negro fue observado o fotografiado por dos técnicos de GREFA que estaban revisando los pollos de la especie nacidos en 2020 en Boumort. Aparentemente estaban en buen estado y muy cerca lo observaban sus padres posados en un pino silvestre.

La coordinación de GREFA con los grupos de Agentes Rurales especializados en veneno y antifurtivismo (GEVA) y en trabajos verticales (GSM), así como con el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya y el equipo técnico de la Reserva de Boumort, hicieron posible el rápido traslado del cadáver del buitre negro al Centro de Fauna de Vallcalent, en Lleida. En este centro gestionado por la Generalitat se hizo la necropsia del animal por parte de los equipos veterinarios de Vallcalent y GREFA, que pudieron extraer a tiempo las muestras para su posterior analítica.

De hecho, han sido los análisis anatomopatológicos realizados en Noah’s Path, en Elche, y los toxicológicos que han llevado a cabo el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC-CSIC, UCLM, JCCM), con sede en Ciudad Real, los que han confirmado, sin lugar a dudas, la muerte de este buitre negro por una intoxicación con diclofenaco.

Existe la posibilidad de que el animal, durante sus primeros vuelos, se alimentase con restos de ganado tratado con diclofenaco -por el emisor GPS se sabe que el día anterior a su muerte estuvo en un punto de alimentación habilitado para el buitre negro en Boumort- o bien se intoxicase por el alimento que sus padres le aportan cuando está en el nido, si bien es cierto que los adultos progenitores no resultaron afectados.

«Ahora ya sabemos que el riesgo de que mueran buitres negros o aves carroñeras de otras especies en Europa por esta causa es muy real e incluso pueden haber ocurrido casos previos que no hayan sido detectados», indica Ernesto Álvarez, presidente de GREFA y uno de los autores del artículo. «España, al albergar las mayores poblaciones de buitres europeos con diferencia, tiene una responsabilidad hacia la conservación de estas aves que ya no puede eludir de ninguna manera, a la vista de los resultados de este revelador estudio», afirma Álvarez.

Los autores del estudio consideran necesario arbitrar las medidas que se precisen para impedir que los buitres se alimenten de cadáveres y restos de ganado tratado con diclofenaco. En el caso de que estas medidas preventivas no se lleven a cabo con todas las garantías, recomiendan una moratoria en el uso veterinario del diclofenaco y buscar fármacos alternativos no tóxicos para estas aves.

Muere una gatita de dos meses tras sufrir la explosión de un petardo en su boca

La gata de dos meses de vida a la que hicieron explotar un petardo en la boca durante la verbena de Sant Joan del pasado sábado ha muerto tras no poder superar el dolor ocasionado por las heridas. Así lo ha comunicado la protectora Amics dels Animals del Segrià, quienes han intentado salvar la vida del felino a lo largo de estos tres días.

Los hechos sucedieron el pasado 22 de junio en Lleida cuando un hombre se encontró a una gatita en la calle agonizando por el dolor causado por la explosión de un petardo en su boca. El transeúnte llevó al animal a una clínica veterinaria donde decidieron que era necesaria una intervención de urgencia para reconstruirle la boca, una operación que la persona que había encontrado al gato no podía asumir por su alto precio.

Tras la imposibilidad de afrontar económicamente la operación, el animal fue trasladado al veterinario de la protectora Amics dels Animals del Segrià donde la gata pudo ser operada. El felino, a la que la protectora bautizó como Dulcinea, presentaba una herida muy vistosa en la boca, no podía abrir los ojos y sólo podía alimentarse mediante suero. A pesar de los buenos resultados de la cirugía, la gatita siguió en un estado muy débil y con constantes quejas de dolor, hasta que finalmente, se ha confirmado su fallecimiento a los dos meses de vida.

“Dulcinea ha fallecido, su frágil cuerpo no ha soportado más tiempo. Buen viaje pequeña, gracias a tu salvador no has muerto sola y agonizando en la calle. Gracias a todo por el interés y las donaciones. A la pequeña Dulcinea le pusieron un petardo en la boca”. Ha comunicado la protectora en su página de Facebook tras el fallecimiento del animal.

La asociación de animales de Lleida también ha aprovechado lo sucedido para lanzar un mensaje respecto a la tradición de tirar petardos durante la verbena de Sant Joan: “El caso de Dulcinea nos agrieta el alma, y más sabiendo que no es el primer animal al que le hacen algo así. Los petardos deberían estar prohibidos por muchas razones, la principal es que generan víctimas de accidentes por un uso indebido u otras razones totalmente evitables. No sabemos cuál es el encanto que tiene convertir nuestros pueblos y ciudades en simulacros de una guerra. La pirotécnica es molesta y dañina, si no fuese así, Dulcinea no habría muerto”, han concluido.

1 cigüeña muerta y 4 más sufren por culpa del sistema anti-nidos en Lleida

Esta semana nos deja con una noticia nefasta para los defensores de los animales. El jueves, una cigüeña apareció muerta en Lleida después de que los responsables de la iglesia de Santa María de Gardeny, Lleida, ordenaran instalar un sistema anti-nidos. El cura Gerard,  de la parroquia de Gardeny, no ha retirado la trampa mortal, a pesar de los incidentes y la reclamación formal de ONG’s y ciudadanos. Hoy, 4 cigüeñas más han quedado atrapadas en la Catedral Nueva de Lleida.

La cigüeña blanca es una especie protegida en Cataluña desde el año 2008. Desde la ONG SEO Birdlife, especializados en la defensa de aves, ya han presentado una denuncia formal y piden que se retiren estas trampas. En un comunicado, la organización sin ánimo de lucro lamenta «que se vulnere la legislación vigente» que prevé penas de entre 3.000 euros y 2 millones. Además, critican que el obispado no haya buscado medidas alternativas.

El obispado justifica su decisión con el argumento que defienden un bien cultural y patrimonial. Sin embargo, desde la ONG SEO Birdlife han ofrecido alternativas a este sistema, con el conocimiento de la Generalitat de Catalunya. Pero finalmente, la institución religiosa ha optado por mantener estas trampas, que han acabado ya con la vida de una cigüeña y el sufrimiento de 4 más.

Desde la asociación IPCENA, en defensa del medio ambiente en Lleida, también se muestran muy críticos con el obispado de Lleida. En un comunicado hablan ‘de asesinato’. Además, desde el Departamento de Territorio y Sostenibilidad se han iniciado diligencias por la desaparición de numerosos nidos de esta especie en territorio leridano.

El sistema anti-nidos instalado por varias iglesias en Lleida se conoce como paraguas invertido. A partir de unas varillas metálicas, impiden las cigüeñas establecer su nido. Pero muchas quedan atrapadas. Hoy, los bomberos han tenido que intervenir para salvar tres cigüeñas en la Catedral de Lleida, según Catinfo Lleida. Una situación insostenible y en la que diferentes entidades han pedido soluciones inmediatas.