Entradas

Los sacrificios sin aturdimiento deberán realizarse en mataderos autorizados a partir de ahora

El tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dicho que deben respetarse los derechos de los animales

Sacrificar a un animal sin aturdimiento seguirá siendo legalmente posible, según ha fallado el tribunal de Jusiticia de la Unión Europea (TJUE), aunque de forma mucho más estricta y limitada. En concreto la fiesta del Sacrificio, una actividad religiosa llevada a cabo por la comunidad musulmana en la que se degüella a un cordero mirando hacia la Meca, deberá hacerse en mataderos especializados que garanticen que el animal no sufra. Pero la medida afecta a cualquier sacrificio de animales y aunque haya motivos de libertad religiosa de por medio, se deberá garantizar que el animal no sufra y que se encuentre en las mejores condiciones posibles. 

No obstante, el tribunal ha declarado que degollar animales sin anestesia queda justificado por la libertad religiosa. Pero a partir de ahora, tanto la comunidad musulmana como la judía, que también realiza sacrificios, tendrán que asegurarse que se cumplen los estándares necesarios de protección animal. Para la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), aunque esto mejora la situación existente, aseguran que «ningún animal debería sufrir por motivos culturales o religiosos». 

La polémica que llevó al proceso judicial se inició en la región flamenca de Bélgica. El gobierno flamenco entendió que, de los dos tipos de mataderos donde se realizaban los sacrificios, es decir, los autorizados y los temporales, solo los primeros cumplían la legislación de protección animal. Por lo tanto, no concedieron más autorizaciones para mataderos temporales.

Después de que varias organizaciones musulmanas reclamaran la decisión ante los tribunales belgas, estos decidieron enviar un recurso prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, cuyo veredicto es definitivo. Y es en este contexto que la alta esfera judicial de la unión ha sentenciado que no se podrán realizar más sacrificios en mataderos temporales y que, por lo tanto, deberán estar autorizados y gozar de las máximas garantías para los animales.

1 cigüeña muerta y 4 más sufren por culpa del sistema anti-nidos en Lleida

Esta semana nos deja con una noticia nefasta para los defensores de los animales. El jueves, una cigüeña apareció muerta en Lleida después de que los responsables de la iglesia de Santa María de Gardeny, Lleida, ordenaran instalar un sistema anti-nidos. El cura Gerard,  de la parroquia de Gardeny, no ha retirado la trampa mortal, a pesar de los incidentes y la reclamación formal de ONG’s y ciudadanos. Hoy, 4 cigüeñas más han quedado atrapadas en la Catedral Nueva de Lleida.

La cigüeña blanca es una especie protegida en Cataluña desde el año 2008. Desde la ONG SEO Birdlife, especializados en la defensa de aves, ya han presentado una denuncia formal y piden que se retiren estas trampas. En un comunicado, la organización sin ánimo de lucro lamenta «que se vulnere la legislación vigente» que prevé penas de entre 3.000 euros y 2 millones. Además, critican que el obispado no haya buscado medidas alternativas.

El obispado justifica su decisión con el argumento que defienden un bien cultural y patrimonial. Sin embargo, desde la ONG SEO Birdlife han ofrecido alternativas a este sistema, con el conocimiento de la Generalitat de Catalunya. Pero finalmente, la institución religiosa ha optado por mantener estas trampas, que han acabado ya con la vida de una cigüeña y el sufrimiento de 4 más.

Desde la asociación IPCENA, en defensa del medio ambiente en Lleida, también se muestran muy críticos con el obispado de Lleida. En un comunicado hablan ‘de asesinato’. Además, desde el Departamento de Territorio y Sostenibilidad se han iniciado diligencias por la desaparición de numerosos nidos de esta especie en territorio leridano.

El sistema anti-nidos instalado por varias iglesias en Lleida se conoce como paraguas invertido. A partir de unas varillas metálicas, impiden las cigüeñas establecer su nido. Pero muchas quedan atrapadas. Hoy, los bomberos han tenido que intervenir para salvar tres cigüeñas en la Catedral de Lleida, según Catinfo Lleida. Una situación insostenible y en la que diferentes entidades han pedido soluciones inmediatas.

La ONU critica a España que los menores presencien corridas de toros

Organizaciones animalistas celebran lo que consideran un paso adelante para erradicar las corridas de toros

Tras escuchar los argumentos de varios representantes españoles, la ONU lo tiene claro. España debería modificar su legislación para evitar que menores de edad puedan ver corridas de toros. La ONU, que no entra en el trasfondo de si hay maltrato animal, sí considera que puede causar un impacto emocional negativo a los menores de edad.

El encargado de hacer esta recomendación ha sido el comité de los derechos del Niño. La ONU se toma muy en serio cualquier vulneración emocional a personas que no han llegado a la edad adulta. La recomendación de la ONU quiere evitar que menores asistan como espectadores a las corridas de toros, pero también que hagan de toreros, una práctica poco regulada y que se lleva a cabo en algunos lugares de la península.

El miembro del comité sobre derechos del Niño en la ONU, Gehad Madi, consideró en rueda de prensa que «el problema no es la tauromaquia en sí misma». Para Madi, el verdadero inconveniente es la exposición en edades no adultas a la matanza de animales. También lamenta que algunos jóvenes participen como toreros a edades tempranas.

Las organizaciones animalistas celebran el pronunciamiento de la ONU

Desde PACMA ven «muy positiva» la recomendación hecha a España por parte del comité sobre derechos del Niño. En declaraciones a EFE, su portavoz, Laura Duarte, recalcó que «es lo que llevan años pidiendo». En palabras suyas, el problema está en que los menores presencian «valores relacionados con la violencia» y que están asociados a la tauromaquia.

La resolución de la ONU en ningún caso es vinculante y no obliga al Gobierno central a modificar la ley. Sin embargo, la recomendación de Naciones Unidas es un duro golpe para los defensores de la tauromaquia en España. El gobierno Balear ya prohibió las corridas de toros, decisión que quedó suspendida por el Tribunal Constitucional.

 Pero la suspensión no afectó la decisión de que los menores no puedan asistir a este tipo de eventos. Cataluña también apuntó a la prohibición completa, lo que también quedó suspendido, pero que en la práctica se ha aplicado. Los legisladores, especialmente a nivel autonómico, están estrechando el círculo sobre una práctica que consideran injusta y que fomenta el maltrato animal.

La reacción del gobierno a las recomendaciones de la ONU es todavía una incógnita. La posición del Partido Popular ha sido siempre negativa a la prohibición y regulación de la tauromaquia. Un hecho que podría cambiar si finalmente la presión de activistas, ciudadanía y organismos internacionales continúa apuntando hacia una mayor regulación. En 2017 ya se avanzó bastante en materia animalista

Saltando las vallas de la injusticia

Por mí se va, a la ciudad doliente;

por mí se va, al eternal tormento;

por mí se va, tras la maldita gente.

Canto III, Vestíbulo, La Cobardía, La Divina Comedia de Dante Alighieri

 

El domingo por la noche el equipo de Salvados cruzó una de las puertas del infierno. Un infierno de cemento, alhambre, suciedad. Un infierno diseñado y mantenido por el hombre. Un infierno tolerado por éste.

Saltaron la valla que separa físicamente este espacio de dolor del resto del mundo. Pero también saltaron la valla que les y nos separa emocionalmente.

La tarea del periodismo es mostrar la realidad del mundo, para que sea modificada cuando ésta sea injusta y cruel. Del mundo, no sólo de una pequeña parte de él.

La luz de la cámara enfoca en mitad de la oscuridad la mirada de otro ser, igual a mí en su derecho a vivir, al que reduzco a su peso en carne, a su peso en monedas. El micro de la cámara recoge sus gritos de terror y agonía. No hace falta hablar su idioma para traducir el mensaje de socorro.

Jordi Évole y todo su equipo nos han mostrado las miserias que esconde, o ni siquiera se esmera en esconder, el sector cárnico. Animales maltratados hasta su muerte. Trabajadores explotados y ninguneados. Ilegalidades toleradas que dan altos réditos a los que no se ensucian los zapatos.

Para aquél a quien la mirada del cerdo no le acabe de convencer, están también los datos. El 99% del cerdo es industrial. 7 millones de cerdos mueren en las granjas antes de llegar a los mataderos. La producción del 84% de los medicamentos en España va destinada a los animales de consumo. Se consumen 46 millones de cerdos al año. Existen 90.000 granjas de cerdos en España. Sólo 155 son ecológicas.

Números, números con muchos ceros. Cero, la importancia que la mayoría de las personas dan a la vida y bienestar de estos animales. De la mayoría de animales, incluida la especie humana.

«Son monstruos» exclama Évole en el interior de esa sala de la barbarie al contemplar algunos individuos deformes. No Jordi, aunque entiendo tu expresión, déjame que te corrija. Monstruos son los que los mantienen así, cautivos y moribundos.

Gracias compañeros, gracias por este reportaje. Mucho camino queda por delante, mucho. Pero el domingo por la noche, al entrar por las puertas del infierno no dejastéis fuera la esperanza.

Sílvia Esteve

Las 7 cosas que hay que cambiar urgentemente de la industria cárnica

El programa emitido por Jordi Évole sobre la industria cárnica ha abierto el debate sobre un sector del que se sabía muy poco. Aquí apuntamos algunas cosas que deberían cambiar en las empresas que trabajan con animales.

  1. El maltrato animal. La organización igualdad animal denuncia las condiciones de muchos animales en mataderos y granjas. Según explican, a muchos animales se les cortan extremidades sin anestesia. Las instalaciones en las que se encuentran no son adecuadas y el espacio es muy reducido. Además, lamentan que al año se maten más de 56.000 millones de animales, algunos de ellos crías. Unas críticas que ahora han llegado a la opinión pública, gracias al trabajo de muchos grupos animalistas. Por ejemplo, el documental » matadero «, hecho por un activista anónimo, explica las atrocidades de la industria en primera persona.

  2. Las inspecciones, ¿hechas a medida? Según el director general de ganadería en Murcia, Francisco José González, las inspecciones a mataderos se avisan con 72 horas de antelación. Según él, se hace para facilitar la documentación. Pero en la práctica, es más que suficiente para que las empresas reajusten lo que no va bien. Además, la periodicidad de las inspecciones es muy prolongada. Algunas llevan más de 8 años sin hacerse.

  3. La situación de los trabajadores. El programa emitido por Jordi Évole no deja lugar a duda. Muchas personas que trabajan en la industria cárnica lo hacen en condiciones muy difíciles. El trabajo exige un gran gasto físico y muchas horas. El salario que se recibe, en cambio, a menudo no llega a los mínimos necesarios para llevar una vida normal. Además, el impacto emocional de muchos trabajadores al ver el trato que se da a los animales puede ser muy negativo.

  4. Negar la evidencia científica. Las empresas de la carne continúan difundiendo que es sano comer carne procesada y roja. La organización mundial de la salud concluyó que comer carne procesada es cancerígeno. La relación causal es clara, por cada 50 gramos de carne procesada consumida, las probabilidades de padecer cáncer colorrectal aumentan un 18%. La evidencia sobre la carne roja apunta en la misma dirección. Comer carne roja (ternera, animales de caza o cerdo en edad adulta) está relacionado con algunos tipos de cáncer, aunque la causalidad no está tan probada como en el caso de la carne procesada.
  5. Lobismo. La Unión Europea afirma que todos los ‘grupos de interés’ tienen las mismas oportunidades de influir las políticas comunitarias. ¿Pero es esto cierto? Núria Almiron, investigadora en la UPF, y experta en temas animalistas, no lo ve así. «La industria cárnica es mucho más influyente que ningún otro grupo. Cuentan con grandes cantidades de recursos y pueden asistir a tantas reuniones como sean necesarias en Bruselas «. Además, Alimiron asegura que «tienen think tanks (centros de conocimiento) dedicados a influir la opinión pública».
  6. Opacidad. Lo cierto es que mucha información sobre mataderos o granjas aún se desconoce. Estos centros, tal y como se muestra en el programa Salvados, son totalmente opacos. Además, están muy retirados de la ciudad. Los investigadores no tienen acceso, en muchos casos, lo que dificulta la información a la opinión pública y en la comunidad científica.
  7. Desinterés administrativo. Quizás como consecuencia de los dos puntos anteriores (opacidad y lobismo), las administraciones no acaban de actuar para proteger animales y trabajadores. Esto podría estar cambiando, después de que la opinión pública esté replanteandose algunas cosas sobre esta industria.