Entradas

Llevar al perro desatado en Barcelona estará prohibido en otoño, según fuentes municipales

La medida se aplicará cuando todas las áreas de recreo estén terminadas y se definan los espacios de usos compartidos

Se multarán todos aquellos usuarios que lleven el perro desatado fuera de los espacios de usos compartidos y las áreas para perros

A partir del otoño de este mismo 2018, sólo se podrá llevar al perro desatado en las áreas de recreo y en las zonas de usos compartidos, unos espacios donde los perros pueden ir sueltos, pero sólo a determinadas horas y bajo determinadas circunstancias. El ayuntamiento de Barcelona se había comprometido a prohibir que los perros vayan sueltos cuando se construyeran las 11 áreas de recreo previstas en la ordenanza de 2014. De estas 11 áreas de recreo, 10 superarán los 700 metros cuadrados y habrá una en cada distrito. Por lo tanto, dado que en otoño ya estarán construidas las áreas y estarán definidos los espacios de usos compartidos, entrará en vigor la prohibición de ir libremente con el perro por Barcelona.

Todo ello queda regulado en la ordenanza de 2014 «tenencia y bienestar animal». Lo más polémico serán las multas. La policía municipal sancionará todos aquellos vecinos que, fuera de las áreas de recreo o puntos de uso compartido, vayan con su animal suelto. La ordenanza de 2014 habrá tardado, por tanto, 4 años en aplicarse del todo.

La polémica prohibición puso en alerta a las entidades animalistas y los dueños de los perros, que se organizaron en diferentes asociaciones. Muchas de ellas forman parte de una mesa de trabajo creada por el Ayuntamiento de Barcelona para tratar todos los temas que les afectan. Antes de sacar adelante la prohibición, el Ayuntamiento aún tiene pendientes algunas reuniones con miembros de la mesa.

Áreas de recreo y zonas de usos compartidos

Si los perros sólo podrán ir sueltos en las áreas de recreo y zonas de usos compartidos, es importante definir bien en qué consiste cada uno de estos espacios. Por zonas de usos compartidos entendemos diferentes puntos de la ciudad como parques, zonas urbanas, plazas, etcétera, donde las personas pueden ir libremente con su perro desatado, siempre que se cumplan una serie de requisitos. Por otra parte, las nuevas áreas para perros son espacios con más de 700 metros cuadrados especialmente diseñadas para perros.

Consulta aquí las áreas de recreo para perros

Sólo se ha finalizado una de las once áreas de recreo prometidas en la nueva ordenanza

 

La nueva ordenanza de tenencia y bienestar animal de Barcelona de 2014 prometía que antes de finalizar el 2018 se habrían construido en la ciudad 11 nuevas áreas de recreo para perros, 10 de las cuales debían tener más de 700m².

A fecha de hoy la única de ellas terminada es la de Nou Barris. Según el Ayuntamiento, el resto se encuentran en periodo de licitación o ejecución y deberán iniciarse de aquí a finales de año. Según nos comentan, aún están a tiempo de cumplir con lo pactado, ya que tienen todavía 2018 por delante.

En cuanto a las prohibiciones de entrar en los parques con los perros, según el Ayuntamiento «no se prohibirá una zona sin habilitar antes otra».

Sin embargo, desde «Espai Gos» alertan que «están actuando en contra antes de cumplir ellos la normativa» refiriéndose a las multas que ya se están poniendo a los propietarios que llevan sus perros sin correa. Uno de los puntos importantes según «Espai Gos» es que aún no se ha comenzado a tramitar el Carnet Cívico, que permitiría llevar a los perros sueltos en espacios concretos.

Según Ángela Coll, de «Espai Gos», lo que se está haciendo es «reprimir que estemos en el espacio público, espacio que también nos pertenece» y añade que incluso se están empezando a ver carteles de prohibido ladrar en algunas zonas de recreo y pipicans, y que algunas de estas zonas estarían en peligro de seguir existiendo por las quejas de algunos vecinos.

Ángela destaca que no se puede dar prioridad a la sanción si antes no se ha cumplido con la ampliación de espacios para perros. Si se persigue el hecho de que no vayan atados, uno de los puntos de la nueva ordenanza, «también se debería multar a quienes llevan el perro con collares de pinchos», prohibidos en el mismo texto.

Consulta aquí las áreas planificadas

Silvia Esteve

Artículo destacado: De vacaciones… con el perro!

La Síndica de Greuges recomienda al Ayuntamiento hacer campaña para mantener las calles limpias de las deposiciones de los perros

 

En respuesta a diferentes reclamaciones, Maria Assumpció Vilà, Síndica de Greuges de la ciudad de Barcelona, ​​ha recomendado al Ayuntamiento hacer una campaña ciudadana para concienciar a las personas propietarias de perros de cumplir con lo dispuesto en el artículo 60 de la Ordenanza municipal, recoger los excrementos y controlar y limpiar los sitios donde miccionen los animales.

A pesar de reconocer la importante presencia de perros en la ciudad, Vilà ha destacado que el problema no es el número sino el comportamiento incívico de los que los sacan a pasear. Son ellos los responsables de recoger y limpiar los excrementos y orines de sus animales.

Una campaña que se pide sea tanto a nivel publicitario como mediante la presencia de agentes cívicos que ayuden, gracias al trato de proximidad, a concienciar a los propietarios a cumplir la norma.

La Síndica ha querido poner énfasis en que si el ciudadano no cumple la ordenanza sería necesaria la actuación efectiva de la Guardia Urbana, punto que ha hecho llegar también al Ayuntamiento.

 

Silvia Esteve

Colau aplazará la prohibición de llevar el perro suelto por Barcelona

El ayuntamiento tenía que empezar a sancionar a quien llevara el perro suelto a partir del mes de marzo pero antes se había comprometido a construir nuevas áreas de recreo para las mascotas

El Ayuntamiento de Barcelona no comenzará a multar a los dueños de los perros que lleven sus animales sueltos a partir de marzo ya que no ha cumplido su parte del pacto, que consistía en construir nuevos espacios donde los perros puedan correr. La noticia era muy esperada por los dueños de los perros, que hace tiempo que denuncian que en Barcelona hay muchos barrios donde pasear el perro no es nada fácil y temían que, encima, se les prohibiera dejarlo libre en los pocos parques existentes. Finalmente, según ha podido saber animalados.com, el nuevo gobierno municipal, encabezado por Ada Colau, no aplicará este punto tanto polémico de la nueva ordenanza de tenencia de animales, que impulsó CiU en el año 2014. La propuesta se aprobó gracias al apoyo del PSC, ERC y la abstención de ICV-EUiA. El PP votó en contra.

La ordenanza entró en vigor en octubre de 2014 pero el gobierno decidió aprobar una moratoria de 18 meses antes de empezar a sancionar a quien no llevara el perro atado. La prorroga debía servir para que el Ayuntamiento creara nuevos espacios para el recreo de los perros, recintos cerrados mucho más grandes y mejor dotados que los actuales pipicans. Pero en ningún presupuesto no se destinó ni un solo euro para conseguir este objetivo, de modo que, más allá de que una declaración de intenciones, no se ha hecho absolutamente nada. «No multaremos hasta que estén terminadas las zonas de recreo comprometidas», ha confirmado la teniente de alcalde Janet Sanz. Lo que aún se desconoce es qué forma usará el Ayuntamiento de Barcelona para no aplicar la ordenanza a partir del 31 de marzo, que es el día en que termina la moratoria. El camino más fácil, aunque no está confirmado, sería ampliar la moratoria un año más.

La ordenanza fijaba que cada uno de los diez distritos de la ciudad debía tener una gran zona de recreo. Actualmente, no hay ni una, aunque el nuevo gobierno municipal ya ha destinado una parte del presupuesto para crear una en Nou Barris (en la Meridiana) y otra en el Eixample, en la Gran Vía con calle Nápoles. La de Nou Barris, que se abrirá en el mes de mayo, costará 592.547 euros, y ocupará 700 metros cuadrados. La del Eixample, que será provisional, se abrirá en tres meses, costará 200.000 euros y ocupará 463 metros cuadrados.

Según los cálculos del Ayuntamiento, desplegar toda la red de áreas de recreo costará cerca de 12 millones de euros y, tanto dinero, no se podrán reunir en un solo presupuesto, por lo que serán necesarios diferentes ejercicios para poder tirar adelante el compromiso del Ayuntamiento.