Entradas

La Policía desmantela tres locales acondicionados para peleas ilegales de gallos

En uno de los locales se encontraban dos gallos peleando a muerte en un ring mientras el público presente animaba y celebraba la pelea hasta la muerte de uno de los animales.

Agentes de la Policía Nacional de Linares, junto al Grupo de Medio Ambiente de la Comisaría General de Policía Judicial, en una operación conjunta denominada “Gladiador” han desmantelado tres reñideros donde se desarrollaban peleas ilegales de gallos.

En uno de los registros, los agentes se encontraron en el ring a dos gallos en plena pelea mortal mientras los asistentes celebraban la muerte de uno de los animales. En este mismo local, los investigadores detectaron la presencia de ocho menores de entre 7 y 17 años de edad que se encontraban contemplando la pelea como un adulto más.

Los agentes encontraron a ocho menores presenciando la pelea ilegal de gallos

Las investigaciones se iniciaron en los primeros días del mes de noviembre del pasado año. Los investigadores del Grupo de Estupefacientes de Linares habían recibido diferentes informaciones sobre actividades ilegales que se estaban produciendo en la provincia. Dichas actividades resultaron ser peleas y apuestas clandestinas de gallos.

Tras un profundo trabajo de investigación, los agentes descubrieron tres inmuebles ubicados en zonas residenciales de Jaén, Mengíbar y Hornachuelos (Córdoba) donde se practicaban estas peleas ilegales de gallos. Estas parcelas se encontraban camufladas de su función principal. En apariencia, se trataban de tres viviendas más. Sin embargo, estaban dotadas de zonas ocultas de aparcamiento para vehículos y varias salidas que daban a zonas boscosas con el fin de que, si se producía un asalto, los asistentes pudieran darse a la fuga.

El primer registro policial tuvo lugar en Jaén, donde se estaba produciendo una pelea mortal entre dos gallos, mientras los asistentes jaleaban y celebraban la lucha hasta la violenta muerte de uno de los animales. Los agentes arrestaron a 56 personas y recuperaron 47 gallos que se encontraban preparados para combatir entre multitud de fármacos y sustancias dopantes. De igual modo, los investigadores intervinieron 20.000 euros en efectivo que estaban dedicados a las apuestas ilegales.

La Policía pudo recuperar a 47 gallos preparados para combatir en el ring

Posteriormente, se realizó el registro de la vivienda ubicada en Mengíbar, localizando hasta seis gallos de pelea, todos ellos con las características y lesiones habituales en estos animales que son utilizados para los combates.

El último de los registros se realizó en la localidad cordobesa de Hornachuelos donde se arrestó al presunto responsable del reñidero que allí se encontraba. Localizando en el interior de las instalaciones 153 gallos, 30 gallinas y 50 crías, así como abundante material que suele ser utilizado para las peleas ilegales de gallos. Supuestamente, este inmueble era utilizado como granja de cría de gallos de pelea.

La operación “Gladiador” se ha saldado con la desarticulación de tres reñideros, uno en Jaén, otro en Mengíbar (Jaén) y un tercero en localidad cordobesa de Hornachuelos, logrando la detención de 57 personas y recuperando a 206 gallos de combate, 20.000 euros en metálico provenientes de apuestas ilegales, material de entrenamiento para los gallos, multitud de fármacos y elementos quirúrgicos utilizados para potenciar y dopar a los animales aumentando el rendimiento en la pelea.

Un Policía Local de Sentmenat dispara tres tiros a dos perros causando la muerte de uno de los animales

El pasado miércoles 30 de junio un Policía Local de Sentmenat (Barcelona) disparó tres tiros a dos perros, Rey, un pastor alemán de 2 años y 9 meses, y Bella, una San Bernardo de 1 año y 2 meses.

Según informa en una nota de prensa Cristina Bécares, abogada defensora de la familia responsable de los animales, por motivos que se desconocen, el cachorro de San Bernardo salió solo de la vivienda donde reside en la urbanización de Can Canyameres (Sentmenat) y una vecina alertó a la Policía, personándose en el lugar una dotación de dos agentes.

Uno de los agentes, mientras el otro se encontraba en las inmediaciones del vehículo policial, acompañó al cachorro al domicilio de donde había salido, y parece ser que al acercarse a la puerta, en la cual hay un cartel indicativo de la existencia de perros, el pastor alemán llamado Rey salió y marcó al policía en la rodilla.

En la nota se detalla que, mientras ambos perros le ladraban a una distancia aproximada de metro y medio, el Policía Local procedió a sacar su arma reglamentaria y efectuó tres disparos, uno a Rey y dos a Bella. Seguidamente la Policía Local llamó a una dotación del SEM, la cual se personó en el lugar de los hechos y curó al agente herido. Según los vídeos que circulan en redes sociales, la cura consistió en la colocación de un apósito en la parte superior de la rodilla. A fecha de hoy no consta aún el parte de lesiones del servicio de urgencias.

Ambos perros entraron en la vivienda y estuvieron agonizando hasta que el propietario de los animales accedió a su domicilio y junto a otros vecinos pudo socorrerlos. Entonces decidieron llevarlos a un centro veterinario de urgencias, siendo acompañados por una patrulla de Mossos d’Esquadra.

El pastor alemán murió como consecuencia del disparo

Rey no pudo sobrevivir al impacto y acabó falleciendo en la clínica veterinaria como consecuencia del disparo, el cual le atravesó las patas delanteras produciendo fractura de cabeza de húmero, perforación de ambos pulmones y afectación cardíaca.

Por su parte, Bella se encuentra en estado grave tras sufrir un disparo en la cara y otro en una de las patas delanteras. El disparo en la cara provocó la pérdida de un ojo, de un oído y graves fracturas en la mandíbula y arco cigomático desconociendo el alcance de las mismas.

Por parte de la Policía Local de Sentmenat se han abierto diligencias policiales que han sido remitidas al Juzgado de Guardia de Sabadell, pero no a fin de depurar responsabilidades por los disparos efectuados, sino que se ha instruido un atestado contra el propietario de los perros por un presunto delito de lesiones hacia el policía.

La familia responsable de Bella y Rey, por su parte, presentará una querella en los Juzgados y se espera poder aclarar y depurar responsabilidades en un caso tan grave. La familia, desde el dolor por estos hechos, solicita el máximo respeto para todas y cada una de las partes implicadas.

El Ayuntamiento de Sentmenat revisará el protocolo de actuación por los perros fugados

El Ayuntamiento de Sentmenat ha compartido un comunicado para esclarecer los hechos sucedidos en la urbanización de Can Canyameres tras los numerosos comentarios que se han producido en las redes sociales criticando duramente la intervención de la Policía Local de este municipio ubicado en la comarca del Vallés Occidental.

Según el Ayuntamiento, la Policía Local acudió al lugar de los hechos tras recibir la llamada de un vecino alertando de la presencia de un perro peligroso/agresivo que se encontraba solo en la calle. La patrulla acompañó al can a su residencia de origen, momento en el que supuestamente un segundo perro de grandes dimensiones atacó y mordió a un agente provocándole heridas. Posteriormente, el primer perro también se giró y los dos animales acorralaron al agente contra el vehículo estacionado en la calle. Es en ese momento cuando el agente temió por su integridad y en defensa propia hizo uso de su arma reglamentaria.

El consistorio también informa que el agente fue trasladado al hospital y fue atendido de las heridas producidas por mordida de perro, las cuales han provocado que actualmente se encuentre en situación de baja laboral.

Como consecuencia de los hechos sucedidos durante el 30 de mayo, el Ayuntamiento de Sentmenat ha informado que la concejalía de Bienestar Animal y la concejalía de Seguridad Ciudadana se comprometen a revisar y adecuar el protocolo de actuación por los perros fugados, perdidos o abandonados para facilitar las recogidas y evitar riesgos innecesarios.

La Policía Local de Chipiona denuncia a una persona por maltrato animal por falta de cuidados veterinarios básicos

Efectivos de la Policía Local de Chipiona han denunciado judicialmente a una persona como presunta autora de un delito de maltrato animal por falta de cuidados veterinarios básicos a varios animales domésticos.

La actuación de la Policía Local de este municipio de Cádiz comenzó a raíz de la llamada de varios vecinos preocupados por “el estado de salud y la desnutrición” de una serie de animales de compañía. Las personas que dieron la voz de alarma también alertaron de “los incesantes ladridos de queja de estos animales y del mal olor que se desprendía de la azotea de un edificio céntrico”.

La Policía Local de Chipiona ha asegurado que “el relato de los vecinos se quedó corto”. Los agentes acudieron al lugar de los hechos y confirmaron la presencia de perros y gatos “sin microchip y en un estado general de descuido y abandono”, además, “tres de estos animales tuvieron que ser retirados para su cuidado veterinario”.

Imágenes compartidas por la Policía Local de Chipiona

La agentes de la Policía procedieron a levantar el acta de denuncia administrativa al propietario por “no realizar las vacunaciones y los tratamientos obligatorios” de los animales y por “no administrar a los perros y los gatos el cuidado y la asistencia veterinaria necesaria”, además de “dar cuenta a la autoridad judicial por posible maltrato animal”.

La Policía Local de Chipiona ha advertido a través de sus canales oficiales a los vecinos este municipio gaditano que “esta actuación policial aún no ha finalizado”, por lo que se pretende llegar hasta el final de este asunto.

La policía rescata a 270 perros en condiciones lamentables de dos criaderos ilegales

La policía ha desmantelado una banda que criaba a chihuahuas y pomeranias de manera ilegal en Arganda y Meco, dos localidades de Madrid.

La Policía Nacional rescató en la mañana del 23 de enero a 270 perros de dos criaderos ilegales de Meco y Arganda del Rey. Los animales se encontraban en un pequeño zulo ubicado en el sótano de una vivienda particular en la que se criaban canes y se preparaban para su posterior venta. La organización criminal pudo ganar más de dos millones con esta actividad ilegal. Las autoridades detuvieron a cinco personas: los dos cabecillas, dos veterinarios y un informático, quienes han sido acusados de organización criminal y maltrato animal.

Según la información compartida por la policía, el criadero ilegal no disponía de las condiciones higiénicas y de habitabilidad necesarias para tener a los animales. De hecho, gran parte de las hembras presentaban numerosas infecciones debido a que los animales no tenían ningún control veterinario. Lamentablemente, a causa de la falta de cuidados los agentes encontraron dos crías muertas envueltas en papel de periódico.

Los chihuahuas rescatados estaban en unas condiciones lamentables. Los cuerpos de la autoridad han explicado que los perros tenían mutiladas las cuerdas vocales para evitar que ladrasen y pudieran alertar así a los vecinos de la zona. Además, las hembras habían sido explotadas para que tuvieran cachorros en gran cantidad y poder hacer con ellos negocio a gran escala.

Adolfo, uno de los detenidos de la organización criminal, ha hablado para el programa Madrid Directo de TeleMadrid y ha declarado que: “Los animales no estaban maltratados, cada día sacábamos a todos los perros por turnos. Yo estaba preparado para cuidar a los animales. Un biberón se lo puede dar cualquiera, no hace falta tener una carrera para hacerlo. Los perros estaban limpios y bien atendidos, comían alta gama y tenían todo lo que necesitaban. Lo único que hecho mal es que desde la ley de 2017 el sitio no era legal, pero no me ha dado tiempo a sacar los papeles. Nunca he maltratado a los animales”.

Sobre la mutilación de las cuerdas vocales de los chihuahuas Adolfo se ha defendido diciendo que: “Yo he comprado perros que venían así, muchos venían así. Para quá los voy a mutilar yo si desde aquí nadie oye, ya puedes dar voces que desde aquí nadie nos oye. Tengo la conciencia tranquila porque nunca he maltratado a ningún animal y nadie puede decir otra cosa”.

El Partido Animalista ya denunció la existencia de este criadero ilegal gracias a las informaciones recibidas por una persona anónima. Tras rescatar a los 270 perros, varias protectoras de la Comunidad de Madrid se han hecho cargo de los chihuahuas y de los pomeranias. Los animales se encuentran a disposición judicial, por lo que no pueden ser adoptados hasta que se celebre el juicio y se de una sentencia.

La Associació d’Advocats en Defensa Animal de Tarragona ha denunciado a los dos agentes responsables de la muerte de Shaitán

Ha vuelto a pasar. La falta de formación específica en etología y manejo seguro de los perros ha desencadenado otro final trágico. El pasado viernes un agente de la policía local de Calafell (Tarragona) mató a tiros a un perro llamado Shaitan. Los hechos sucedieron después de que varios vecinos avisaran a los agentes sobre la presencia de un rottweiler suelto por la zona. El desenlace fue la muerte del animal causado por tres disparos de la policía.

La versión policial oficial explica que una patrulla de la Policía Local de Calafell acudió a la urbanización de Valdemar tras las quejas vecinales sobre la presencia de un perro rottweiler que paseaba suelto por las calles de la zona. Cuando un miembro de la patrulla quiso acercarse a Shaitan, el animal supuestamente acorraló e incordió al agente, motivo por el cual este le disparó tres tiros en la cabeza que causaron la muerte del perro.

Igual que sucedió con el caso de la perra Sota, quien también murió por el disparo de un Guardia Urbana, existen testimonios que difieren de la versión policial. Algunos vecinos aseguran que “la Policía Local de Calafell disparó de manera precipitada cuando el animal tan sólo se disponía a entrar a su casa”. También hay testimonios que aseguran que “Shaitan es un perro muy tranquilo que nunca había causado ningún problemas con nadie de la zona”.

La Associació d’Advocats en Defensa Animal de Tarragona ha denunciado a los dos agentes de la Policía Local de Calafell responsables de la muerte del perro. Esta asociación considera que hubo maltrato por parte de los agentes hacia el rottweiler, un maltrato que desencadenó en la muerte del animal. ADAT argumenta su denuncia en base a los testimonios que aseguran que “en ningún momento el perro tuvo una actitud agresiva ante la policía”.

Los abogados animalistas han denunciado a los dos agentes de la Policía Local de Calafell ya que no existe conocimiento cierto sobre quien de los dos disparó al animal. ADAT también ha difundido un video en el que se muestran imágenes del comportamiento de Shaitan, un perro aparentemente tranquilo y cariñoso.

Cada vez se repite con más frecuencia este tipo de incidentes entre agentes de la policía y animales. Urge encontrar una solución para que estas situaciones nos desencadenen siempre en la muerte del animal. Lo que parece claro es que los cuerpos policiales necesitan una formación en la que se les enseñe a manejar distintas situaciones con los animales, así evitaremos que estos acaben siempre tiroteados.