Entradas

Castilla-La Mancha realiza una suelta experimental para establecer en Albacete el primer núcleo incipiente de linces

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha procedido a la suelta del lince ibérico Lucero en el municipio albaceteño de Albatana. Se trata de un ejemplar nacido en el año 2015 que, tras ser reintroducido en libertad durante cuatro años en el área de Los Montes de Toledo y ser el progenitor de ocho camadas con un total de 21 cachorros, sufrió un atropello en 2019 que le costó la amputación de una de sus extremidades delanteras.

El felino, tras sufrir el accidente, fue tratado durante más de dos años en El Chaparrillo, en Ciudad Real. Allí, los profesionales de este Centro de Recuperación de Fauna Amenazada de la Junta de Comunidades, además de recuperarle medicamente tras su intervención, han entrenado las capacidades de captura de Lucero en un ambiente lo más parecido posible al que se va a encontrar en el medio natural tras su liberación en Albatana.

El viconsejero de Medio Ambiente, Fernando Marchán, ha destacado que, con la liberación de Lucero, el Ejecutivo autonómico persigue dos objetivos. Por un lado, dar la oportunidad al felino de poder vivir en libertad y, por otro, “intentar que crie para que, con el paso del tiempo, se pueda establecer en la zona sureste de Albacete un núcleo incipiente de linces ibéricos que sería, en caso de producirse, el primero en esta provincia de esta especie en peligro de extinción”.

Adaptación al medio natural en libertad del lince Lucero

Para que la reintroducción sea efectiva, Marchán ha explicado que es necesario que se den varias circunstancias. La primera de ellas, que Lucero sea capaz de cazar por sí solo y alimentarse, para lo que va a contar con la alta densidad de conejos de campo que hay en la zona escogida.

Además, debe aprovecharse para asentarse en su nuevo medio de la baja presencia humana, la gran cantidad de refugios y la ausencia de machos de la especie que pudieran comprometer la supervivencia de un animal que tiene mermada su capacidad de defensa.

Por último, el lince liberado debe ser capaz de cruzarse con la única hembra de lince territorial, Quastellana, cuya presencia ha sido constatada por los técnicos de la Consejería en este territorio, “lo que significaría que la suelta experimental que estamos realizando ha culminado con éxito”, ha dicho Marchán, quién ha informado que durante las primeras semanas, Lucero, gracias a un collar GPS, va a ser monitorizado a diario por un equipo de Agentes Medioambientales para valorar diariamente su evolución en la naturaleza.

Más de 100 ejemplares liberados de lince ibérico en la región

Desde el año 2015, a través de sus programas de reintroducción, Castilla-La Mancha ha liberado alrededor de 100 ejemplares de lince ibérico que habían sido criados en cautividad, logrando asentar en su territorio tres zonas estables de este felino en peligro de extinción: Montes de Toledo, Sierra Moreno oriental y Sierra Morena occidental.

Según los datos de 2020, gracias al seguimiento desarrollado por agentes medioambientales, técnicos de la Consejería de Desarrollo Sostenible y los profesionales de Geacam, con la colaboración del personal de las fincas, se detectaron un total de 47 camadas silvestres con al menos 146 cachorros; 60 en Montes de Toledo, 40 en Sierra Morena oriental y 37 en Sierra Morena occidental.

“Se trata de buenas noticias, puesto que estamos hablando que la población de linces ibéricos en Castilla-La Mancha se ha estabilizado y supera los 180 ejemplares mayores de un año (entre felinos adultos y juveniles); y si sumamos los cachorros nacidos en 2020, estaríamos por encima de los 326 ejemplares”, ha afirmado Marchán, quién también ha avanzado que, en la actualidad, están terminando de recabar los datos de las camadas de este año para poder cerrar el censo definitivo de 2021.

Por otro lado, ‘Lucero’ es el lince ibérico número once que se ha liberado a lo largo del presente año en la temporada de sueltas para su reintroducción en el medio natural. Los diez anteriores procedían de diferentes centros de cría en cautividad de España y Portugal y fueron liberados seis en el área de reintroducción de los Montes de Toledo y cuatro en Sierra Morena Oriental. ‘Lucero’, con sus particulares circunstancias, es el primer felino que se libera en la provincia de Albacete.

Reintroducen nueve ejemplares de pigargo europeo en Asturias, una “especie extinguida” en España

La reintroducción de los nueves ejemplares de pigargo europeo forma parte del Proyecto Pigargo, que tiene como objetivo la recuperación de esta rapaz catalogada oficialmente como “especie extinguida” en España.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha informado del proceso de reintroducción de nueve pigargos europeos, un ave rapaz extinta España. Desde esta semana, estos nueve ejemplares vivirán en un jaulón ubicado en Pimiango, en el concejo de Ribadedeva (Asturias), para aclimatarse al medio. Una vez termine este periodo de adaptación, se abrirá la puerta del jaulón y las rapaces quedarán en libertad.

Esta acción forma parte del Proyecto Pigargo, una iniciativa impulsada por la asociación conservacionista GREFA con la colaboración del MITECO, el Gobierno del Principado de Asturias, el Ayuntamiento de Ribadedeva y el Gobierno de Cantabria. El proyecto tiene como objetivo que el pigargo europeo, incluido en el “Listado de especies extinguidas en todo el medio natural español”, vuelva a tener población reproductora en España.

Para ello, durante 2021 se ha puesto en marcha un fase experimental que espera que tenga continuidad en los próximos años. La primera actuación del proyecto ha sido el traslado desde Noruega a España de nueve pigargos nacidos este año en su hábitat natural. Estos jóvenes ejemplares llegaron a Madrid en avión el pasado 29 de junio y, tras una completa revisión veterinaria y un periodo de observación, hoy han sido trasladados a la localidad de Pimiango, situada en la costa oriental asturiana.

Reintroducción del pigargo europeo en el norte peninsular – MITECO

Las aves han sido introducidas en un recinto especial con aspecto de jaulón de grandes dimensiones donde pasarán una temporada aclimatándose a la zona y socializando entre ellas, mientras son alimentadas y vigiladas por los técnicos del proyecto.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico monitorizará los movimientos de estas aves gracias a la colocación de emisores GPS, lo que permitirá obtener información sobre su actividad cuando, aproximadamente en otoño, sean liberadas definitivamente.

Programas de reintroducción en España

El Pigargo europeo está incluido en el “Listado de especies extinguidas en todo el medio natural español”, un registro aprobado en 2018 por la Conferencia Sectorial del Medio Ambiente que incluye a los animales y plantas que, tras desaparecer en España, pueden ser objeto de proyectos de reintroducción autorizados por las administraciones competentes.

Entre estos proyectos figuran ocho especies de ave, siendo una de ellas el pigargo europeo. En concreto, este Proyecto Pigargo es el segundo programa de reintroducción que se desarrolla en el Principado de Asturias y Cantabria, sumándose a la iniciativa para la reintroducción del Quebrantahuesos, en el Parque Nacional de los Picos de Europa.

En esta primera fase del programa se analizará minuciosamente la evolución de los ejemplares en cuanto a su adaptación e integración en el ecosistema. De ser favorable, el Proyecto Pigargo tendrá su continuidad con la liberación anual de hasta veinte ejemplares durante al menos siete años, con el fin de establecer en el futuro una población reproductora del pigargo en España.

La Guardia Civil investiga a un hombre por matar a tiros a cinco aves en peligro de extinción

La Guardia Civil investiga a un vecino de Montemolín (Badajoz) por tirotear y matar a cinco Ibis eremitas, un ave protegida en peligro de extinción que se encuentra incluida en el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies de la Fauna y Flora Silvestre. El supuesto culpable habría abatido a los animales con una carabina de aire comprimido.

Las aves pertenecían al proyecto de reintroducción de la Junta de Andalucía y el Zoobotánico de Jerez de la Frontera (Cádiz). Las Ibis eremitas están clasificadas como especies amenazadas en este territorio. Se estima que la población mundial de estos animales es de unos 350 ejemplares.

Los propios trabajadores del proyecto avisaron a la Guardia Civil el pasado mes de agosto de la falta de señal del emisor GPS que los animales portaban para controlar su seguimiento vía satélite. La ausencia de señal se produjo justo cuando seis ejemplares jóvenes realizaban un vuelo de dispersión de Cádiz a Montemolín.

La Guardia Urbana en una nota de prensa explica que encontraron “tres cadáveres en las inmediaciones de un edificio de Montemolín y con posterioridad agentes del Medio Ambiente de Andalucía recuperaron otros dos ejemplares muertos en la provincia de Cádiz”. Todos los ejemplares presentaban signos claros de haber sido víctimas de disparos de balines de un arma de aire comprimido.

Gracias a la investigación llevada a cabo por el Equipo de investigación del Seprona de Badajoz y Fuente de Cantos han podido localizar en el ilícito penal a un vecino de Montemolín que podría ser el culpable de los hechos.

Según informa El Periódico de Extremadura, “las diligencias instruidas han sido puestas a disposición de los Juzgados de Instrucción de Zafra y la Fiscalía Delegada de Urbanismo y Medio Ambiente”.  El responsable del tiroteo podría ser castigado con una pena de hasta dos años de prisión o multa de hasta veinticuatro meses. Recordemos que el Código Penal español castiga con mayor gravedad los delitos relacionados con especies en peligro de extinción.