Entradas

«Los asnos nos ayudan con el control de la hierba de los campos, hacen todo este trabajo en libertad»

Las fincas de Pomona Fruits son un núcleo de vida. Xavier y Gemma son el equipo humano de esta empresa familiar, donde además de ser productores de fruta ecológica, son agricultores, cuidadores de la tierra, jardineros del entorno, se preocupan por la sostenibilidad del planeta … y además son los responsables de la llegada de ocho asnos a sus campos.

La presencia de los asnos en las fincas de Pomona Fruits no ha sido un hecho casual. «Hace un tiempo fuimos a una charla de unos referentes mundiales en agricultura regenerativa, Joel Salatin y Darren que defienden entre otras cosas que la agricultura y la ganadería deben ir de la mano», nos explica Gemma. «Además, estamos haciendo la formación en agricultura biodinámica, que también habla del organismo Granja, dice que los animales, el mundo vegetal y incluso el cosmos tienen que convivir todos juntos», añade.

Pero la gestora de esta empresa familiar nos confiesa que la decisión final sobre la llegada de los asnos fue un poco más tarde. «Lo decidimos después de ver un documental que se llama ‘The Biggest Little Farm’, donde una familia norteamericana decide comprar una finca desértica y acaba creando una granja sostenible. Con este documental tuvimos claro que teníamos que introducir animales en nuestras fincas», aclara.

Los propietarios de la empresa de Ivars d’Urgell comentan que los asnos no fueron la primera opción: «Nuestra primera idea era introducir un rebaño de ovejas, pero los pastores de montaña nos dijeron que estos animales necesitan mucha compañía, deben ir acompañados de un pastor. Las ovejas son muy miedosas, podrían escapar y nosotros tenemos las fincas muy cerca de las carreteras, entonces abandonamos esta idea», recuerdan.

Después de hablar con expertos, nació la opción de introducir los asnos en las fincas: «Son unos animales muy tranquilos que nunca se escapan. Además, nos dijeron que un asno come como siete ovejas, un hecho que nos iría muy bien para la hierba de nuestros campos. Hablamos con el Club Escola Hípica de Tàrrega y nos dejaron ocho asnos para que estuvieran en nuestros terrenos, donde viven en plena libertad y disponen de mucho espacio para vivir y comer hierba tranquilamente», detallan.

Xavier nos cuenta como los asnos ayudan a Pomona Fruits sólo con su presencia. «Ellos nos ayudan con el control de la hierba de los campos. En lugar de pasar la maquinaria y contaminar, los mismos asnos hacen todo este trabajo estando en total libertad. Nos controlan la hierba y este año no hemos tenido que pasar ningún tractor. Los asnos también aportan materia orgánica y mejoran nuestra huella de carbono». Además, los responsables de la empresa celebran que: «Con la llegada de los asnos, se acabaron las plagas de conejos. A veces encontramos alguno, pero ya no nos hacen daño, la presencia de los asnos les asusta. La naturaleza al final es equilibrio».

Xavier y Gemma también nos dicen como los asnos han llamado la atención de los vecinos y de sus amigos: «A la gente le encanta, son unos animales muy buenos y muy bonitos. Toda la gente que se acerca a las fincas se queda parada con los asnos. Incluso nuestros tres hijos quieren venir cada día a los campos sólo para verlos». Los dirigentes de Pomona Fruits no descartan que la llegada de estos animales sirva de inspiración para otros terrenos: «Seguro que hay otras personas que también adoptarán esta medida. Nosotros mismos tenemos la idea de llenar todas nuestras fincas con asnos. Todo lo que vemos que hacen es positivo».

Los propietarios de Pomona nos explican que con la llegada de los asnos han culminado todo un proceso de cambio hacia un modelo de agricultura sostenible: «Cuando nació nuestro tercer hijo empezamos a consumir productos ecológicos, queríamos dar a nuestros tres hijos los productos más saludables y así nació Pomona Fruits, llevamos este cambio de consumo a la empresa y pasamos de ser agricultores convencionales a ser agricultores ecológicos. Comenzamos este cambio con el objetivo de hacer fruta sana y actualmente esto ha pasado a segundo término. Lo que más nos preocupa ahora es el planeta y la sostenibilidad del territorio. Al final hacer fruta ecológica es mucho más que hacer fruta sana. Te preocupas por cuestiones como cuidar que los productos que utilizas no contaminen, la biodiversidad de los campos… en nuestras fincas tenemos un montón de vida «.

Por último, Xavier y Gemma nos detallan cuál es la finalidad actual de Pomona Fruits: «Somos un proyecto de familia que trabaja con cinco compromisos. Producir alimentos saludables y de calidad, trabajar por la mejora continua de la fertilidad de nuestros suelos, contribuir en la sostenibilidad del territorio y del medio ambiente, mejorar y aumentar la biodiversidad de nuestros campos y utilizar y buscar los procesos productivos que nos aporten la máxima sostenibilidad para cuidar nuestro planeta. Todo ello con la ayuda de nuestros asnos».

Aquí puede consultar la nueva página web de Pomona Fruits, donde encontraréis toda la información sobre estos agricultores ecológicos:https://www.pomona-fruits.com