Entradas

Viajar con el perro en coche. Consejos, seguridad y bienestar animal

¿Cómo evitar el mareo del perro en el coche? ¿Cada cuánto hay que parar? ¿Qué dice la DGT? ¿Cómo garantizar su seguridad?

Viajar con el perro en coche puede suponer estrés y ansiedad tanto al animal como a las personas. Garantizar su seguridad y su bienestar es una obligación. Hablamos con nuestra experta canina Anna Calvet Alemany, veterinaria y experta en canes.

¿Cómo debemos llevar a nuestro perro en coche?

La DGT ha hecho varios experimentos para ver la manera más segura de viajar con nuestro perro. Sus conclusiones son claras. Depende del tamaño. Los perros grandes deberán ir en maletero con un transportín. Además, deberá situarse de manera transversal a la marcha y garantizar el correcto flujo de aire. Los perros pequeños, en cambio, irán mejor en el suelo del vehículo. Esto es lo que según la DGT garantizará con mayor probabilidad su seguridad en caso de colisión.

¿Cada cuanto hacer una parada de descanso?

Los perros, al igual que las personas, necesitan parar durante un viaje en coche. Se recomienda un parón cada 2 horas, tres como máximo. En el momento del descanso, se recomienda que el animal camine unos minutos ya que ir en el transportín le ha podido causar molestias. Es importante que vaya atado porque el ruido de otros coches puede asustarlo, especialmente si es muy temeroso. Además, se recomienda hidratarlo bien, darle agua para beber e incluso mojarlo para reducir su alta temperatura corporal.

¿Cómo evitar el mareo del perro?

Si nuestro perro se marea de forma habitual y lo pasa muy mal, se puede optar por mediación anti-mareo. Siempre con el consejo de nuestro veterinario, esta opción puede mejorar el bienestar del perro durante el circuito. Otras medidas incluyen no dar de comer al perro durante las tres horas previas al viaje. Traer mantitas limpias por si hay vómitos es recomendable.

Riesgos de viajar con el perro en coche

Los golpes de calor suponen un riesgo para “los mejores amigos de los humanos”. ¿Cómo los evitamos? En primer lugar, hay que tener en cuenta que la temperatura del perro es siempre mayor a la de los humanos. Por eso, son menos flexibles y menos adaptables a los golpes de calor. En consecuencia, hay que refrescarlos continuamente. Bajo ningún concepto se puede dejar solo al perro dentro del coche. Asegurarle un poco de sombra y una buena hidratación pueden ayudarnos a prevenir un disgusto.

Además, los accidentes de tráfico suponen un claro riesgo para los animales, así como para las personas. Para ello es conveniente seguir las medidas oportunas para prevenir este tipo de siniestros.

¿Cómo conseguir que el perro se calme en el coche?  

Los perros, al igual que los humanos, pueden anticipar situaciones. En este sentido, viajar en coche les supone salir de su zona de confort. Además, si en viajes previos tuvieron mareos, vómitos, etcétera, es previsible que se pongan aún más nerviosos. ¿Cómo evitarlo? Una posibilidad es acostumbrarlos primero a viajes cortos. Es recomendable parar si el perro no se encuentra bien. Además, es interesante mantener en todo momento la calma, pues si nosotros estamos angustiados transmitiremos esas sensaciones a los canes.

Animales en el metro, un viaje sin retorno