Entradas

El Consejo de Ministros aprueba la primera Ley de Protección y Derechos de los animales de España

La nueva Ley de Protección Animal pretende ser un punto de inflexión contra las tres grandes lacras en materia animal en España: el maltrato, el abandono y el sacrificio.

Día histórico para el bienestar animal. El Consejo de Ministros ha aprobado la primera Ley de Protección y Derechos de los animales. Esta futura norma, que pretende acabar con el maltrato, el abandono y el sacrificio de los animales, responde a las exigencias de una sociedad cada vez más concienciada con el respeto hacia los animales.

“Aprobar esta Ley es sentido común. Lo que hacemos con la esta Ley es crear un paraguas de protección para los animales de toda España y también adecuarnos a las normativas europeas, ya que hay muchos países de Europa que han avanzado mucho en bienestar y protección animal”, ha valorado Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, en la rueda de prensa celebrada tras el Consejo de Ministros.

“Tenemos que relacionarnos con los animales no como si fueran cosas sino como seres vivos que son. La cría de los animales tiene que ser solo por parte de criadores profesionales, todos los animales de compañía tienen que estar correctamente identificados y vacunados, etc. Estas son algunas de las normas que nos permitirán luchar contra el maltrato, el abandono y el sacrificio de animales de compañía”, ha añadido Belarra.

“Hoy empezamos a terminar con la impunidad de los maltratadores de animales en España

En cuanto al maltrato animal, la ministra de Derechos Sociales ha expresado que “hoy empezamos a terminar con la impunidad de los maltratadores de animales en España”. La reforma del Código Penal va a hacer que cuando el maltrato animal tenga como resultado la necesidad de atención veterinaria, la pena de cárcel pueda ir hasta los 18 meses. También una inhabilitación especial entre 1 y 5 años para poder convivir o trabajar con animales. Además, en el caso que el resultado de este maltrato sea la muerte del animal, las penas de cárcel van a poder ampliarse hasta los 24 meses.

Con la primera Ley de Derechos de los Animales también se hará frente y se perseguirá el objetivo del abandono cero. En España caña año se abandonan aproximadamente 300.000 animales, lo que significa más de 800 al día, aunque no existen cifras oficiales. Unos datos que conmocionan cada vez más a una sociedad que ve como, por ejemplo, cada vez que llegan las vacaciones de verano hay familias que abandonan a sus animales.

Las administraciones se comprometerán a prevenir el abandono y apostar por la adopción

Otra novedad de la Ley de Protección Animal es que se prohíbe el sacrificio de animales de compañía. Esta norma tiene como objetivo que las administraciones públicas se comprometan con el que tiene que ser su principal objetivo: prevenir el abandono y apostar por la adopción, como ya hacen muchos municipios que están plenamente comprometidos con el bienestar animal.

Además, la citada Ley pondrá fin a ciertas prácticas de crueldad animal, como es el caso del uso de collares eléctricos, pinchos o la posibilidad de llevarlos atados con un vehículo en marcha. Asimismo, se luchará por erradicar la comercialización de animales en tiendas, así como su exhibición y exposición al público con fines comerciales, mientras que la cría, solo podrá llevarse a cabo por criadores autorizados.

 

Málaga alcanza el objetivo del sacrificio cero en el Zoosanitario Municipal en 2021

El Ayuntamiento de Málaga ha comunicado que durante el 2021 tan solo se sacrificaron 33 animales en la protectora municipal, todos ellos por causas estrictamente sanitarias.

Llegan buenas noticias desde Málaga. El Centro Zoosanitario Municipal de la ciudad de la Costa del Sol ha alcanzado durante el 2021 el objetivo del sacrificio cero. Durante el año 2011 la cifra de sacrificios de animales alcanzó los 1.982, mientras que en 2021 se han sacrificado 33 animales, todos ellos por causas estrictamente sanitarias, lo que supone un descenso del 98%.

“El descenso de ingresos de animales en el Centro Zoosanitario ha sido el principal factor para la reducción de sacrificios”, explica Gemma del Corral, concejala del Área de sostenibilidad medioambiental. En 2021 ingresaron en el centro un total de 993 animales, 544 perros y 449 gatos, siendo en 2011 un total de 3.621 los animales introducidos. Se ha producido una reducción del 73% de ingresos. Hasta 797 animales salieron para adopción, rescate de sus propietarios o fueron cedidos a otras instituciones.

Del Corral ha señalado que “el incremento de la concienciación y educación ciudadana ha sido un factor muy importante para el descenso de abandonos e ingresos de animales en el centro municipal”. En 2021, 310 perros fueron entregados por sus propietarios frente a los 1.594 de 2011, un 81% menos. En el caso de los gatos, los servicios municipales recogieron en la vía pública un total de 299 gatos en 2021 frente a los 1.020 de 2011, lo que supone un 71% menos.

El Sacrificio Cero es uno de los principales objetivos que ha recogido el programa de gobierno de Málaga en los últimos mandatos en materia de bienestar y protección animal. Del Corral considera que haber alzando esta meta “es resultado directo del trabajo que se ha desarrollado durante los últimos diez años por parte de los técnicos y responsables del Área de sostenibilidad medioambiental y el compromiso alcanzado con diversas entidades de protección animal de la ciudad”.

«El Ayuntamiento de Málaga ha demostrado con hechos que se puede conseguir el sacrificio cero»

La concejala del Área se sostenibilidad medioambiental ha indicado que “El Ayuntamiento de Málaga ha demostrado con hechos que se puede conseguir el sacrificio cero sin necesidad de establecerlo normativamente, ya que cerrar las puertas de los refugios o zoosanitarios por ley u ordenanza, lo único que consigue es ‘esconder el problema’ del abandono animal. Lo importante es lograrlo a partir de la responsabilidad de la sociedad”.

Para el año 2022, el Ayuntamiento de Málaga quiere continuar y reforzar su colaboración con las entidades protectoras, aportando subvenciones económicas que contribuyan al desarrollo de su labor, apoyando los programas y campañas de concienciación ciudadana. También pretende trabajar con el Colegio Oficial de Veterinarios para poner en marcha acciones en favor de la identificación, vacunación y esterilización de los perros y gatos que conviven con los ciudadanos malagueños.

Conoce los propósitos principales de Ley Cero de PACMA

El Partido Animalista Contra el Maltrato Animal ha instado al gobierno a la aprobación de la Ley Cero, una ley que abarca tres temas principales: la erradicación de la tauromaquia, el sacrificio cero y el fin de la caza.

Han pasado ya tres años desde que el PACMA llevó ante el Congreso de los Diputados una Ley General de Bienestar y Protección de los Animales, una propuesta legislativa para mejorar la situación de los animales en España a través de su protección legal. Tras la falta de apoyo en 2017 de dicha ley, el Partido Animalista ha aprovechado la llegada de un nuevo Gobierno para ofrecer la Ley Cero, la Ley General de Bienestar y Protección de los Animales que armonizaría las leyes autonómicas de protección y bienestar y plantearía un escenario de vanguardia y progreso como nunca se ha dado.

La Ley Cero propone soluciones para todas las manifestaciones de maltrato animal, es una ley que garantiza los criterios de bienestar mínimos para todos los animales, incluso para aquellos que no son considerados animales de compañía. Se trata de una propuesta legislativa muy ambiciosa con tres núcleos principales:

Tauromaquia Cero: el primer propósito es acabar con la tauromaquia. Este tipo de espectáculos ya no tienen cabida en la sociedad, una sociedad cada vez más sensibilizada hacia el trato que reciben los animales. Solo un pequeño porcentaje de la sociedad española acude en la actualidad a las fiestas taurinas, la mayoría se declara abiertamente en contra de esta tortura.

Sacrificio Cero: uno de los principales problemas relacionados con el bienestar animal es la saturación de las perreras. Estos espacios albergan un número de perros y gatos muy superior al que pueden gestionar, por lo que los mantienen en muy malas condiciones. Para poner solución a esta situación la ejecución de los animales es frecuente y legal en muchas comunidades autónomas. Por tanto, las perreras se han convertido en corredores de la muerte para los animales. Desde PACMA se propone atajar el problema desde el origen. La Ley Cero contempla la prohibición de la compra-venta de animales, la esterilización obligatoria y el fomento de la adopción para conseguir el Sacrificio Cero.

Caza Cero: esta práctica provoca la muerte de millones de animales en España. Cuando los perros, especialmente galgos, dejan de ser útiles como herramientas de caza son abandonados o directamente matados al terminar la temporada de la actividad cinegética. Los cazadores obligan a las perras a criar una y otra vez, generando en los animales un gran desgaste físico y psicológico, descartando a los cachorros que no les son útiles, matándolos o abandonándolos.  El Partido Animalista mediante la Ley Cero propone la prohibición de la caza para garantizar así el bienestar de los animales silvestres y del medioambiente.

La ley de ‘sacrificio cero’ funciona?

La ley de “sacrificio cero” o Ley de Protección de los Animales de Compañía significaba, en un principio, una victoria por parte de todos los defensores de los derechos de los animales, pero la realidad es que dicha ley también ha traído problemas.

Después de que tres Comunidades Autónomas hayan aplicado la ley conocida como «sacrificio cero», que impide que se maten a los animales domésticos abandonados, ya es posible hacer una valoración. El principal cambio, que se dejen de sacrificar animales, es una gran noticia pero el indulto a estos perros y gatos ha provocado un crecimiento de la población de animales que habitan en centros o refugios. Las perreras están atravesando una situación muy difícil. Ya no acogen más perros. Todas las jaulas están ocupadas.

La sobreabundancia de los animales en estos lugares provoca que los centros no dispongan de suficientes recursos para garantizar el bienestar de los mismos. La vida de muchos animales consiste en alimentarse en espacios reducidos sin conocer la luz del sol, estilo de vida que desemboca en nerviosismo, ansiedad, enfermedad y desidia.

El abandono sigue siendo el principal problema en el bienestar de los animales de compañía en España. En el año 2017, las protectoras y los refugios de España recogieron un total de 138.307 perros y gatos, una cantidad superior a los últimos años que rompió con la tendencia al descenso de animales abandonados en el territorio español. Estas cifras las facilita un estudio de Affinity mediante los datos obtenidos de 339 sociedades protectoras, ayuntamientos y consejos comarcales de toda España y aún pueden ser superiores ya que no todos los animales abandonados terminan en manos de protectoras.

La Comunidad de Madrid, Cataluña y Galicia son las tres comunidades autónomas donde está en vigor la ley de “sacrificio cero”. Tres territorios donde la falta de medios en las protectoras y centros de animales, y la ausencia de medidas contundentes contra el abandono están generando situaciones muy graves sobre los animales.

Además del principal reto del abandono, la ley ha olvidado otros problemas importantes como son el maltrato de animales en los centros de recogida gestionados por empresas, la muerte clandestina de animales, el descontrol de la cría de animales que pertenecen a particulares o la exclusión dentro de la propia ley de otros animales como son los toros, los animales silvestres o los animales de laboratorio.

Hemos hablado con distintas personas de estos territorios para conocer de primera mano qué consecuencias ha tenido la implantación de la ley y cómo ha afectado esta sobre los centros de acogida de animales.

Galicia

Esta ha sido la última comunidad autónoma en sumarse a la ley de sacrificio cero ante animales domésticos. Concretamente comenzó en enero de 2018.

Para conocer mejor la situación en Galicia tras la implantación de la ley hemos hablado con Ana Sánchez Diz, secretaria de la Asociación Protectora de Animais Aloia, quien ha valorado así esta medida que prohíbe el sacrificio de los animales: “La ley es un paripé. No está entre sus fines establecer medidas reales para acabar con el abandono y el maltrato animal, simplemente se parchea y disimula una situación desesperante a un problema estructural como es el de la violencia y el trato que se da a los animales en general y en particular aquí en nuestra comunidad autónoma”.

Ana también ha criticado que se trata de una ley excluyente: “Su implantación deja fuera de su ámbito de protección a los équidos, toros, animales de producción, de experimentación u otros fines científicos, también a los silvestres del medio natural, es decir prácticamente a todos”. Además ha añadido que “las leyes no se pueden llevar a cabo en despachos de cristal ajenos a la realidad, con fines partidistas, con personas que no están concienciadas y que no tienen el más mínimo interés en resolver la situación, y por supuesto, sin incluir a las partes implicadas/afectadas”.

Sobre la repercusión que ha tenido la ley en las protectoras de animales de Galicia, Ana Sánchez ha dicho: “Todo sigue igual para las administraciones públicas. Las perreras y centros autorizados van a seguir sacrificando lo que les dé la gana. Contrariamente, las asociaciones protectoras, santuarios, personas particulares, etc. que luchamos por la protección real de los animales y que sí aplicamos el sacrificio cero, estamos aún peor ya que la ley en vigor provocó que el número de abandonos ascendiera”.

La secretaria de la Asociación Protectora de Animais Aloia propone un cambio radical para poner fin a esta situación: “Hace falta tambalear los cimientos sobre los que se construyó este espiral de violencia y horror. Los partidos políticos tienen un visión cortoplacista de los problemas, porque lo que realmente les interesa es ganar las elecciones cada cuatro años, la problemática requiere de cambios muy profundos que no tienen nada que ver con las legislaturas”.

Comunidad de Madrid

En febrero de 2017 entró en vigor en Madrid la ley de “sacrificio cero”. Sólo siete meses después de esta medida, las protectoras madrileñas ya no podían acoger más perros.

Ignacio Benito, concejal del PSOE-M, no tardó en señalar públicamente que la nueva ley no está satisfaciendo los intereses de los animales: “Defendemos la ley, pero se está desarrollando mal. Se han olvidado muchas cosas. El Ayuntamiento de Madrid ha demostrado una total falta de planificación”.

Arancha Sanz de PAC Madrid opina esto sobre las carencias de la ley de “sacrificio cero”: “Hacen faltas otras medidas que acompañen a esta ley. La concienciación social, la esterilización o mayor dotación económica por parte de los ayuntamientos son algunas de las medidas que hay que tomar. Además, es muy importante sensibilizar a la gente de una tenencia responsable”.

Arancha también ha lamentado que uno de los principales problemas actuales en el abandono de animales de compañía en España está relacionado con la descontrolada cría de particulares: “Los particulares crían sin ningún límite, lo que provoca que no haya un control numérico real de los animales domésticos existentes. Para solucionar esta situación hemos propuesto que se necesite una autorización a la hora de criar animales. A la vez hemos propuesto que sólo se pueda criar una vez por animal. Hasta ahora han denegado estas propuesta por lo que es normal que el abandono de animales crezca y eso repercuta negativamente sobre las protectoras”.

Catalunya

Catalunya ha visto como la implantación de la ley ha traído consigo el cierre por “aforo completo” de sus perreras. Así ha pasado por ejemplo en el Centro de Acogida de Animales de Compañía de Barcelona. Juan Carlos Castaño, colaborador en este centro, nos explica cómo está situación en el CAACB: “El creciente abandono de animales ha provocado que los peludos de perrera vivan únicamente para alimentarse y defecar desde dentro de una jaula de menos de 180 cm de largo y 90 cm de ancho. Los animales están malviviendo con ansiedad, desidia y miedo”.

Para conocer mejor la situación en el territorio catalán también hemos hablado con Emma Infante, doctora en Bioética y Derecho Animal en la Universidad de Barcelona. Para esta experta en bienestar animal, “el sacrificio cero no es una ley bien planteada, ya que esta tiene que ir acompañada por medidas de abandono cero. La aprobación de la ley de sacrificio cero tendría que haber ido acompañada por las leyes de sanción por abandono y leyes que regularizaran el control de la cría”.

Infante además ha añadido que: “Es muy urgente cambiar las políticas porque la solución de sacrificar no es una solución, pero tampoco es una solución el abandono ya que es una acción que cuesta muy caro en términos económicos y morales”.

“No podemos promover el sacrificio cero sin incidir previamente en el abandono cero, porque el resultado será el de la muerte de animales sanos de forma clandestina, que es lo que está sucediendo en la actualidad”, concluye.