Entradas

Intervienen en Madrid 49 especímenes de animales disecados y 131 piezas talladas en marfil de elefante

En una operación de la Policía Nacional, en colaboración con la Policía Municipal de Madrid y el Servicio CITES han sido intervenidos en Madrid 49 especímenes de animales naturalizados, 4 colmillos de elefantes, 4 colmillos de hipopótamo, 2 cuernos de rinoceronte y 132 piezas de marfil.

Según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, los ejemplares pertenecen a especies como osos, linces, leopardos, lobos, cocodrilos o primates. Algunos de estos animales están incluidos dentro de los que son de especial protección según el Convenio Internacional de Especies Protegidas. En el marco de esta operación hay un hombre investigado por un delito continuado de tráfico de especies protegidas.

La investigación se inició en noviembre del año 2019, cuando dos agentes del Cuerpo de Policía Municipal de Madrid tuvieron conocimiento de la existencia de una colección de animales disecados de varias especies, cuyo propietario tenía intención de ceder a un museo en un municipio de Badajoz.

El Grupo de Medio Ambiente de la Policía Nacional inició las gestiones con la finalidad de acreditar la posible comisión de un delito continuado contra la flora y la fauna o incluso uno de contrabando. Los investigadores contactaron con la autoridad administrativa CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) para que determinaran si entre las piezas de caza podría haber alguna incluida entre las especies especial protección.

Este extremo fue confirmado por dicha autoridad quien determinó que se observaba un elevado número de especies protegidas según los distintos Apéndices CITES y el Reglamento 338/97 de la Comisión Europea. Asimismo, indicó que el investigado carecía de muchos de los permisos y certificados obligatorios para su tenencia e importación dentro del territorio nacional.

Los ejemplares estaban expuestos en dos pabellones de una finca

Según ha informado la Policía Nacional, todos los ejemplares se encontraban expuestos en dos pabellones ubicados en la finca en la que se encuentra el domicilio del investigado, en Madrid. Las piezas fueron precintadas y quedaron en calidad de depósito en su lugar de exposición, debido a su elevada fragilidad.

Durante un año, el investigado aportó documentación con el objetivo de acreditar la lícita procedencia de los efectos intervenidos, alegando que muchos ejemplares fueron adquiridos con anterioridad a la fecha de entrada en vigor del Convenio CITES en España.

Respecto a aquellos ejemplares para los que no se ha presentado ninguna documentación válida, el pasado día 14 de octubre se procedió a su retirada, previo autorización judicial, y traslado a almacenes habilitados por parte del Museo Nacional de Ciencias Naturales y la autoridad administrativa CITES, tratándose de un total de 49 especímenes de animales naturalizados, 4 colmillos de elefante, 4 colmillos de hipopótamo, 2 cuernos de rinoceronte y 132 piezas talladas en marfil de elefante.

Encuentran salchichas con clavos en un parque de la Vila Olímpica

Varios vecinos de Barcelona alertaron a lo largo del pasado lunes de la presencia de salchichas con clavos en los jardines de la Vila Olímpica. Una trampa mortal para animales que ha sido utilizada en más ocasiones en diferentes parques de Catalunya.

Según ha informado La Vanguardia, el pasado lunes una vecina del barrio bajó a pasear a su perra por los jardines de la Vila Olímpica, momento en el que advirtió al resto de personas con perro de que ataran a los peludos por la presencia de salchichas rellenas de clavos.

Las personas presentes en la escena encontraron una decena de trozos de salchicha rellenos de clavos. Los propios vecinos aseguraron que los pedazos estaban frescos de la nevera, por lo que se sospecha que alguien los pudo lanzar molesto por los ladridos de los perros. Por fortuna no se tuvo que lamentar ninguna lesión, ahora bien, una persona tuvo que sacar de la boca de su perro un trozo de salchicha justo cuando el animal iba a masticarla.

Tal y como informa el propio medio escrito, los usuarios llamaron a la policía con la intención de tramitar una denuncia con lo sucedido. Los agentes denegaron la petición de denuncia al no existir ningún indicio de culpable o sospechoso.

Una trampa mortal con precedentes

El uso de salchichas con clavos es una trampa mortal que tiene sus precedentes en Catalunya. En agosto del pasado año, la propia Policía Nacional alertó en su cuenta de Twitter de la aparición de salchichas con clavos incrustados en algunos parques urbanos, un peligro que puede provocar la muerte de los perros que las ingieran.

En los municipios de Calafell o Santa Maria de Palautordera varios vecinos también se han quejado recientemente de la presencia de estas trampas con clavos. De momento la policía se ha ceñido a colocar carteles advirtiendo de la posible presencia de estas salchichas mortales, esperemos que nunca tengamos que lamentar ningún incidente ni ninguna víctima.