Entradas

¿Quieres correr con tu perro? ¡Sigue estos consejos!

Correr está de moda. El tradicional footing que ahora se ha convertido en running cuenta cada día con más seguidores en nuestro país. Las inmejorables condiciones meteorológicas de las que disfrutamos y que sea una actividad en la que solo necesitas unas zapatillas explica el auge de esta práctica deportiva importada de los EUA. Un deporte que también puedes practicar con tu perro, a diferencia de ir en bicicleta o cualquier otro vehículo rodado que está prohibido. Hablamos del canicross, donde solo tienes que sincronizar la carrera con él. El canicross consiste en correr atado con una correa en la cintura que va al arnés del animal. Se trata de una fantástica combinación en la que la coordinación entre ambos es lo más importante. Para correr con tu perro es preciso un arnés especial de tiro para el perro, el de paseo normal no es válido, y un cinturón especial para protegerte de sus tirones.

El perro siempre tiene que ir delante, hecho que favorece que las sensaciones sean totalmente diferentes a las que se experimenta al correr en solitario. Y es que la fuerza del perro se nota más de lo que se pueda pensar. El canicross es una modalidad que forma parte del mushing. La clave está en ir “acompasados” explica la vasca Leire Fernández, la campeona del mundo más joven en canicross. La prestigiosa corredora reconoce que no es una práctica sencilla y que requiere entrenamiento: “Cuando el perro hace una zancada tu tienes que hacer lo mismo, la compenetración es fundamental”. Anota que el corredor debe estar atento siempre a los movimientos del perro porque “a veces se paran para oler alguna cosa que han encontrado y puedes caer”. Fernández remarca que “tu eres la cabeza y él es el músculo porque eres tu quién debe guiar el perro y marcar el ritmo, pero al fin y al cabo sois uno”.   

El veterinario David Pumarola afirma que es positivo que los perros hagan ejercicio físico y que las prácticas deportivas siempre son aconsejables: “Hacer deporte es bueno para las personas y para los perros”. Pese a ello, el máximo responsable de la Clínica Veterinaria Animàlia Barcelona hace hincapié en la necesidad que el animal no se vea sometido a un ejercicio al que no está habituado de forma repentina.”Al igual que una persona no puede correr media maratón o una maratón de un día para otro, los perros tampoco pueden hacer deporte de repente, necesitan un entrenamiento”. En este sentido, recomienda empezar corriendo “veinte o treinta minutos e ir aumentando el tiempo para mejorar la resistencia porque sus fibras musculares son iguales que las nuestras, es imprescindible que sigan un plan de entrenamiento como el que llevamos a cabo nosotros”. Si no se cumplen estas recomendaciones, se produce lo que Pumarola define como el “Síndrome del lunes”: “De lunes a sábado los perros que viven en la ciudad acostumbran a hacer poco ejercicio y el domingo hacen la gran caminata y el lunes no se pueden ni mover y sus propietarios llegan a la consulta muy preocupados porque no saben qué les pasa, y lo que sucede simplemente es que tienen agujetas”. Por este motivo, el veterinario subraya que los perros tienen que calentar al igual que nosotros: “A menudo van atados con la correa y cuando llegan al parque los soltamos y se ponen a correr como locos y esto conlleva el riesgo de sufrir lesiones musculares”. 

Todas las razas de perros pueden hacer deporte, pero asumiendo las peculiaridades de cada una de ellas: “No podemos olvidarnos de su genética, un labrador está más preparado para el deporte que un maltés, los perros cazadores gozan de un mejor físico que otras razas para hacer deporte y hay que tenerlo en cuenta, un chihuahua puede hacer ejercicio pero no con la misma intensidad que un terrier”. Hay una raza intermedia que es la de los bulldogs: “Tienen una musculatura importante para hacer ejercicio, pero están limitados por problemas respiratorios (tráquea pequeña, nariz estrecha) que les provocan falta de oxígeno o una respiración demasiado rápida que puede acarrear hipotermia o un golpe de calor si se fuerza la máquina”. Llevar una botella de agua si durante el recorrido no hay ninguna fuente es esencial para que el perro está hidratado porque tal y como explica Pumarola “nosotros corremos y sudamos, pero los perros no sudan y evaporan el calor por la nariz y la lengua, por lo que se recomienda que beban cada quince minutos más o menos”.

Mushing: surcando la nieve con el mejor amigo del hombre

El mushing era una forma de transporte en el que se usaban  perros de tiro y esquís para desplazarse por superficies nevadas con rapidez que se ha convertido en un deporte cada vez con más seguidores. Una actividad que permite gozar de la naturaleza en un entorno idílico y conocer las pecularidades de los perros nórdicos. Se trata de un deporte que se ha profesionalizado rápidamente y el número de competiciones ha aumentado más que nunca provocando que ya sea habitual ver perros de tiros compuestos por cruces de razas, aunque siempre hay  mushers que prefieren seguir utilizando perros nórdicos puros. Para probar este espectacular deporte, existen muchas opciones. En este buscador puedes encontrar ofertas muy recomendables.

Es el caso de Toni Lozano (que aparece en la imagen), el musher de la empresa Cau de Llops del Port del Comte (Lleida), que dispone de una veintena de perros de la raza Siberian Husky, que se pueden conocer en una visita de 50 minutos que tiene un coste de solo 5 euros.  “Son los que más me gustan y los que simbolizan la estampa bucólica de este transporte tradicional”. Lozano, que también compite en la modalidad de media distancia de perros nórdicos,  deja claro que para él lo más importante no es ganar las carreras en las que compite: “No tengo un afán competitivo, me da igual ganar o perder, en toda España somos sólo cinco los mushers que disputamos esta modalidad, pero hay mushers que utilizan diferentes razas de perros para ganar”.  

Lozano anota que los perros disfrutan y que en ningún caso sufren corriendo: “Genéticamente están hechos para correr, aunque algunos tiran más que otros, su cuerpo les pide correr, el castigo es no salir, cuando están parados están inquietos i cuando el trineo arranca todo es armonía, los que no salen los encierro para que no pongan tristes, el arnés es siempre un elemento positivo porque significa que estarán conmigo, que correrán y que recibirán una recompensa al llegar que es comer carne en lugar de pienso”. Cada perro cumple su función en el equipo. El de delante es el perro líder (lead dog), el que tinen más instinto de correr y el que interpreta las órdenes del guia. Detrás suyo van perros jóvenes que aprenden a ser líderes o perros mayores que enseñan a los que ocuparán su lugar. Son los denominados “swing dogs”. En tercera línea se encuentran los “team dogs”, de los cúales depende la tracción, y finalmente cierran la comitiva los “wheel dogs”, que son los más fuertes y los que están más cerca del trineo porque aguantan más peso.

Más resistentes que veloces

El mushing es una actividad que gestionan empresas y no las propias estaciones de esquí porque se trata de un sector muy especializado y tan específico que no les compensa llevar su gestión. Es por este motivo que se ponen en contacto con empresas como Cau de Llops para que se encarguen de ofrecer este servicio. En este sentido, Cau de Llops pone a disposición en la estación de Port del Comte de los usuarios un circuito de iniciación con un recorrido de 2.5km que pueden hacer 2 o 3 personas en función de la altura y del peso.  Para los más aventureros, Cau de Llops ofrece un circuito de 10 km que dura unas tres horas en el que uno mismo puede coger las riendas del trineo en un tramo: “El pasajero se pone detrás mío primero i luego conduce él” explica el musher, que revela que “la velocidad media es de 15km/h, aunque pueden llegar a correr el doble, pese a que son más resistentes que veloces”. Lozano, que admite que la relación con sus perros es lo que más le cautiva de este deporte,  explica que es una actividad en auge: “Pirena, que ya no se hace por falta de presupuesto, puso las bases para divulgar este deporte y la eclosión de los runners ha hecho el resto porque empiezan a correr con un perro haciendo canicross y van adquiriendo más para ir en bicicleta o triciclo hasta llegar al mushing, que es la evolución natural”. Él mismo ha llevado a cabo este recorrido vital cuando hace diez años empezó a practicar canicross. “Hace seis años que hago mushing y he pasado de tener un perro a tener 18”.  La promoción de la Generalitat del après ski para dar a  conocer la variada oferta de ocio cuando cierran los remontes también contribuye al incremento de la demanda : “Estamos muy cerca de Barcelona y el mushing funciona muy bien, pero todo depende de la nieve, la  temporada pasada fue nefasta y ésta en cambio está siendo muy buenay las reservas no paran de llegar”.

La Valle de Arán, Andorra y el Vall de Tena, las alternativas

Con el cierre de la empresa Muixing a la Carta, que ofrecía sus servicios en la comarca de la Cerdanya, el Port del Comte y la Valle de Arán son los únicos lugares en Catalunya donde se puede practicar esta actividad. En el valle occitano, la empresa Montgarri Outdoor  ha diseñado diferentes excursiones para descubrir sus bellos parajes de día y de noche.  Sí, bajo la luz de la luna,  los usuarios que así lo deseen pueden gozar de una excursión nocturna con parada en el pueblo abandonado de Montgarri para abrir el apetito antes de una suculenta cena en el refugio Amics de Montgarri. Una salida que también se puede hacer de día volviendo al Pla de Beret con la puesta de sol.

Algunas empresas catalanas operan en Andorra porque como remarca Lozano “es donde hay más nieve y turistas”. La catalana Roc Roi es una de ellas y tiene su base de operaciones en la Estación de Grau Roig, que forma part de GrandValira, el dominio esquiable más grande de los Pirineos con más de 200 km. Los recorridos en el Principado están marcados en los circuitos de Riba Escorxada (Grandvalira-El Tarter) y en el Centro de Actividades de Aventura (Grandvalira-Grau Roig). Los trineos tienen cabida para dos personas y pueden ser conducidos por un guía o por uno mismo  como en los otros casos.

En el pirineo aragonés, los interesados también tienen la oportunidad de ponerse a los mandos de un trineo tirado por perros nórdicos. Concretamente en La Partacua, en el Valle de Tena, donde hace seis años que Tena Park ofrece este servicio.

Artículo escrito por Xavi Tedó

Artículos relacionados:

¿Quieres correr con tu perro? ¡Sigue estos consejos!

Las mejores escapadas con tu perro cerca de Barcelona